Gran triunfo en Molinos Río de la Plata

0
108

En un conflicto que terminó por constituirse en un caso testigo de la industria alimentaria en un sector, cuya productividad en los últimos tiempos creció en un 39 % por encima del primer trimestre del 2002, tras siete meses de reclamos de aumento salarial y de desarrollar un paro de 48 hs que amenazaba convertirse por tiempo indeterminado, los 410 obreros aceiteros de la empresa Molinos Río de la Plata votaron a favor de aceptar la propuesta salarial que le formulara la patronal y el titular Ministinistro de Trabajo de la Nación.

¡81,25% de aumento salarial para los obreros aceiteros!

En un conflicto que terminó por constituirse en un caso testigo de la industria alimentaria en un sector, cuya productividad en los últimos tiempos creció en un 39 % por encima del primer trimestre del 2002, tras siete meses de reclamos de aumento salarial y de desarrollar un paro de 48 hs que amenazaba convertirse por tiempo indeterminado, los 410 obreros aceiteros de la empresa Molinos Río de la Plata votaron a favor de aceptar la propuesta salarial que le formulara la patronal y el titular Ministro de Trabajo de la Nación .
Lo aceptado por los obreros supone un incremento de 400 pesos remunerativos más 100 pesos que otorga por decreto el gobierno, suma ésta que se incluirá al aguinaldo con el agregado de tickets, retroactivos y una gratificación de $1400 pagadera en cuotas durante el curso del corriente año. De esta forma los obreros aceiteros pasarán de un salario de 800 pesos a uno de 1450.
Es destacable que en ambas plantas de la empresa (Avellaneda –Bs As- y Rosario) se desarrollaron simultáneamente las asambleas que debían votar la propuesta y se utilizó un sistema de comunicación por el que las intervenciones de los compañeros de una planta podían ser oídas en el mismo momento por los de la otra, y que los miembros de ambas comisiones internas se abstuvieron de emitir opinión para no influir en la determinación de las bases.
Una de las claves fundamentales en la definición del conflicto de modo favorable para los intereses de los trabajadores en lucha fue la unidad y el grado de movilización evidenciado en las últimas jornadas de lucha, donde se impuso la moción del paro por tiempo indeterminado hasta obtener lo reclamado. También, llegados a este punto, es necesario decir que la victoria obtenida, pese a la mejora material que representa, deja algunos puntos sin definición que no dan por terminado de manera concluyente el conflicto ya que el salario básico del sector sigue bajo y los montos del aumento en gran parte suponen cifras no integrativas de la remuneración, sino adicionales no computados en el plano de los aportes jubilatorios y de obra social.
Esta lucha coincide en el tiempo, en la provincia de Sante Fe, con las de los docentes, SULFACID, y la de los médicos nucleados en la Asociación de Médicos de la República Argentina (ARARA).
Para el conjunto de la militancia la enseñanza primaria del conflicto, en el marco de la conflictividad creciente que se aprecia en la zona del gran Rosario es mostrar a esta lucha como un ejemplo a seguir destacando la necesidad de coordinar todas y cada una de las batallas que se emprenden contra las expresiones más visibles de la explotación a la que nos somete el capital, que se revela incapaz de solucionar nuestros problemas.