La situación internacional, Venezuela y la revolución latinoamericana

0
65

En enero de 2006 varios cuadros dirigentes -líderes sindicales y populares- de distintos países, miembros de la Corriente Marxista Internacional, a la que pertenece la Corriente Marxista Revolucionaria de Venezuela (CMR), nos reunimos durante variosdías para debatir sobre las Perspectivas Mundiales para el capitalismo con especial atención a la situación de ascenso revolucionario que vivimos en Latinoamérica y en particular en Venezuela. William Sanabria, participante en la reunión por la CMR, resumresume uno de los debates introducido por Alan Woods

Resumen de un debate con la participación de Alan Woods

En enero de 2006 varios cuadros dirigentes -líderes sindicales y populares- de distintos países, miembros de la Corriente Marxista Internacional, a la que pertenece la Corriente Marxista Revolucionaria de Venezuela (CMR), nos reunimos durante varios días para debatir sobre las Perspectivas Mundiales para el capitalismo con especial atención a la situación de ascenso revolucionario que vivimos en Latinoamérica y en particular en Venezuela. William Sanabria, participante en la reunión por la CMR, resume uno de los debates introducido por Alan Woods

“Material explosivo en la política mundial”

En el pasado dedicamos mucho tempo a discutir sobre el ciclo económico. La economía es la que decide en última instancia pero sólo en última instancia. Lo más importante son las consecuencias psicológicas que producen entre las masas los cambios económicos, la alternancia entre boom y recesión.
Como decía Hegel la «necesidad se expresa a través del accidente». En Italia tenemos una seria crisis política, también en Alemania y en Francia. En Francia vimos los resultados del referéndum de la Constitución Europea. Fue un voto de protesta contra todo el sistema. También hay una seria crisis en Canadá y en Israel. ¿Cómo se puede entender que la enfermedad de Sharon pueda crear una crisis en Israel? Son síntomas de una situación muy frágil e inestable en la sociedad. En Pakistán vimos los efectos del terremoto. Fue una casualidad, pero sacó a la luz todas las tensiones políticas y sociales acumuladas.
Cualquier accidente puede generar una crisis muy profunda. Lenin escribió un artículo en 1916 que se titulaba «Material explosivo en la política Mundial». Hoy hay mucho material explosivo en el mundo. Ello refleja el impasse en el que se encuentra el sistema capitalista, el capitalismo está llegando a sus límites.
Francia no es un país pobre, pero lo que ha pasado en los arrabales de las ciudades francesas refleja una situación explosiva. Nuestra crítica al PCF y a los sindicatos es que no han dado un canal de expresión a esta rabia. El desempleo entre los jóvenes es del 20%. Entre los jóvenes de origen árabe es del 40-50%… Los capitalistas hablan de un boom económico mientras hay desempleo masivo. Cuatro millones de desempleados en Alemania, el mayor nivel desde los años 30. Este es el único tipo de boom económico que podemos esperar hoy. ¿Qué pasará cuando llegue una depresión profunda?
No podemos saber cuando llegará esa recesión, pero los efectos políticos, sociales y psicológicos que está produciendo hoy un crecimiento económico con estas características, desde el punto de vista de la agudización de la lucha de clases en todo el mundo, no es malo para los marxistas. Una depresión profunda podría paralizar el movimiento. Hoy tenemos un crecimiento débil con la excepción de China y los EE.UU. Al mismo tempo vemos ataques directos a los niveles de vida de los trabajadores. Es una receta acabada para incrementar el descontento social y radicalizar a las masas. Por otra parte, nos da tiempo para aumentar nuestra influencia y crecer en todos los países.

