Elecciones en SUTEBA

0
171

A tres años de instalada a nivel provincial y frente a las próximas elecciones seccionales se impone un repaso de lo realizado y de las dificultades a vencer en la oposición de izquierda del SUTEBA.

Logros y nuevas tareas de la oposición

A tres años de instalada a nivel provincial y frente a las próximas elecciones seccionales se impone un repaso de lo realizado y de las dificultades a vencer en la oposición de izquierda del SUTEBA.

Tras largos debates, y marchas y contramarchas, finalmente se ha conformado una oposición unificada frente al oficialismo Celeste-Azul y Blanco. Las seccionales opositoras han logrado ampliar la afiliación y extender su influencia a otras seccionales, principalmente vecinas. Probablemente se conserven las seis seccionales conquistadas hace tres años y se consigan algunas más.

Pero no podemos dejar de referirnos a algunas posiciones y prácticas muy criticables que debemos cambiar si pretendemos construir una opción con posibilidades de desplazar a la actual dirección del SUTEBA. En estos tres años encontramos todas las variantes de desviaciones y errores. Desde la cooptación por parte del gobierno de algunas direcciones, abandono de cargos incluido, hasta el ultraizquierdismo que no distingue oficialismo y oposición, pasando por las maniobras y acuerdos desde arriba, ignorando a los docentes más luchadores que, por ahora, no militan políticamente.

El temor a perder cada uno su pequeña quintita impide avanzar en la conquista de todo un campo (el sindicato a nivel provincial). Por eso prefieren dar prioridad a la pelea por los cargos y los colores de las listas que a plantearse una unidad más profunda, una oposición unificada que podría ampliar geométricamente su base.

Es necesario retomar el camino de la unidad con los sectores de base más luchadores, no dividir en líneas partidarias a las organizaciones sindicales y ampliar la afiliación que aún se mantiene en porcentajes muy bajos. Se podría de esa manera, además, disputar la base docente al oficialismo. En este sentido es fundamental que se atienda a los cuerpos de delgados por escuela, que son los que mantienen el contacto con las bases y los que impulsan y coordinan las luchas que se vienen dando. Para el armado de las listas seccionales se privilegiaron los acuerdos entre listas partidarias y no se permitió la participación de estos sectores de base.

En este sentido las organizaciones, fundamentalmente las que integran el MIC, deben tomar estas iniciativas, y otras, que apunten a la conformación de una oposición unificada, antiburocrática y con auténtica democracia sindical.