Kazajistán: el presidente llama a tropas extranjeras para aplastar el movimiento de protesta

0
132

Ayer, el ejército y las fuerzas de seguridad de Kazajistán, respaldados por las fuerzas especiales rusas, se movilizaron para reprimir por la fuerza lo que se ha convertido en el mayor movimiento de masas en Kazajistán desde el colapso de la Unión Soviética.

El jueves 6 de enero, se produjeron enfrentamientos callejeros en varias grandes ciudades de Kazajistán después de que las autoridades declararan el estado de emergencia y movilizaran al ejército para restablecer su control del poder. En un mensaje diseñado para conmocionar y provocar, un portavoz policial dijo a noticias estatales que “decenas de atacantes fueron liquidados”. Ha habido informes de cientos de heridos y miles de detenidos. Al aparecer en la televisión hoy (viernes 7 de enero), un pomposo presidente Kassym-Jomart Tokayev dijo que personalmente dio la orden a las fuerzas de seguridad y al ejército de “abrir fuego con fuerza letal” contra lo que llamó “bandidos y terroristas”.

Es evidente que el aparato estatal se está moviendo rápida y violentamente para recuperar el control, que parecía estar escapándose de sus manos en los últimos días. Todos los aeropuertos, carreteras, plazas y otros puntos clave de comunicación y transporte, que anteriormente habían sido ocupados por manifestantes, ahora están firmemente de vuelta en manos del Estado.

En ausencia de una dirección y una organización claras, una fuerza tan abrumadora parece, al menos por ahora, haber rechazado las protestas, que habían envuelto a las principales ciudades del país durante la última semana. El movimiento adquirió un carácter semiinsurreccional después de que invadiera aeropuertos y edificios gubernamentales en las principales ciudades, y hubo indicios de confraternización entre la policía y los manifestantes. Sin embargo, sin un plan claro de adónde ir a partir de ahí, la iniciativa se inclinó hacia la contrarrevolución, que logró reorganizarse y contraatacar con una combinación de concesiones y fuerza bruta.

Ante el poderoso movimiento, el Estado se vio inicialmente obligado a otorgar una serie de concesiones de gran alcance, como la reducción de los precios del gas en la región de Mangistau y la introducción de la regulación estatal de la gasolina, del diésel, del gas natural y de los productos alimenticios básicos como así como la destitución de todo el gobierno. Esto había aumentado la confianza del movimiento y lo había impulsado a avanzar mientras las fuerzas estatales se desintegraban lentamente. Tokayev parecía estar reaccionando a los acontecimientos, lo que provocó una desmoralización y desorientación generalizadas dentro de las filas del aparato estatal en particular.

El jueves, sin embargo, Tokayev, que hasta entonces había operado como presidente interino de facto, con el ex presidente Nursultan Nazarbayev conservando el poder real en el fondo, dio un paso al frente y tomó las riendas. Despidió al gobierno y apartó a Nazarbayev, anunció el estado de emergencia y pidió la ayuda de las tropas rusas (bajo la cobertura de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva). Este movimiento audaz y confiado parece haber galvanizado a las fuerzas del Estado y las ha impulsado para la ofensiva que hemos presenciado en las últimas 24 horas.

Mientras tanto, habiendo sido concedidas muchas de las reivindicaciones iniciales del movimiento y sin plantearse objetivos nuevos y claros, algunas capas empezaron a vacilar. Esta tendencia se vio reforzada por el saqueo y la violencia sin sentido, que sin duda fue promovida y orquestada en su mayor parte por el Estado. En estas condiciones, y ante la perspectiva de luchar contra la represión estatal sin una organización o programa claro, una capa se habría retirado, dejando a los elementos más radicales potencialmente aislados en las calles.

Pero mientras las calles se han despejado en algunos lugares, como Almaty y la capital Nursultan, en otros lugares como Yanaozen y Aktau, las protestas continúan y se han renovado hoy. No se puede descartar que una vez que el movimiento haya superado su impacto, se radicalizará y dará nuevos pasos hacia adelante. Pase lo que pase, esto no es de ninguna manera el fin de la revolución kazaja. Al contrario, esto es solo el comienzo.

Inestabilidad por delante

Lo que estamos presenciando es un punto de inflexión en la historia de Kazajistán. El país, que durante años había sido destacado por la burguesía como modelo de estabilidad, entra ahora en una nueva etapa de inestabilidad, crisis y lucha de clases. La estrategia del régimen será contraatacar al movimiento a través de una combinación de represión violenta y concesiones económicas.