Agudización de las contradicciones capitalistas y de la lucha de clases en todo el mundo

Los representantes más inteligentes de la burguesía entienden lo que está ocurriendo y el riesgo de que este crecimiento económico logrado en base al incremento de la explotación de los jóvenes y trabajadores hasta niveles intolerables se convierta en su contrario, en explosiones sociales y movilizaciones de masas en un país tras otro. En referencia al estallido social de la juventud en los barrios franceses, el Presidente francés, Chirac, habló de un profundo malestar social en el país. Hoy son los jóvenes los que expresan este malestar, mañana serán los trabajadores…
Europa está estancada. El desempleo es alto en todos los países. Alemania e Italia tienen un alto déficit estatal. Para afrontarlo deben seguir atacando los niveles de vida de los trabajadores. Ello provocará una polarización de la sociedad. Los capitalistas pensaban durante los 90, como también soñaron otras veces en el pasado, que habían abolido el ciclo económico. Se equivocaron, el ciclo (la sucesión de momentos de expansión -boom- y de contracción -recesión- de la economía) se mantiene. Sin embargo, las políticas de ataque salvaje a las condiciones de vida de los trabajadores que han aplicado durante las dos últimas décadas han creado contradicciones insoportables.
Los periodos de boom en los años 50 y 60 conllevaban altos salarios y beneficios, desempleo reducido (en algunos países incluso pleno empleo) y reformas en beneficio de los trabajadores y sus familias: extensión de la educación y la salud gratuitas, etc. Un boom así otorgaba un margen importante a los dirigentes reformistas de los partidos y sindicatos obreros para sus políticas y permitía que entre sectores de la clase obrera se pudiesen desarrollar incluso ciertas ilusiones. Hoy el boom se mantiene sobre todo lo contrario: cierres de fábrica, ataques a las pensiones, sobreexplotación. Se les dice a los trabajadores en Estados Unidos y Europa: viven ustedes demasiado, sería mejor si se muriesen antes. El Servicio Público de Salud británico hace todo lo posible para ello: 5000 personas mueren en los hospitales británicos cada año oficialmente. La cifra ha aumentado enormemente a causa de los recortes en salud convirtiendo al Sistema de Salud británico, que era un modelo de progreso en los años 60 en un nuevo modelo… ¡pero de recortes y privatización!
La burguesía ha mantenido o aumentado sus beneficios mediante el viejo sistema ya explicado por Marx en ¨El Capital¨ de incrementar la plusvalía relativa y absoluta. Estableciendo una dictadura en las fábricas, aumentando la explotación del mercado mundial a través de una mayor división internacional del trabajo o, como ellos dicen: la globalización. La extensión del comercio mundial ha permitido que las últimas dos recesiones hayan sido suaves. Pero ello no significa que la próxima también lo será. Al contrario: lo lograron precisamente a costa de aplazar el estallido de muchas de las contradicciones del sistema y agravar la magnitud de estas. Esas enormes contradicciones acumuladas están preparando el terreno para una profunda recesión.

Dinamita en los cimientos del imperialismo estadounidense

Precisamente porque la burguesía estadounidense está preocupada por esta situación, se comporta de forma irresponsable: alto déficit estatal, alta deuda del gobierno y de las familias, alto déficit comercial. Hace pocas semanas el periódico burgués ¨The Economist¨ dijo: “El capitalismo estadounidense está montado en una gran montaña de deudas. Así han conseguido atrasar la recesión”. Como explicó Marx, el recurso al crédito permite a los capitalistas durante un tiempo llevar las fuerzas productivas de forma artificial más allá de sus límites pero tarde o temprano la realidad se impone. Los créditos deben ser devueltos y los problemas económicos que fueron aplazados retornan agravados. La Reserva Federal estadounidense dice que en 2003 las familias de los Estados Unidos están endeudadas a una media de 500.000 $ por familia. Toda la economía depende del recurso al crédito. Todo ello es la causa de las bases débiles de este crecimiento económico. Por ello se habla de un posible crack en el futuro.
Pero más allá del análisis del ciclo es importante aclarar de qué forma viven las masas: el desastre del Katrina en Nueva Orleáns demostró la polarización social en EEUU. Un trabajador negro gritaba a los periodistas: “si pueden contactar con Fidel Castro pídanle que nos ayude, porque nuestro gobierno nos ha abandonado”. El desastre del Katrina fue un ejemplo claro de la realidad del capitalismo norteamericano para millones de personas. Los medios de comunicación no pudieron ocultar la división entre ricos y pobres. El sueño americano se ha convertido en una pesadilla. En un accidente, en una mina de carbón de Virginia Occidental con grandes tradiciones de lucha obrera, murieron 12 mineros. La mina incumplía 200 artículos de las leyes mineras y debería haber sido cerrada hace mucho. Se supo que muchos mineros hacían horas extras en malas condiciones para sacar algo de dinero. Todos estos acontecimientos develan la auténtica naturaleza del sistema ante los ojos de las masas y golpean su conciencia.
La economía, a pesar del crecimiento formal, tiene resultados catastróficos para los trabajadores. El desempleo es mucho mayor que las tasas oficiales. Ahora tenemos un fuerte ataque a los trabajadores de las automotrices. Uno de los pocos sectores con buenos salarios. Se propone reducir el salario de 25 $ a 12 $ a la hora!!! Se ha creado una agrupación de base sindical: «Los Soldados de la Solidaridad» (Solidarity Soldiers) muy combativa y se preparan para un enfrentamiento muy duro. En medio del boom tenemos una situación casi de bancarrota en General Motors y Ford. Han entrado en una dinámica de grandes descuentos en sus coches. La Chrysler no está mejor. Las ventas aumentan, pero los márgenes de beneficios diminuyen. No hay una recesión profunda generalizada que podría paralizar el movimiento, pero sí ataques constantes que enfurecen a los trabajadores.

