Elecciones griegas: ¡se necesita una lucha unificada para derrotar a la derecha!

0
85

El resultado de las elecciones nacionales del 21 de mayo fue la victoria del partido tradicional de la clase dominante griega, Nueva Democracia (ND), y una aplastante derrota para SYRIZA, el principal partido de la izquierda en la última década.

Esto a pesar del escándalo de escuchas telefónicas ilegales que ha plagado durante mucho tiempo al régimen de ND, y el reciente y trágico descarrilamiento del tren Tempi en febrero (una consecuencia de la corrupción y la mala gestión) que provocó una ira masiva contra el gobierno. ¿Cómo podemos explicar el resultado?

Es perfectamente comprensible que, después de estas elecciones, haya habido un estado de ánimo de frustración entre grandes sectores de trabajadores y la izquierda. Sin embargo, debemos enfatizar que, en última instancia, las elecciones siempre son solo una foto fija de la conciencia social en un momento dado.

Además, algunos de los resultados, especialmente el notable ascenso del Partido Comunista (KKE), particularmente entre la clase trabajadora, muestran la polarización y un creciente deseo de una verdadera alternativa de izquierda. ¡Este no es el momento para el pesimismo y la complacencia, sino un momento para juntar las fuerzas de la izquierda para repeler la amenaza de un gobierno vicioso de mayoría de ND en junio!

Sin ganancias sustanciales para la derecha

A pesar del pesimismo extremo que prevalece en algunas capas de la izquierda, la proporción total de votos para los partidos y formaciones de derecha no aumentó sustancialmente con respecto a las elecciones anteriores, sumando alrededor del 49,83%. En las elecciones nacionales de 2019, la proporción total de votos de derecha y extrema derecha fue del 48,46%, es decir, casi la misma. Además, el resultado de la derecha y la extrema derecha ha sido mucho más débil entre los jóvenes y en las zonas obreras.

La extrema derecha, sin contar la muy pequeña proporción de votos (alrededor del 1,5%) para las formaciones oportunistas y antivacunas (Unirse, Kinima 21, Libre de Nuevo) vio su apoyo aumentar ligeramente de alrededor del 7,62% en 2019 al 8,66% en mayo de 2023.

La Solución Griega, liderada por el demagogo Kyriakos Velopoulos, aumentó del 3,7%, 209.000 votos y 10 escaños en 2019, al 4,45%, 262.000 votos y 16 escaños. Debe este aumento casi exclusivamente a los casi 40.000 votos que recibió del Amanecer Dorado, que es abiertamente fascista y ahora ilegalizada.

El partido religioso de extrema derecha, Niki, con el 2,92% y 172.000 votos, estuvo cerca a entrar en el parlamento. Este resultado relativamente fuerte se debió al apoyo activo proporcionado por sectores de la derechista, reaccionaria, Iglesia Ortodoxa griega.

Sin embargo, la evaluación general es que la extrema derecha seguirá siendo incapaz de desempeñar un papel independiente dentro del campo político burgués y seguirá siendo una fuerza complementaria, siempre útil para la clase dominante para el apoyo parlamentario de sus partidos gobernantes.

¿Por qué ganó Nueva Democracia?

Nueva Democracia recibió el 40,79% de los votos, lo que equivale a casi 2,4 millones de votos y 146 (de un total de 300) escaños en el parlamento (superando las predicciones de los encuestadores); en comparación con el 39,8%, 2,25 millones de votos y 158 escaños en 2019 (en ese momento, el sistema electoral vigente otorgó una bonificación de 50 escaños al primer partido).

El aumento de las fuerzas de ND en casi un 1% no revela una ganancia sustancial para el partido tradicional del capital. En cambio, ilustra una fuerte tendencia de las capas pequeñoburguesas a volver a unirse a ND. En 2019, ND recibió un porcentaje del 38,4% entre los trabajadores autónomos, mientras que el 21 de mayo recibió un impresionante 51,9%. La misma tendencia se observa entre los agricultores y ganaderos, entre los cuales ND recibió un 47,5% igualmente impresionante.

