Elecciones de EE.UU. 2020: El desastre de la democracia burguesa norteamericana

0
139

«Me preocupa nuestra economía, me preocupa… ¿Y si Trump gana de nuevo? ¿Y si Biden entra? Quiero decir, va a ser uno u otro y me asusta mucho porque realmente no quiero a ninguno de ellos». – Una abuela de la clase trabajadora y ex votante de Trump de los bosques del norte de Wisconsin, entrevistada en el Daily podcast.

En vísperas de las elecciones de 2016, escribimos lo siguiente: «Si el Brexit puede suceder, Donald Trump puede convertirse en el próximo presidente de los Estados Unidos». Contra todo pronóstico y para consternación de miles de millones de personas en todo el mundo, esto es precisamente lo que ocurrió. Después, explicamos las razones fundamentales de su victoria sorprendente. Sobre todo, enfatizamos que  la única manera de derrotar a Trump y al sistema que representa es luchar sobre una base independiente de la clase contra el capitalismo.

Tras la crisis económica de 2008, las elecciones de 2016 marcaron un punto de inflexión en la evolución del panorama político estadounidense. No sólo marcó el inicio del período más polarizado y turbulento en la memoria colectiva, sino que también marcó una nueva etapa en la crisis del régimen de la clase dominante estadounidense. Al igual que el Brexit, la victoria de Trump no «se suponía que sucediera». Ninguno de los principales estrategas políticos lo esperaba, y claramente no era el candidato que Wall Street quería. Pero para millones de votantes cansados y enojados que acababan de vivir ocho años de estancamiento bajo los demócratas, la perspectiva de otro «status-quo» que la administración Clinton no resultó llamativa. Los «deplorables» le dieron a Washington y a los liberales una peineta gigante.

Las elecciones de 2016 se caracterizaron por la crisis del liberalismo y un sistema bipartidista que no reflejaba el estado de ánimo real del descontento en la sociedad. Sobre todo, marcó la dramática entrada del socialismo en el diálogo general y las mentes de decenas de millones de trabajadores y jóvenes estadounidenses.

Han pasado cuatro años, y a pesar de un grado sin precedentes de ira de clase acumulada, la clase obrera todavía no tiene un grupo propio. En una tragicomedia ya vista en 2016, Bernie Sanders se rindió  una vez más ante el gobierno. La clase dominante respiró un suspiro colectivo de alivio cuando abandonó la contienda. Sin embargo, el espectro del socialismo continuó perdurando durante las elecciones.  Casi la mitad  de los estadounidenses, incluido el 70% de los jóvenes,dicen que votarían por un candidato socialista. Se ha hablado más del auge del socialismo — y más del acecho rojo de un presidente estadounidense — que en cualquier otro momento desde el colapso de la Unión Soviética. Como resultado, Trump se enfrenta a otro candidato demócrata de Wall Street. No se descarta de ninguna manera que pudiera superar las probabilidades una vez más y ganar otro mandato. Pero esto no significa que nada haya cambiado desde las últimas elecciones.

Vivimos en un mundo significativamente cambiado. La crisis sistémica del capitalismo abarca todo y está erosionando constantemente la confianza en todas sus instituciones. La experiencia de la peor crisis económica de la historia, la pandemia criminalmente manejada y el movimiento de protesta más grande y amplio de la historia de Estados Unidos han dejado una huella indeleble en la conciencia de millones de personas, y es sólo el principio.

No olvidemos que Bernie tenía el apoyo entusiasta de millones de personas y parecía estar listo para ganar la nominación demócrata, hasta que el partido se juntó para defender a Biden. A principios de marzo, fue el impulso de la campaña de Sanders — más que la economía, la administración de Trump o incluso la creciente pandemia — lo que llenó a la clase dominante de temor. Si Sanders se hubiera postulado como independiente desde el principio, o hubiera seguido como tal después de ser socavado y descarrilado de nuevo, el panorama electoral sería fundamentalmente diferente. Imagínense cómo sería una campaña audaz y energizada de la clase trabajadora para el pleno empleo, la atención sanitaria y la educación. Una campaña que movilizara a millones de personas detrás de un plan integral para reconstruir nuestra infraestructura y combatir la crisis climática, al tiempo que defendía los salarios y empleos de los trabajadores. Una campaña que pusiera el socialismo y la lucha contra el racismo y la brutalidad policial en el centro de la actividad política.

