Es necesario organizar corrientes clasistas en cada gremio

0
123

La función de una corriente sindical clasista debería ser doble. En primer lugar, proponer un modelo alternativo de lucha y organización al de los jefes sindicales; y en segundo lugar, propagandizar un programa y una orientación política. Es necesario partir de la lucha sindical para hacer ver a los trabajadores la necesidad de transitar a la lucha política y defender los intereses colectivos del conjunto de la clase obrera del país.

El papel central de la burocracia sindical de la CGT en apagar o limitar los conflictos laborales, es una apuesta medular del gobierno y de las patronales para obstaculizar las luchas y los reclamos obreros.

Esta política de conciliación de clases de la burocracia sindical está poniendo sobre la mesa la necesidad de construir corrientes sindicales antiburocráticas y clasistas en los gremios de la CGT.

La función de una corriente sindical clasista debería ser doble. En primer lugar, proponer un modelo alternativo de lucha y organización al de los jefes sindicales; y en segundo lugar, propagandizar un programa y una orientación política. Es necesario partir de la lucha sindical para hacer ver a los trabajadores la necesidad de transitar a la lucha política y defender los intereses colectivos del conjunto de la clase obrera del país.

Es por eso que los sectores clasistas y antiburocráticos no podemos permanecer al margen del debate introducido por la CTA en este punto.

La CTA está abriendo las puertas de la central a todos los gremios y corrientes clasistas de la CGT, como recién hizo con el nuevo sindicato del Subte y como propuso ahora al Sindicato Ceramista de Neuquén. Nuestra posición al respecto es crítica. Salvo excepciones, estamos en contra de escindir los gremios de la CGT, porque eso aleja a las capas más avanzadas de las más retrasadas, y favorece la división en el seno mismo de la clase. Pensamos que es mejor organizar corrientes clasistas y antiburocráticas de oposición en los gremios de la CGT, que sí podrían mantener vínculos con la CTA y sectores clasistas de la CTA, para organizar planes de lucha y actividades de frente único.

Es más, estas corrientes clasistas y antiburocráticas deberían participar en la Constituyente Social y adherir a la propuesta de la CTA de organizar un movimiento político propio de los trabajadores, que en opinión de la Corriente Socialista El Militante, debería asumir la forma de un Partido de los Trabajadores con libertad de corrientes en su interior.

Al mismo tiempo, nos parece que los sectores clasistas de la CTA también deberían reagruparse en cada gremio para defender de manera unificada un programa clasista en el seno de la central, criticar las limitaciones y tendencias a la conciliación de clase que se den en la dirección, e impulsar vigorosamente un debate en el seno de la CTA sobre la necesidad de formar un Partido de los Trabajadores de masas con un programa socialista.