El retiro de Gaza, ¿un paso adelante hacia la paz?

0
110

La evacuación de la Franja de Gaza pone fin a 38 años de ocupación israelí en este territorio palestino. Los colonos israelíes (unas 1.500 familias) eran simples colonizadores que le robaron las tierras a la gente de Gaza y construyeron en ellas grandes haciendas con el sudor de la mano de obra barata palestina. Ahora, cada familia fue bien compensada, recibiendo al menos medio millón de dólares, además de recibir nuevos terrenos de cultivo en el interior. ¿Qué pasará ahora? Algunos incluso llegan agan a decir en susurros que es un paso hacia la creación de un Estado palestino. El ejército y la policía israelíes, bajo el "plan de paz" de Sharon-Bush, evacuaron 21 asentamientos en Gaza y 4 de los 120 asentamientos de Cisjordania.
La evacuación de la Franja de Gaza pone fin a 38 años de ocupación israelí en este territorio palestino. Los colonos israelíes (unas 1.500 familias) eran simples colonizadores que le robaron las tierras a la gente de Gaza y construyeron en ellas grandes haciendas con el sudor de la mano de obra barata palestina. Ahora, cada familia fue bien compensada, recibiendo al menos medio millón de dólares, además de recibir nuevos terrenos de cultivo en el interior.
¿Qué pasará ahora? Algunos incluso llegan a decir en susurros que es un paso hacia la creación de un Estado palestino.
Seamos claros. La evacuación de Gaza no es más que un huesito que el imperialismo norteamericano le ha lanzado a las masas palestinas en un intento desesperado por ganar una paz artificial mientras continúa su ocupación de Irak y mientras Israel continúa construyendo asentamientos en Cisjordania. La Hoja de Ruta para la Paz en el Medio Oriente está en ruinas, y con la inestabilidad que se disemina desde Irak a toda la región como una plaga, los EEUU están desesperados por aparecer como que están haciendo algo, como si estuvieran apagando fuegos.
La retirada de Gaza, al ser un paliativo superficial y completamente insuficiente, sólo va a profundizar las divisiones entre israelíes y palestinos. Igualmente va a incrementar las tensiones entre los mismos palestinos. La gente va a darse cuenta que a medida que Israel se retira de Gaza se construyen más asentamientos en Cisjordania. Esto va a alimentar el deseo entre los palestinos de que les devuelvan tanto Cisjordania como el este de Jerusalén. El brazo fuerte del Estado israelí en Gaza va a ser reemplazado por la colaboracionista Autoridad Palestina de Mahmoud Abbas, quien se verá forzado a reprimir a los militantes palestinos para mantener feliz a Israel.
El gobierno israelí no va a detener el movimiento derechista y mesiánico que él mismo creó pues este movimiento le es de gran utilidad a la clase dominante. No sólo les sirve para aterrorizar a los palestinos, sino que en el futuro también puede ser usado contra los trabajadores israelíes en pie de lucha por sus derechos.
Nosotros queremos un Estado obrero palestino-israelí, no un Estado religioso. Nuestros enemigos son los grandes bancos y los explotadores, no el pueblo israelí. Sin embargo, también debemos defender incondicionalmente al pueblo palestino de los horrores del terrorismo de Estado de Israel.
No hay forma de que israelíes y palestinos puedan vivir en paz mientras siga existiendo el capitalismo. El Estado de Israel, apoyado por los EEUU, nunca va a ceder el este de Jerusalén, nunca va a ceder en los grandes bloques de asentamientos, nunca va a resolver la cuestión de los refugiados y nunca va a liberar a todos los prisioneros palestinos. La única vía para terminar este círculo vicioso de sangre es camino de la revolución socialista y el establecimiento de una Federación Socialista del Medio Oriente, donde todas las nacionalidades, desde los kurdos hasta los israelíes y palestinos, puedan tener autonomía territorial dentro de esta Federación. Ése es el único verdadero camino hacia la paz.