El MERCOSUR muestra su verdadero rostro

0
104

La polémica desatada entre Chávez y Brasil por el ingreso de Venezuela al MERCOSUR ha mostrado la verdadera faz de este bloque económico y de los intereses de clase en disputa. La polémica desatada entre Chávez y Brasil por el ingreso de Venezuela al MERCOSUR ha mostrado la verdadera faz de este bloque económico y de los intereses de clase en disputa.
Sin duda, cuando Chávez presentó la solicitud de ingreso al MERCOSUR hace dos años, no lo hizo por motivos económicos sino políticos, para escapar del aislamiento diplomático con el que el imperialismo norteamericano cercaba a Venezuela en aquellos momentos. Además, los gobiernos de Brasil y Argentina pensaban que esta sería la mejor manera de empujar a Chávez a posiciones más moderadas y reconducir la revolución venezolana a niveles compatibles con la continuidad del capitalismo.
Desde El Militante, ya anticipamos hace dos años el fracaso de la experiencia de Venezuela con el MERCOSUR, en la medida que la revolución venezolana profundizara su giro a la izquierda, que es lo que ha sucedido.
Ni los capitalistas brasileños y argentinos, ni los terratenientes paraguayos, están muy entusiasmados con un Jefe de Estado como Chávez que habla de Socialismo y enfrenta valientemente al imperialismo.
Por eso, no es casualidad que los parlamentos brasileño y paraguayo estén retardando de manera injustificada la aprobación del ingreso de Venezuela al MERCOSUR (requisito que ya fue cumplimentado por Argentina y Uruguay).
El pedido insolente de los políticos burgueses brasileños de que, previamente, Chávez tiene que disculparse ante los senadores brasileños porque aquél los llamó "loros del imperialismo" por inmiscuirse en la política interior de Venezuela (al aprobar una resolución contraria al levantamiento de la concesión al canal golpista venezolano RCTV) no es más que una excusa tras la que se esconde la mano del imperialismo norteamericano.
Chávez les ha dado de plazo hasta septiembre para que formalicen su apoyo al ingreso de Venezuela al MERCOSUR, afirmando que éste debe cambiar porque forma parte de un mecanismo de integración "que está signado por el capitalismo y la competencia feroz … No estamos desesperados por ingresar a un viejo MERCOSUR que no quiere cambiar", expresó.
Tras agotarse la estrategia imperialista y capitalista para debilitar a Venezuela a raíz del caso de la cadena RCTV, ahora pretenden debilitar diplomáticamente a Venezuela desplazándola del MERCOSUR. Sin embargo, la revolución venezolana nada tiene que ganar dentro de este bloque moribundo, que no es más que una agencia de los empresarios y multinacionales asentadas en la zona.
La revolución venezolana debe consumar la revolución socialista expropiando al gran capital venezolano y organizar un bloque socialista alternativo, que podría tomar como punto de partida el Acuerdo Libre Bolivariano de las Américas (ALBA) basado en el intercambio fraternal de recursos naturales a cambio de salud y educación. Su impacto aceleraría la revolución socialista en toda América Latina, y más allá.