Estados Unidos: en el paraíso llegó un tsunami

0
78

Quería empezar con una vieja fábula para poder describir de una manera risueña las bondades del capitalismo.

Dicha fabula comienza con dos personajes: una "rana" y un "alacrán", este último personaje le pide a la rana que lo ayude a cruzar el río; lógicamente, la rana desconfía y tiene el temor que le clave su peligroso aguijón. Sin embargo, el hábil alacrán termina convenciendo a la rana para cruzar juntos el río. Para lograr esto,  el alacrán tuvo que jurar mil cosas para poder lograr su "objetivo" y le prometió que si él la atacaba se morirían los dos ya que la rana se hundiría en el agua y también lo arrastraría a él hasta el fondo. Entonces, el alacrán se subió a la espalda de la rana y comenzó el viaje, llegando a la mitad del río la rana siente en su cuerpo que le  han clavado el aguijón, sorprendida y a la vez indignada por la actitud del alacrán, este le responde: "no pude evitarlo, es mi naturaleza".

Evidentemente este alacrán se asemeja  bastante a la naturaleza del "capitalismo" que, no es otra cosa que vivir a costa del sufrimiento y la  muerte de millones de trabajadores en el mundo.

Hasta los propios norteamericanos están comenzando a padecer sus "bondades". Por ejemplo, actualmente existen 45 millones de personas que no tienen cobertura médica y  esta cifra podría aumentar en los próximos 10 años, a 67 millones de personas.

Ahora, en estos días, luego de que el gobierno de Estados Unidos se viera en la obligación de rescatar bancos de la bancarrota y sacar dinero de los contribuyentes para salvar a un puñado de lacras que viven de la especulación y de la timba financiera, también las grandes fábricas automotrices como General Motors y Chrysler se encuentran en un callejón sin salida, dado que esperan un auxilio de parte del Estado. Según un articulo de La Nación del 28 de octubre decía: "han empezado a cuestionarse si una de las automotrices sin acceso a los mercados de capital y quemando efectivo con rapidez se verá obligada a declararse en bancarrota. Semejante final podría desatar una reacción en cadena en toda la industria automotriz de Estados Unidos".

Para decir que estamos hablando en números, tenemos que decir que, en la actualidad, entre las dos empresas suman 145.000 trabajadores en EE.UU, y más de 110 plantas de ensamblaje. Además, unos 600.000  jubilados dependen de ambas automotrices para sus beneficios de salud y pensiones.

Evidentemente, la situación actual en EE.UU. es muy complicada, pero tenemos que ser optimistas, y creer  en los trabajadores norteamericanos que van a luchar en contra de sus verdugos, que solamente con la organización de los obreros en los frentes de masas que se generen, vendrá la salida a esta crisis y la posibilidad de luchar contra el  imperialismo en su propio seno. Hoy más que nunca es: Socialismo o barbarie.