Kazajistán tiene algunas de las mayores reservas de cromita, wolframio, plomo, zinc, manganeso, plata y uranio del mundo. También cuenta con importantes reservas de bauxita, cobre, oro, mineral de hierro, carbón, gas natural y petróleo. Sobre la base de estas reservas, también ha construido un importante fondo soberano en el que puede recurrir para otorgar ciertas concesiones sociales y económicas.

Sin embargo, esto no será suficiente para comprar una estabilidad sostenida. Estos recursos dependen de una economía mundial que se encuentra en una situación desesperada. En 2014, cuando los precios del petróleo y los minerales comenzaron a bajar como resultado de la desaceleración del crecimiento económico en China y Occidente, el crecimiento del PIB de Kazajistán cayó del 4,2 al 1,2 por ciento. Una vez que golpeó la pandemia, la situación empeoró, ya que los precios aumentaron y el acceso a la asistencia social disminuyó para los más pobres. En el próximo período, la economía mundial se enfrentará a nuevas recesiones, que ejercerán presiones adicionales sobre la economía de Kazajistán, lo que significa que la clase dominante está destinada a atacar los niveles de vida para mantener su propia posición.

Durante dos décadas, el régimen kazajo, dirigido de manera bonapartista por Nursultan Nazarbayev, pudo mantener una estabilidad relativa sobre la base de una economía que crecía rápidamente y un crecimiento relativo de los niveles de vida, al menos para algunas partes de la población. Esa era, sin embargo, ha terminado. Si no quedó claro la semana pasada, ciertamente después de anoche, el régimen ha quedado completamente desacreditado y se verá cada vez más obligado a depender de la fuerza bruta para mantenerse, un hecho que a su vez empujará a más capas a la oposición. Así, el “orden” que Tokayev ha proclamado con tanto orgullo en NurSultan y Almaty, constituirá la base para un nuevo período de inestabilidad y lucha de clases.

¿Una revolución de colores?

Algunas personas de la izquierda se han apresurado a calificar el movimiento de la semana pasada en Kazajistán como una “revolución de colores», orquestada por Occidente como parte de un complot para aislar a Rusia. Según esta línea de opinión, lo que estamos presenciando es similar al movimiento reaccionario Maidan en Ucrania, que fue esencialmente un movimiento controlado por elementos fascistas y de extrema derecha incitados por Washington. Sin embargo, esa es una comparación superficial que ignora los hechos sobre el terreno en Kazajistán.

En todo caso, el movimiento que hemos presenciado en los últimos días ha sido notable por la presencia limitada que hemos visto de elementos liberales y pequeñoburgueses. A diferencia de los movimientos de protesta entre 2018 y 2020, las protestas de la semana pasada tuvieron un verdadero carácter revolucionario y fueron iniciadas por trabajadores, que jugaron un papel clave, así como por parados pobres y elementos de clase media baja.

El punto de partida y el epicentro inicial del movimiento fue en la región occidental de Mangistau, el corazón de las grandes compañías petroleras y hogar de una clase trabajadora industrial grande y poderosa con tradiciones de lucha. La región es el hogar de Yanaozen, una ciudad en la que decenas de miles de trabajadores petroleros se declararon en huelga en 2011 y esencialmente ocuparon la ciudad durante siete meses antes de ser brutalmente reprimidos por las fuerzas armadas. Es evidente que esta experiencia jugó un papel importante en el movimiento actual, que en gran medida se basó en las tradiciones de lucha de esa región.

Este impresionante desarrollo del movimiento en el espacio de unos días se explicó muy bien en una declaración del Movimiento Socialista de Kazajistán, que citaremos extensamente:

“Ahora hay un levantamiento popular real en Kazajistán. Desde el principio las protestas fueron de carácter social y de clase; la duplicación del costo del gas licuado en la bolsa de valores fue solo la gota que colmó el vaso. Después de todo, los hechos comenzaron de la misma manera en Yanaozen, por iniciativa de los trabajadores petroleros, que se convirtió en una especie de sede política de todo el movimiento de protesta.

“La dinámica de este movimiento es indicativa. Desde que comenzó como una protesta social, luego comenzó a expandirse, las organizaciones laborales utilizaron sus mítines para plantear sus propias reivindicaciones de un aumento del 100 por ciento en los salarios, cancelación de objetivos de producción irrazonables, mejora de las condiciones laborales y libertad de actividad sindical. Como resultado, el 3 de enero, toda la región de Mangistau se vio envuelta en una huelga general, que se extendió a la vecina región de Atyrau.

