Kenia: Ruto recurre al engaño, las maniobras y la provocación

0
30

El asalto de los jóvenes revolucionarios al Parlamento keniano la semana pasada sorprendió al mundo y dejó a los políticos y a la clase dirigente en estado de pánico y confusión. La fuerza bruta no pudo desalojar a las masas de las calles. El régimen se ha visto obligado a recurrir a nuevos métodos: una astuta combinación de engaños, maniobras y provocaciones.

Oficialmente, Ruto ha matado la Ley de Finanzas, aunque en teoría el parlamento aún podría aprobarla. En realidad, ya ha quedado muy claro que pretende llevar a cabo la misma política económica contra los trabajadores y los pobres por otros medios.

Pero para un gran número de jóvenes kenianos, ya no se trata sólo de la Ley de Finanzas 2024. Tras los sucesos del martes 25 de junio  y el jueves 27 de junio, cuando las balas del régimen dejaron 30 muertos (según cifras oficiales), millones han resuelto que este régimen debe caer. El “carnicero de Sugoi”, como se conoce ahora a Ruto, debe caer.

Pero las renovadas protestas del martes 2 de julio demuestran que es necesario reflexionar para lograrlo.

El número de personas en la calle había disminuido. Este era precisamente el objetivo de las concesiones parciales de Ruto. Por otro lado, se utilizaron provocadores a sueldo y una actuación policial selectiva para convertir estas protestas en disturbios y saqueos. El objetivo era tan simple como cínico: alejar a una parte de las masas del movimiento para aislar a los elementos revolucionarios más irreconciliables y justificar el desencadenamiento de la represión.

¿Cómo pueden los revolucionarios frenar estos esfuerzos de la clase dominante y garantizar así que no sólo caiga la Ley de Finanzas, sino que Ruto y todo su régimen le sigan hasta el basurero de la historia?

La austeridad continuará

Inmediatamente después del asalto al Parlamento la semana pasada, la respuesta inicial de Ruto reflejó la arrogancia y la estupidez de la clase dirigente. Lanzó una diatriba televisada contra los jóvenes pacíficos, a los que calificó de “criminales traidores”, al tiempo que prometía movilizar el ejército contra las masas en el futuro.

Sin embargo, al día siguiente, Ruto anunció que había “escuchado” a la gente en la calle: El proyecto de ley de finanzas 2024 sería devuelto al Parlamento en lugar de ser aprobado como ley.

Evidentemente, en la cúpula del régimen habían prevalecido mentes más sobrias. El movimiento no podía ser aplastado directamente. Cumplir las amenazas de Ruto habría sido una locura desde el punto de vista de la clase dirigente keniana. De hecho, cuando los soldados se desplegaron en la protesta posterior, el jueves 27 de junio, tenían órdenes claras de no disparar a los manifestantes. Estaba claro por qué. 

Las masas recibieron a los soldados rasos con júbilo, viendo en ellos a sus protectores contra las balas de la odiada policía. Si se hubiera ordenado a los soldados disparar contra las masas, ¿qué habría ocurrido? La escisión inmediata del ejército habría sido casi segura, y poco después se habría producido la caída del régimen.

Pero si algún alma inocente pensó que el archivo de la Ley de Finanzas era el final del asunto, estaba tristemente equivocado. El régimen todavía tiene la intención de entregar una libra de carne al FMI y a los imperialistas, y ha empezado a hacer planes para asegurarse de ello.

En lugar de aumentar los impuestos para pagar a sus acreedores imperialistas, Ruto no ha perdido el tiempo y ha anunciado una serie de recortes de austeridad para lograr el mismo fin. “El pueblo de Kenia ha dicho en voz alta que quiere un presupuesto más ajustado para nosotros como país”, declaró Ruto burlonamente. El gobierno ya ha anunciado el despido de 46.000 profesores y recortes masivos en la construcción de carreteras, sanidad, vivienda y apoyo a las pequeñas empresas.

Y consideremos esta coincidencia: sólo cinco días después de que Ruto dejara caer el proyecto de ley de finanzas, la Comunidad del África Oriental, que Kenia domina económicamente, decidió introducir una serie de aranceles. Y resulta que estos aranceles se aplican precisamente a los artículos (incluidos pañales, teléfonos y aceite de cocina) que Ruto pretendía gravar en primer lugar.

Las masas derrotaron la legislación de Ruto. Fue una victoria. Pero mientras la clase dominante siga en el poder, se verá obligada por las circunstancias que el capitalismo en crisis impone al país a volver una y otra vez a la misma política: la de obligar a los trabajadores y a los pobres a pagar la crisis.

¿Qué ocurrió el martes 2 de julio?

La retirada de Ruto sobre el proyecto de ley de finanzas, al ceder en la principal reivindicación del movimiento, condujo sin duda a una menor participación cuando las masas salieron de nuevo a las calles este martes. Pero el régimen había preparado claramente sus próximos pasos.

Decenas de miles de los jóvenes más irreconciliables y revolucionarios iban a salir el martes. Pero estaba claro que desde el principio se les estaba preparando algo diferente.

Lo primero que notaron los manifestantes fue que las autopistas estaban cortadas desde por la mañana, incluidas la autopista Nairobi-Thika, la autopista Nairobi-Nakuru, la autopista Mombasa-Malindi y la autopista Kisii-Keroka.

El objetivo era claramente frustrar a los manifestantes, obligándoles a alejarse de puntos neurálgicos como el edificio del Parlamento y la Casa del Estado. Una vez de vuelta en sus propias comunidades, el régimen tenía el claro objetivo de provocar disturbios en los que los bienes personales y los pequeños negocios ardieran en llamas. En todas las redes sociales se hablaba de matones a sueldo, de provocadores a sueldo disfrazados de manifestantes que iniciaban saqueos y disturbios, apuñalando y atacando a los manifestantes.

