Gran Bretaña: huelga de medio millón de trabajadores en una gran jornada de lucha

0
129

El pasado 1 de febrero, Gran Bretaña vivió su mayor hornada de huelga en más de una década, movilizando hasta medio millón de personas. Hablamos con trabajadores en piquetes y manifestaciones por todo el país sobre su lucha contra los ataques de la patronal y el proyecto de Ley Antisindical de los Tories.

El miércoles 1 de febrero, medio millón de trabajadores de toda Gran Bretaña se declararon en huelga. Esta gran jornada huelguística, la más grande en más de una década, vio a miles de personas luchando no solo por mejoras salariales y condiciones laborales, sino también contra el proyecto de ley antisindical de los conservadores .

Desde maestros y maquinistas hasta funcionarios y personal universitario, los trabajadores se pusieron en huelga y formaron piquetes, muchos de ellos por primera vez.

Durante el día, también se realizaron mítines y marchas en pueblos y ciudades de todos los rincones, reuniendo a trabajadores de todos los sindicatos.

Esta es la primera gran jornada de huelga desde que comenzaran las primeras protestas serias el año pasado. Pero no será, ni debería ser, la última.

Los dirigentes sindicales deben aprovechar este impulso para encabezar un movimiento de masas, no solo contra este proyecto de ley antisindical, sino también contra el gobierno tory y el propio sistema capitalista.

Activistas de Socialist Appeal asistieron a piquetes y manifestaciones para mostrar su solidaridad con estos trabajadores en huelga.

Desde Edimburgo a Falmouth, Manchester a Sheffield, Norwich a Cardiff, y muchas otras áreas, los camaradas estuvieron en piquetes y mítines discutiendo con los trabajadores el camino a seguir para el movimiento. A continuación, se presentan algunos informes de los distintos puntos del país en los que nuestra organización pudo intervenir.

Londres

Los compañeros de las zonas de Londres asistieron a piquetes cercanos y mítines locales por la mañana. Más tarde se dirigieron a Portland Place, donde una marcha organizada por NEU [Sindicato Nacional de Educación] atrajo a trabajadores de todos los sindicatos en huelga, listos para dirigirse a Westminster.

Los informes de la mañana indicaron una participación importante de piquetes y asistentes en los mítines previos a la manifestación, así como un gran apoyo público a las huelgas. Los huelguistas estaban muy animados y hubo muchos discursos que expresaban su oposición a los acuerdos salariales por debajo de la inflación y los ataques a los trabajadores por parte del gobierno. Nuestros compañeros tuvieron la oportunidad de conversar y conectar con numeros maestros en huelga en las diferentes áreas.

La manifestación de Londres fue verdaderamente masiva, huelguistas y simpatizantes llenaron Portland Place de un extremo al otro. El ambiente era electrizante, reuniendo y prorrumpiendo en cánticos a trabajadores organizados en NEU, PCS, RMT, ASLEF y UCU.

Tuvimos a docenas de compañeros hablando con la gente sobre la huelga y la necesidad de coordinación a todos los niveles, incluidos los comités de huelga intersindicales; la demanda de aumentos salariales por encima de la inflación y la inversión en servicios financiados mediante la expropiación de los multimillonarios.

Los trabajadores en huelga mostraron simpatía y acuerdo con dicho programa. Había un claro deseo de unión y de continuar las huelgas hasta el final.

En la marcha, nuestro bloque cantó enérgicamente, eligiendo lemas que enfatizaban la necesidad de unidad y militancia, con la participación de muchos manifestantes y transeúntes.

Al finalizar la marcha en Whitehall, las conversaciones siguieron con los distintos trabajadores allí presentes sobre la importancia de la jornada de huelga, la situación política general y el camino a seguir para la clase trabajadora.

Manchester

Se podía llegar a percibir la diferencia de ambiente a medida que te acercabas lentamente a la Plaza de San Pedro. La energía de la multitud fue palpable cuando miles de trabajadores se unieron al unísono para la marcha de TUC [Federación de sindicatos británicos], con un fuerte estado de ánimo de optimismo evidente en todos los asistentes.

Hubo grandes vítores a los cánticos de “apoya el derecho a la protesta, apoya tu sindicato, solidaridad”, entre aplausos, estruendos y silbidos. A los más veteranos de entre la multitud, la magnitud de la manifestación y huelga les recordaría las de los años 80.

A su paso por el Barrio Norte, los viandantes grababan la manifestación y sonreían, y las personas desde sus oficinas saludaban en señal de apoyo.

La ciudadanía en general apoya claramente la protesta, a pesar de que ciertos medios traten de desprestigiar a los huelguistas, llamando egoístas a los maestros, por ejemplo. La clase dominante siempre intentará dividirnos al máximo, pero la opinión real de la gente común es evidente.

Otros cánticos también pidieron la dimisión de los tories: “¡Fuera! ¡Fuera! ¡Fuera!” y la convocación de elecciones generales.

A medida que inundábamos las calles con nuestras pancartas y carteles, se hizo hincapié en la necesidad de una acción aún mayor, con gritos de huelga general cada vez más fuertes a medida que regresábamos a la Plaza de San Pedro.