Crisis sobre crisis

Aunque Trump ha presionado para reabrir la economía a cualquier costo, el rebote  se ha reflejado, sobre todo, en el mercado de valores y no en el mercado laboral. Sin duda, el mayor crecimiento del PIB de la historia se registró en el tercer trimestre, pero eso fue sólo porque había caído tan precipitadamente en la mitad anterior del año.

En realidad, la economía sigue siendo un 3,5% más pequeña que hace un año. Millones de personas siguen en paro, millones de personas han caído en la pobreza extrema y se estima que  9,9 millones de hogares  están atrasados en los pagos de hipotecas o alquileres y están en peligro de ser desalojados de sus hogares.

Se prevé que la deuda nacional superará el PIB por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. Esto significa que todos los trabajadores en los Estados Unidos tendrían que producir durante todo un año sin consumir nada — sin comida, sin combustible, sin diversión, sin nada, y todavía no sería suficiente para cubrir todo lo que el país debe. No importa los miles de millones de deudas en tarjetas de crédito, hipotecas, préstamos para estudiantes y automóviles, y más.

La pandemia se ha disparado a nuevas alturas en los días previos a las elecciones, con 50.000 personas hospitalizadas, casi 9 millones de infecciones y 230.000 muertes registradas en los Estados Unidos hasta el momento.

Y como cereza del pastel, hay una profunda incertidumbre sobre cómo la Casa Blanca y una sociedad hiperpolarizada responderán a los resultados, o si esos resultados serán claros en algo que se aproxime a tiempo. Esta es la situación general mientras el mundo observa el fuego del basurero de la democracia burguesa estadounidense.

Una montaña rusa política

En 2016, después de dos mandatos de Obama, el intensamente despreciado Donald Trump y Hillary Clinton compitieron para la presidencia. Todos conocemos el resultado: una apenas victoria para la estrella de la televisión de realidad. Cuatro años más tarde, tenemos un referéndum de facto sobre el presidente en ejercicio.

Trump prometió derogar y reemplazar el Obamacare por algo mejor; gastar billones en infraestructura; para revivir la fabricación y la minería del carbón; y, por supuesto, obligar a China a «jugar limpio» y hacer que México pague por un muro fronterizo. También prometió poner “EEUU primero», pero sólo ha logrado convertir a Estados Unidos en el número uno en infecciones y muertes por COVID-19. El auge económico más largo de la historia de Estados Unidos se azotó en su guardia, y su respuesta a la pandemia ha sido una distopía orwelliana.

Y sin embargo, sigue presentándose como un inconformista, aprovechando hábilmente el estado de ánimo antisistema generalizado. Aunque actualmente es el rey del pantano, puede argumentar razonablemente que él es el advenedizo en la campaña. Después de todo, es el salvador de Estados Unidos, el hombre que hizo al país «Grande otra vez», y el único que puede mantenerlo de esa manera.

Y aunque muchos de los que votaron por él por fin lo han abandonado debido a su manejo de la pandemia y la economía, todavía tiene una base sólida en muchas partes del país. Muchos creen en su palabra de que China es la culpable del virus, de que los científicos arruinaron la economía y de que hordas de socialistas desenfrenados impondrán una tiranía estalinista si Joe Biden es elegido. Gane o pierda, la ira profundamente arraigada contra el sistema liberal, incitada por los medios de extrema derecha, no va a disipar pronto, y Trump se seguirá afianzando.

Trump ha declinado hasta ahora comprometerse con una transferencia pacífica del poder en caso de que pierda las elecciones. Esto llevó al Pentágono a intervenir, dejó claro que los militares no intervendrían para decidir la elección de una manera u otra. El Departamento de Seguridad Nacional y otras agencias han hecho preparativos especiales en caso de disturbios civiles. Las empresas de las principales ciudades están colocando tablas en las ventanas en preparación para un posible huracán de levantamientos sociales, y se tuvo que levantar un muro «no escalable»  alrededor de la Casa Blanca. Este es un estado extraordinario de las cosas.

Polarización

La sociedad estadounidense está más polarizada que nunca en la memoria colectiva. Los movimientos sociales de los años 50, 60 y principios de los 70 tuvieron lugar en el contexto de un aumento general del nivel de vida. Ahora la mayoría ha estado sumida en el estancamiento durante décadas, mientras que los multimillonarios acaparan una riqueza astronómica.