Que el régimen es perfectamente capaz de utilizar matones a sueldo de esta manera ya está demostrado. Ya el jueves pasado circularon vídeos de matones contratados por Omar Sudi en Eldoret para intimidar a los manifestantes.

Pero sea cual sea el papel que desempeñaron estos matones, está claro que los disturbios se desarrollaron según un plan bien preparado por parte del régimen. Mientras que hace una semana la policía sembró el terror entre las masas pacíficas frente al parlamento, ayer las imágenes mostraban a la misma policía de brazos cruzados mientras las turbas desataban el caos.

¿Y ahora qué?

El régimen ha conseguido sembrar el caos en las calles. Su objetivo es dividir el movimiento para aplastarlo. Que lo consigan es otra cuestión: la transparencia con la que el régimen avivó el caos significa que la maniobra no engañará a tantos como esperaban.

No obstante, siguen adelante con sus planes, que ahora incluyen intensificar las detenciones y los secuestros. Ya se ha acusado a algunas personas por el “delito” de tuitear “Ruto debe irse”.

Estos acontecimientos están dando una lección a los trabajadores y jóvenes revolucionarios. Una revolución no es un drama de un solo acto. El martes 25 de junio, las masas dieron una muestra de su enorme poder. Pero el 2 de julio demostraron que la fuerza bruta no es suficiente.

Las masas se enfrentan a un enemigo tenaz: la clase capitalista keniana, respaldada por el imperialismo occidental. Este enemigo no se rendirá sin luchar. Utilizará todos los medios, justos y sucios, para obligar a las masas a aceptar el yugo de la explotación y la opresión, que cada día se hace más oneroso. El enemigo de clase dispone de organización, de medios materiales y está estrechamente unido por la conciencia de sus intereses.

Desde el comienzo del movimiento, hemos subrayado el hecho de que las masas deben estar igualmente organizadas. Los acontecimientos de ayer lo han demostrado claramente.

La consigna “sin dirigentes, sin tribus, sin partidos” era positiva en la medida en que significaba el rechazo de los aspirantes a dirigentes del bando de nuestro enemigo de clase, como el bando de la oposición leal a Ruto en torno a Odinga.

Pero sin una organización y una dirección clara, las maniobras del régimen, como las que vimos ayer, amenazan con desmoralizar y confundir a las masas. Hemos planteado la necesidad de comités en cada lugar de trabajo, escuela y comunidad, precisamente para dar a este movimiento un dirección sincera y revolucionaria desde dentro y unos canales claros de organización.

Tal organización, como hemos explicado, podría ayudar a atraer a la clase obrera a la lucha, a utilizar su enorme poder para paralizar la economía. Podría conectar conscientemente con las bases de las fuerzas armadas, llevando a los soldados rasos al lado de las masas. Y podría proporcionar vigilancia y autodefensa en las protestas, expulsando y desenmascarando a los matones a sueldo disfrazados de “manifestantes”, frenando cualquier sórdida maniobra que el régimen intente llevar a cabo.

Seguimos insistiendo en esta línea de actuación. Pero los últimos días han demostrado que esto tampoco es suficiente.

Ruto ha hecho concesiones. Esto ha satisfecho temporalmente a algunos, pero las amplias masas no tardarán en darse cuenta de que Ruto ha llevado a cabo un cruel truco. La vanguardia de la juventud ya es consciente del hecho de que la retirada del proyecto de ley de finanzas era una cortina de humo tras la cual continuará todo como de costumbre. El programa de la clase capitalista y del imperialismo occidental sigue a la orden del día.

Los trabajadores avanzados y la juventud deben unirse en un partido revolucionario para llevar a cabo una agitación sistemática, desenmascarando las mentiras de este régimen, exponiendo el hecho de que la Ley de Finanzas no es más que una medida entre otras muchas destinadas a hacer pagar a los trabajadores y a los pobres la crisis del capitalismo. Debemos dejar claro a las amplias masas que no sólo la Ley de Finanzas, no sólo Ruto, sino todo el sistema capitalista debe ser barrido para garantizar una vida decente a las masas.

Para ampliar el movimiento, para expandir sus horizontes más allá de derribar a Ruto y la Ley de Finanzas, para convertir este movimiento en una lucha por la conquista del poder por parte de la clase obrera, un partido así presentaría una serie de puntos programáticos para conectar con las necesidades de las masas. Aunque de ninguna manera exhaustivos, éstos podrían incluir cosas como:

  • Libertad para todos los secuestrados por el régimen;
  • El derecho a una sanidad y una educación gratuitas y de calidad;
  • El derecho a un trabajo bien remunerado a través de un programa de obras públicas;
  • La anulación de todas las privatizaciones;
  • El fin del acaparamiento de tierras y de las expropiaciones a los grandes terratenientes;
  • Que este programa sea pagado por los ricos, mediante la expropiación de las grandes industrias, bancos y compañías de seguros;
  • El repudio de las deudas imperialistas;
  • El fin de todos los acuerdos militares con las potencias imperialistas;

Por un gobierno obrero respaldado por el poder de las masas revolucionarias, organizado sobre la base de comités revolucionarios.

La Internacional Comunista Revolucionaria está dispuesta a prestar toda su ayuda en este trabajo de construcción de un partido revolucionario que dé una expresión política organizada y consciente a la vanguardia de la clase obrera y la juventud de Kenia. Te hacemos un llamamiento a ti, lector, para que te pongas en contacto con nosotros, discutas con nosotros y te unas a nosotros en esta tarea.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí