El Salvador: El XII Congreso del BPJ marca el paso para más crecimiento militante y expansión de las ideas marxistas en 2021

0
106

Los días 14 y 15 de noviembre del 2020 se celebró el XII Congreso del Bloque Popular Juvenil sección salvadoreña de la Corriente Marxista Internacional, la celebración del Congreso se da en un año donde han ocurrido acontecimientos que no tienen precedentes en la historia moderna. Con una inestabilidad económica y social en todo el mundo, golpeados por los efectos de una de las peores crisis del sistema capitalista a nivel global, el desarrollo de una pandemia mortalmente catastrófica, y al acecho de la peor temporada de huracanes y tormentas devastadoras en todo el área centroamericana. 

A pesar de todos estos acontecimientos negativos y desastrosos, los marxistas salvadoreños pudieron celebrar su Congreso con jornadas de debates donde lo que primó fue el optimismo revolucionario en contraposición del pesimismo delirante que reina entre la intelectualidad académica y la izquierda, situación que expresa la absoluta confianza en las perspectivas teóricas del marxismo y la confianza en el despertar revolucionario de la clase obrera mundial. Esto último ha dejado de ser una perspectiva teórica en muchas regiones y ahora mismo es una realidad práctica.

Por las restricciones que impone la pandemia el Congreso tuvo que desarrollarse de manera virtual, la modalidad online aunque tiene algunos puntos negativos, suele tener otros positivos. De esta forma en la sesión de apertura se pudo tener invitados internacionales de Chile, Ecuador, Perú, Guatemala, Costa Rica, Honduras y México lo cual le dio, como nunca antes en la historia de la organización, un carácter más internacionalista al Congreso, sumado a la destacada participación de una delegación de las obreras de Florenzi que han sido víctimas de los despidos tras la pandemia y llevan meses con la toma de la fábrica, misma fábrica desde donde se conectaron y participaron enviando un saludo combativo a los asistentes al Congreso.

El primer día, desde Londres, el dirigente de la Corriente Marxista Internacional, Jorge Martin, introdujo el punto sobre el debate de las perspectivas de la lucha de clases en el mundo. Haciendo una explicación detallada de la crisis global del capitalismo, el enredo entre sus contradicciones y su imposibilidad de salir de estas mientras profundiza las condiciones miserables de vida de la clase obrera, explicó también las consecuencias que ha generado la pandemia del Covid y como esta no ha sido la causa de la crisis capitalista, como se podría creer, sino solo un evento accidental que coincide con una crisis que ya venía desarrollándose durante mucho tiempo en la economía mundial.

En su explicación acerca de los efectos más fundamentales de la crisis capitalista expuso minuciosamente las causas más elementales del levantamiento desde hace un año en Ecuador y como este se ve empujado por la políticas financieras del FMI, pero que expresa un hartazgo todavía más profundo de la clase trabajadora en la lucha contra las miserables condiciones de vida que le impone el capitalismo. Posteriormente explicó también las causas de las protestas insurreccionales en Chile en noviembre del año pasado y como esta terminó en las elecciones por una Constituyente.

En estos procesos destacó características muy puntuales, como la creación de grupos de autodefensa por el pueblo, como la primera línea en Chile y la guardia popular indígena en Ecuador, así como también la toma de instituciones del Estado estableciendo por momentos expresiones de un doble poder: el poder del pueblo y el poder de los burgueses. Sin embargo, ambos procesos aunque tenían en su seno como fortaleza la espontaneidad y combatividad de las masas en las calles, también tenían una debilidad: la ausencia de una dirección revolucionaria capaz de acabar con el orden burgués.

Terminó hablando de las elecciones en los Estado Unidos, las luchas del movimiento Black Lives Matter y la crisis de la democracia burguesa. La ronda de las participaciones estuvo marcada por muchos temas conectados sobre la crisis del capital, desde las elecciones en Bolivia, la revolución en Haití, la lucha revolucionaria en Nigeria, las elecciones en los EE. UU. y la lucha por la construcción de un partido de la clase obrera, el movimiento de masas en Costa Rica contra el FMI, la constituyente en Chile, entre otros temas de gran interés. 

Cerramos la inauguración del primer día con el inicio de la colecta financiera, la cual se había propuesto la recolección militante de $400 para solventar las necesidades que conlleva la construcción de una organización marxista. Fue impresionante que en el primer día alcanzáramos casi el 80 % de nuestro objetivo, lo cual era también la expresión del ambiente de ánimo que caracterizó el debate de perspectivas mundiales.  

El segundo día, fue aperturado por el camarada Juan de la Cruz con el debate sobre las perspectivas nacionales [click aquí para leer el documento de perspectivas nacionales de la lucha de clases en 2021]. El compañero habló durante una hora sobre la posición desastrosa en la que se encuentra la economía nacional, el decrecimiento económico y su inmediato efecto en el desempleo donde se estima que se perderán 200,000 empleos directos debido a la paralización económica por la pandemia y la caída de la economía mundial.

También describió los altos niveles de endeudamiento y como estos suponen una seria de consecuencias catastróficas para las condiciones de vida de la clase obrera, en tanto que será la clase obrera la que tendrá que pagar la deuda que pasó de un 70 % a un 90 % del PIB en tan solo un año en el gobierno de Bukele. Este endeudamiento ha sido posible a partir de la forma en como el gobierno de Bukele manejó la crisis sanitaria, endeudando la nación para poder cubrir las necesidades económicas de las clases trabajadoras, en contraposicion de utilizar los recursos instalados de la sociedad, como hospitales privados, hoteles de lujo, la industria farmacéutica, la industria de la construcción para solventar las consecuencias de las tormentas tropicales, etc.

El gobierno y la asamblea como todos los estados del mundo han preferido endeudarse hasta las narices antes que acabar con los privilegios de los ricos, en El Salvador específicamente antes de tocar las fortunas de los 16 ultra ricos que controlan una fortuna de más de 21 mil millones de dólares, fruto de la explotación y dominación de un pueblo que careció de todos estos recursos para garantizarse salud, vivienda y alimento.

Se explicó que durante todo este año la clase obrera ha carecido de una oposición de clase que cuestione los privilegios de los ricos y que desenmascare la democracia burguesa y sus instituciones, y que, al contrario, lo que hemos tenido es una oposición incompetente plegada al discurso de la defensa de la democracia burguesa y sus instituciones, lo que ha puesto a la izquierda en una posición minoritaria frente a las elecciones del 2021.

En cuanto a las elecciones, se explicó que en tanto no hay una alternativa para la clase obrera y nuestras fuerzas como organización aún son muy reducidas, no tiene sentido participar en las elecciones burguesas, la tarea central de los marxistas es, por lo tanto, la construcción de las fuerzas revolucionarias, en los sindicatos, en los centros de trabajo, universidades y en las calles. También se explicó el carácter del régimen de Bukele y como este no es un régimen fascista como gritaban algunos alarmistas en la izquierda, sino un régimen de democracia burguesa con algunos tintes dictatoriales. 

En el debate participaron muchos camaradas dando su punto de vista sobres las perspectivas nacionales, se habló sobre el carácter del régimen de Bukele su discurso y su demagogia, el papel de las Fuerzas Armadas en la lucha de clases, la popularidad de Bukele frente a las masas trabajadoras, el papel de los Estados Unidos en la política nacional, los bloques de poder en el bloque de empresarios tras Nayib Bukele y el debate sobre la reforma a la Constitución en 2021.

Por la tarde, la compañera Xenia Barrera, dirigente del BPJ, introdujo el balance de trabajo organizativo de la organización, destacando el crecimiento de nuestro alcance en ideas y la militancia, el año 2020 nos ha permitido llegar a zonas donde antes no estábamos, como por ejemplo una cada vez más fuerte presencia en Santa Ana, la llegada a Morazán, San Miguel, San Vicente, Sonsonate y por supuesto la exitosa extensión de la CMI en Centroamérica en países como Guatemala, Costa Rica, Nicaragua y un grupo más consolidado en Honduras teniendo cada vez más un trabajo regional más que local. 

La compañera también señaló los obstáculos y errores organizativos del último periodo, los aspectos a mejorar en un futuro inmediato y la constante necesidad de profesionalizar cada vez más el trabajo revolucionario en la sección para poder prepararnos a los acontecimientos futuros que están por desarrollarse en el país y la región centroamericana. Hubo una amplia participación en el debate por parte de los camaradas delegados, el ánimo general es a superar los errores y fortalecer nuestro trabajo asumiendo compromisos a nivel personal y colectivo.

Después de este punto, se reanudó con la agitación de la colecta financiera, los ánimos del Congreso una vez más se expresaron en la consecución de nuestro objetivo financiero y luego rápidamente en la superación de este, pasando de $400 a $516 dólares, lo que expresa los sacrificios de cada uno de los camaradas militantes de la CMI y la confianza en las ideas, métodos y tradiciones de la Internacional.   

El XII Congreso terminó con unas calurosas y efusivas palabras del camarada Jorge Martin que manifestó haber tenido el placer de estar por primera vez en un Congreso de la sección salvadoreña y destacó el buen nivel político de la organización, la disposición y entrega que hay de todos los camaradas en la construcción de un partido de cuadros marxistas. Mencionó que aunque las fuerzas aún son pequeñas, sin duda la organización tiene una influencia mucho más grande que sus fuerzas en el movimiento revolucionario y eso solo es posible por la calidad de sus cuadros, terminó citando las palabras de León Trotsky en su testamento: “La vida es bella, que las futuras generaciones la liberen de todo mal, opresión y violencia y la disfruten plenamente”.

Y así escuchando la Internacional concluyó el histórico XII Congreso del BPJ en medio de crisis tras crisis: climática, sanitaria, económica y social, derrocamientos de gobiernos y movimientos de masas en el continente americano. Sin embargo, el congreso marca un punto importante en la extensión de las ideas marxistas en la región centroamericana y en el mundo entero. Los oprimidos del mundo no tenemos nada que perder, más que nuestras cadenas, a alzar la bandera del socialismo y el comunismo porque tenemos un mundo entero por ganar.

¡Trabajadores del mundo unidos! 
¡Para que la gente viva, el capitalismo debe morir!
¡Organízate con nosotros por el socialismo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here