¡La clase dominante ataca a nuestros camaradas suizos por defender Palestina!

0
58

Los principales medios de comunicación burgueses de Suiza – 20 Minuten, Tagesanzeiger, NZZ, Weltwoche – han lanzado una caza de brujas contra los comunistas. Nos atacan porque nos organizamos en solidaridad con el pueblo palestino.

La portada de 20 Minuten se llenó recientemente con el titular: “Un grupo desconocido convoca una concentración pro-Hamás en Zúrich”. Poco después, 20 Minuten y NZZ ajustaron sus calumnias para eliminar la referencia a Hamás.

En sus escabrosos artículos afirman que nuestra concentración es un “llamamiento a la violencia” y nos acusan de antisemitismo por enarbolar el lema de la solidaridad con Palestina.

Las universidades de Zúrich, Berna y Friburgo han retirado los derechos de reserva de salas para reuniones en el campus a nuestros compañeros estudiantes.

La Universidad de Zúrich (UZH) escribe: “La UZH no tolera los llamamientos a la violencia. El llamamiento a la ‘Intifada hasta la victoria’ difundido por ‘Der Funke’ y ‘CMI’ no es compatible con la postura de la UZH. La UZH apoya los debates llevados a cabo democráticamente”.

Esa misma tarde, tres furgones de policía fueron movilizados a la otra universidad principal de Zúrich (ETH) para impedir la concentración de solidaridad.

La clase dirigente suiza, al igual que su homóloga británica, por ejemplo, pasa inmediatamente a la ofensiva contra cualquier intento de los trabajadores y los jóvenes de mostrar su solidaridad con la lucha palestina. El derecho democrático básico a la libertad de expresión y de reunión se enfrenta a la represión.

Hipocresía burguesa

La reacción histérica de los medios de comunicación suizos no es un signo de fuerza, sino de debilidad. Es el intento desesperado de la clase dominante en Suiza -y en Occidente en su conjunto- de justificar el imperialismo israelí, intimidar y silenciar a todos los que quieren luchar contra la opresión, y poner fin a cualquier debate sobre la agresión israelí y la ocupación de Palestina.

Sin embargo, su hipocresía no tiene límites. Son los mismos medios de comunicación que durante décadas han mirado hacia otro lado ante todas las atrocidades del imperialismo occidental e israelí en Oriente Próximo.

¿Dónde están los titulares denunciando el asesinato de miles de palestinos en los últimos años? Más bien defienden sin piedad el “derecho a defenderse” de Israel.

Los medios de comunicación burgueses presentan la situación como si fuera un conflicto entre dos fuerzas iguales. Sin embargo, todos ellos ignoran el hecho de que lo que tenemos aquí es ¡una sofisticada potencia imperialista marchando con su moderno ejército hacia la mayor prisión al aire libre del mundo! Todo ello mientras niega a cientos de miles de personas el acceso al agua potable, la electricidad y la atención sanitaria.

Como comunistas, nuestra respuesta debe ser decidida: debemos defender el derecho de los palestinos oprimidos a resistir.

¡Somos muchos! ¡Organizad la resistencia! Los medios de comunicación burgueses no representan a la clase obrera.

El mitin “prohibido” en Zurichfue un gran éxito de asistencia, con mucha gente que vino indignada por el artículo de 20 Minuten. Varios trabajadores y jóvenes también se han puesto en contacto con nosotros para participar activamente en la lucha.

Este es un mensaje que recibimos en nuestra página web:

“Soy un hombre inculto, pero incluso yo sé que cuando se acosa a la gente durante años, privándola literalmente de sus casas y sus tierras, en algún momento ocurrirá exactamente lo que está ocurriendo ahora. El 90% del mundo señala con el dedo a Palestina y los llama terroristas. ¿Qué son entonces los israelíes si ni siquiera se apegan a los derechos humanos?”.

Cada día discutimos con más y más comunistas para que se organicen en la lucha por la revolución. Desde el domingo, Palestina es el único tema a la orden del día. Un informe de uno de estos debates describe las experiencias de una nueva asistente:

“Viene de Egipto. Ha visto los bombardeos de Palestina por televisión desde que tenía siete años. Ha vivido en primera persona todos los crímenes del imperialismo y comprende la historia de Israel y la hipocresía del imperialismo occidental. Defendió intuitivamente la posición de la CMI en su totalidad como si se la supiera de memoria: desde “Israel es el agresor” hasta “Hamás es el único liderazgo disponible, pero las masas tienen que luchar y es bueno que luchen. No las confundas con Hamás” hasta “¡la clase obrera israelí no será libre hasta que triunfe la Intifada!”. Cuando le expliqué nuestra posición y le dije que estamos construyendo una Internacional que para dirigirla lucha de estas masas hacia la victoria, casi lloró porque nuestra posición da en el clavo y porque quiere formar parte de una organización internacional que defienda esto”.

