Irán: el movimiento ha sido contenido, pero la lucha apenas comienza

0
17

Han pasado dos semanas desde la erupción de las protestas en todo Irán después de que el régimen introdujera un recorte sorpresa en los subsidios al combustible. A pesar de la heroica lucha de la gente en las calles, el movimiento fue aplastado por el régimen en cinco días. Pero esto estuvo lejos de ser una victoria triunfante para un régimen que ahora es más débil que nunca.

A medida que se levantó el sofocante bloqueo de Internet y comenzaron a llegar informes de todo el país, está surgiendo una imagen espantosa de niveles sin precedentes de la violencia del Estado.

Un vídeo, que se difundió ampliamente, muestra a un grupo de fuerzas estatales golpeando repetidamente a un joven con un hacha y luego disparándole tres veces. Otro informe explicó cómo un conocido partidario del gobierno local arrojó el cuerpo carbonizado en una farmacia. Después de los acontecimientos, todas las personas que estaban presentes en la farmacia y que reconocieron a la víctima fueron arrestadas.

Entre los asesinados había muchos jóvenes de entre 12 y 13 años, junto con el asesinato de una niña de siete años. En algunos lugares, los matones del régimen dispararon con ametralladoras indiscriminadamente contra las multitudes que protestaban pacíficamente y los transeúntes, mientras que en un caso en Behbahan, se informó que se usó un tanque contra los manifestantes. Muchas áreas parecían zonas de guerra, con todas las carreteras pavimentadas explotadas y rotas.

Si bien el régimen y las organizaciones internacionales como Amnistía Internacional sitúan a los muertos entre 100 y 200 personas, la cifra real es muy, muy superior. Uno de los muchos informes que circularon después del levantamiento del bloqueo del Internet decía:

“Mi esposa trabaja en los quirófanos de uno de los hospitales de Isfahan. La semana pasada, muchos de sus compañeros de trabajo que estaban en el turno de la tarde se quedaron hasta la mañana. A través de nuestras conexiones descubrimos que habían llevado a muchos muertos a los hospitales, pero debido al caos no había estadísticas adecuadas de éstos… Cuando [mi esposa] regresó de su turno, dijo que había muchos muertos. Estaba llorando. Ella nunca había visto algo así. Las personas que trabajan en el quirófano están algo acostumbradas a ver morir a las personas, pero vieron tantas escenas atroces que [ella] quedó completamente en shock. Ella dijo que habían recibido 20-25 de esas personas en esos dos días [sábado y domingo 16-17 de noviembre]. Estas eran personas que habían muerto camino al hospital. No tenía información sobre las personas que habían sido asesinadas en el lugar y sus cadáveres llevados allí. Y esto fue solo de un barrio: Malak Shah en Isfahan. Incluso si [asumiéramos que este hospital en particular fue un caso especial], considerando que Isfahan tiene más de 20 hospitales, las cifras son aterradoras. Además, la cantidad de heridos [en el hospital] fue de aproximadamente 140-150″.

Otro informe de los hospitales Shiraz y Ahvaz puso la cifra de fallecidos en alrededor de 100-150 para esas ciudades. Cifras similares han sido citadas de Teherán. Estos números provienen de fuentes hospitales o policiales, que solo pintan una imagen parcial, tratando con personas asesinadas en el lugar o de camino al hospital. Además, no ha habido informes de cuántos murieron por sus heridas más tarde. Las cifras reales a nivel nacional podrían ser 500 o más. El régimen exige tarifas exorbitantes para entregar los cadáveres de estos 500 a sus familias.

Al mismo tiempo, el propio régimen ha publicado cifras de 4.800 heridos. Una vez más, estas son cifras conservadoras, sin contar a los que no fueron al hospital, donde las fuerzas estatales acamparon, arrestando a los que buscaban atención por sus heridas. La cantidad de heridos es tan alta que las instituciones de salud han estado haciendo llamadas de emergencia para que las personas donen sangre ya que las reservas se están agotando.