Muchos comentaristas hablan de las «dos Américas». Se nos dice que una especie de seccionalismo «rural versus urbano» ha dividido irreconciliablemente el país. Sin duda, Estados Unidos es un país vasto y variado, con una variación regional tremenda y una amplia gama de culturas y subculturas «estadounidenses» superpuestas y a menudo antitéticas. Pero en la raíz, lo que está ocurriendo es un proceso prolongado y distorsionado de polarización y diferenciación de clases. Dada la debilidad de la izquierda, la falta de un partido político de clase trabajadora de masas y la capitulación de los líderes obreros a las grandes empresas, esto se expresa de una manera deformada y contradictoria y se refracta a través de los principales partidos existentes.

Irónicamente, los fundadores de este país trataron de evitar el partidismo y el sistema de partidos por completo. Pero los partidos políticos representan clases o capas de clases en la sociedad, y en definitiva, los intereses económicos y sociales de esas clases y capas. Mientras existan clases, la política partidista y los partidos, de una forma u otra, no pueden ser prohibidos por decreto y encontrarán una salida para la expresión.

Estados Unidos es único entre los países industrializados avanzados en que nunca hemos tenido un partido político de clase trabajadora masiva de ningún tamaño o duración significativa. Construir un partido de este tipo es la principal tarea política para nuestra clase en el próximo período histórico. Este es un desafío imponente, pero tal partido puede surgir mucho más rápido de lo que nadie imagina bajo ciertas condiciones.

Hay un enorme potencial y un vacío enorme para la política independiente de clases. El llamado centro político ha sido desalojado por la crisis capitalista, que explica el creciente interés por el socialismo y el comunismo y el surgimiento de una extrema derecha más vocal y visible. Un artículo de la revista Science encontró que los estadounidenses ahora odian a la gente en el partido opuesto más de lo que ama «su propio» partido.

Sin embargo, esta polarización no se expresa simplemente ideológicamente y en las encuestas. Al día de hoy, un número creciente de personas está buscando una salida con arma en mano.

Las milicias de extrema derecha que almacenan armas para combatir la tiranía de un gobierno sin control han infestado a este país durante décadas. Los picos en la venta de armas también son comunes antes de las elecciones, ya que el grupo de presión de armas y municiones provoca la compra de pánico gritando que los demócratas vienen a quitarle las armas a la gente. Pero el cambio que estamos viendo ahora refleja algo mucho más profundo.

Las primeras compras de armas han aumentado desde el comienzo de la pandemia. De hecho, desde finales de la década de 1990, ocho de las diez semanas con las mayores ventas de armas registradas fueron desde marzo de este año. Por varias razones, un número creciente de estadounidenses comunes y corrientes, tanto a la izquierda como a la derecha, no confían en que el Estado los mantenga a salvo y crean que la única manera de defenderse es hacerlo ellos mismos.

Este estado de ánimo de ansiedad e inseguridad es una función de la inestabilidad general provocada por la crisis interminable. Aquellos que se inclinan hacia la derecha creen que la cobertura mediática sensacionalista de sucesos en lugares como Portland y Seattle y se preocupan de que las turbas de izquierda amotinadas amontonen los suburbios, saquean sus hogares y se llevarán a sus hijos. Muchos que se inclinan hacia la izquierda temen que si Trump pierde abiertamente o si se trata de una elección disputada, habrá caos y violencia por parte de grupos como los Proud Boys y Boogaloo Boys. Y si Trump gana, les preocupa que todo el aparato estatal sea utilizado contra ellos.

El auge de lo que son efectivamente milicias negras armadas como la Coalición Not Fucking Around es muy significativo. No olvidemos que los negros se defendieron con armas contra los supremacistas blancos en la era de la Reconstrucción y el Sur de Jim Crow en lugares como Tulsa en 1921. El auge de las patrullas de barrio armado en ciudades como Minneapolis durante las protestas de George Floyd este verano es también una expresión embrionaria de la necesidad de defensa personal organizada de clase trabajadora.

E incluso si no hay violencia generalizada en torno a estas elecciones en particular, lo que está en juego habrá sido aumentado por los inevitables enfrentamientos entre clases en el futuro. La gran mayoría de los estadounidenses solían creer que otra guerra civil «no puede suceder». Pero cada vez más, millones de personas creen que esto no sólo es posible sino inminente, que no se trata de “si estalla” sino, más bien, cuándo las cosas comenzarán a estallar.

Este es precisamente el tipo de tensión que se acumuló, con inicios y paradas, en el período anterior a las dos guerras civiles revolucionarias que este país ya ha experimentado.

Un fraude y una farsa

Trump ha tocado el tambor del fraude electoral incesantemente. Aunque no hay pruebas de que este tipo de fraude sea generalizado, ciertamente ha habido irregularidades. Se alega que se han encontrado montones de papeletas arrojadas o quemadas. Urnas no oficiales aparecieron en California. Y en los vastos espacios de Texas, el gobernador permitió sólo una estación oficial de recolección de papeletas por condado, aunque algunos condados tienen 40.000 personas y otros tienen 2 millones.

La negativa del presidente de aceptar preventivamente la posibilidad de la derrota puede ser una forma de establecer cobertura para una pérdida, que sería devastadora para su ego e imagen. Detrás de la escena, un equipo de 150 personas, incluido el jefe de gabinete de Trump, ha estado trabajando durante meses en una posible transición a una administración de Biden. Aunque tiene una influencia indebida, el destino de la República capitalista estadounidense no está únicamente en manos de un solo individuo.

Al pintar los resultados como fraudulentos, Trump puede estar en una posición aún más fuerte fuera del poder que dentro de él. Estaría aún menos encorsetado por la necesidad de decoro y preocupación por la integridad institucional que como presidente. Si Biden gana, heredará múltiples crisis y tendrá herramientas limitadas para enfrentarlas, por no hablar de una virulenta oposición de extrema derecha. Si Trump puede enturbiar la transferencia de poder y pintarse a sí mismo como víctima de la tiranía liberal, su base será animada, y vivirá para luchar otro día, potencialmente postulando por otro mandato en 2024.

Pero podemos estar de acuerdo con el presidente en esto: estas elecciones son un fraude y una farsa. Por todo lo que habla de Trump llevando a cabo un «golpe» contra la Constitución de los Estados Unidos, debemos tener claro que este documento siempre ha sido una herramienta para asegurar el gobierno de una minoría sobre la mayoría.

Durante décadas después de que la Constitución fue adoptada por primera vez, sólo los hombres blancos, dueños de propiedades, podrían votar. Los esclavos, las mujeres, los nativos americanos y los pobres no tenían voz alguna. Eventualmente, después de muchas oleadas de amarga lucha de clases, la franquicia se extendió. Las mujeres estadounidenses no obtuvieron el derecho a votar hasta 1920, tres años después de que la Revolución Rusa concediera este derecho. Pero innumerables otras medidas se utilizaron para limitar la participación política o para diseñar los resultados por adelantado, desde los requisitos de alfabetización hasta los impuestos electorales y la manipulación contorsionista de los distritos.

La intimidación de los votantes y la violencia electoral son tan antiguas como la Constitución, y tan estadounidenses como el pastel de manzana. También lo es la privación de derechos institucionales. Treinta y seis Estados actualmente tienen requisitos de identificación para los votantes. Siete Estados tienen estrictas leyes de identificación con foto, sin excepciones. Al mismo tiempo, más de 21 millones de ciudadanos estadounidenses no tienen identificación oficial con foto. Estos documentos de identificación pueden ser costosos, e incluso cuando son gratuitos, los solicitantes deben cubrir la documentación relacionada y los gastos de viaje ellos mismos.

Luego están los millones de inmigrantes documentados e indocumentados que viven, trabajan y pagan impuestos en los Estados Unidos y que tienen que acatar la ley estadounidense, pero sin embargo no tienen voz en lo que les sucede o en los lugares donde viven. A eso se suman los 3,4 millones de puertorriqueños que no pueden votar a pesar de ser un «territorio estadounidense», en realidad, una colonia de facto, en última instancia gobernada por el Congreso y el presidente. Lo mismo ocurre con los ciudadanos de las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, Guam, etc.

¿Y qué hay de los 5,2 millones  de delincuentes convictos que no pueden votar aunque hayan cumplido sus términos? Debido al racismo estructural del capitalismo estadounidense, esta capa de la población es desproporcionadamente pobre, negra y latina. A más del 6,2 por ciento de la población negra adulta se le niega el voto en comparación con el 1,7 por ciento de la población no negra. Cerca de 900.000 floridanos que han completado sus condenas siguen sin poder votar en este llamado Estado de oscilación, a pesar de un referéndum de votación de 2018 que prometió restaurar sus derechos de voto.