El fantasma de la lucha de clases vuelve a recorrer Europa

En Bélgica, Francia, España, hemos visto amplias luchas y muy combativas en los últimos tiempos. La situación se comienza a parecer a la de los años 30. En España hay muchas similitudes: la enorme polarización entre derecha e izquierda, la derecha usando el mismo lenguaje reaccionario de los años 30. También la Iglesia usando ese mismo lenguaje.
Bélgica es un ejemplo de la tendencia de los procesos en Europa. De forma dialéctica, después de un periodo dónde aparentemente nada pasaba, en pocos meses sucede todo: de septiembre a diciembre del 2005 hemos visto un ascenso de la lucha obrera y dos Huelgas Generales en tres semanas. La burguesía pensaba que la clase obrera no era capaz de reaccionar. Cuando la burguesía empieza a creerse sus propias mentiras está en peligro. La Huelga General fue desencadenada por un ataque parcial al sistema de pensiones. Aunque los afectados directamente eran sólo algunos miles, fue visto como un ataque a toda la clase. La base real de la lucha fue el empeoramiento de las condiciones de trabajo. Fue significativo el grado de espontaneidad de las huelgas (lo que la burguesía describe como huelgas salvajes). Eran decididas por las fábricas directamente. Resurgieron los piquetes volantes. Los dirigentes sindicales fueron obligados a ponerse al frente.
La burguesía belga habla de una economía de las más productivas del mundo. Al mismo tiempo tenemos una de las tasas de suicidio y depresión de las más altas de Europa. En una fábrica de chocolate la productividad aumentó un 18%, pero no en base a la inversión productiva, sino a la explotación brutal de los obreros.
En última instancia toda esta situación refleja la crisis del sistema. Hace tres meses tuvimos una oleada de huelgas también en Canadá. En Australia vimos lo mismo. No estamos hablando de un país aislado sino de una tendencia general a la reactivación de la lucha de clases. En Australia la compañía de telefonía Telstar ha recortado los empleos en 12.000 unidades. En Deutsche Telecom han sido despedidos 19.000.

