Italia: protesta del 16 de octubre en Roma: una respuesta masiva a la provocación fascista

El fin de semana pasado, Italia fue testigo de una de las mayores manifestaciones de los últimos 20 años, ya que más de 200.000 personas se manifestaron para una protesta antifascista masiva en Roma.

Esta fue una respuesta colosal a un ataque contra la sede nacional del sindicato CGIL una semana antes por parte de la organización neofascista Forza Nuova. La magnitud de esta manifestación muestra la fuerza real de la clase trabajadora. Solo la lucha de clases puede derrotar al fascismo.

El 16 de octubre, 200.000 trabajadores y jóvenes participaron en la manifestación nacional convocada por los sindicatos CGIL, CISL y UIL en Roma. La Piazza San Giovanni, la plaza donde tuvo lugar la manifestación, es el lugar tradicional de las grandes manifestaciones convocadas por los sindicatos. Esta protesta, sin embargo, fue uno de los eventos de este tipo más grandes de los últimos 20 años.

Una semana antes de la protesta, la sede nacional de la CGIL, el sindicato más importante de Italia, fue atacada por una pandilla fascista perteneciente a la organización neofascista Forza Nuova. Esto ocurrió cuando Forza Nuova encabezó una manifestación de unos pocos cientos de personas contra la introducción de las nuevas medidas del «pase verde».

Los fascistas irrumpieron en la entrada del edificio, destruyeron las oficinas así como ordenadores y muebles. Pasaron por las oficinas, piso por piso, abriéndose paso a patadas a través de las puertas y destruyendo obras de arte y pinturas dedicadas a acontecimientos relacionados con la historia del movimiento obrero. El ataque se llevó a cabo bajo la atenta vigilancia de la policía, que ni siquiera movió un dedo para evitar que los fascistas hicieran estragos.

Lo que sucedió el 9 de octubre expuso claramente el papel del Estado. Por un lado, las fuerzas armadas del Estado se emplean regularmente para defender las fábricas, las empresas y a sus patrones cuando son los trabajadores los que están contraatacando. Por otro lado, el Estado no hace ningún esfuerzo por obstaculizar y, de hecho, tiende a ayudar a los ataques a las organizaciones obreras.

El ataque inmediatamente vino a la mente de muchos de los acontecimientos de hace exactamente 100 años. En ese momento, los fascistas operaban sin ser molestados en todo el país, devastando e incendiando las sedes de las organizaciones políticas obreras y los sindicatos. Claramente, la situación actual es muy diferente y no se vislumbra ningún peligro inmediato de fascismo. Sin embargo, los vídeos del ataque publicados en la televisión fueron bastante impactantes.

Es por ello que los trabajadores se movilizaron de inmediato en defensa de su sindicato, a pesar de todas las críticas que tienen hacia sus dirigentes. Una cosa es entender que los dirigentes sindicales han llevado a cabo políticas moderadas demasiadas veces en los últimos años. Otra muy distinta es permitir que alguien destruya la sede del sindicato. Esta fue la actitud que impulsó a muchos trabajadores de todo el país a responder positivamente al llamamiento a la acción de los sindicatos.

El 16 de octubre, trenes y autobuses de todo el país llegaron a Roma para la manifestación, con un ambiente increíblemente combativo. Se cantaron canciones de la tradición partisana de 1943-1945, junto con lemas, pancartas y carteles antifascistas. Un rugido recorrió la plaza cuando el secretario nacional de la CGIL, Landini, pidió la disolución de Forza Nuova, junto con todas las demás organizaciones neofascistas. Todos en la plaza escucharon atentamente su discurso.

Sin embargo, la manifestación terminó sin que los dirigentes sindicales presentaran una perspectiva clara para la continuación de la lucha. Por el contrario, la dirección sindical ha confiado plenamente la lucha contra el fascismo al gobierno de Draghi, de la misma manera que lo ha hecho para la lucha económica en los últimos años, con resultados terribles.

Aquí es donde nosotros, los marxistas, estamos interviniendo. La única forma en que el sindicato puede defender realmente sus sedes y las organizaciones obreras es ampliando su base de apoyo. Recientemente, su base se ha reducido precisamente por las políticas moderadas que han seguido los dirigentes sindicales. Pero si una capa cada vez mayor de trabajadores ve que los sindicatos están realmente dispuestos para luchar contra el desempleo y los despidos, por salarios adecuados y condiciones de trabajo decentes, entonces aumentaría el número de trabajadores dispuestos a defender el sindicato. En última instancia, los fascistas solo pueden ser derrotados mediante la lucha de clases. Por eso, nuestro lema es que la CGIL convoque una huelga general.

stall Image Sinistra Classe Rivoluzione

Con esta consigna, militantes de la sección italiana de la CMI, Sinistra Classe Rivoluzione, participaron en la manifestación. Más de 100 camaradas de toda Italia estuvieron presentes en la manifestación. Nuestras consignas fueron bien recibidas en la protesta, como lo demuestra el hecho de que se vendieron más de 700 ejemplares del periódico Rivoluzione. ¡Y eso no es todo! La mesa que pusimos en la manifestación con material político y teórico llamó mucho la atención: vendimos libros y folletos por valor de más de 400 € y varias personas nos dijeron que querían seguir hablando con nosotros después del evento.

Esta manifestación solo puede ser el comienzo. El gobierno de Draghi está preparando nuevos ataques contra la clase trabajadora, como recortes de pensiones y de la ayuda social. Hay muchos trabajadores, incluidos tres millones de trabajadores del sector público y de la educación, que aún esperan la renovación de los convenios colectivos. Pero incluso los convenios recientemente renovados y aprobados por el sindicato no satisfacían las necesidades de los trabajadores. La inflación está aumentando rápidamente. En Italia, los salarios reales no solo no han aumentado en los últimos 30 años, sino que su poder adquisitivo ha disminuido en un 2,9%.

La explotación y la aceleración de los ritmos en el centro de trabajo continúan aumentando notablemente. Las condiciones de trabajo continúan deteriorándose, como lo demuestra el hecho de que 772 personas murieron mientras trabajaban solo en los primeros ocho meses de 2021.

La manifestación del 16 de octubre fue una tremenda respuesta a la provocación fascista. Pero la ira se acumula en la clase trabajadora, especialmente por el constante empeoramiento de las condiciones de vida y de trabajo. ¡Nuestra lucha para que la CGIL adopte el programa y las tácticas de lucha que los trabajadores necesitan ha sido revitalizada por la confianza con que tomamos de esta manifestación y en la nueva generación de trabajadores que se está preparando para levantar la cabeza!