La victoria puede explicarse en parte por la relativa estabilización de la economía griega en los últimos años, por la posición extremadamente desesperada en la que se encuentra desde 2015 (cuando SYRIZA capituló ante los dictados de la Troika y llevó a cabo una austeridad draconiana impuesta por la UE), e inmediatamente después de la pandemia de COVID-19.

Si bien Grecia, junto con otros países europeos, también se ha visto afectada por la inflación, el impacto ha sido algo mitigado por la flexibilización fiscal en toda la UE y los beneficios estatales únicos. Esto ciertamente causará una intensificación de la crisis en el futuro, pero a corto plazo, ND pudo señalar un grado de estabilidad económica.

Esta estabilización relativa reforzó el apoyo de ND entre las clases medias, pero fue una historia diferente para los trabajadores y los jóvenes. Entre estas capas, ND recibió un resultado más bajo que su porcentaje nacional. Obtuvo el 31,5% entre los jóvenes de 18 a 24 años; y en los distritos electorales mayoritarios de la clase trabajadora, como el Sector Oeste B2 de Atenas y el Pireo B, obtuvo el 34,46% y el 37,46%, respectivamente.

El principal grupo de nuevos votantes para ND que le dio un aumento marginal no fueron los votantes de clase trabajadora de la izquierda, sino los votantes conservadores de centroderecha de mayor edad provenientes de la llamada alianza de centroizquierda PASOK-KINAL, que consideran a ND su hogar político natural. Según las encuestas a boca de urna, había más de 60.000 votantes de este tipo.

El resultado electoral general de ND está más cerca, no de máximos históricos, sino de algunos de los porcentajes más bajos del partido en las décadas posteriores a la caída de la dictadura. Es similar al número de votos que obtuvo ND bajo K. Karamanlis cuando fue derrotado por el PASOK de G. Papandreou en 2009 (alrededor de 2,3 millones).

Las causas del colapso de SYRIZA

El principal fenómeno destacado por los resultados del 21 de mayo fue la aplastante derrota electoral sufrida por SYRIZA, que recibió el 20,07%, aproximadamente 1,182 millones de votos y 71 escaños. En 2019, recibió 31,53%, 1.781 millones de votos y 86 escaños. La causa fundamental de este colapso es el giro a largo plazo hacia la derecha y las políticas traicioneras de la dirección de SYRIZA.

En particular, el partido centró la mayor parte de su fuego en la campaña electoral sobre la corrupción y la criminalidad del régimen de ND, en lugar de presentar algo parecido a un programa positivo para abordar las necesidades de los trabajadores. Esta estrategia resultó completamente en bancarrota y, en última instancia, ayudó a evitar que ND tuviera que responder por sus crímenes en las urnas.

SYRIZA perdió una parte significativa de los votos a su derecha. PASOK-KINAL obtuvo 136.000 votos netos de SYRIZA, Solución Griega 52.000 y ND 48.000. Sin embargo, si bien aún no se han publicado los resultados completos de las encuestas a boca de urna, dado que SYRIZA perdió un total de 600.000 votos, parece que la tendencia principal de sus pérdidas fue a más partidos de izquierda y más pequeños antisistema (Curso de la Libertad, Coalición para el Derrocamiento, ANTARSYA, etc.).

En particular, SYRIZA perdió 74.840 votos contra el KKE, y 58.780 contra el MeRA25 de Yanis Varoufakis. Además, dado que SYRIZA sufrió las peores pérdidas de cualquier partido en general, probablemente fue responsable de la mayor parte de los 50.000 votos inválidos y en blanco emitidos en comparación con 2019.