Además, un miembro del parlamento afirmó que 7.000 personas han sido arrestadas. Muchas de éstas han sido alojadas en la famosa prisión de Fashafuyeh, donde 15.000 criminales están encarcelados en condiciones de barbarie, predominantemente por delitos relacionados con drogas. No sería un error suponer que alrededor de 10.000 personas fueron asesinadas, heridas o arrestadas por el régimen en la represión. Estas cifras son aún más impactantes considerando que la cifra total de personas en las calles, según lo informado por el régimen, no fueron más de 170.000-200.000. La persecución todavía continúa, y los jóvenes que se cree que participaron en las protestas están siendo perseguidos en todo el país.

Estos (predominantemente) jóvenes han experimentado una vida de violencia en forma de desempleo, austeridad y pobreza. Se les ha dejado pudrirse sin futuro a la vista por una clase dominante que no hace nada más que saquear e intrigar. Y cuando finalmente comienzan a expresar su dolor y sus quejas (y, sí, incendian algunas estaciones de servicio y bancos, que son instituciones clave en el frenesí de saqueo de la clase dominante), se encuentran con la mayor brutalidad. Y ahora nos dicen que estas personas son los matones y los delincuentes.

Lo sorprendente es, de hecho, no la violencia de los manifestantes, sino la moderación que mostraron teniendo en cuenta las condiciones que se vieron obligados a soportar. La gran mayoría de los manifestantes eran pacíficos y estaban desarmados. Además, muchos de los bancos y estaciones de servicio fueron incendiados por los propios provocadores del régimen. Un informe ciudadano de un incidente en Karaj, una ciudad industrial a las afueras de Teherán, afirmó que las fuerzas armadas arrestaron a un gran grupo de personas y luego procedieron a incendiar un banco cercano.

La respuesta del régimen fue totalmente lo contrario de pacífica y moderada. Esta es la represión más violenta del régimen desde el terror contrarrevolucionario que llevó a cabo en la década de 1980. Fue una represión mucho más violenta que la del Movimiento Verde de 2009, que en su apogeo tuvo millones de participantes. Lo que revela es el aislamiento y el miedo extremo del régimen. Los vídeos que confirman esto han sido distribuidos por empleados de la judicatura, las fuerzas especiales y otras fuentes.

Es natural, dada la cantidad de violencia, propaganda mediática y amenazas de convertir a Irán en una nueva Siria, que muchas personas no salieron a las protestas. De hecho, dada la falta de cualquier forma de organización, dirección o medios de comunicación eficientes, es un testimonio de la fuerza del movimiento que todavía salieron 200.000. Según los Guardias Revolucionarios, la mayoría de ellos eran hombres y mujeres jóvenes, pobres y desempleados de las zonas obreras. Pero estas capas reflejaban la misma ira e insatisfacción que prevalece en todas las masas trabajadoras. Estos estados de ánimo solo se han profundizado y extendido a capas más amplias por la escala de violencia utilizada por el Estado.

El régimen

Pero la «victoria» del régimen, declarada triunfalmente día y noche en todos los canales de televisión durante la semana pasada, parece ser hueca. Después de acabar con el movimiento, el régimen intentó consolidar su victoria organizando una serie de manifestaciones «espontáneas» en favor del régimen del «pueblo» contra los «alborotadores», que tuvo lugar el lunes 25 de noviembre. Estaban en la misma línea que las marchas a favor del régimen el 30 de diciembre de 2009, que se utilizaron como una medida para aplastar el Movimiento Verde, que había alcanzado su apogeo unos días antes. En aquel entonces, los participantes en las manifestaciones a favor del régimen se contaban en cientos de miles, tal vez incluso millones.