Además, los ejércitos de abogados demócratas y republicanos están inundando actualmente los tribunales con mociones para invalidar decenas de miles de votos por tal y cual razón espuria. Cuando sólo unos pocos cientos de votos deciden regularmente las elecciones, este tipo de márgenes pueden marcar una diferencia real.

Luego está el Colegio Electoral. El hecho es que no existe un derecho constitucional para que los ciudadanos de la «mayor democracia del mundo» elijan el cargo más alto de la tierra. Lo que se elige el día de las elecciones es el llamado Colegio Electoral. Los votos a este órgano se asignan en función de cuántos senadores y representantes tiene cada estado. Pero como cada estado obtiene automáticamente dos senadores y un mínimo de un congresista, esto sesga el equilibrio hacia estados más pequeños, rurales y conservadores. A pesar de que parecen pequeños, estos márgenes pueden ser decisivos.

Por ejemplo, Dakota del Norte y California tienen dos senadores y los votos electorales correspondientes, a pesar de que la población de California es cincuenta veces mayor. En todos los Estados excepto Maine y Nebraska, el ganador se lleva todos los votos electorales. Trump ganó el Estado masivo de Florida por sólo 100.000 votos en 2016, y obtuvo los 29 votos electorales. En 2000, GW Bush ganó todos los votos electorales de Florida y la presidencia con una delantera de sólo 525 votos populares. Y aunque recibió tres millones menos de votos populares que Hillary Clinton ese año, sólo 77.000 votos en tres Estados en el medio oeste entregaron a Trump el Colegio Electoral y las llaves de la Casa Blanca.

Como resultado, los llamados Estados de campo de batalla u oscilantes tienen mucha más prioridad a la hora de hacer campaña, ya que todo lo que importa son los 270 votos electorales necesarios para la victoria. Ya es garantía que muchos Estados están ganados para votar por un partido u otro, por lo que el 80% de la población que vive en Estados que no son campos de batalla electoral a menudo simplemente se da por sentado. Esta mordió a Hillary Clinton en la cara en 2016, ya que no visitó el Estado de Wisconsin ni una sola vez, tan segura estaba de que esos votos estaban en la bolsa. Así que no importa si votas por Trump en Nueva York o Biden en Mississippi, tu voto no tiene ningún efecto en el resultado. No es de extrañar que la mayoría de los estadounidenses apoyan la abolición de esta institución arcaica.

Algunos Estados han firmado el Pacto Interestatal de Votación Popular Nacional (NPVIC) para abordar este tema. Este es un acuerdo entre un grupo de Estados de Estados Unidos y el Distrito de Columbia para otorgar todos sus votos electorales a cualquier candidato presidencial que gane el voto popular general. Pero el número de votos electorales seguiría siendo sesgado hacia los Estados más pequeños, más rurales y conservadores.

Con toda su sabiduría, los enmarcadores de la Constitución decidieron un número par de electores, abriendo así la posibilidad de un empate en el Colegio Electoral. Si esto se produjera, la Cámara de Representantes elegiría al presidente sobre la base de un voto por delegación estatal. Esto hace una burla aún mayor al concepto de democracia, ya que California recibiría un voto por su delegación de 53 representantes, mientras que Dakota del Sur también recibiría un voto por su único representante. Como las cosas están actualmente en 2020, esto favorecería a Donald Trump.

Luego está la Corte Suprema, que bien podría ser llamada a intervenir en las elecciones y potencialmente inclinar la balanza, como lo hizo en el fiasco de 2000 entre Al Gore y GW Bush. Durante años, el juez principal John Roberts ha tratado de jugar un acto de equilibrio, utilizando el poder de la corte para ejercer influencia política sin parecer hacerlo. Esta farsa será más difícil de lograr ahora que la corte ha sido cargada de «intérpretes» conservadores de la Constitución, designados de por vida. Vale la pena señalar que los jueces Roberts, Kavanaugh y Coney Barrett estuvieron involucrados con la campaña de Bush en las elecciones de 2000.

El hecho de que existan los llamados jueces liberales y conservadores expone la naturaleza profundamente política de este órgano no electo. Aunque nos harían creer que el tribunal más alto de la tierra flota sobre el resto del Estado y de la sociedad de clase, nada podría estar más lejos de la verdad. Al igual que la monarquía británica, la Corte Suprema es un baluarte clave del gobierno burgués. Una vez que un factor confiablemente estabilizador, también se está transformando en un factor desestabilizador del más alto orden, ya que las personas pierden aún más confianza en la llamada imparcialidad de la ley.

