Francia: la intervención del Estado contra los trabajadores petroleros en huelga desencadena una convocatoria de huelga general

0
151

El 11 de octubre, el gobierno francés decidió utilizar los poderes del Estado para “requisar” varios depósitos de petróleo donde los trabajadores estaban en huelga desde el 27 de septiembre. Esto ha llevado al llamamiento de un día de huelga nacional el martes (18 de octubre). Después de una gran manifestación contra el costo de la vida ayer (16 de octubre), la lucha de clases en Francia vuelve a la escena.

Con el cierre de cuatro de las siete refinerías del país, la huelga de los trabajadores petroleros está provocando una escasez generalizada en las gasolineras de todo el país, que está empezando a afectar el transporte y a los servicios esenciales, y está paralizando lentamente el país. Los trabajadores petroleros exigen un aumento salarial del 10 por ciento para mantenerse al día con la inflación.

A pesar de una feroz campaña de los medios de comunicación y los políticos de derecha, los trabajadores petroleros cuentan con un amplio apoyo público, ya que millones de trabajadores de otros sectores se enfrentan a un ataque similar al poder adquisitivo de sus propios salarios.

Huelga general

Ante la intervención estatal contra el paro de los trabajadores petroleros, la combativa Federación Nacional de Trabajadores de la Industria Química de la CGT, FNIC-CGT, ha hecho un llamamiento a generalizar los paros a otros sectores.

Una reunión conjunta de organizaciones sindicales (con la participación de la CGT, FO, Solidaires, FSU y las organizaciones de estudiantes universitarios y de secundaria Fidl, MNL, Unef y Vie lycéenne) decidió convocar un “día nacional de movilizaciones que incluyan huelgas” el 18 de octubre.

La CGT hablaba de una “huelga general en todos los sectores”. La convocatoria podría servir como un punto de confluencia y marcar el inicio de un movimiento huelguístico generalizado. Otros sectores ya se habían sumado a huelgas en centrales nucleares, empresas aeroespaciales y automovilísticas, así como la industria química, entre otros. Los ferroviarios ya votaron por la huelga, unos desde el 17 de octubre, otros desde el 18.

Se espera que las tres refinerías de petróleo francesas restantes se unan a la huelga nacional, y la FNME-CGT anunció que se asume plenamente una «ampliación (…) a todas las empresas de energía».

Los sindicatos de transporte CGT-Cheminots y Sud-Rail han anunciado acciones el 18 de octubre, ofreciendo solidaridad con los trabajadores de la energía y exigiendo aumentos salariales para sus miembros. También se habla de que podrían participar conductores de autobuses de la empresa de transporte público RATP.

Además, se han presentado avisos de huelga por parte del sindicato de servicios públicos UFSE-CGT, que además de prometer «apoyo total a la huelga de trabajadores de la industria petrolera», pide un salario inmediato del 10 por ciento, con aumentos acordes con la inflación a partir de entonces. y se opone a cualquier intento de reforma de las pensiones.

Además, CFDT-Santé, el principal sindicato del sector privado de salud con 200.000 miembros, convocó una huelga el 18 de octubre, y se ordenó a los miembros que dejaran de trabajar en clínicas y residencias de ancianos. Este es un desarrollo notable, ya que las huelgas anteriores se han visto socavadas por la falta de coordinación entre los trabajadores del sector público y privado.

Macron en un aprieto

Además de aumentar la oposición en el frente industrial, Macron también está en un aprieto en el parlamento. Habiendo perdido su mayoría en las elecciones generales, está luchando por aprobar su nuevo presupuesto estatal, que se esfuerza por volver a controlar la inflación.

Ya se ha retractado de incluir un aumento planeado desde hace mucho tiempo en la edad de jubilación y se enfrentó a una fuerte oposición a los recortes de gastos estatales. Una coalición de diputados de la oposición aprobó una enmienda que introduce nuevos impuestos para disuadir a las empresas francesas de pagar «superdividendos» a sus accionistas.

El Consejo de Ministros francés acaba de aprobar el uso del artículo 49.3 de la Constitución, un mecanismo que permite al ejecutivo forzar leyes a través del parlamento sin votación, “si la situación lo requiere”.

