La victoria de Biden no es una victoria para la clase trabajadora: ¡Estados Unidos necesita un partido de los trabajadores!

0
124

Joe Biden ganó las elecciones presidenciales de 2020, para el deleite del sistema y el alivio de millones de estadounidenses hartos de Donald Trump. Sin embargo, la sociedad estadounidense sigue polarizada y Biden representa la misma política burguesa que llevó al ascenso de Trump desde un principio. Los trabajadores y los jóvenes necesitan una alternativa real, sobre una base de clase, al carcomido Partido Demócrata.

A la luz de la victoria de Joe Biden en las recientes elecciones presidenciales de Estados Unidos, vale la pena comentar dos artículos que aparecieron recientemente en el New York Times. Uno es una entrevista con la congresista y miembro de los Socialistas Demócratas de América, Alexandria Ocasio-Cortez (AOC). Otro es un artículo sobre los planes de Trump para el próximo período. El primero destaca la naturaleza real del Partido Demócrata, mientras que el segundo muestra que el fenómeno Trump no ha terminado.

AOC, que se ha hecho una reputación de izquierda dentro del Partido Demócrata, explicó que, en su experiencia, el Partido Demócrata ha sido hostil a causas progresistas, como el Medicare para Todos o Black Lives Matter. Así se expresó: “Externamente, ha habido mucho apoyo. Pero internamente, ha sido extremadamente hostil a todo lo que huele a progresista».

AOC nos está diciendo lo que ya sabíamos, que el Partido Demócrata es un partido burgués y una de las principales herramientas del arsenal de la clase capitalista. Desde la Segunda Guerra Mundial ha habido cinco presidentes Demócratas que han ocupado el cargo durante un total de 36 años de los 75 años de posguerra, prácticamente la mitad del tiempo. En política exterior, tanto los Demócratas como los Republicanos han defendido los intereses de la misma clase dominante. En todos los años que los Demócratas ocuparon el cargo, no vimos ningún cambio significativo en la política del gobierno de los Estados Unidos que pudiera interpretarse de alguna manera como una tendencia hacia una política socialista.

Debido a que en cuestiones como Derechos Civiles, aborto, matrimonio homosexual, etc., han tendido a una posición más progresista o al menos “liberal”, se les ha presentado a los trabajadores estadounidenses como una posible herramienta para promover sus intereses. El hecho de que los dirigentes sindicales tiendan a apoyar al Partido Demócrata se suma a esta idea. Pero en realidad, el Partido Demócrata juega un papel similar al Partido Liberal de Gran Bretaña en el siglo XIX. La clase trabajadora finalmente llegó a la conclusión de que necesitaba romper con los liberales y fundar su propio partido. Lo mismo se aplica hoy en día en los Estados Unidos.

El problema es que muchos en la izquierda, dentro y fuera de los Estados Unidos, presentan al Partido Demócrata como una fuerza progresista con la que los socialistas pueden trabajar, o que al menos sirve como un vehículo que se puede utilizar para generar la base de un genuino partido de los trabajadores en Estados Unidos. Esto no promueve la causa de la clase trabajadora de Estados Unidos. Al contrario, sirve para ralentizar el proceso de creación de una voz independiente, que sería el primer paso si los trabajadores de Estados Unidos finalmente desean lograr su propio gobierno.

Por qué ganó Trump en 2016

En 2016, después de ocho años de administración Obama-Biden, Trump logró lo que muchos habían considerado impensable, ganando la presidencia. Uno tiene que preguntarse cómo fue posible. La razón se encuentra en el constante declive relativo que está sufriendo Estados Unidos. Muchas industrias estadounidenses cerraron en las últimas décadas y se destruyeron muchos puestos de trabajo. Una gran cantidad de áreas obreras se vieron enormemente afectadas por esto, y nada mejoró para ellas bajo Obama.

Trump pudo aprovechar esta situación, prometiendo «hacer a Estados Unidos grande otra vez», recuperar empleos y mejorar los niveles de vida. Fue la demagogia burguesa clásica que combinaba el nacionalismo, el racismo y la misoginia, con la promesa de una vida mejor. Eso explica por qué un sector de la clase trabajadora estadounidense votó por él. Los Demócratas no habían hecho nada por ellos y eso también era cierto para los Republicanos. Pero Trump fue visto como alguien ajeno a ellos, lo que explica su ascenso.