“Es de destacar que ya el 4 de enero, los trabajadores petroleros de la empresa Tengizchevroil, el 75 por ciento de la cual está controlada por multinacionales estadounidenses, se declararon en huelga. Fue aquí donde 40.000 trabajadores fueron despedidos en diciembre del año pasado y se planeó una nueva serie de despidos. Estos trabajadores fueron posteriormente apoyados durante la jornada por los trabajadores petroleros de Aktobe y las regiones de Kazajistán occidental y Kyzylorda.

“Además, en la noche del mismo día, comenzaron las huelgas de los mineros de la empresa ArcelorMittal Temirtau en la región de Karaganda, y de las fundiciones y de los mineros de cobre de la corporación Kazajmys, que ya puede considerarse una huelga general en toda la industria minera nacional del país. Y también hubo reivindicaciones de salarios más altos, una edad de jubilación más baja, el derecho a dirigir sus propios sindicatos y realizar huelgas.

“Al mismo tiempo, las concentraciones indefinidas ya habían comenzado el martes en Atyrau, Uralsk, Aktobe, Kyzyl-Orda, Taraz, Taldykorgan, Turkestán, Shymkent, Ekibastuz, en las ciudades de la región de Almaty y en la propia Almaty, donde el cierre de las calles resultó en un enfrentamiento abierto de manifestantes con la policía en la noche del 4 al 5 de enero, como resultado de lo cual el akimat [gobierno provincial] de la ciudad fue tomado temporalmente. Esto dio una excusa para que Kassym-Jomart Tokayev declarara el estado de emergencia.

“Cabe señalar que a estos discursos en Almaty asistieron principalmente jóvenes desempleados e inmigrantes internos que vivían en los suburbios de la metrópoli y tenían trabajos temporales o mal remunerados. Los intentos de calmarlos con promesas de reducir el precio del gas a 50 tenge, por separado para la región de Mangistau y Almaty, no han satisfecho a nadie.

“La decisión de Kassym-Jomart Tokayev de destituir al gobierno y luego destituir a Nursultan Nazarbayev del cargo de presidente del Consejo de Seguridad tampoco detuvo las protestas. Las manifestaciones masivas de protesta ya comenzaron el 5 de enero en los centros regionales del norte y este de Kazajistán, donde no habían estallado previamente, en Petropavlovsk, Pavlodar, Ust-Kamenogorsk, Semipalatinsk. Al mismo tiempo, se intentó asaltar los edificios de los akimatsregionales en Aktobe, Taldykorgan, Shymkent y Almaty.

“En Yanaozen mismo, los trabajadores formularon nuevas reivindicaciones en su manifestación indefinida, incluida la renuncia del presidente actual y de todos los funcionarios de Nazarbayev, la restauración de la Constitución de 1993 y las libertades conexas de formar partidos, el derecho a crear sindicatos, la liberación de presos y el cese de la represión. Inmediatamente se creó un Consejo de Ancianos, que se convirtió en una autoridad informal.

“Así, las reivindicaciones y consignas que ahora se utilizan en diferentes ciudades y regiones se difundieron a todo el movimiento y la lucha recibió un contenido político. También se está intentando crear comités y consejos sobre el terreno para coordinar la lucha”.

Lo que vemos muy claramente de lo anterior es el enorme papel de la clase trabajadora industrial de Mangistau, que esencialmente dirigió el movimiento y lo imbuyó de su propio programa político proletario y métodos de organización y lucha. Mientras tanto, las vagas reivindicaciones democráticas y nacionalistas de la oposición liberal respaldada por Occidente seguían siendo, en el mejor de los casos, periféricas.