Esta vez, sin embargo, las manifestaciones, que fueron promovidas durante cuatro o cinco días en la mayoría de los medios de comunicación, y que tuvieron detrás de ellas toda la fuerza del aparato estatal, resultaron ser un gran fracaso. En Teherán, la protesta, que se realizó entre Plaza de Enghelab y Plaza Ferdows, según los cálculos más generosos, no tenía más de 100.000 personas, ¡un número muy pequeño para Teherán y sus afueras, que tiene 15 millones de personas! Incluso entonces, además de los trabajadores públicos que se habrían visto obligados a salir, la mayoría de ellos habrían sido personas pobres sobornadas para asistir. Incluso entonces, el régimen tuvo que llevar a cabo una serie de medidas desesperadas para «llenar la calle». Por ejemplo, todas las líneas de metro se detuvieron misteriosamente, por razones «técnicas», cuando llegaron a las estaciones de metro cercanas. Los escolares y estudiantes universitarios también fueron llevados a la manifestación por sus maestros. Un estudiante informó que alguien irrumpió en la biblioteca de la universidad cercana donde estaba estudiando, diciéndoles que la biblioteca y todas las instituciones cercanas tenían que cerrarse y la gente tenía que irse. Mientras tanto, muchas personas que fueron retratadas como manifestantes en los medios eran transeúntes comunes. Tal fue la humillación que, a pesar de tener muchos helicópteros de noticias en el aire, no se mostraron imágenes aéreas en la televisión. La mayoría de las imágenes en los periódicos fueron tomadas desde el frente de las manifestaciones en un ángulo muy estrecho para dar la impresión de una calle llena de manifestantes. En Tabriz, una ciudad de 1,5 millones que fue uno de los pocos lugares señalados y agradecidos por el presidente Rouhani por salir en defensa del régimen, ¡menos de 500 personas salieron!

El Movimiento Verde de 2009 estuvo dominado por elementos de clase media y fue liderado por el movimiento reformista liberal, que no era atractivo entre los pobres. El régimen utilizó esto, junto con su habitual propaganda antiimperialista, para reunir a estas pobres capas detrás suya. Esta vez, sin embargo, son los pobres y los hambrientos quienes están en las calles. Y el régimen, a pesar de todos sus sobornos y amenazas habituales, no pudo movilizar ninguna fuerza significativa. Si bien en esta etapa no hay sentimientos proimperialistas significativos entre el pueblo, también está claro que la retórica antiimperialista del régimen ya no funciona como solía hacerlo. Décadas de ataques de los mulás a los niveles de vida, quienes gozan de un nivel de vida extravagante, han vaciado el suelo debajo de sus pies. Sus pretensiones piadosas están completamente fuera de sincronía con la corrupción diaria y el nepotismo que llevan a cabo a simple vista. A esto se suma la brutalidad desatada contra las capas más pobres y vulnerables de la sociedad. Todo esto ha dado un golpe irreparable al régimen.

En el pasado, el régimen solía cambiar entre gobiernos conservadores de línea dura y gobiernos reformistas más liberales para dirigir la insatisfacción en la sociedad por los canales oficiales. Pero la verdadera naturaleza de todos los campos políticos quedó completamente expuesta la semana pasada, cuando todas las facciones se unieron para reprimir el movimiento.

El propio presidente Hassan Rouhani llegó al poder a raíz de un gran estado de ánimo anti-establishment, que amenazaba con desbordarse. Al presentarse como un demócrata liberal, ganó en 2013 sobre la base de prometedores niveles de vida más altos, liberando prisioneros políticos y aumentando los derechos democráticos, en particular la libertad de prensa y libertad de expresión, y la apertura de Internet. Pero en la última semana, probablemente llevó a cabo ataques más duros contra el nivel de vida, tomó más prisioneros políticos y restringió los canales democráticos, incluido el Internet, que cualquier otro presidente en los 40 años de historia de la República Islámica.