Algunos se han referido a todo esto como «democracia no representativa». Pero es precisamente lo que siempre ha sido — la democracia burguesa — un sistema diseñado para defender los intereses de una pequeña minoría con propiedad sobre los intereses de la mayoría en gran medida sin propiedad.

¿Quién saldrá a votar?

Se ha dicho mucho sobre la participación de votantes en estas elecciones. Se emitieron casi 100 millones de votos antes del día de las elecciones, aproximadamente dos tercios del total de las elecciones de 2016. Algunos estiman que la participación de votantes será tan alta como 65% o 70% de los votantes elegibles. En comparación con un promedio de alrededor del 55% en las recientes elecciones presidenciales, esto parece indicar un compromiso real. Pero incluso estas proyecciones significarían que entre el 30 y el 35% de los votantes elegibles — decenas de millones de personas — no estaban lo suficientemente motivados para salir y votar a pesar de cuatro años de caos y una presión menos malvada.

La pronta participación ha sido, en parte, impulsada por las condiciones impuestas por la pandemia y por el temor de que los problemas con el Servicio Postal invaliden los votos no emitidos con mucha antelación. La gente también se preocupa por la violencia y la intimidación en los centros de votación el día de las elecciones. Y como hemos visto, millones de personas están motivadas por el odio al partido contrario más que el verdadero entusiasmo por el candidato por el que están votando. Sólo el 22% de los votantes dice que las elecciones de 2020 serán «definitivamente» libres y justas y casi 3 de cada 4 votantes de cualquiera de los partidos están preocupados por las protestas violentas sin importar el resultado. Los jóvenes son especialmente escépticos.

La mayor participación, y especialmente el aparente aumento de los votantes jóvenes, parecería favorecer a Biden y a los demócratas. Después de desaparecer de la vista pública durante los últimos años, el partido soltó al todavía popular Barack Obama en los últimos días para respaldar a Biden. Muchos conservadores, incluidos periódicos y expertos que nunca han respaldado a un demócrata, han salido a por Biden, no porque se hayan «movido a la izquierda», sino porque él está muy a la derecha. La perspectiva de cuatro años más de un egomaníaco indómito e impredecible en la Casa Blanca les causa pesadillas. En tiempos como estos, preferirían a alguien que defendiera fervientemente sus intereses mientras prestaba atención retórica a los problemas sociales más apremiantes.

«Seguir el dinero»

Durante el segundo debate presidencial, Trump acusó a Biden de ser el candidato de Wall Street, y no se equivocó. Una encuesta de CEOs realizada por la Escuela de Administración de Yale a finales de septiembre encontró que el 77% planeaba votar por Biden y que más del 60% predijo que ganaría. La inestabilidad es mala para los negocios, y Trump es la definición de inestabilidad.

Aunque los Estados Unidos empresarial se beneficiaron poderosamente con Trump, Joe Biden es visto como un par de manos mucho más seguras. Sus comités conjuntos de recaudación de fondos se beneficiaron de una ola de contribuciones de gran dinero de los Estados Unidos corporativos durante el tercer trimestre, recaudando $383 millones solo en septiembre. Según el neutral Centro Para La Política Responsiva, la industria financiera ha favorecido en gran medida a Biden, gastando más de $50 millones para respaldar su candidatura en comparación con más de $10 millones para Trump. Como todos los buenos capitalistas, ven estas contribuciones como una inversión, y esperan un retorno, ya sea directa o indirectamente, a corto o a largo plazo.

Basado en el muestreo y la metodología de las encuestas, que se dice que es más refinado que en 2016, Biden lidera a Trump por un margen más alto a nivel nacional y en Estados oscilantes clave que hizo Hillary Clinton. Por si sirve de algo, el mercado de valores le da a Biden una ventaja. El encuestador Robert Cahaly del grupo poco ortodoxo Trafalgar, que fue al grano y predijo la victoria de Trump en 2016, predice otro disgusto. Así que, si bien es estadísticamente improbable, no se puede descartar una victoria de Trump.