Este movimiento, considerado una «opción nuclear», sería extremadamente peligroso. No solo enfurecería a las masas, sino que podría conducir a un voto de desconfianza del que no estaría garantizado que Macron ganara.

La Francia Insumisa (LFI), que lidera la principal coalición de oposición de izquierda (NUPES) en el parlamento, convocó una manifestación nacional el 16 de octubre contra el alto costo de la vida y la crisis climática. Se sumaron el Partido Socialista y los Verdes, así como decenas de otras organizaciones.

En el período previo, el líder de LFI, Melenchon, mencionó a las mujeres que marcharon en Versalles contra el alto costo de la vida en 1789, lo que provocó la Revolución Francesa, y llamó a los manifestantes el 16 de octubre a “superarlas”. La manifestación fue muy grande, y los organizadores estimaron la participación final en 140.000, declarada por Melenchon como un «gran éxito».

Declaró en el mitin principal en París que el liderazgo de Macron estaba «achicharrado» y que estaba hundiendo a Francia en el caos, prometiendo que: «vamos a tener una semana como la que no vemos muy a menudo».

Como comentan los camaradas franceses de Révolution:

“El paro de la refinería, la manifestación del 16 de octubre y la [huelga] del 18 de octubre pueden marcar un punto de inflexión en la situación política y social. Con su habitual arrogancia, Macron fustigó ayer al ‘puñado de gente’ que paraliza las refinerías.

“El 16 de octubre, el 18 de octubre y más allá, debemos iniciar un gran movimiento para acabar con el “puñado de personas” que controlan la economía de este país y se atiborran de ganancias, mientras el pueblo se hunde en la miseria y la precariedad”.

¡Por una huelga general indefinida para derribar a Macron!

Pero nuestros camaradas franceses plantean una nota de cautela en un editorial reciente:

“Lo hemos dicho una y otra vez… las ‘jornadas’ sindicales, por masivas que sean, no pueden hacer retroceder al gobierno. Y como estos días de acción son ineficaces, inevitablemente movilizan a cada vez menos gente. El último día de acción, el 29 de septiembre, por ejemplo, pasó prácticamente desapercibido.

“El gobierno solo retrocederá ante el desarrollo de un vasto movimiento de huelgas renovables, que abarca a un número creciente de sectores de la fuerza laboral. Sin embargo, las direcciones nacionales del movimiento sindical se niegan a reconocer la necesidad de esta estrategia, a explicarla y, por lo tanto, a preparar seriamente a nuestra clase para un movimiento de esta naturaleza. Este es un obstáculo importante, pero sólo relativo. La pasividad y moderación de las direcciones sindicales no puede impedir que el enfado social tarde o temprano se exprese de forma radical. Lo vimos con el movimiento de los chalecos amarillos en 2018 y 2019”.

Hasta ahora, los líderes sindicales han utilizado días de acción aislados como una válvula de escape para aliviar la presión entre la clase trabajadora, o en el mejor de los casos para sacar a sus miembros a las calles para crear palanca para negociaciones tras bambalinas con los patrones y gobierno. En resumen, se esfuerzan por mantener a la clase trabajadora dentro de canales seguros.

La fuerte movilización de este fin de semana es un indicio más del enfado que existe en la sociedad francesa. Pero para que esta ira se traduzca en una acción combativa, capaz de derrocar a Macron y poner fin a la avalancha de ataques contra el los trabajadores, necesitamos organizar una huelga general política generalizada e indefinida que paralizará el país. .

Los trabajadores ferroviarios, batallones pesados ​​de la clase obrera, ya están planteando la perspectiva, con un representante de SudRail diciendo que los afiliados “celebrarán asambleas generales el martes 18 de octubre en toda Francia y plantearemos la cuestión de la huelga renovable”.

Este es el camino a seguir. Francia está a punto de desbordarse una vez más, y las condiciones que amenazan con un movimiento de masas existen en toda Europa. Lo que se necesita es un programa radical de lucha de clases y una dirección audaz y decidida capaz de llevar esta lucha hasta el final.