Debemos dar voz al creciente resentimiento de los trabajadores y jóvenes suizos contra esta guerra bárbara y unilateral. También debemos unirnos contra cualquier represión o propaganda de la clase dominante.

Si tú también te sientes asfixiado bajo el espeso torrente de propaganda de los medios de comunicación burgueses, si realmente sólo quieres expresar tu solidaridad con los oprimidos – ¡entonces organízate con los comunistas!

Los comunistas de la CMI son evidentemente los únicos que defienden la lucha palestina sin ceder a la presión de la clase dominante.

Por eso intentan darnos un escarmiento. Tienen que enviar una clara advertencia a toda la izquierda: “Si os atrevéis a decir una sola palabra coherente contra el Estado israelí, os llamaremos antisemitas y simpatizantes del terrorismo”.

Esto no nos intimida lo más mínimo. Vamos a pasar a la contraofensiva. Para ello te necesitamos a ti y a todos los que quieran luchar por la liberación del pueblo palestino.

El SVP y la traición de la dirección de las Juventudes Socialistas

Entretanto, Benjamin Fischer, político del derechista Partido Popular Suizo (SVP), también se ha sumado a la cínica histeria sobre nuestro cartel. No es de extrañar. El SVP es el partido de la burguesía gorda, para el cual ningún método está descartado a la hora de defender los intereses de los capitalistas suizos. Están firmemente del lado del imperialismo israelí en su bárbara opresión del pueblo palestino.

Es un escándalo absoluto que la dirección de las Juventudes Socialistas (JUSO) en torno a Nicola Siegrist participe ahora también en esta represión. En Twitter, JUSO declaró que es correcto que la Universidad de Zúrich no tolere nuestro acto y pide a otras universidades que hagan lo mismo.

En otras palabras, ¡están pidiendo la supresión de nuestro derecho democrático básico a organizar un acto en solidaridad con el pueblo palestino oprimido!

En un momento en que debería ser natural para la izquierda y el movimiento obrero unirse en defensa del pueblo palestino, la dirección de la JUSO se une a la burguesía para agitar cínicamente en interés del imperialismo.

Estamos convencidos de que esta actitud no refleja la opinión de todos los miembros de la JUSO.

Llamamos a todos los miembros de la JUSO a tomar posición en sus grupos locales y a ponerse incondicionalmente del lado del pueblo palestino en la lucha contra la opresión imperialista.

La escandalosa actitud de la dirección de la JUSO no nos afecta a los comunistas, pero es una traición al pueblo palestino y a todos los oprimidos del mundo.

Lo más importante hoy es que los comunistas cortemos por lo sano con la propaganda burguesa y su moral hipócrita y adoptemos una posición de clase clarísima sobre esta cuestión.

¿Es antisemita la lucha contra el régimen israelí?

Nuestros enemigos nos acusan ahora de antisemitismo, como hacen siempre que alguien se atreve a oponerse al imperialismo israelí. Cínicamente confunden la crítica al sionismo con el antisemitismo.

Pero la verdad es simple: no es antisemita criticar al gobierno de Israel. No lo criticamos por su religión, sino por sus acciones: décadas de opresión violenta del pueblo palestino.

Afirmar lo contrario es una mentira deliberada que apuntala al régimen israelí y deslegitima la resistencia justificada a los opresores.

Nunca, ni en una sola palabra, hemos culpado a la población judía -ni en Suiza ni en Israel- de la opresión de los palestinos.

Esa no es nuestra posición y cualquier periodista honesto tiene el deber de investigar nuestras posiciones genuinas antes de tacharnos de antisemitas.

Pero la honestidad y la integridad no son atributos de estas damas y caballeros que día tras día ocultan los crímenes de la clase dominante.

¿Qué puedes hacer?

La invasión israelí de Gaza y la ocupación total de Cisjordania podrían provocar una explosión social en todo Oriente Próximo. Los movimientos revolucionarios están implícitos en la situación actual.

En Suiza y en todo el mundo, ¡la CMI está organizando a todos los que quieran estar al frente de esta lucha revolucionaria!

¿Eres comunista? ¿Apoyas la lucha de liberación de los palestinos contra el imperialismo? ¡Entonces no debes permanecer aislado! ¡Únete a nosotros!.

¡La chispa encenderá una llama!

¡Intifada hasta la victoria!