La calma antes de la tormenta [de mi*rda]

Muchas personas sienten sinceramente que las apuestas son más altas que nunca y que sus seres queridos y sus familias están literalmente en la línea de fuego. Esperan que la tensión y la polarización disminuyan si sólo hay un cambio de tono en la parte superior de la sociedad. Por falta de una alternativa, votarán sin dudar por Biden. Pero se sentirán amargamente decepcionados una vez más, no importa quién gane. La incertidumbre, la inestabilidad y la polarización sólo empeorarán, y las relaciones fundamentales de explotación y opresión permanecerán, hasta que el sistema en su conjunto sea derrocado por la acción consciente de la clase trabajadora.

Como hemos visto, los márgenes pequeños en áreas particulares pueden tener una influencia sobre el resultado final. Las mujeres suburbanas blancas votaron fuertemente por Trump en 2016, pero comenzaron un éxodo en las elecciones de medio mandato de 2018. Las mujeres negras, consideradas por muchos como la columna vertebral del Partido Demócrata, se movilizan para votar en números récord, sin importar que los dirigentes del partido se estén montando sobre sus espaldas. Pero todo depende de dónde se emitan los votos y de si se cuentan o no. Es probable que estará decidido por un puñado de Estados, incluyendo Pensilvania, Wisconsin, Arizona y Florida. Desde 1928, sólo dos candidatos que han ganado Florida no han ganado la presidencia.

A menos que sea una victoria total para Biden, es poco probable que sepamos los resultados completos esta misma noche. Podría tomar días o semanas para que todos los votos sean contados. Trump bien puede declarar la victoria en la noche de las elecciones, sólo para gritar que fue «robado» una vez que se cuenten todas las papeletas por correo. O simplemente puede negarse a conceder, incluso ante una clara victoria de Biden. El Donald ha hecho una carrera apostando a que ganará en una lucha salvaje por la posición, que sus oponentes se sorprenderán y desorientarán tanto que serán eliminados de la contención. Si es necesario, arrastrará el proceso a través del lodo de los tribunales el mayor tiempo posible, desatando una crisis constitucional y legal profana: las consecuencias para el sistema en su conjunto serán condenadas.

Y si Biden pierde, es poco probable que él también conceda antes de agotar todos las opciones legales y procesales posibles. Y si se lleva a la Corte Suprema o a la Cámara de Representantes, la confianza en el proceso se verá aún más socavada. No importa cuál sea el resultado, más caos, inestabilidad y confusión están garantizados.

Hay innumerables variables, y debemos esperar lo inesperado. ¿Qué significaría otra victoria de Trump para la clase obrera? ¿Cuáles son las perspectivas para la lucha de clases bajo Biden y un gobierno de «unidad nacional»? ¿Qué pasa si los demócratas ganan la «trifecta» y barren el Congreso y la presidencia? ¿Qué significaría todo esto para la lucha obrera organizada, para los socialdemócratas de la DSA y la izquierda en general? ¿Y las otras elecciones secundarias? Exploraremos estas preguntas y más en los próximos días. Ya sea que tarde horas, días, semanas o meses en resolverse por completo, estos procesos se cristalizarán un poco más después de mañana.

Esto ya está claro. La clase obrera no tiene candidato en estas elecciones. George Floyd y Breonna Taylor no tienen candidato. Los innumerables sobrevivientes de agresión sexual no tienen candidato. Los jóvenes que heredarán la catástrofe climática no tienen candidato. Uno de estos candidatos procapitalistas ganará, y la clase obrera en su conjunto perderá. Enormes bandos de la izquierda han cedido a la presión del menos mal y a la supuesta inminencia del fascismo. No tienen idea de que, aunque la política estadounidense se ha desviado aún más hacia la derecha: la clase obrera en su conjunto y especialmente los jóvenes no lo han hecho. Hay una evidente desconexión entre lo que necesitan y desean millones de trabajadores y jóvenes y lo que se ofrece en la papeleta electoral. Eventualmente, algo tendrá que romper.

Lo hemos dicho antes, y lo diremos un millón de veces más si es necesario: lo que la clase obrera estadounidense necesita es un partido de masas propio, armado con un programa socialista revolucionario que trascienda los límites del capitalismo. Esta idea debe ser clara, paciente y tenazmente planteada en el movimiento, el fulcro alrededor del cual nuestras muchas luchas aparentemente separadas pueden estar unidas en una sola.