Las pérdidas de SYRIZA vinieron en gran parte de la clase obrera. En el sector B2 Oeste de Atenas y el Pireo B, SYRIZA cayó del 38,6% al 22,71%, y del 38,22% al 20,75%, respectivamente. Estos resultados muestran claramente el rotundo fracaso de la dirección de SYRIZA para convencer a los trabajadores de que su programa representaba sus intereses, pero también la creciente desconfianza de los trabajadores hacia una dirección que los ha engañado y traicionado muchas veces en los últimos años.

SYRIZA también sufrió grandes pérdidas entre los pequeñoburgueses, cayendo del 22,6% al 18,7% entre los trabajadores autónomos y al 13% (por debajo del PASOK-KINAL) entre los agricultores y ganaderos.

Estos resultados revelan la completa bancarrota de la estrategia de la dirección de tomar el “terreno medio” y apuntar a la “clase media”, en nombre de la cual, desde hace ocho años, los elementos izquierdistas restantes del programa del partido se han diluido, y se han abierto las puertas para los arribistas del viejo PASOK de Simitis y DIMAR de Kouvelis. Incluso los funcionarios de la ND de Karamanlis han sido bienvenidos, como su antiguo representante del gobierno, Antonaros.

El “giro hacia el terreno medio” no solo alienó a los votantes de izquierda de la clase trabajadora, sino que tampoco pudo retener a decenas de miles de pequeños burgueses, que encontraron una expresión más auténtica más a la derecha en ND, y principalmente en PASOK-KINAL.

La única categoría de votantes en la que SYRIZA mostró un aumento fueron los jóvenes de 18 a 24 años, entre los que obtuvieron el 28,8% de los votos en comparación con el 25,6% en 2019, como parte de una tendencia general de la juventud que se mueve hacia la izquierda. Dejando eso de lado, a menos que cambie radicalmente de rumbo, SYRIZA enfrentará la perspectiva de una contracción electoral en la línea del PASOK de la “era del memorándum”.

Las razones del crecimiento electoral del PASOK-KINAL

PASOK-KINAL bajo Nikos Androulakis obtuvo el 11,46% de los votos, recibiendo casi 675.000 votos y 41 escaños; contra un porcentaje de 8,10%, casi 457.000 votos y 22 escaños en 2019. Este ascenso electoral fue recibido con triunfalismo por la dirección del PASOK-KINAL y la clase dominante, que juntos retratan al partido como una fuerza en ascenso, lista para recuperar la influencia electoral que perdió durante la década anterior ante SYRIZA.

Sin embargo, el ascenso de SYRIZA se basó en el colapso de la influencia del PASOK entre la clase trabajadora y la juventud. Los resultados del 21 de mayo muestran que el PASOK-KINAL todavía mantiene una influencia débil en la clase trabajadora y los jóvenes, recibiendo una proporción de votos significativamente menor entre estas capas que su porcentaje nacional.

En el Sector Oeste B2 de Atenas y el Pireo B, el PASOK-KINAL entró no solo detrás de SYRIZA sino también del KKE, con solo 8,80% y 7,41% respectivamente. En términos más generales, el “núcleo” de los votantes del PASOK-KINAL son capas pequeñoburguesas de las ciudades y las aldeas, y sus porcentajes más altos se encuentran en las ciudades provinciales.

Es notable que, en todas las regiones de cuatro de las cinco ciudades más grandes del país (Atenas, Tesalónica, Patra, El Pireo), PASOK-KINAL no solo tuvo un rendimiento inferior en comparación con su resultado nacional, sino que en todas las regiones, excepto en una, ¡también recibió solo un porcentaje de un solo dígito! La influencia de PASOK-KINAL entre el grupo de edad de 18 a 24 años es del 10,5%.

La razón principal del crecimiento del PASOK-KINAL, como lo demuestran las encuestas a pie de urna, fue tomar 162.000 votos de SYRIZA. ¡Curiosamente, el 37,2% de todos los votantes que se declaran de izquierda o centroizquierda votaron por PASOK-KINAL! Esto refleja las raíces muy profundas que el viejo y tradicional PASOK tenía en la sociedad griega y en la conciencia de las capas particularmente más antiguas y conservadoras de la clase trabajadora.

