Gran triunfo de los trabajadores de Mafissa

0
104

Después de 40 días de ocupación de la fábrica, los trabajadores derrotaron a la patronal en todos los planos. Vencieron el lock out, consiguieron la reincorporación de los despedidos, el fin de las suspensiones, la incorporación de los contratados, un incremento salarial importante y el reconocimiento de hecho del cuerpo de delegados (resistido por la burocracia de los textiles). Además, lograron el rechazo judicial a las presentaciones de la empresa que intentó criminalizarlos con denuncias comercomerciales y penales, y la solidaridad de vecinos, organizaciones sindicales, estudiantiles y políticas, etc. Después de 40 días de ocupación de la fábrica, los trabajadores derrotaron a la patronal en todos los planos.
Vencieron el lock out, consiguieron la reincorporación de los despedidos, el fin de las suspensiones, la incorporación de los contratados, un incremento salarial importante y el reconocimiento de hecho del cuerpo de delegados (resistido por la burocracia de los textiles). Además, lograron el rechazo judicial a las presentaciones de la empresa que intentó criminalizarlos con denuncias comerciales y penales, y la solidaridad de vecinos, organizaciones sindicales, estudiantiles y políticas, etc.
La durísima lucha que enfrentaron los trabajadores de Mafissa (una de las empresas textiles de fibra sintética más importantes del continente, con una historia negra de persecución y desapariciones en la dictadura) comenzó con el reclamo de un salario igual a la canasta familiar y efectivización de los contratados. Para obtener estos logros organizaron innumerables actividades: movilizaciones, cortes de calle, festivales, recorridas por distintos centros de trabajo (astilleros, ministerios, etc.), ollas populares y un fondo de huelga que permitió superar el ahogo por hambre al que la patronal apostó para deshacerse de los trabajadores más activos y seguir embolsando fabulosas ganancias en euros. Todas estas medidas fueron decididas por los más de 500 obreros en asambleas, donde también se consideró cada propuesta de la negociación.
Si bien la recomposición salarial es aún parcial, el retorno al trabajo permitirá tomar aire para continuar la lucha en los próximos días. Los $400 obtenidos ($300 al básico más $100 no remunerativos) son a cuenta de la negociación paritaria que la empresa se compromete a mantener con la reanudación de la producción. También recibirán en cuotas los salarios adeudados. No hay dudas que continuando por este camino de combatividad, democracia de base y solidaridad popular, en pocos meses pueden conseguirse los salarios de $2.300, que es el costo estimado de la canasta familiar en la región del Gran La Plata.