También expresó el lado más crudo de la clase dominante estadounidense: porque él es parte de esa clase, aunque finge estar en contra del sistema. Expresó un racismo abierto, como quedó muy claro durante el movimiento Black Lives Matter, y envió un mensaje a los supremacistas blancos, y a todos los demás grupos reaccionarios y lúmpenes, de que tenían un amigo en la Casa Blanca. De esta forma, Trump estaba desestabilizando la sociedad estadounidense, agitando fuerzas desde abajo de una manera que preocupaba a la clase dominante. Temían que pudieran desencadenarse desde abajo  fuerzas de clase incontrolables. La atmósfera insurreccional en muchas ciudades de todo Estados Unidos tras el asesinato de George Floyd en mayo confirmó sus peores pesadillas.

Todo esto explica por qué una gran capa de la sociedad estadounidense: la juventud, una capa significativa de la clase trabajadora, las mujeres y los negros, deseaba ver el fin de Trump. La clase dominante aprovechó esto para promover a su hombre, Joe Biden, como un gran progresista que pondría fin a la pesadilla de Trump, pero basta con observar su historial para ver cuán falso es eso.

Basta ver quién lo respaldó financieramente. En una campaña electoral donde se gastaron más de 14 mil millones de dólares, los Demócratas gastaron el doble que los Republicanos. Las grandes compañías farmacéuticas donaron casi 6 millones de dólares a la campaña de Biden, pero solo 1,5 millones a la de Trump. Todas las cifras indican que la mayor parte de la clase capitalista estadounidense respaldó y financió a Biden. Eso significa que confían en él para defender sus intereses. Para estas personas, la donación a la campaña de Biden fue una inversión que les reportará ganancias a ellos, no a la clase trabajadora de Estados Unidos.

Una sociedad profundamente dividida

La mayoría de la clase dominante se opuso a Trump, no porque fuera un reaccionario racista, sino porque creó inestabilidad. 73 millones de personas votaron por él esta vez, y conserva una gran base de apoyo

Si bien los medios liberales ahora se muestran satisfechos por la victoria de Biden, más allá de todas las fanfarronadas superficiales, vemos un país profundamente dividido. Esa división se presenta entre los partidarios de Trump y Biden. Pero la verdadera división está entre las clases. La sociedad estadounidense nunca ha estado tan polarizada y la clase dominante está extremadamente preocupada por hacia dónde se dirige Estados Unidos.

Se opusieron a Trump no porque fuera de derecha, sino porque con su comportamiento provocativo y sus comentarios corría el riesgo de desestabilizar aún más a la sociedad estadounidense. No es casualidad que en sus primeros discursos, Biden haya hecho un llamamiento a todos los estadounidenses para que se unan, se unan como nación. Dice que será el presidente de todos los estadounidenses. Piensa que con palabras dulces puede restar importancia a las diferencias reales que existen en la sociedad estadounidense. Pero por muchas palabras dulces que use no eliminará la polarización extrema de la riqueza, la acumulación de riquezas en un extremo de la sociedad y la creciente pobreza en el otro extremo.

Preguntémonos por qué el sistema burgués apoyó a Biden. Esa es la pregunta correcta, que nos dará la respuesta correcta. The Economist, la voz de la reaccionaria clase capitalista británica, publicó un artículo titulado: «Por qué tiene que ser Biden». El New York Times, en una columna de opinión del consejo editorial, «América, elige a Joe Biden», declaró que «El ex vicepresidente es el líder que nuestra nación necesita ahora … el país es más débil, está más indignado, menos esperanzado y más dividido que hace cuatro años … su enfoque [el de Biden] sería sanar divisiones y unir a la nación en torno a valores compartidos … «

¿De qué valores compartidos estamos hablando aquí? ¿Cómo se puede hablar de “valores compartidos” cuando la gente vive en condiciones sociales tan diferentes? Todavía hay cerca de 30 millones de estadounidenses que no tienen cobertura médica. Es por esto que entre 40.000 y 60.000 vidas se pierden cada año en muertes evitables. Lo que está matando a esta gente es la pobreza. La atención médica en los Estados Unidos es en realidad una enorme máquina de hacer dinero. Puedes apostarte lo que quieras a que la gran industria farmacéutica no donó millones a la campaña de Biden para que la echen de la atención médica.