Dicho esto, la campaña electoral del PASOK-KINAL también provocó el voto de SYRIZA al atacar hacia la izquierda, al menos en retórica. Su campaña electoral fue bastante agresiva hacia el gobierno de ND (poniendo el escándalo de las escuchas telefónicas al frente de su campaña), y también incluyó algunas reformas en su programa, como la construcción de 150.000 casas para nuevas parejas, el ‘descongelamiento‘ del período de tres años para aumentar los salarios de los trabajadores, la abolición de las disposiciones de la última ley de ND sobre horas de trabajo y despidos, aumentos salariales para funcionarios públicos, reducción del IVA en alimentos básicos y artículos de cuidado personal, protección del Servicio Nacional de Salud, cubriendo todos los empleos vacantes en la atención médica con contratación permanente, restablecimiento del EKAS (Subsidio de Solidaridad Social para Pensionistas) para 350.000 pensionistas bajos, y la construcción de nuevas residencias estudiantiles.

Dicho esto, es importante señalar que, desde un punto de vista histórico, el PASOK-KINAL se quedó corto en unos 70.000 votos, incluso del resultado logrado por el PASOK bajo Evangelos Venizelos en su derrota electoral ante SYRIZA en junio de 2012. Esta trayectoria ascendente sigue siendo débil.

El ascenso del KKE muestra el potencial revolucionario

Mientras tanto, el Partido Comunista de Grecia (KKE) logró un aumento significativo en sus fuerzas, con el 7,23% de los votos, ganando alrededor de 426.000 votos y 26 escaños. En 2019, recibió el 5,3%, 299.500 votos y 15 escaños. El aumento en la participación del partido fue aún mayor en los distritos electorales con una mayor población de clase trabajadora. En todas los distritos de Atenas y El Pireo es ahora el tercer partido, superando al PASOK-KINAL.

Este aumento en el porcentaje y los votos para el KKE es la respuesta más fuerte a los pesimistas extremos dentro de la izquierda que han estado inundando las redes sociales desde que se anunciaron los resultados de las elecciones. Es una recuperación de la marca de agua alta que el partido logró en las elecciones de mayo de 2012, cuando la lucha de clases también estaba muy caliente.

Este fortalecimiento de la influencia electoral del partido revela en términos generales el gran potencial objetivo que existe hoy para cambiar la correlación de poder entre SYRIZA y el KKE entre la clase trabajadora. También hay potencial para el cambio en la correlación de fuerzas dentro de las filas del KKE entre aquellos que apoyan el reformismo y aquellos que defienden el comunismo.

En cualquier caso, este ascenso sigue siendo inadecuado, requiriendo la corrección más temprana posible de todos los errores reformistas en la línea política del partido. Si no se corrigen estos errores, se socavará el impulso obtenido el 21 de mayo: como vimos anteriormente en el colapso de la votación del KKE entre mayo y junio de 2012.

Como se vio en el movimiento de masas después del desastre ferroviario de Tempi, estamos al comienzo de un nuevo período de despertar militante de las masas trabajadoras.

En esta situación, el KKE tendrá nuevas grandes oportunidades para desarrollar su influencia y será llamado a demostrar que ha aprendido las lecciones necesarias de su fracaso en el desarrollo durante el período anterior de luchas de masas. Pero para eso, necesita un programa comunista revolucionario para galvanizar a los trabajadores y la juventud.

La derrota de MERA25

El 21 de mayo, MERA25 se enfrentó a una derrota seria. De 3,44%, alrededor de 195.000 votos y 9 escaños en 2019, el partido cayó a 2,62%, alrededor de 154.000 votos y no logró entrar en el parlamento.

Con este resultado, MERA25 pagó el precio de su fracaso para convertirse en un partido con vínculos reales y vivos con la clase trabajadora y la juventud. Las ideas básicas con las que su dirección, dirigida por Yanis Varoufakis, buscó construir MERA25, como hemos enfatizado a menudo, son orgánicamente incapaces de crear un partido de izquierda de masas viable.