Crecen las contradicciones inter imperialistas

Con la expansión de China, EEUU y Europa tienen tasas de crecimiento reducidas. En Italia menos del 0,3%.Predijimos una caída del dólar y la hubo. No podía ser de otro modo vista la situación de la economía estadounidense (el déficit de cuenta corriente de los EEUU se aproxima a 800.000 millones de dólares). A pesar de ello el dólar se ha reforzado un 3,4% sobre las otras monedas y casi el 14% sobre el euro. Ello se debe al aumento de las tasas de interés hasta el 4% (mucho más altas que en Europa). Pero también en Europa se están comenzando aumentar las tasas. La burguesía está muy nerviosa y cualquier acontecimiento, como la suba de los precios del petróleo, puede hacer saltar todo.
Si hay un aumento serio del desempleo en EEUU veremos crecer las tendencias proteccionistas rápidamente. Los burgueses piensan que la globalización ha resuelto todos los problemas. Marx ya explicó en el volumen III del Capital que uno de los mecanismos que tenían para combatir la tendencia decreciente de la tasa de beneficios era aumentar el mercado mundial. El hecho de que China haya jugado un papel a la hora de permitir que las ultimas dos recesiones hayan sido menos profundas y mas suaves no lo podemos negar. Pero esto tarde o temprano también se transformará en su contrario. China no es sólo un mercado para las otras potencias imperialistas sino que cada vez emerge más claramente en la escena mundial como un competidor. Por cierto, ahora China está sustituyendo a los EEUU en la exportación de tecnología de calidad a bajo costo.
En el 2004 China ha exportado 80.000 millones de dólares de productos tecnológicos… Pero se dirige hacia una crisis de sobreproducción. Por cierto, el desarrollo de la industria china es progresista, aunque a corto plazo haya ayudado al capitalismo. Desarrollando a la industria desarrollan a la clase obrera china. Aumentan las contradicciones inter-imperialistas. En Estados Unidos algunos proponen aranceles muy fuertes contra las mercancías chinas. El proceso de la globalización puede volver atrás. Después de las rondas de Seattle y de Cancún, que fracasaron, puede suceder lo mismo con la de Doha… Debemos recordar que el crecimiento de las tendencias proteccionistas llevó a la Gran Depresión de los años 30.
En el 2003, las inversiones extranjeras directas mundiales cayeron un 25% por tercer año. En el 2002 cayeron un 17% y en 2001 lo hicieron un 41%. Trotsky en los años 20 señalaba: «a pesar de la gran depresión, los Estados Unidos no dejarán de jugar un papel dominante en la economía mundial. Al contrario, en un periodo de crisis ejercerán su hegemonía de una forma brutal, para solucionar sus problemas a expensas de Europa»… En los 70, EEUU era el principal inversor mundial. En 2003 su deuda neta era 2,7 billones de $ (el 7,5% del PNB mundial).

Decadencia histórica del capitalismo

El carácter reaccionario del sistema capitalista se ve a todos los niveles: es una decadencia senil que se parece mucho a la caída del Imperio romano y de otros Imperios. No podemos decir que el capitalismo no desarrolla las fuerzas productivas, lo que ocurre es que ya no es capaz de hacerlo como antes y eso agudiza todas las contradicciones que hemos analizado. La calidad de sus líderes refleja la crisis de la burguesía. La estupidez de Bush es un ejemplo. Esa estupidez mezclada con arrogancia tuvo su importancia a la hora de decidir la invasión de Irak. Ahora no pueden controlar Irak y es sólo cuestión de tempo que tengan que salir.
Según una encuesta de opinión oficial más del 50% de la población iraquí dice que se vivía mejor con Saddam. Los EEUU intentan construir un ejército pero no lo consiguen en un país dividido en líneas religiosas, a causa de su propia política de «divide et impera»(“divide y vencerás”). La guerra cuesta más de 6.000 millones de dólares al mes. Sólo el 34% de los estadounidenses piensa que la guerra podrá acabar positivamente. Ni siquiera han conseguido controlar Afganistán. La inestabilidad es total en la región.
El sistema declina, como durante el colapso del Imperio Romano. Pero, junto a la agonía del capitalismo, un sistema que debería haber muerto ya, pero se niega a ello, y se prolonga en un sinfín de convulsiones y estertores (guerras, barbarie, etc) vemos también la otra cara de la situación. La nueva sociedad que lucha por salir adelante y que se expresa en los elementos revolucionarios presentes en la situación mundial. En estos momentos, el lugar donde este proceso de resurgimiento de la lucha revolucionaria de las masas y de giro a la izquierda es más evidente y se encuentra más avanzado es en América Latina.

