Hay que abrir un debate sobre la táctica revolucionaria

0
148

Desde el llamado ”conflicto del campo” hasta acá, sectores de la burguesía han cerrado filas detrás de la oposición de derecha para enfrentar al heterogéneo movimiento kirchnerista desde los caminos institucionales. En el Parlamento, interminablemente intentaron frenar, e intentan frenar, leyes progresivas como la reestatización de Aerolíneas Argentinas –que supuestamente era mejor que quebrara, eso decían los cavernarios parlamentarios de la oposición de derecha  por todos los medios, terreno en el cual se mueven muy bien. Y también de la mano de algunos jueces y funcionarios judiciales frenan la aplicación de Ley de Medios.

¿Qué relación mantienen los comunistas con respecto a los proletarios en general?
Los comunistas no forman un partido aparte, opuesto a los otros partidos obreros.
No tienen intereses algunos que no sean los intereses del conjunto del proletariado.
No proclaman principios sectarios a los que quisieran amoldar el movimiento proletario.
Los comunistas sólo se distinguen de los demás partidos proletarios en que, por una parte, en las diferentes luchas nacionales de los proletarios, destacan y hacen valer los intereses comunes a todo el proletariado, independientemente de la nacionalidad; y, por otra parte, en que, en las diferentes fases de desarrollo por el que pasa la lucha entre el proletariado y la burguesía, representan siempre los intereses del movimiento en su conjunto.
Carlos Marx y Federico Engels : El Manifiesto Comunista
 

Decididamente esta cita debe hacer reflexionar a los que nos consideramos parte de la izquierda. Desde el llamado ”conflicto del campo” hasta acá, sectores de la burguesía han cerrado filas detrás de la oposición de derecha para enfrentar al heterogéneo movimiento kirchnerista desde los caminos institucionales. En el Parlamento, interminablemente intentaron frenar, e intentan frenar, leyes progresivas como la reestatización de Aerolíneas Argentinas –que supuestamente era mejor que quebrara, eso decían los cavernarios parlamentarios de la oposición de derecha por todos los medios, terreno en el cual se mueven muy bien. Y también de la mano de algunos jueces y funcionarios judiciales frenan la aplicación de Ley de Medios.

Los medios de comunicación son parte de una vorágine de ataques constantes, en especial el monopolio Clarín y sus secuaces, tanto que si uno se dispone a leer el diario Clarín desde una visión crítica, se observa que es un mediocre folleto anti K. Sin duda, que a esta altura queda claro que sueñan con un gobierno débil que actúe como su títere para, más tarde o temprano, reemplazarlo por otro que sea directamente un agente del imperialismo.

Pero se han encontrado con una respuesta decidida por parte de las bases que acompañan el proyecto kirchnerista, demostrando la vitalidad y el entusiasmo de miles, como por ejemplo en el último acto de la  CGT donde hubo aproximadamente 300 mil trabajadores, o el impresionante acto en que se convirtió el velatorio de Néstor Kirchner con miles de jóvenes desfilando en apoyo al proyecto y reclamando la profundización del modelo por más igualdad y justicia social. Como muy bien fue reflejado en nuestra Editorial de diciembre del 2010:

 

“El fallecimiento de Néstor Kirchner se ha convertido en un fortísimo dolor de cabeza para la oposición, que pensaba que con la desaparición de su figura principal el oficialismo quedaba seriamente debilitado. La realidad es que el kirchnerismo se ha fortalecido tras la muerte de Kirchner, acelerando una tendencia iniciada a comienzos del 2010. Probablemente, Cristina vencería en una primera vuelta si las elecciones presidenciales se celebraran hoy. Además del aumento de la simpatía hacia el gobierno, hay un incremento en la militancia de las organizaciones y movimientos sociales afines al kirchnerismo, y un debilitamiento de toda la oposición ” (El Militante Nº 59).

Pero, lamentablemente, hay sectores de la izquierda que visualizan todo esto con amargura en lugar de hacerlo como una oportunidad para intervenir, abrir el debate, y contactar con los elementos más avanzados del movimiento obrero y estudiantil. Con todos estos compañeros de la izquierda queremos debatir y, para empezar el debate, me parece que nos seria de gran ayuda releer algunos textos clásicos en los cuales, magistralmente, Lenin se refiere a este tipo de actitudes dentro de los comunistas de izquierda británicos. Obviamente, queremos salvar diferencias con lo que actualmente pasa en argentina, pero lo que tenemos que tener en cuenta es la actitud, lo importante en este caso no es el envase sino el contenido:

El segundo documento político son las siguientes consideraciones de la comunista "de izquierda", camarada Sylvia Pankhurst:

    “. . . El camarada Inkpin (secretario del Partido Socialista Británico) llama al Partido Laborista ‘la organización principal del movimiento de la clase obrera’. Otro camarada del Partido Socialista Británico ha expresado todavía con más relieve este punto de vista, en la Conferencia de la III Internacional: ‘Consideramos al Partido Laborista -ha dicho- como la clase obrera organizada’.
    "No compartimos esta opinión sobre el Partido Laborista-afirma Pankhurst-. Este es muy importante numéricamente, aunque sus miembros son considerablemente inertes y apáticos; se trata de obreros y obreras que han entrado en las tradeuniones, porque sus compañeros de taller son tradeunionistas y porque desean recibir subsidios.
    "Pero reconocemos que la importancia numérica del Partido Laborista obedece también al hecho de que éste representa una manera de pensar cuyos límites aun no ha sobrepasado la mayoría de la clase obrera británica, aunque se preparan grandes cambios en el espíritu del pueblo que modificarán muy pronto semejante situación. . ."
    ". . . El Partido Laborista Británico, como las organizaciones socialpatriotas de los demás países, llegará inevitablemente al Poder por el curso natural del desenvolvimiento social. El deber de los comunistas consiste en organizar las fuerzas que derribarán a los socialpatriotas, y en nuestro país no debemos retardar esta acción, ni vacilar.
    "No debemos gastar nuestra energía en aumentar las fuerzas del Partido Laborista; su advenimiento al Poder es inevitable. Debemos concentrar nuestras fuerzas en la creación de un movimiento comunista que venza a ese partido. Dentro de poco, el Partido Laborista será gobierno; la oposición revolucionaria debe estar preparada para emprender el ataque contra él…"

Así, pues, la burguesía liberal renuncia al sistema histórico, consagrado por una experiencia secular y extraordinariamente ventajosa para los explotadores, el sistema de los "dos partidos" (de los explotadores) por considerar necesaria la unión de sus fuerzas con objeto de luchar contra el Partido Laborista. Una parte de los liberales, como ratas de un navío que se va a pique, corren hacia el Partido Laborista. Los comunistas de izquierda consideran inevitable el paso del Poder a manos del Partido Laborista, y reconocen que hoy la mayor parte de los trabajadores está en favor de dicho partido. De todo esto sacan la extraña conclusión que la camarada Sylvia Pankhurst formula del siguiente modo:
 "El Partido Comunista no debe contraer compromisos… Debe conservar pura su doctrina e inmaculada su independencia frente al reformismo; su misión es ir adelante, sin detenerse ni desviarse de su camino, avanzar en línea recta hacia la Revolución Comunista".

 Al contrario, del hecho de que la mayoría de los obreros en Inglaterra siga todavía a los Kerenski o Scheidemann ingleses, de que no haya pasado todavía por la experiencia de un gobierno formado por esos hombres, experiencia que ha sido necesaria tanto en Rusia como en Alemania para que los obreros pasaran en masa al comunismo, se deduce de un modo indudable que los comunistas ingleses deben participar en el parlamentarismo, deben desde el interior del parlamento ayudar a la masa obrera a ver en la práctica los resultados del gobierno de los Henderson y los Snowden, deben ayudar a los Henderson y a los Snowden a vencer a la coalición de los Lloyd George y Churchill. Proceder de otro modo significa obstaculizar la obra de la revolución, pues si no se produce un cambio en las opiniones de la mayoría de la clase obrera, la revolución es imposible, y ese cambio se consigue a través de la experiencia política de las masas, nunca de la propaganda sola” (V. I. Lenin, El comunismo de “izquierda” en Inglaterra. Del libro La enfermedad infantil del “izquierdismo” en el comunismo).

 

Para poder intervenir, debatir, y avanzar hacia la profundización revolucionaria del modelo kirchnerista necesitamos construir una organización que reclame de forma constructiva la solución a los problemas más acuciantes de las familias obreras, como el aumento de salarios y la construcción de viviendas, la lucha contra la inflación, etc. En esta tarea esta abocada la Corriente Socialista El Militante ¡SUMATE!

Solamente con una sociedad socialista lograremos satisfacer todas nuestras necesidades básicas, poniendo bajo propiedad estatal todas las palancas fundamentales de la economía y, bajo el control de la clase obrera, garantizaremos que las empresas estatales funcionen con el objetivo del bien común.

¡Viva el pueblo trabajador y hasta el socialismo siempre!