La búsqueda de soluciones políticas por parte de sectores radicalizados de la clase trabajadora y la juventud después de la traición del verano de 2015, causó un cierto interés en MERA25. Sin embargo, en última instancia, no estaban convencidos de que puede haber una ruptura con la oligarquía capitalista sin una ruptura correspondiente con el capitalismo. Comprendieron que los llamamientos vagos a una “ruptura” a través de maniobras técnicas dentro del sistema existente no pueden sustituir a un programa socialista revolucionario.

La clase dominante dio un golpe de gracia al partido azuzando la histeria en torno al programa económico establecido en su ‘Plan Dimitra’. En lugar de que la dirección de MERA25 ‘recogiera el guante’, pasara a la ofensiva con una campaña radical que expondría a los banqueros y los pondría a la defensiva, ellos (y Varoufakis especialmente) actuaron como apologistas avergonzados. Todo esto selló su destino.

‘Representación proporcional simple’, reducción de la abstención y la juventud de Tempi

Las elecciones se llevaron a cabo bajo un sistema electoral, legislado por el gobierno de SYRIZA-ANEL, y falsamente anunciado como “representación proporcional simple”. El umbral del 3% para entrar en el parlamento significó que el 16% del electorado no vio ninguna representación en el parlamento, ¡lo que traduce a 48 escaños!

La abolición de este sistema antidemocrático y su sustitución por una verdadera representación proporcional debe ser una de las demandas democráticas básicas del movimiento obrero y de la izquierda.

La abstención en las elecciones disminuyó del 42,22% al 39,06 %. Esto significa que alrededor de 290.000 votantes más participaron en las elecciones del 21 de mayo en comparación con 2019. Sobre la base de las encuestas preelectorales y el ambiente general en la sociedad después del movimiento Tempi, se puede suponer que esto se debió en gran parte a la alta participación de los jóvenes.

La voluntad de esta generación de entrar en la escena política en masa es un desarrollo peligroso para la clase dominante. Según los datos publicados para los votantes de 17 a 24 años, parece que, con mucho, la sección más grande apoyó a los partidos de izquierda (SYRIZA, KKE, Mera25 y partidos más pequeños).

La proporción de votos del KKE entre los jóvenes aumentó del 4,3% al 6,4%. Si bien es positivo, este modesto crecimiento también subyace a la necesidad de una intervención aún más convincente entre los jóvenes.

La batalla del 25 de junio es crucial

La victoria de Nueva Democracia el 21 de mayo ha despertado una gran euforia entre los capitalistas. Esto se refleja en el anuncio público de ND de sus arrogantes objetivos para las nuevas elecciones nacionales del 25 de junio. Estos incluyen no solo una victoria por un amplio margen, sino también la frustración de cualquier oportunidad para que el KKE se ponga al día con el PASOK-KINAL, la restauración del viejo sistema político bipartidista y la expulsión de SYRIZA como segundo partido.

Los trabajadores entienden que, con la próxima ronda de elecciones que se llevará a cabo en solo un mes y sin una dirección de izquierda que presente un programa que pueda mejorar sustancialmente sus vidas, un gobierno de mayoría de ND es extremadamente difícil de prevenir. Entienden que tal gobierno intensificará los ataques a las condiciones de la clase trabajadora, así como presionará por cambios constitucionales reaccionarios. Estos cambios constitucionales serían necesarios para impulsar grandes ataques, codiciados durante mucho tiempo por ND, como el establecimiento de universidades privadas y una mayor privatización de la atención médica.

De acuerdo con las reglas actuales para la revisión de la constitución, en el caso de que en el próximo parlamento haya una mayoría de 180 diputados (de un total de 300 diputados) para el primer partido, los artículos propuestos por el gobierno para su revisión solo necesitarán una mayoría simple de 151 diputados.