En una entrevista muy interesante publicada en Zanovo-media, Aynur Kurmanov, uno de los líderes del Movimiento Socialista de Kazajistán en el exilio, responde a la afirmación de que se trataba de una conspiración orquestada por las potencias occidentales:

“Esto no es un Maidan, aunque muchos analistas políticos están tratando de presentarlo de esta manera ¿De dónde salió una autoorganización tan asombrosa? Se basa en la experiencia y tradiciones de los trabajadores. Las huelgas han sacudido la región de Mangistau desde 2008, y el movimiento de huelga comenzó en la década de 2000. Incluso sin ninguna aportación del Partido Comunista ni de cualquier otro grupo de izquierda, hubo reivindicaciones constantes para nacionalizar las compañías petroleras. Los trabajadores simplemente vieron con sus propios ojos a qué estaban conduciendo la privatización y la toma de control capitalista extranjera. En el curso de estas manifestaciones anteriores, adquirieron una enorme experiencia en términos de métodos de lucha y solidaridad. Vivir en el desierto hizo que la gente se mantuviera unida. Fue en este contexto que la clase trabajadora y el resto de la población se unieran. Las protestas de los trabajadores en Yanaozen y Aktau marcaron la pauta para otras regiones del país. Las yurtas y tiendas de campaña, que los manifestantes empezaron a instalar en las principales plazas de las ciudades, no se tomaron en absoluto de la experiencia del “Euromaidan»: estuvieron en la región de Mangistau durante las huelgas locales del año pasado. La población misma trajo agua y comida para los manifestantes”.

Los trabajadores de la región de Mangistau no solo no están confabulados con el imperialismo estadounidense, ¡tienen una rica tradición de lucha contra las multinacionales occidentales! Esto no quiere decir que no haya organizaciones burguesas “liberales” y nacionalistas que estén tratando de capitalizar el movimiento, pero una cosa es cierta: no lo iniciaron y no lo controlan.

Kazajistán, Rusia y Occidente

Sería incorrecto presentar a Kazajistán como un país dominado por Rusia. El régimen kazajo de Nazarbayev pasó 30 años haciendo un juego de equilibrio entre Rusia, EE. UU., China e incluso Turquía, enfrentando a cada potencia entre sí para obtener el mejor trato para sí misma. De hecho, no es Rusia, sino los EE. UU., debido a las inversiones de Chevron y ExxonMobil, quien ocupa el primer lugar entre los inversores extranjeros en Kazajistán. La propia Chevron es el mayor inversor en Kazajistán.

Mientras tanto, la mayor parte de la gran riqueza en el extranjero del establishmentkazajo se almacena en Occidente y en los países del Golfo. La principal política interna de Nursultan Nazerbayev no era el nacionalismo kazajo antioccidental, sino antirruso, lo que ha provocado un peligroso abismo entre los hablantes de kazajo y ruso del país.

No hay un supuesto complot para que el imperialismo estadounidense entre en Kazajistán, ¡ya está allí y se está beneficiando bien de su presencia! También lo es la clase dominante de Kazajistán. Esta relación quedó clara en la dócil declaración del portavoz del Departamento de Estado de EE. UU., Ned Price, quien dijo que EE. UU. “… espera que el gobierno de Kazajistán pronto pueda abordar problemas que son fundamentalmente de naturaleza económica y política” ¡Price continuó enfatizando que Estados Unidos es un “socio” de la nación de Asia Central!

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony J. Blinken, quien habló con el ministro de Relaciones Exteriores de Kazajistán, Mujtar Tileuberdi, “reiteró el pleno apoyo de Estados Unidos a las instituciones constitucionales y a la libertad de prensa de Kazajistán y abogó por una resolución de la crisis pacífica y respetuosa con los derechos”. Estas no son las palabras de una potencia imperialista beligerante que intenta abrirse camino en Kazajistán, sino de una potencia imperialista que está nerviosa por la futura estabilidad de ese país y la capacidad del régimen kazajo para garantizar la seguridad de sus intereses. En todo caso, revela la impotencia de Occidente para intervenir, incluso si quisiera hacerlo.

Mientras tanto, Rusia sigue con nerviosismo los acontecimientos en Kazajistán. Similar al reciente movimiento de masas en Bielorrusia, el movimiento kazajo representa una amenaza para la estabilidad de Rusia, donde las masas sufren condiciones similares. Por lo tanto, la intervención de las fuerzas rusas tiene un importante propósito interno. Sin embargo, esto no significa que Putin no exigirá un cierto “pago” por salvar al régimen de Kazajistán, tal como exigió obediencia al régimen de Bielorrusia. Sin embargo, Estados Unidos no podrá hacer nada al respecto. Más bien, es probable que dependa cada vez más de Rusia para proteger sus intereses en el país.

¿Qué camino seguir?

Lo que estamos presenciando no es una revolución de colores, una conspiración de la CIA, ni un enfrentamiento entre diferentes sectores de la clase dominante kazaja. Es un genuino movimiento revolucionario de los trabajadores, la juventud, los pobres y los desposeídos.

