CTA: La larga marcha hacia la Paritaria Social

0
106

En el 8vo. Congreso Nacional del CTA se votó el lanzamiento de la Paritaria Social y la Constituyente Social. Ambos eventos tienen fecha: el primero el 22 de abril en Plaza de Mayo y el segundo, en agosto en Jujuy.

22 de abril: Marcha a Plaza de Mayo

En el 8vo. Congreso Nacional del CTA se votó el lanzamiento de la Paritaria Social y la Constituyente Social. Ambos eventos tienen fecha: el primero el 22 de abril en Plaza de Mayo y el segundo, en agosto en Jujuy.

Paritaria Social

Es un concepto que nace, al interior del CTA, a partir del dato objetivo que desde el 2002 a esta parte, el conflicto social representado por la puja por la distribución de la riqueza se dirime en dos planos: 1) el de trabajadores formales que discute paritarias con sus patrones (privado o estatal) mejoras salariales, condiciones de trabajo, etc.; siempre teniendo en cuenta que los grandes grupos económicos no están dispuestos a discutir la impresionante rentabilidad de sus empresas y se reduce toda discusión a los engañosos “índices” del INDEC con la complacencia del Estado Nacional. 2) la inmensa mayoría de los trabajadores en negro, precarizados o desocupados que no tienen con quién discutir una mejora en sus condiciones de vida.

Como para la CTA el crecimiento económico no se compadece con el desarrollo social, por ello la Paritaria Social es esencialmente reivindicativa: el crecimiento macroeconómico no ha modificado la matriz distributiva en el Argentina, para que esto ocurra es necesario cambiar el modelo productivo. La Paritaria Social es opuesta a la teoría del derrame.

Por ello, para lograr este objetivo es necesario crear una fuerza política capaz de convocar a la unidad para propiciar un nuevo proyecto de Nación. Para los dirigentes de la CTA, la Constituyente Social no es otro partido político, sino la posibilidad de reagrupar todas las organizaciones populares tras una nueva estrategia de poder. Se trata, según ellos, de reconfigurar el Movimiento de Liberación en nuestro país.

Constituyente Social

Ya los delegados en el 7mo Congreso en Mar del Plata sostenían la imperiosa necesidad de avanzar hacia un modelo de país donde predomine la justa distribución del ingreso, la democracia en todos los órdenes de la vida social y política y la autonomía nacional en el marco de la unidad latinoamericana asumiendo como condición necesaria el protagonismo de los trabajadores. Con este fin se aspiraba a conformar una Central con un proyecto de unidad y organización del campo popular, con una estrategia de poder clara afirmada en la movilización y en el desarrollo de la conciencia nacional y latinoamericana. Es esta aspiración la que se materializó en la elaboración y desarrollo de la propuesta del Movimiento Político, Social y Cultural de Liberación (MPSC). Un MPSC que entiende que sólo el poder popular es el que se construye desde abajo, en el barrio, en la fábrica, en la escuela, con la participación activa de todos, ese poder real genuino que nos une como Clase y nos hermana en la lucha. El MPSC no empieza hoy, ni la CTA es la única interesada en su construcción. El Frente Nacional contra la Pobreza (FRENAPO) es uno de sus antecedentes más importantes y más actuales. Pero mientras que la lucha del FRENAPO fue una lucha defensiva, la Paritaria Social y la Constituyente Social son luchas
de una etapa ofensiva.

La táctica del Frente Único

Desde la Corriente Socialista El Militante sostenemos que el fracaso inevitable, a medio plazo, del proyecto kirchnerista, prepara las condiciones para el desarrollo de una herramienta política de masas de la clase obrera.

En este sentido, despertar a la militancia política a decenas de miles de trabajadores y jóvenes en un movimiento amplio, como el que propone la CTA, para luchar contra las políticas procapitalistas del kirchnerismo, sería un paso gigantesco con respecto a la situación actual y sacaría del aislamiento al activismo combativo y de izquierda, quienes tendríamos la oportunidad de demostrar en la práctica que somos los mejores luchadores en el movimiento y probar la corrección de las ideas, tácticas y programa.

Desde la Corriente Socialista El Militante creemos que el contenido de este movimiento debería contemplar:
a) Una base clasista. Debe estar constituido por fuerzas y agrupamientos sustentados en los sectores populares, jóvenes, trabajadores, etc.

b) Un programa mínimo común que se base en la democracia obrera, la asamblea, la acción directa y que conste en un conjunto de demandas que supongan un avance real de las condiciones de vida y trabajo del pueblo y en la democratización de la vida social.

c) Plena libertad para que las fuerzas que integren este frente puedan agitar en su interior y fuera de él por su propio programa político [en nuestro caso, el programa socialista], más allá del compromiso de defender públicamente el programa común acordado.