Después de la orgía especulativa de 2021: viene la resaca

0
168

En 2020, los bancos centrales respondieron al estallido de la crisis invirtiendo alrededor de 10 billones de dólares de dinero impreso en la economía ¿De qué manera mesurada y responsable reaccionaron los mercados ante una inyección de efectivo tan inaudita? ¡Participando en una orgía de especulaciones sin precedentes en la historia del capitalismo!

Como le dijo un administrador de inversiones al Financial Times: “Creemos que 2021 se ha ganado su lugar en los libros como el año más salvaje y especulativo en la historia del mercado de valores de EE. UU., eclipsando incluso a 1929 y 1999”. Otro importante administrador de fondos de cobertura le dijo al mismo periódico: “El mercado se ha convertido en un videojuego. Se parece al Candy Crush”.

Pero esta no es una aplicación de juego para móviles diseñada amablemente para que sea tan fácil que todos los jugadores tengan la garantía de ganar siempre. Esta es la economía mundial, y tiene sus propias leyes. Y a los especuladores se les está dando un duro recordatorio de la primera ley de la especulación: “¡Lo que sube tiene que bajar!”

La creación de una orgía especulativa

En 2020, los bancos centrales de todo el mundo respondieron a la crisis sin precedentes a la que se enfrentaban, abriendo las compuertas del efectivo barato. En lugar de gastárselo en inversiones serias del mundo real, los capitalistas prefirieron arrojar la mayor parte de este dinero gratis en activos cuyos precios subían en espiral a velocidades astronómicas.

En el transcurso de 2021, los mercados de criptomonedas (como el bitcoin) aumentaron en ‘valor’ a $ 3 billones, es decir, un aumento de seis puntos en el transcurso de un año. Usamos la palabra ‘valor’ con cierta precaución, ya que estos símbolos de dinero solo son valiosos como medio de especulación.

Estos no son los únicos símbolos monetarios sin valor que de repente han encontrado una fuente lista de compradores. 2021 fue, por supuesto, el año de los NFT (Non-Fungible Token): producciones artísticas digitales en formato imagen con algunas de las piezas de «arte» más feas jamás producidas. Ahora pueden ser tuyos (es decir, estas imágenes, no el arte) por el precio de una casa o de un coche de lujo. Muchas de nuestras celebridades favoritas participan en el acto, comprando y vendiendo estos extraños «productos básicos», desde Lionel Messi hasta Snoop Dogg y Eric Andre.

Es una locura total y conlleva problemas para el capitalismo. Estos son simplemente los síntomas más extraños de un torrente de especulaciones. Según el Financial Times, «billones de dólares todavía se mueven por el sistema financiero, olfateando desesperadamente incluso el más mínimo indicio de rendimientos potencialmente abundantes».

En estas circunstancias, todos los inversores se esfuerzan por encontrar el «próximo gran avance» que prometa algún tipo de rentabilidad a largo plazo. Por lo tanto, las acciones tecnológicas se han encontrado en el ojo de esta tormenta especulativa. Desde marzo de 2020 hasta enero de 2022, el índice S&P 500 de las grandes compañías tecnológicas aumentó un 114%.

Las empresas tecnológicas, por extravagantes que sean, han sido engullidas por los inversores con la mera promesa de terminar dando algún fruto que ‘perturbará el mercado’ y generará superganancias en el futuro.

En 2021, hubo casi 1000 nuevas empresas con una valoración inicial de $ 1.000 millones o más, denominadas «unicornios» por los inversores, la mayoría de las cuales no producen absolutamente nada. Supuso un aumento del 69% con respecto al año anterior. 44 de estos “unicornios” fueron valorados en más de $10 mil millones.

La madre de todas las acciones tecnológicas especulativas pertenece a Tesla, la compañía de vehículos eléctricos de Elon Musk. Al comienzo de la pandemia, Tesla estaba valorada en 100 mil millones de libras esterlinas. Desde que comenzó la pandemia, su valor se ha disparado a más de 1,1 billones de dólares. En comparación, General Motors tiene una décima parte del valor de Tesla produciendo diez veces más coches. Un analista calculó con humor que tal valoración quizás tendría sentido si Tesla conquistara un impresionante 118% del mercado estimado de vehículos eléctricos para 2030.