Todos los principales políticos reformistas también se unieron detrás del régimen. El más popular de ellos, el ex presidente Mohammad Jatamí, que ha sido promovido como un hombre de paz, democracia y derechos humanos, no emitió ninguna declaración hasta el martes 26 de noviembre. Incluso entonces, apoyó la línea del régimen, con algunas advertencias como: «necesitamos saber cuántos eran agentes extranjeros y cuántos eran iraníes comunes en las calles». Esto revela la verdadera naturaleza traidora de los demócratas liberales, que siempre temen al movimiento revolucionario de las masas mucho más que a la dictadura más reaccionaria.

Mientras tanto, la posición del ala dura del régimen alrededor del Líder Supremo Ali Jamenei y los Guardias Revolucionarios, no es mejor. No solo respaldaron por completo la decisión del gobierno de recortar los subsidios al combustible, sino que estuvieron en la primera línea de la represión, con algunos de sus portavoces prominentes, como el editor del periódico Kayhan, Hossein Shariatmadari y el ex candidato presidencial de línea dura Ebrahim Raisi, pidiendo la ejecución de los detenidos. Otros «expertos» islámicos de línea dura han estado en la televisión exigiendo que les amputen los brazos y las piernas.

La pérdida de legitimidad ha llevado al régimen a una profunda crisis y las divisiones comienzan a aparecer por arriba. Los políticos y funcionarios de línea dura han atacado cada vez más al gobierno por no llevar a cabo los recortes «de la manera correcta» y no preparar a la población. Mientras tanto, los políticos reformistas han atacado a los intransigentes por censurar a los medios. En el parlamento, que está listo para las elecciones en unos pocos meses, ha habido una serie de enfrentamientos. El inconformista diputado Ali Motaharri ha presentado un proyecto de juicio político contra el ministro del interior por su tratamiento de las protestas. Mientras tanto, los parlamentarios de línea dura persiguen la destitución del ministro de petróleo por no frenar el contrabando de gasolina, un factor que se utilizó como excusa para aumentar los precios del combustible. El ministro de educación también se arriesga a la destitución, mientras que el ministro de agricultura renunció a principios de la semana pasada para evitar la destitución por no haber frenado la inflación de los productos agrícolas, entre otras cosas.

En el período previo a las nuevas elecciones parlamentarias, los parlamentarios de todas las partes están tratando de distanciarse del establishment. Habibollah Keshtzar, diputado de Behbahan, una zona pobre donde muchos murieron en enfrentamientos recientes, atacó al gobierno diciendo:

«En lugar de meter las manos en los bolsillos de las personas, podría haber ahorrado dinero al frenar el desperdicio en el presupuesto, al detener los viajes innecesarios y costosos en el extranjero y al combatir la extravagancia de algunos miembros de su administración».

También criticó a Rouhani por hacer que «los necesitados que anhelan el pan, paguen el precio» por los planes del gobierno. Mohammad Golmoradi, diputado de Mahshahr, otra ciudad pobre con muchas víctimas, se peleó en el parlamento después de preguntarle al gobierno, en referencia a la violencia del Estado: «¿Qué nos hiciste que el idiota Shah no hizo?»

Todos estos son señales de un régimen que lucha por su supervivencia. En el próximo período, estas divisiones se profundizarán. Mientras tanto, nada se ha resuelto sobre el terreno, donde la situación empeora día a día. Contrariamente a las promesas del régimen, los aumentos del precio del combustible ya están dando lugar a alzas de precios. Según IRNA, la agencia de noticias controlada por el Estado, el coste del transporte y el precio de algunos artículos, huevos, frutas y verduras, ya han aumentado entre 25-50 por ciento desde el 15 de noviembre. Otra tienda oficial afirmó que el poder adquisitivo de una familia de clase trabajadora ordinaria ha disminuido en un 10 por ciento en el mismo período.