Además, bajo el sistema electoral que se aplicará en la contienda del 25 de junio, un partido que llegue primero con una participación del 40,4% (es decir, un 0,4% menos de lo que ND recibió el 21 de mayo), ganará una mayoría. Por cada punto de aumento en el porcentaje de votos que van a los partidos fuera del parlamento, la barra de la mayoría para el primer partido se reduce.

Otra amplia victoria para ND en solo un mes expondría a la clase trabajadora a ataques brutales por parte de un gobierno boyante de ND. Es por eso que no podemos abordar esta batalla electoral con una actitud rutinaria. Esto debe ser combatido por todas las fuerzas de la clase obrera, unificadas con espíritu de lucha y solidaridad de clase. Desde este punto de vista, nada es más dañino que el veneno del pesimismo y el escepticismo difundido por los dirigentes reformistas en bancarrota, responsables de la situación actual, para culpar a los trabajadores griegos de su propia debilidad y cobardía.

Decimos: es necesaria una lucha unida para evitar que un gobierno de derecha mayoritario de ND consolide el control de la derecha sobre el poder. Si las semillas de una lucha unificada se plantan ahora, incluso el peor impacto de una posible victoria de ND el 25 de junio se verá socavado.

Sin embargo, lo que se encuentra en el camino de una lucha unificada es la cobardía de la dirección de SYRIZA, que está sacando todas las lecciones equivocadas de los resultados de las elecciones de mayo; así como la actitud sectaria de la dirección del KKE, que ahora piensa que crecerán automáticamente a medida que se expone el fracaso de SYRIZA.

Es cierto que el equilibrio de fuerzas dentro de la izquierda está cambiando a favor del KKE, ya que una capa más grande de trabajadores y jóvenes está buscando una salida militante del callejón sin salida. Hay que desafiar a la dirección de SYRIZA. La dirección del KKE debe tomar la iniciativa en la lucha contra la derecha proponiendo un frente único de la izquierda para las elecciones del 25 de junio y más allá.

Decimos: ¡No al pesimismo! ¡No hay un cambio notable de la sociedad hacia la derecha! La Nueva Democracia ganó reuniendo y aumentando marginalmente sus fuerzas existentes. El apoyo total a los partidos de derecha en la sociedad es esencialmente el mismo que en 2019, y solo uno de cada cuatro ciudadanos elegibles votó por ND.

Debemos preguntarnos: ¿cómo se puede lograr la unidad cuando la dirección de las organizaciones de izquierda está tan profundamente dividida? Sólo en el curso de la lucha, movilizando a la juventud y a la clase obrera contra la amenaza de un gobierno de derecha mayoritario de ND, como lo han demostrado las movilizaciones masivas desencadenadas por el desastre ferroviario en Tempi.

Un Frente Único de Trabajadores de lucha contra la derecha, compuesto por SYRIZA, el KKE, MERA25 y otros partidos de izquierda más pequeños, debe organizarse sobre la base de una campaña para denunciar los ataques reaccionarios preparados por los capitalistas y un posible gobierno de mayoría ND. ¡Ni un solo voto de la clase obrera, los pobres y los jóvenes a la derecha!

Además, el papel podrido de los medios de comunicación, controlados por la oligarquía, debe ser constantemente destacado y condenado.

Y sobre todo, debe haber un firme compromiso para formar un gobierno de izquierda amplia, para derogar la legislación reaccionaria y las leyes antiobreras introducidas por ND. Esto, como primer paso hacia una amplia discusión dentro del movimiento obrero y juvenil sobre un claro programa anticapitalista.

El KKE debe tomar la iniciativa de la lucha contra la derecha, promoviendo un amplio Frente Único de los Trabajadores. Sólo la lucha por el socialismo puede garantizar un futuro mejor para la clase obrera griega. Tengamos este debate a la vista, no a puerta cerrada.

¡La única solución política es la lucha por la elección de un gobierno obrero que implemente un programa socialista!


[Este artículo es una versión abreviada de la declaración original publicada en griego]