En 2018, más de 38 millones de personas en Estados Unidos vivían en la pobreza, y los negros, los latinos y los nativos americanos se vieron particularmente afectados. En el mismo año, más del 11% de los hogares fueron clasificados como personas con «inseguridad alimentaria». Las capas medias también han visto cómo sus ingresos se estancan o caen en los últimos años. Además de esta situación ya dramática, ahora tenemos los efectos de la pandemia, con niveles de desempleo disparados.

Esta es una América, pero hay otra, la de los multimillonarios. Solo este año, los 400 estadounidenses más ricos ganaron $ 240 mil millones, alcanzando una suma total de riqueza de $ 3,2 billones. El 1% más rico de la población posee $34,2 billones en activos, mientras que el 50% inferior ha visto estancarse y caer sus ingresos. Lo que tenemos es una transferencia constante de riqueza del grueso de la población, los que trabajan y producen la riqueza, a una pequeña minoría en la cima. Y ningún discurso de Biden va a cambiar esto. Este proceso de polarización de la riqueza se viene desarrollando desde hace más de 40 años. Y cuando Biden fue vicepresidente durante ocho años bajo Obama, no hubo cambios en la dirección de este proceso.

Si alguien piensa que Biden va a entrar en conflicto con el 1%, recuerde lo que dijo hace apenas dos años en 2018, en un evento del Brookings Institute, sobre los superricos: «No creo que 500 multimillonarios sean la razón por la cual estamos en problemas. La gente de arriba no es mala».

Biden se postulará del lado de la clase capitalista

Aquí tenemos el principal problema con Biden. No atacará a la clase capitalista, a la que representa. Ha prometido varias reformas, y en el corto plazo tiene que lidiar con la pandemia, que de hecho está fuera de control en Estados Unidos. Esto significa que inicialmente tendrá que seguir gastando enormes cantidades de dinero público para impulsar la economía. Pero tarde o temprano, esta política deberá revertirse. La actual ola de gastos a nivel mundial se ha impuesto a la clase capitalista por temor a que la revolución social estalle desde abajo. La clase capitalista es plenamente consciente del poder real de la clase trabajadora y temen una crisis en la que los trabajadores no tengan más opción que luchar.

Así que, por ahora, tenemos a Biden hablando dulcemente de ser el presidente de todos los estadounidenses. Pero lo que dice ahora y la realidad de lo que tendrá que hacer por la clase que representa son dos cosas muy diferentes.

Esto plantea otra pregunta. Trump fue presentado como el mayor mal en esta elección. Y nos dijeron que para detener el mal mayor era necesario respaldar al mal menor: al candidato del Partido Demócrata. A pesar de esto, millones de estadounidenses votaron por Trump, mucho más que en 2016.

Sería un error pensar que ahora que ha sido derrotado, este es el final de Trump. Lo que nos lleva al otro artículo del New York Times. En él leemos lo siguiente: “El presidente Trump planea formar un comité de acción política, un vehículo federal de recaudación de fondos que potencialmente le permitirá retener su control sobre el Partido Republicano incluso cuando esté fuera del cargo, dijeron funcionarios el lunes».

Trump ha construido una base de apoyo significativa y no va a dejar de lado esto. Según el mismo artículo:

“En su mayoría, sería casi con certeza un vehículo mediante el cual Trump podría retener influencia en un partido que se ha rehecho en gran medida a su imagen durante los últimos cuatro años”.

“El presidente Trump no se irá a ninguna parte pronto”, dijo Matt Gorman, estratega Republicano. «Se insertará en el debate nacional de una manera que no se parecerá a ninguno de sus predecesores».

«Antes de las elecciones, Trump les dijo a los asesores, a veces bromeando y otras no, que podría postularse nuevamente en 2024 si perdía ante Biden».

El «mal mayor» puede volver

Biden no pondrá fin al fenómeno Trump. Puede que haya ganado estas elecciones, pero también es cierto que Trump incrementó masivamente sus votos en términos absolutos, en 10 millones, consiguiendo alrededor de 71 millones de votos en total. No se necesitaría mucho para transformar esto en una victoria para el campo de Trump en 2024. Démosle a Biden cuatro años en el cargo y veremos que las actitudes de la gente cambian ¿Qué programa económico ofrecerá Biden?