Birmingham

El miércoles por la mañana, Birmingham, la ciudad de los mil oficios, se levantó con la sensación de tener mil piquetes. En toda la ciudad, en más de 40 escuelas, una docena de estaciones de tren, las universidades e, incluso, en el aeropuerto internacional, había trabajadores en huelga estacionados frente a sus puertas. Para muchos, era la primera vez que entraban en la lucha industrial.

En uno de los piquetes, un activista de Socialist Appeal aprovechó el megáfono para expresar la idea de llevar este movimiento a una lucha mayor, no por los salarios solamente, ya que es un reflejo de un sistema en crisis, y pidió el fin de la especulación en educación y centros de trabajo.

Al mediodía, los activistas de Socialist Appeal se unieron a unos 500 trabajadores en huelga a la entrada de la biblioteca central que se dirigían a la manifestación. La Sociedad Marxista consiguió reunir a un gran número de estudiantes. Esto se logró con la ayuda de un evento la noche anterior sobre la crisis del capitalismo británico, donde un representante de NEU habló brevemente al comienzo y animó a los estudiantes a unirse a la lucha.

Durante todo el mitin, el llamamiento a la huelga general estuvo en boca de todos, los oradores apelaron apasionadamente a la huelga general de un día, y esto resonó entre la multitud en cánticos y pancartas.

El día culminó con una pequeña manifestación sobre cómo proteger el derecho de huelga. La plataforma incluyó a varios oradores sindicales, así como a un activista de Socialist Appeal.

Nuestro camarada defendió la necesidad de politizar estas luchas industriales: luchar no solo por mejores condiciones y mejores salarios, sino también buscar movilizarse en torno a las ideas socialistas. Numerosos asentimientos de aprobación recorrieron la multitud.

Los asistentes también entendieron claramente la necesidad de aprender las lecciones de la historia de nuestro movimiento; ya sea los Cinco de Pentonville o la huelga de los mineros, no podemos limitarnos a luchar sólo en el plano parlamentario.

Norwich

Nuestros compañeros en Norwich se unieron a los piquetes en UEA [Universidad de Anglia del Este]. Aquí las discusiones se centraron menos en la disputa nacional y más en la situación local, donde cientos de empleados están en riesgo de despido forzoso en los próximos meses.

La rabia y la indignación del personal universitario ante esta medida se hizo evidente en el tamaño de los piquetes. Estos fueron mucho más grandes que durante huelgas anteriores, además de contar con un mayor apoyo de los estudiantes.

Nuestros compañeros fueron bien recibidos cuando se unieron a ellos, así como nuestras propuestas de carteles con los lemas “Aplastar las leyes antisindicales” y “Sin recortes, ni un despido”.

Hablaron con el personal sobre la necesidad de una acción coordinada. Hubo un claro apoyo en los piquetes, el presidente de la rama de la UCU se expresó así: “Este no es solo cosa de un empleador, o de un sindicato, es un movimiento laboral”.

Después de esto, los compañeros se dirigieron a la ciudad para unirse a la manifestación de NEU, en un ambiente vibrante y optimista, reflejado en una asistencia de más de 2000 personas, lo que la convirtió, con mucho, en una de las manifestaciones más grandes en Norwich en la historia reciente.

Cambridge

En las semanas previas al 1 de febrero, la Sociedad Marxista de Cambridge invitó a miembros de Unite y UCU a hablar en nuestras reuniones de la Sociedad Marxista para informar e involucrar a los estudiantes sobre lo que está sucediendo en el movimiento laboral, lo que generó mucho interés y discusión.

Luego fuimos invitados por un grupo de sindicalistas y otros estudiantes para ayudar a movilizar el apoyo de los estudiantes para la marcha y manifestación. Organizamos una sesión de elaboración de carteles que tuvo mucho éxito.

El 1 de febrero, nuestros compañeros asistieron a los piquetes de la UCU, ASLEF y NEU. La participación y el ánimo fueron muy altos, lo que refleja la determinación de luchar por aumentos salariales en términos reales y contra los ataques del gobierno al derecho de huelga.

También hubo un ‘piquete itinerante’, al que se unieron algunos de nuestros camaradas, y más piquetes de RMT y NEU, cobrando más fuerza el ambiente. El estado de ánimo se volvió cada vez más eléctrico a medida que nos acercábamos a la marcha principal y los números crecían.

Luego participamos en lo que muchos describieron como “la manifestación más grande que habían visto en Cambridge”, con la participación de alrededor de 1500 personas que bloquearon con éxito King’s Parade.

Los trabajadores y estudiantes que asistieron a la marcha expresaron cuán inspirados estaban al ver a muchos sindicatos diferentes luchar juntos, pero también entendieron que se necesitarían más acciones como esta.

¡Algunos asistentes incluso dijeron que necesitamos una huelga general! Un miembro de Unite que asistió en solidaridad dijo que “los trabajadores han tolerado demasiado” y finalmente están contraatacando.

Muchas de las personas con las que hablamos estuvieron de acuerdo con nuestras ideas y consignas y estaban ansiosas por saber más sobre cómo involucrarse en la lucha por el socialismo.