El régimen ha prometido movilizar a la milicia Basij para imponer controles de precios, pero eso es utópico. La inflación no puede ser controlada por la fuerza. Si el régimen intenta introducir controles, solo significará la descarga de los mayores costos de combustible sobre los hombros de las pequeñas empresas, la mayoría de las cuales ya están al borde de la bancarrota. Esto es algo que el ex Shah intentó poco antes de ser derrocado. No hace falta decir que esto tampoco resolvería los problemas del régimen actual. Los recortes de subsidios son parte de un plan ideado por el FMI durante la presidencia de Mahmoud Ahmadinejad, que el gobierno actual asumió. Después de los precios del combustible, el plan apunta a reducir los subsidios a otros bienes básicos como el gas doméstico. Todos estos ataques aumentarán las crecientes contradicciones de clase y aislarán aún más al régimen.

Un período nuevo

Independientemente del resultado inmediato, estas protestas han abierto un nuevo capítulo de la lucha de clases en Irán. Grandes capas nuevas que previamente habían sido pasivas o incluso pro-régimen de una forma u otra, se están moviendo hacia una fuerte oposición. La reacción a la represión violenta ha pasado del shock y la incredulidad a la ira. Esta ira está buscando una salida. En los últimos días, más de tres millones de personas han visto un vídeo de 15 minutos, realizado por un ex clérigo opositor, Hassan Aghamiri, en Instagram.

En el vídeo, Aghamiri, quien recientemente fue despojado de su atuendo clerical y condenado a una sentencia suspendida de dos años por sus opiniones contra el régimen, tiene un tono amargo y desafiante, ataca al régimen por solo llevar la miseria a las masas con su corrupción, arrogancia y autoritarismo. Si bien Aghamiri no necesariamente muestra un camino a seguir para las masas iraníes, su popularidad refleja el estado de ánimo entre las masas. Dadas las extremas presiones sociales y económicas, y la falta de dirección de la clase trabajadora, estos elementos accidentales podrían ser impulsados y convertirse en un punto focal para un movimiento más amplio.

Fue exactamente esta falta de organización, dirección y programa lo que finalmente aisló a los jóvenes en las calles. Estas son debilidades comprensibles para las capas que no han visto ninguna actividad política significativa en los últimos 40 años.

La táctica del régimen era doble. En primer lugar, intentó forzar a la mayor cantidad posible de personas a mantenerse alejadas de las calles y evitar físicamente que el movimiento se reuniera en cantidades suficientemente grandes para resistir la represión. En segundo lugar, trató de aislar el movimiento empujándolo hacia un comportamiento más violento y afirmar que el movimiento estaba haciendo consciente o inconscientemente el juego al imperialismo estadounidense. Si el movimiento hubiera estado más organizado, habría podido operar a una escala mucho mayor y evitar las muchas muertes trágicas.

Además, si tuviera un programa claro con demandas sociales y económicas atractivas para todas las capas oprimidas (en particular la clase trabajadora), oponiéndose al imperialismo estadounidense y señalando una forma clara de tomar el poder en el propio Irán, podría haber traspasado la propaganda del régimen y llevado a las masas a derrocar el sistema. La entrada de la clase trabajadora en la escena, con una huelga general abierta, habría cambiado todo y habría arrodillado al régimen.

Como podemos ver, no importa cuán valientes y abnegados sean los jóvenes, hay límites a lo que pueden lograr mediante combates aislados en las calles. Pero los ejércitos derrotados aprenden bien. Las lecciones amargas mencionadas anteriormente están siendo procesadas y absorbidas por una nueva generación de jóvenes revolucionarios en las cárceles y en las zonas pobres y obreras en todo Irán.

La lucha no ha terminado. El movimiento actual fue derrotado, pero solo a costa de una profunda crisis de legitimidad para el régimen. Esto en sí mismo abre la puerta para que surjan nuevos movimientos en el próximo período ¡La tarea urgente de todos los revolucionarios iraníes es precisamente construir la dirección  que faltó esta vez! Una dirección que no solo puede derrocar al régimen actual, sino también al sistema capitalista, que es la causa principal de toda podredumbre y decadencia de la sociedad iraní.