Por el momento, en prácticamente todos los países, las clases dominantes se han visto obligadas a aflojar los hilos del gasto público por temor a un colapso económico. Son plenamente conscientes del hecho de que para mantener un mínimo de estabilidad social, deben proporcionar a la masa de la población un ingreso mínimo: suficiente para pagar el alquiler, pagar la hipoteca y poner comida en sus mesas. Si no lo hicieran, decenas de millones, cientos de millones de personas se enfrentarían a una situación aún más desesperada que a la que se enfrentan hoy. Este gasto ha llevado a un aumento de las deudas nacionales en todas partes. En la etapa inicial, Biden puede verse obligado a continuar con esta política, pero tarde o temprano la deuda se convierte en un problema. Inicialmente puede proporcionar el colchón que necesita el sistema, pero una vez que supera cierto nivel, se convierte en su opuesto, ya que los gobiernos se ven obligados a frenar el gasto para financiar sus deudas. En estas condiciones, no vamos a ver ninguna medida realmente progresista introducida por la Administración Biden. Llegará un momento en el que se producirá la desilusión con Biden, y ese momento no tardará en llegar, dadas las circunstancias actuales. Una vez que eso suceda, una figura como Trump podría hacer un regreso dramático. Ya tiene una base electoral sólida y no se necesitaría mucho para cambiar las cosas a su favor.

Ni Demócratas ni Republicanos

Ahora, para responder a quienes acusan a los marxistas de no importarles si Trump ganó o no en 2020, tenemos lo siguiente que decir. Trump es un fanático racista, sexista y reaccionario que desata a algunas de las fuerzas más atrasadas y reaccionarias dentro de la sociedad estadounidense. Los marxistas queremos ver el fin de Trump: no temporalmente, sino para siempre. Es precisamente por eso que adoptamos una posición de principio de oposición tanto a Trump como a Biden.

No olvidemos que fue el equipo Obama / Biden el que preparó las condiciones para la victoria de Trump en 2016. No queremos que eso se repita. La única forma de evitar tal escenario es construyendo una fuerza política que se base en la clase trabajadora estadounidense en su conjunto, un verdadero partido obrero que haría campaña tanto contra los Republicanos como contra los Demócratas. Se puede responder que esa perspectiva puede parecer muy lejana y que debemos detener el mal ahora. El problema es que al contar con Biden para detener al llamado «mal mayor» hoy, simplemente creamos las condiciones para el regreso de ese mismo «mal mayor», pero incrementado, en una etapa posterior.

Se podría argumentar que deberíamos detener el mal mayor primero y luego prepararnos para crear la alternativa, el partido de los trabajadores, en el próximo período. El punto que debemos enfatizar aquí es que la creación de esa tercera fuerza se hace más difícil si aquellos que dicen querer un tercer partido basado en la clase trabajadora están contaminados por haber apoyado a Biden.

Hay momentos en los que los marxistas deben ir contra la corriente. En 1939, Trotsky explicó que, «… las masas no aprenden por la concepción teórica del pronóstico, sino por las experiencias generales de sus vidas». Eso es tan cierto hoy como cuando fue escrito. Las masas en Estados Unidos aprenderán de la experiencia vivida de que Biden no les ofrece nada.

La tarea de los marxistas no es dejarse presionar por los acontecimientos para que adopten una posición oportunista, sino decir siempre lo que hay y decir la verdad a los trabajadores y jóvenes. En realidad, quienes apoyan a Biden han perdido su confianza en la clase trabajadora estadounidense. Afirman que es conservadora y, por lo tanto, que no podrá entender una posición revolucionaria. Eso es completamente falso.

Sobre la base de la experiencia concreta, los trabajadores estadounidenses sacarán la conclusión de que necesitan su propio partido. En el proceso de construir tal partido y ponerlo a prueba, las capas más avanzadas comenzarán a sacar conclusiones revolucionarias y buscarán a quienes les dijeron la verdad. Es a través de este proceso que se construirá un partido independiente de la clase obrera estadounidense, y es en estas condiciones que la tendencia marxista se convertirá en una fuerza importante. Entonces, los trabajadores y la juventud de Estados Unidos podrán comenzar a llevar a cabo la tarea de transformar a los Estados Unidos en líneas genuinas socialistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here