El fin de una era

Desde principios de 2022, ha quedado claro para los inversores que esta locura va a tener un desenlace muy doloroso.

Otra consecuencia de la impresión de efectivo barato desde 2020, ha sido avivar la inflación a niveles sin precedentes en 40 años. Los bancos centrales respondieron anunciando una serie de aumentos de las tasas de interés. La Reserva Federal de los Estados Unidos ha señalado su intención de aumentar las tasas de interés cuatro veces o más este año, a partir de marzo, mientras también se pone freno a los estímulos del gasto estatal.

Esta noticia ha hecho caer los precios de los activos más abiertamente especulativos. Los grandes inversores han supuesto que la era del dinero barato ha terminado. De hecho, ha pasado toda una era desde la crisis de 2008, durante la cual los bancos centrales han mantenido las imprentas en funcionamiento. Después de esa crisis, los inversores se volvieron adictos a este aparentemente interminable flujo de efectivo barato. Muchos llegaron a imaginar que los buenos tiempos nunca terminarían y que los gobiernos siempre se anticiparían a las crisis financieras arrojando dinero al mercado.

Y como para confirmar esta ilusión, en 2020 los bancos centrales dieron a su paciente adicto una última y enorme sobredosis de dinero barato… antes de retirar la droga por completo.

Ahora, el valor del bitcoin ha bajado de un máximo de casi $50 000 en noviembre de 2021 a casi $25 000 en enero. Y mientras tanto, el S&P 500 cayó un 10% el mes pasado. Los grandes inversores empiezan a encabritarse de miedo. Pero mientras algunos inversores están entrando en pánico por los indicios que ven, otros han duplicado sus inversiones especulativas, lo que tal vez haya evitado que estos activos caigan aún más… por ahora, al menos.

En palabras de un analista de mercado del Bank of America, «Han sido condicionados como los perros de Pavlov». Cuando el mercado cae, como un reloj, una gran cantidad de inversores se amontonan para recoger gangas antes de que el mercado se levante de nuevo. Y, de hecho, ese ha sido el patrón que los mercados han seguido durante toda una década.

Pero los mercados siguieron subiendo cada vez más debido al flujo de efectivo barato de los bancos centrales. Esa época de dinero barato sin fin está llegando a su fin.

¿Quién gana cuando la música se detiene?

No han sido solo los grandes inversores los que se han involucrado en este frenesí especulativo. 2021 vio un enorme auge en los llamados «inversores minoristas»: personas comunes de clase media y trabajadora que esperan subirse al carro y hacer fortuna.

En 2020 y 2021, 15 millones de estadounidenses descargaron aplicaciones bursátiles. Mientras tanto, el 16% de los estadounidenses afirmó haber comprado criptomonedas. Y este no es un fenómeno restringido a los Estados Unidos. Desde Europa hasta Filipinas, millones de personas han intentado participar. En India, se establecieron más de 18,7 millones de ‘cuentas demat’ (‘cuentas desmaterializadas’ utilizadas por pequeños inversores para negociar) entre abril y octubre de 2021.

Las sumas que estos pequeños inversores están tirando a la vorágine de la especulación son minúsculas comparadas con las de los grandes de Wall Street. Pero la gran cantidad de pequeños inversores alcanza sumas enormes. Baste recordar el millón de pequeños inversores de r/WallStreetBets de Reddit que logró impulsar el valor de las acciones de GameStop  a máximos absurdos a principios de 2021.

Los gigantes de Wall Street están, en cambio, retrocediendo y cobrando. Incluso Elon Musk ha utilizado todo tipo de subterfugios durante 2021 para vender acciones de Tesla. Pero Musk también tiene muchos seguidores de cientos de miles de pequeños inversores que cuelgan cada palabra suya en Twitter. Ellos, y el fuerte ejército multimillonario de pequeños inversores, pueden perder los ahorros de toda su vida.

Cuando la música se detenga, se quedarán con criptomonedas sin valor, NFT y ‘acciones de memes’. Mientras tanto, Wall Street se quedará con lo que los inversores minoristas alguna vez llamaron sus ahorros de toda la vida. Millones de personas de clase media y trabajadora se arruinarán. Los cientos de miles de admiradores de Musk estarán escupiendo veneno.

Así lo explica el Financial Times:

“Desgraciadamente, volviendo al colapso de 1929, una característica común de los mercados alcistas es que los inversores minoristas se dan cuenta demasiado tarde. Hoy, continúan comprando incluso cuando los expertos corporativos están vendiendo en cantidades récord…”

Y, como el desplome de Wall Street y la Gran Depresión que le siguió, esta locura en el mundo de la ficción económica tendrá implicaciones políticas en el mundo real que empiezan a alarmar a la clase dominante:

«Representan no solo una nueva cohorte de inversores, sino también un nuevo bloque de votantes, lo que aumenta el riesgo de una reacción populista en caso de que una de las caídas se convierta en otro mercado en baja».

La ‘economía real’

El actual frenesí especulativo aún puede prolongarse un poco más. Sin embargo, inevitablemente terminará en lágrimas. Cuando lo haga, su impacto, como el que siguió al desplome de Wall Street o la crisis de 2008, se sentirá en la economía real.

En el casino que es el capitalismo moderno, es imposible saber dónde acaba la locura especulativa y empieza la economía real. Nadie sabe realmente qué nuevas empresas tecnológicas tienen potencial y cuáles son una broma. Algunos de los activos que sufrieron ventas masivas en el último mes se encuentran entre los más obviamente especulativos. Pero hay billones y billones de dólares de capital ficticio fluyendo en toda la economía mundial, como veneno por sus venas.

A medida que la política monetaria de la Fed se endurezca para combatir la inflación, no serán solo las «acciones de memes» las que quedarán tambaleándose. Casi todos los tipos de acciones y activos se han visto arrastrados a la locura especulativa. Una caída generalizada en el mercado de valores podría extenderse por todo el sistema financiero y conducir a una nueva crisis financiera como la de 1929 o 2008.

El reciente editorial de The Economist lanzaba una pregunta: «¿Qué pasaría si los mercados financieros colapsaran?» En él, los editores intentaron sopesar las posibilidades de que el colapso inevitable e inminente pudiera desencadenar una crisis financiera de este tipo. Intentaron calmar los nervios de sus lectores señalando el hecho de que, en el período posterior a 2008, se aprobaron reglas para garantizar que los bancos y otras instituciones financieras siguieran siendo más sólidas financieramente. Pero el mismo editorial también señaló con nerviosismo que ha habido una explosión de ‘banca en la sombra’ no regulada, ya que los capitalistas simplemente han tratado de eludir esos vanos intentos de regular el mercado.

Todo esto se suma a la multitud de otros factores favorables a los que se enfrenta la economía mundial. Además de la amenaza de un colapso bursátil y una crisis financiera; China se enfrenta a algo que recuerda a la crisis de las hipotecas de alto riesgo en el sector inmobiliario; el caos sigue reinando en las cadenas de suministro; y la inestabilidad podría provenir de otras mil vías imprevisibles: desde nuevas variantes del COVID-19 hasta guerras y malestar social.

¿Es esta la imagen de un sistema que goza de salud y vitalidad? Lejos de eso. El capitalismo actual es un sistema convulso cuyas ‘recuperaciones’ delirantes y frenéticas, marcadas por la inflación, el caos de la cadena de suministro y la especulación, preparan el camino para nuevos colapsos agudos que hacen que todo el sistema se paralice.

Los reformistas imaginan que al apoyar el capitalismo a través de subsidios estatales pueden suavizar lo peor de estas crisis y “apoyar a los fabricantes” para que inviertan. Hoy vemos la quiebra de estas ‘soluciones’. El sistema está absolutamente inundado con billones de dólares en efectivo que los gobiernos han arrojado a las corporaciones. Pero en lugar de inversión productiva, vemos una orgía de especulación, mientras las necesidades básicas de miles de millones de seres humanos continúan sin ser satisfechas.

El capitalismo claramente se ha sobrevivido a sí mismo. Debe ser enterrado, derrocado y reemplazado por un sistema socialista racional en el que los recursos de nuestro planeta se asignen de tal manera que sirvan mejor a las necesidades de la humanidad y de nuestro planeta.