Devoto solidario con Jesús Cabral

0
177

Desde al cárcel de Villa Devoto, los estudiantes de Sociología en situación de encierro expresamos nuestra solidaridad con el compañero Jesús Cabral, víctima del terrorismo de Estado ejercido por las huestes penitenciarias de la provincia de Buenos Aires.

Jesús, estudiante de Sociología (UNSAM) en la U48 (SPB) ha sido objeto en innumerables ocasiones de represalias por el sólo hecho de denunciar las injusticias y delitos cometidos por personal carcelario contra las personas detenidas y sus familias, es decir, por ejercer su derecho y obligación ciudadana frente a los atropellos y la indignidad de la institución penitenciaria.

Al día de la fecha ha sido trasladado no sabemos a qué cárcel del ámbito provincial, luego de una sesión de tortura que sufriera el día 17 de diciembre de 2011, la cual Jesús denunció ante la Procuraduría General de la Provincia de Buenos Aires y la UFI N ° 2 de San Martín. No tenemos ninguna duda respecto de la responsabilidad política e institucional de las torturas infligidas a Jesús y su posterior traslado: desde el más infeliz de los agentes que empuñan el garrote hasta el gobernador de la provincia, pasando por la oficialidad a cargo del penal y, por supuesto, el ministro Casal, todos los funcionarios están involucrados, por acción u omisión, en la cadena delictiva que tortura y mata cada año a nuestras compañeras y compañeros. La democracia en Argentina exhibe ya veintisiete años de ejercicio ininterrumpido, de los cuales los últimos ocho transcurren en manos de gobierno que más nietos ha recuperado de la oscura noche dictatorial. Sin embargo, de las cárceles argentinas no se ha retirado aún la dictadura y las prácticas cotidianas de represión y genocidio siguen vigentes.

Sostenemos que esto continuará mientras no se desmilitaricen los servicios penitenciarios del país, tanto el federal como los provinciales. Esta es una tarea en la que estamos abocados firmemente y que reclamamos a los legisladores nacionales y provinciales tomen como bandera. Somos conscientes de que parte de quienes hoy ocupan cargos políticos nacionales y provinciales han pasado por la indescriptible experiencia de los chupaderos de la dictadura o son hijas e hijos de aquellas y aquellos militantes detenidos desaparecidos y exiliados entre 1976 y 1983. Es a ellas y ellos que les reclamamos su pronunciamiento hoy contra la misma raza de torturadores que operó contra la generación de sus padres, en la certeza de que todo preso es político, en una sociedad cuyo pilar fundamental es el derecho privado sobre la propiedad y su motor principal la explotación del hombre por el hombre.

Exigimos a las autoridades políticas el reintegro de Jesús Cabral a la Unidad 48 del SPB como primera acción para restituir una mínima tranquilidad a su familia y a todas las personas que hoy reclamamos por la integridad del compañero. Exigimos al SPB el cese de las represalias contra un luchador cuyo único pecado es el de defender los derechos de las personas detenidas. Solicitamos la urgente intervención de los organismos defensores de los Derechos Humanos en este caso en particular y en todos los atropellos a la dignidad humana que día a día se cometen tras los muros de las prisiones. Convocamos a los Centros de Estudiantes, Federaciones estudiantiles, agrupaciones docentes y de trabajadores que tantas veces nos han acompañado, a pronunciarse contra este acto de terrorismo de Estado y a sumarse al reclamo del compañero Jesús Cabral y de totas las personas que hoy nos ponemos hombro con hombro junto a él.  

Estudiantes de Sociología en el Centro Universitario Devoto (Programa UBA XXII-Educación en cárceles)

Cárcel de Villa Devoto, 09 de enero de 2012