Se basa en el programa y los métodos organizativos de lucha desarrollados por las capas más avanzadas de la clase trabajadora industrial. Estos métodos (huelgas, concentraciones masivas, etc.) y un programa de reivindicaciones económicas, sociales y democráticas resultaron altamente efectivos, como lo demuestra la rapidez con la que avanzó el movimiento, amenazando con derribar todo el edificio del Estado en cuatro días.

Sin embargo, la cuestión de la dirección y de la organización sigue siendo la principal debilidad del movimiento. Sin una organización nacional de la clase obrera, el movimiento fue incapaz de extender las huelgas al nivel de una huelga general revolucionaria nacional; o de responder a las rápidas maniobras del régimen. Tampoco pudo organizar una campaña sistemática para ganarse de manera decisiva a los rusohablantes, que representan poco menos del 20 por ciento de la población.

En el próximo período, particularmente si somos testigos de una retirada general de las calles de las capas más amplias de las masas, los elementos liberales burgueses intentarán sin duda secuestrar lo que quede del movimiento. Dada la falta de un partido y una dirección obreros nacionales sólidos para contrarrestar sus maniobras, incluso pueden tener éxito. Sin embargo, la lucha entre estas diferentes tendencias en el movimiento no está determinada de antemano. Caracterizar al actual movimiento como reaccionario equivale ahora a capitular en tal lucha desde el principio. En cambio, lo que se necesita es que los elementos revolucionarios más avanzados extraigan las lecciones de estos eventos y comiencen la lucha para construir una dirección revolucionaria, basada en los elementos más avanzados de la clase trabajadora y la juventud.

Aquí, tenemos que estar en desacuerdo con Aynur Kurmanov, a quien citamos anteriormente, quien parece sugerir que, incluso si las fuerzas de oposición burguesas liberales llegan al poder, esto de alguna manera podría beneficiar a la clase trabajadora. En la entrevista anterior, dice:

“Los grupos de izquierda existentes en Kazajistán son más como círculos y no pueden influir seriamente en el curso de los acontecimientos. Las fuerzas oligárquicas y externas intentarán apropiarse o al menos utilizar este movimiento para sus propios fines. Si ganan, comenzará la redistribución de la propiedad y el enfrentamiento abierto entre varios grupos de la burguesía, una “guerra de todos contra todos”. Pero, en cualquier caso, los trabajadores podrán conseguir ciertas libertades y obtener nuevas oportunidades, incluso para la creación de sus propios partidos y sindicatos independientes, que facilitarán la lucha por sus derechos en el futuro”. (énfasis nuestro).

Debemos advertir contra cualquier ilusión al respecto. No se puede considerar de ninguna manera que la clase obrera y el movimiento revolucionario promuevan la llegada al poder de las fuerzas liberales burguesas. El papel de la oposición liberal “democrática” es diluir la naturaleza de clase del movimiento y las contradicciones de clase en la sociedad en general. Como demuestran la experiencia de la Liga Nacional para la Democracia en Birmania, el movimiento Maidan en Ucrania y las experiencias de innumerables revoluciones, el papel de la oposición liberal es salvar el sistema. Son enemigos de las masas y, como revolucionarios, debemos luchar para no dar concesiones a estas fuerzas. Cualquier colaboración o incluso voluntad de colaborar con tales reaccionarios desacreditará y socavará el movimiento. La llegada al poder de una banda diferente de oligarcas capitalistas no resolvería ninguno de los problemas a que se enfrentan las masas trabajadoras. Independientemente de su pretensión de ser ‘democráticos’ y ‘liberales’, no hay garantía alguna de que al llegar al poder estos caballeros (muchos de los cuales formaban parte del régimen de Nazarbayev no hace mucho tiempo) no aplicarán las mismas medidas y usarían los mismos métodos para prohibir los partidos políticos y sindicatos de izquierda, encarcelar a activistas de izquierda y trabajadores, y responder a las movilizaciones masivas con represión.

La masa de trabajadores y pobres solo puede confiar en su propia fuerza para terminar la revolución kazaja. En cuestión de días, sobre la base de métodos y demandas proletarios radicales, han logrado más de lo que cualquier ONG liberal hubiera soñado lograr en la última década. Han conseguido una serie de victorias y han expulsado al gobierno en funciones y al viejo dictador. Solo sobre la base de profundizar esta lucha pueden prepararse para terminar el trabajo y derrocar a todo el régimen corrupto.