La revolución venezolana

El poder de los imperialistas no es absoluto y no pueden dominar el mundo. Hace 6 años, antes de los acontecimientos en Bolivia y cuando nadie creía que el proceso en Venezuela fuese a llegar hasta dónde ha llegado dijimos que América Latina era la llave de la revolución mundial. Ello demuestra la importancia de las perspectivas. Fuimos los únicos en comprender la importancia de la revolución venezolana. Los procesos en América Latina, y particularmente en Venezuela, ponen de manifiesto los límites del poder del imperialismo estadounidense. Cuando Bush fue a Buenos Aires se encontró con manifestaciones masivas lideradas por Chávez y Maradona. El ALCA ha fracasado.
La revolución venezolana ha ido muy lejos, pero no es irreversible. Normalmente, después de varios años la situación se debería haber resuelto en un sentido u otro. Pero no ha sucedido así. La razón es el tremendo poder de las masas y la debilidad de la reacción, que ha intentado en varias ocasiones recuperar el poder, pero han fracasado.
El golpe de abril de 2002 fue derrotado como en Barcelona en 1936. Un golpe de estado triunfante fue derrotado por las masas. Pero vemos toda una serie de pequeño burgueses quejándose de la poca conciencia de las masas. ¿Que más se le puede pedir a los trabajadores? Han derrotado a la reacción varias veces. Si no han conseguido tomar el poder ello se debe a la falta del factor subjetivo, una dirección marxista que se haya ganado el derecho a ser reconocida por las masas como tal.
La reacción está desesperada, como demuestra el boicot a las últimas elecciones Los reformistas dicen que si la revolución sigue avanzando, los Estados Unidos van a invadir. Ahora esto es imposible. No tienen las fuerzas para intervenir directamente. Pueden empujar a Colombia a una guerra contra Venezuela, pero eso también tiene un enorme riesgo, ya que las revoluciones no respetan las fronteras y podría llevar al derrocamiento de Uribe en lugar de Chávez. La guerrilla colombiana es todavía muy fuerte. Otra posibilidad es que intenten asesinar a Chávez, pero como dijo él mismo en una reunión: piensen en la reacción de las masas en toda América Latina. Los latinos son ahora la principal minoría en los EEUU. La mayor parte son trabajadores muy explotados.
Las reservas de petróleo, por ahora, han ayudado a Chávez a mantenerse. Algunos camaradas han preguntado: ¿cómo se puede mantener una situación así durante tanto tiempo? El hecho es que ha durado 8 años. Chávez es un fenómeno peculiar: empezó con un programa nacionalista burgués, pero como explica la teoría de la Revolución Permanente es imposible desarrollar las tareas de la revolución democrático-burguesa dentro del capitalismo. Así que o Chávez capitula ( no parece probable y además las masas no lo aceptarían) o irá más allá.
El enfrentamiento entre Chávez y el imperialismo estadounidense es cada vez más frontal. En las últimas elecciones, la reacción abandonó cualquier posibilidad de recuperar el poder con elecciones. Chávez ganará las próximas elecciones presidenciales y habló de hacer la revolución irreversible en el próximo mandato. Los Estados Unidos entienden este peligro e intentarán hacer algo. Todo se mueve en la dirección de expropiar a la oligarquía. Si ello sucediese ¿qué tipo de estado tendríamos? Chávez se apoyaría en las masas y el movimiento bolivariano se escindiría en líneas de clase. En la dirección hay muchos elementos degenerados que apoyan a la burguesía.
Si Chávez lleva adelante una política de expropiaciones ¿que tipo de régimen tendríamos? Un régimen de bonapartismo proletario muy peculiar. No olvidemos que Stalin llegó al poder en un momento en que la clase obrera estaba exhausta. Todo lo contrario ocurre hoy en Venezuela. La clase obrera es muy sensible a las cuestiones de la democracia. Si Chávez llama a defender la democracia lo seguirán. No está claro que hubiese condiciones favorables, al menos durante todo un período, para el desarrollo de un régimen burocrático similar al estalinista. Mucho dependerá del factor subjetivo. ¿Que dicen los trabajadores? Hay que acabar el tarea: la revolución dentro de la revolución. Las masas quieren el poder. Chávez, confusamente, cuando habla de democracia participativa está criticando al estalinismo.
Este verano, en una mesa redonda con Chávez, explicando que la única respuesta era el socialismo mundial; planteaba la cuestión de socialismo o barbarie citando a Trotsky. Alan le saludó diciendo: “buen discurso” y el le respondió: “no, son sólo reflejo de ideas que he aprendido de ti”. Si nuestra tendencia fuese más grande no sería imposible ganarlo para las ideas del marxismo.
Fuimos los únicos que entendimos el proceso en Venezuela. También ocurrió con el proceso en Chile. Las discusiones que teníamos sobre Chile se vieron confirmadas. En 1970 hicimos un primer análisis. Pero entonces éramos impotentes, mandamos una carta a la Juventud Socialista de Santiago pero no hubo respuesta. Ahora, aunque débiles numéricamente, estamos presentes sobre el terreno y afrontamos la situación en Venezuela como debe hacerlo una Internacional revolucionaria.

La extensión de la revolución a toda América Latina

Los Estados Unidos están muy alarmados porque el proceso revolucionario no toca sólo a Venezuela. No hay un sólo régimen estable de Méjico a Chile. De hecho también Norteamérica está tocada por la crisis. Una característica importante de la situación en América Latina es la integración cada vez mayor del proceso. La revolución venezolana es cada vez más un punto de referencia. Chávez se está convirtiendo en un líder latinoamericano. Es una pesadilla para los imperialistas y los reformistas. Cuando ataca a Fox crea problemas también a López Obrador porque le mete presión y ayuda a acelerar los procesos en México. Los pasos adelante en Venezuela en el control obrero ponen en evidencia a todos los reformistas de la región.
El imperialismo se enfrenta a la casi segura victoria de López Obrador en México, que es un reformista pero las masas lo ven de otro modo. Ello aterroriza a los Estados Unidos. Han fracasado en el intento de pararlo con una acusación de corrupción. Nosotros tenemos una orientación correcta al PRD a diferencia de todos los que se orientan al EZLN, que en el momento en el que la izquierda a través del PRD puede llegar al poder intentan organizar un frente unido contra este y llaman a abstenerse. Las Intenciones de voto según las últimas encuestas son PAN 24%, PRI 22% y PRD 36%. Lo más probable es que López Obrador y el PRD ganen las elecciones y entonces empezará la fiesta. Tenemos una buena sección allí y a diferencia de Argentina y Venezuela estamos presentes desde antes que empiece la revolución.
En todos los países latinoamericanos vemos una efervescencia social. Este año, además de en México, veremos elecciones en Colombia, Perú (donde el ex-militar Humala se está convirtiendo en un punto de referencia para los pobres con el 22% de intención de voto), Ecuador y otros países. Pero Humala es muy diferente de Chávez o incluso de Morales. Tiene un discurso con elementos chovinistas (contra Chile). Debemos discutir más nuestra caracterización y nuestra posición sobre el “humalismo”, los camaradas en Perú ya han abierto este debate. En Colombia difícilmente Uribe perderá las elecciones (las encuestas hablan de 70% de apoyo). Pero aún así no está claro que gane tan cómodamente
En Uruguay, ante la política reformista de Tabaré, el partido comunista ha pasado a la oposición hace poco. Era uno de los principales componentes del Frente Amplio. Los sindicatos, PIT-CNT, han organizado ya movilizaciones contra el gobierno. En Brasil hay óptimas posibilidades para el desarrollo de una tendencia de izquierda de masas dentro del PT, pero las sectas han decidido salir de este. En el último Congreso los sectores críticos por izquierda con Lula alcanzaron un apoyo del 48%. Se ha creado un frente «alternativo» (PSOL) totalmente heterogéneo pero que va a saltar al primer revés importante.
Una diferencia con los años 70 en América Latina es que las masas no consideran en estos momentos un punto de referencia el guerrillerismo y el foquismo. Ahora vemos un proceso dónde la clase obrera juega el papel decisivo.

Bolivia

En Bolivia, donde hemos visto una situación prerrevolucionaria en los últimos 2 años. Los líderes de la COB podrían haber tomado el poder sin derramamiento de sangre en este periodo. Ahora, después de haber perdido la oportunidad, ha ganado Evo Morales con una posición ultra-izquierdista de una parte de los activistas de la COB. Es lógico que las masas, si no han conseguido tomar el poder en estos años se dirijan a la opción parlamentaria para cambiar la situación. La COB perdió la iniciativa y los campesinos y obreros les dieron la espalda y se basaron en Evo Morales.
La victoria de Morales ha sido aplastante (54% de los votos) con una participación del 84% de los electores, a pesar de que un millón y medio no pudo registrarse. Sobre la base del programa y de su trayectoria anterior no se podría dudar que intentará traicionar a las masas. Pero los dos últimos años no han pasado en vano. Los votantes del MAS esperan que se aplique el programa de hace 6 meses, cuando luchaban en las calles. Una de las características del movimiento es que los dirigentes deben respetar las decisiones de las asambleas. Algunos dirigentes de la revuelta han sido elegidos como diputados (el líder de la asamblea de El Alto, por ejemplo). En Cochabamba, Morales -después de ser elegido- asistió a una reunión con los activistas pidiendo ayuda y sugerencias para el gobierno.
La revolución venezolana y la cubana permiten a Bolivia un cierto margen. Venezuela le ha ofrecido 30 millones de $. de ayuda. Morales ha recortado a la mitad su salario de presidente. En su investidura no lo escoltará el ejército sino los mineros. Se presenta como una persona del pueblo que no llevaba corbata delante del Rey de España. Pero todo esto no bastará, aunque son símbolos que tienen su importancia. Hay una diferencia entre la Bolivia de hoy y la Venezuela del 1998. La victoria de Chávez fue el inicio de las movilizaciones, mientras Morales es el subproducto de las luchas de los últimos 3 años
El Club de Madrid interviene en los viajes de Morales. Está compuesto por antiguos jefes de estado y de gobierno burgueses. Su objetivo es controlar a Morales. Uno de los organizadores del viaje hizo una buena descripción de él. Dijo: «aunque es muy radical en palabras, eso es para su base electoral. Evo es un diamante en bruto y cuando llegue al gobierno puliremos sus aristas.» Morales quiere una política conciliadora. Habla de nacionalización del gas pero concretamente declara que el gas, una vez extraído, será renegociado, pero que no pone en discusión la propiedad de las multinacionales. Ello de hecho significa una rediscusión de los pagos por el gas. El espera disponer de dinero suficiente para un plan de mejoras sociales… Al final se deberá enfrentar a los intereses contrapuestos de su base social y del imperialismo. Bolivia vive en una situación de enfrentamiento de clases demasiado agudo para que todo se tranquilice.
¨The Economist¨ entrevistó a un antiguo minero boliviano, ahora vendedor ambulante en la Paz. Decía: «Los extranjeros han saqueado los recursos de Bolivia y los partidos tradicionales no han hecho nada. Si Morales llega a la presidencia nacionalizará todo e invertirá en nueva tecnología para las minas.» Morales no pensaba ganar de forma tan aplastante. Ahora no tiene excusas.
Los Estados Unidos también están sorprendidos. ¿Pueden intervenir militarmente? Aunque acumulan tropas en Paraguay no pueden intervenir. La reacción de las masas bolivianas sería explosiva. Quieren mantener las ayudas para engañar a Morales. El FMI ha cancelado las deudas de Bolivia. Pero las elecciones no han resuelto nada. La oligarquía y el imperialismo lo sabotearán y las masas le exigen: ¡nacionaliza todo! En el MAS veremos grandes crisis y escisiones. El minero entrevistado que citábamos avisaba: “Si Evo nos abandona lo derrocaremos”.
Así que la revolución boliviana ha comenzado y se prolongará todavía un tiempo debido a la falta del factor subjetivo

Conclusión

Nos enfrentamos a un periodo de convulsiones, de avances y retrocesos que inevitablemente llevará a situaciones prerrevolucionarias o revolucionarias en todo el mundo. Tenemos algún tiempo para construir nuestras fuerzas. Tenemos el privilegio de vivir en una época excepcional y de participar en esta organización internacional que ha demostrado que entiende la situación y que nos proporciona las herramientas para formar los cuadros y reunir las fuerzas que llevarán adelante la revolución mundial.