Quien gane, el 3 de noviembre de 2020 marcará un nuevo punto de inflexión en la crisis del capitalismo, la lucha de clases y el contradictorio desarrollo de la conciencia de clase. Si Trump sale victorioso, la indignación y la desesperación anudarán los estómagos de millones de personas, mientras que sus esbirros y secuaces se regodean y se regocijan. Pero incluso si una explosión inicial de protestas eventualmente se queda sin vapor — ningún movimiento puede vivir indefinidamente solo de la ira — podemos esperar que el movimiento inspirador de los últimos meses regrese a un nivel aún más alto en los próximos cuatro años. Incapaz de derrotar a un payaso criminal durante una crisis económica y una pandemia, la podredumbre absoluta de los demócratas quedaría expuesta de una vez por todas y la necesidad de una ruptura total e inmediata será evidente para millones de personas.

Si Biden gana, será la Escuela de los Demócratas 2.0. Después de haber heredado un desastre infernal de Trump, tendrá un tipo de luna de miel, aunque no para siempre. Su misión será restablecer la estabilidad y credibilidad de las instituciones del sistema mientras prepara el camino para la próxima generación de defensores demócratas del capitalismo. Recuerda: incluso las tímidas expresiones de Bernie fueron vistas como demasiado radicales por los dirigentes del partido. Su visión para el futuro del partido va directamente a través de la estela de la ex «policía superior» Kamala Harris. Si los demócratas ganan el control del Congreso, no tendrán excusas legítimas para no llevar a cabo las amplias reformas apoyadas por la mayoría, y sus verdaderas lealtades y limitaciones del sistema quedarán expuestas.

Las elecciones burguesas pueden proporcionar una foto instantánea útil del estado de ánimo en la sociedad en un momento dado. Pero no pueden ofrecer una solución a los problemas fundamentales a los que se enfrentan los trabajadores y los jóvenes. Aunque no será un proceso automático o lineal, eventualmente, la desesperación, la ira desenfocada y la incertidumbre serán cortadas en medio por la lucha de clases.

Una época de revolución y contrarrevolución

El período al que hemos entrado es más parecido a los pre-revolucionarios 1750 y 1850 que a la década de 1950. La relativa estabilidad del período de posguerra está muerta y enterrada, y las contradicciones sociales están presionando en la dirección de una nueva revolución en nuestra vida.

El gran Frederick Douglass comprendió la importancia del voto y fue un defensor de toda la vida del sufragio tanto para los negros como para las mujeres. Una de las primeras cosas que hizo como esclavo fugitivo en New Bedford, Massachusetts fue registrarse para votar. Pero también entendió que votar por sí solo no es suficiente para lograr un cambio fundamental. Sabía que las instituciones diseñadas para el gobierno de una clase sobre otra no pueden reformarse fuera de la existencia, deben ser derrocadas a través de la lucha. En 1857, en la víspera de la Guerra Civil de los Estados Unidos, escribió las siguientes líneas magníficas:

«Permítanme decir unas palabras de la filosofía de la reforma. Toda la historia del progreso de la libertad humana muestra que todas las concesiones aún hechas a sus augustos reclamos han nacido de una lucha sincera. La contienda ha sido emocionante, agitador, absorbente y, por el momento, puesto a todos los demás tumultos en silencio. Debe hacerlo así, o no hace nada. Si no hay lucha, no hay progreso. Aquellos que profesan favorecer la libertad y, sin embargo, desprecian la agitación son hombres que quieren cosechas sin arar el suelo; quieren lluvia sin truenos ni relámpagos. Quieren el océano sin el terrible rugido de sus muchas aguas.

«Esta lucha puede ser moral, o puede ser física, o puede ser tanto moral como física, pero debe ser una lucha. El poder no concede nada sin una demanda. Nunca lo hizo, y nunca lo hará. Averigua a qué se someterá cualquier pueblo en silencio, y has descubierto la medida exacta de injusticia y mal que se les impondrá, y estos continuarán hasta que se resistan con palabras o golpes o con ambos. Los límites de los tiranos son prescritos por la resistencia de aquellos a quienes oprimen. A la luz de estas ideas, los negros serán cazados en el Norte y retenidos y azotados en el Sur mientras se sometan a esos ultrajes diabólicos y no pongan resistencia, ni moral ni física. Puede que los hombres no obtengan todo por lo que pagan en este mundo, pero sin duda deben pagar por todo lo que reciben. Si alguna vez nos liberamos de las opresiones y los males que se nos amontonaron, debemos pagar por su destitución. Debemos hacerlo por el trabajo, por el sufrimiento, por el sacrificio, y si es necesario, por nuestra vida y la de los demás».