Fraude electoral en Córdoba: Por el recuento voto a voto

0
79

Las elecciones en Córdoba concluyeron en un fraude escandaloso. Con toda probabilidad, el frente electoral encabezado por Luis Juez fue el ganador de las elecciones provinciales celebradas el 2 de septiembre. Juez arrasó en Córdoba Capital; pero el peso mayor del aparato del PJ en el interior de la provincia permitió al delasotismo actuar con total impunidad para dibujar unos resultados que le dieron la “victoria” al candidato oficialista, Schiaretti, por una diferencia de apenas el 1,1% de los votosvotos (unos 17.000). Las elecciones en Córdoba concluyeron en un fraude escandaloso. Con toda probabilidad, el frente electoral encabezado por Luis Juez fue el ganador de las elecciones provinciales celebradas el 2 de septiembre. Juez arrasó en Córdoba Capital; pero el peso mayor del aparato del PJ en el interior de la provincia permitió al delasotismo actuar con total impunidad para dibujar unos resultados que le dieron la “victoria” al candidato oficialista, Schiaretti, por una diferencia de apenas el 1,1% de los votos (unos 17.000).
Las irregularidades fueron numerosas: caída del sistema informático en pleno recuento, pérdida de 166 mesas, subcontratación a una empresa particular del traslado de las urnas, etc. Por su parte, la Justicia Electoral de Córdoba rechazó el pedido de Juez de reiniciar el conteo voto a voto, en lugar de las actas electorales de cada mesa.
A los pocos días Juez organizó una marcha de protesta donde participaron 30.000 personas, una de las más grandes habidas en los últimos años en Córdoba.
Más allá del carácter aventurero de Juez y de la ambigüedad de su programa político, como sucedió en Santa Fe, el voto mayoritario a su candidatura reflejó el hartazgo de las masas trabajadoras con la corrupción y el clientelismo del aparato del PJ. Este malestar, en lugar de orientarse hacia opciones claramente vinculadas con la derecha se expresó hacia un personaje que aparece con un discurso demagógico “antisistema”, lo que refleja, de manera distorsionada, la búsqueda por las masas trabajadoras de una alternativa política por izquierda.
La desunión de los pequeños grupos de izquierda nuevamente frustró una elección mayor. La única banca otorgada provisionalmente al FIT (IS-PO), no puede ocultar que su candidata, Liliana Olivero, obtuvo poco más de la mitad de los votos de la elección anterior.