Sheffield

En Sheffield, los compañeros organizamos una reunión conjunta entre las Sociedades Marxistas de la Universidad de Sheffield y la Universidad Sheffield Hallam la noche anterior al 1 de febrero.

Dibujamos cinco rutas diferentes para asegurarnos de visitar la mayor cantidad posible de piquetes en la ciudad antes del mitin de la tarde.

Desde muy temprano, nos dispersamos por la ciudad de Sheffield para visitar los piquetes de NEU, UCU, PCS y ASLEF. De a dos y de a tres hablamos con los trabajadores sobre su situación y expusimos nuestras ideas. Luego nos reunimos en el centro de la ciudad al mediodía, uniéndonos a más de 1000 trabajadores en la manifestación.

En general, hubo un ambiente estimulante. Aunque muchos de los trabajadores con los que hablamos estaban en huelga por primera vez, su actitud era militante y entusiasta. Estaba claro para los camaradas que, en general, los trabajadores están hartos de este sistema roto.

Muchos dijeron que el proyecto de ley contra las huelgas no les impedirá tomar más medidas, sino que los motivará a luchar más duro. Se acogió con beneplácito la perspectiva de una huelga coordinada del sector público, o incluso una huelga general.

La pregunta que flotaba en el aire era cuál debería ser el siguiente paso para la clase trabajadora.

York

Los activistas de Socialist Appeal se dirigieron a varios piquetes diferentes el 1 de febrero y fueron bienvenidos en todos ellos.

Lo que sorprendió a los camaradas en el piquete de NEU fue la solidaridad que se mostró hacia los maestros, como padres trayendo té y galletas al personal en huelga. Los estudiantes se acercaron para unirse a sus maestros y preguntarles cómo podían ayudar.

Al mediodía, los compañeros hicieron una gran actuación en el mitin del TUC en el centro de la ciudad. Alrededor de 500 sindicalistas de base se reunieron y escucharon discursos inspiradores de sus compañeros. Hubo una energía tangible y optimista en la multitud, que vitoreó y cantó durante todo el mitin.

Tuvimos muchas conversaciones interesantes con los trabajadores, muchos de los cuales dijeron que habían estado ansiosos por ir a la huelga durante mucho tiempo.

También hubo mucho interés, especialmente entre los trabajadores más jóvenes, en la variedad de literatura marxista que ofrecimos. El apetito por las ideas marxistas claramente ha crecido a medida que su lucha de clases continúa alcanzando nuevas alturas.

Después de la manifestación, nos embarcamos en una marcha por toda la ciudad de York, ¡ofreciendo a los turistas algo interesante que llevarse a sus casas! Los ánimos en York ahora son altos entre la clase trabajadora organizada, y esto es solo el comienzo.

Cardiff

Los camaradas de Cardiff intervinieron en los piquetes de la UCU en el campus de la Universidad de Cardiff y más tarde en la manifestación por el derecho a la huelga en el centro de la ciudad.

El estado de ánimo en los piquetes era optimista y desafiante, y exigía una acción continua si no se cumplían sus demandas. Alrededor de 150 piqueteros se unieron a la marcha desde la universidad hacia el centro de la ciudad para el mitin.

Un representante de la UCU de Cardiff Met (Universidad Metropolitana), que estaba visitando los piquetes de la Universidad de Cardiff, nos habló sobre la necesidad de una huelga más coordinada como un medio para imponer sus demandas.

Nuestros camaradas también plantearon la acción coordinada como medida eficaz para desafiar al gobierno Tory y su legislación antisindical. La necesidad de una lucha política vio el acuerdo de aquellos con los que hablamos.

En el mitin, nuestros camaradas se repartieron entre la multitud para hablarle a la mayor cantidad de gente posible. Conocimos a muchos trabajadores y estudiantes que estaban interesados en lo que teníamos que decir.

Como remate, esa noche tuvimos una reunión de la Sociedad Marxista de Cardiff, con dos oradores de la UCU para discutir sobre la ola de huelgas y nuestras perspectivas sobre los conflictos laborales.

Ipswich

Los camaradas en Ipswich intervinieron en una gran manifestación organizada por NEU y el Consejo de Comercio del Distrito de Ipswich. Comenzando en el piquete de la UCU a partir de las 12:00 horas, el número de asistentes aumentó a alrededor de 400 huelguistas y simpatizantes. Al hablar con varios miembros de NEU, quedó claro que los trabajadores habían venido de todo Suffolk para asistir a esta huelga.

Hubo varios discursos breves de los delegados de NEU y UCU, antes de que la masa de huelguistas y simpatizantes marchara hacia el centro de la ciudad de Ipswich para una manifestación.

La manifestación incluyó oradores de UCU, NEU, Unite y Unite Community.

Nuestro compañero pronunció un discurso en nombre de Socialist Appeal, durante el cual planteamos la importancia de conectar la huelga entre sectores, como se ha logrado hoy.

¡El llamamiento a luchar contra la legislación antihuelgas e impulsar una huelga general para derrocar a los conservadores fue recibido con aplausos por parte de la multitud!