Crisis dentro y fuera de la CGT

0
87

La burocracia busca recuperar la inicativa, sin resquebrajar el frente interno

La burocracia cegetista ha intentado recuperar la iniciativa perdida luego del Argentinazo, y con ayuda de Kirchner y el proceso de recomposición de la burguesia, recomponer su autoridad ante los ojos de los trabajadores para mejor ayudar con un rol de contención de las luchas obreras y el malestar social, para el proceso de recomposición arriba mencionado.
Por eso se acordó la reunificación de ambas CGT, anticipándose a fenómenos de reagrupamientos clasistas en el seno de la clase obrera organizada, que finalmente se empezaron a concretar sin que la burocracia pudiera evitarlo.
Se le intentó dotar, con ayuda del gobierno, de un perfil combativo (pero sin luchar) en las mesas de negociaciones con las patronales y el gobierno, donde se acordaban sumas paupérrimas que aparecieran como un triunfo de las burocracias, pero esto no sólo no frenó las luchas, sino que quedaba eclipsado inmediatamente por reconquistas que se han ido consiguiendo, no con negociaciones, sino con durísimas luchas de los trabajadores organizados.
En el medio, el negocio de ser una casta burocrática y privilegiada, necesitaba de una transformación, ya que las condiciones luego del 2001 han cambiado un poco.
Ahora ese negocio vuelve a ser, de manera importante, la caja que significa contener un volumen creciente (no mucho pero creciente) de trabajadores, con sueldos que al ser en blanco empiezan a ser mejores … por ser susceptibles de descuentos por Obra Social y el Sindicato.
Las peleas entre Moyano y Cavallieri, o Moyano y Rueda, tienen nada o poco que ver con los intereses de los trabajadores, aunque ocasionalmente puedan favorecer a trabajadores de uno otro sector.
"Lamentablemente" para ellos, el contexto es muy delicado y eso hace que a veces queden atrapados con discursos o acciones más radicales de lo que quisieran, cosa que les hace más difícil la futura traición.
Y si no que lo diga el "entregador" (durante la dictadura) de Smata, José Rodríguez, que se tuvo que poner al frente de una huelga que incluía cortes totales en la Panamericana, rompiendo con una ausencia de luchas significativas del sindicato por casi 20 años.
Por supuesto que los sobornos de las patronales, los "arreglos" a espaldas de los trabajadores, y toda una serie de negocios espúreos a costa de los trabajadores, seguirán siendo moneda corriente, pero tal vez un poco menos.
Y estas cuestiones materiales son en definitiva, (más la histórica implicancia de la burocracia de la CGT en las internas del PJ) elementos de peso para el canibalismo que por momentos suelen mostrar los burócratas, al mismo tiempo que hacen equilibrio para calmar las luchas obreras, acceder a las necesidades del gobierno, y recuperar autoridad y prestigio tratando de arrancarle con amables reuniones a las patronales algunas migajas que los trabajadores ponen en ridículo inmediatamente, cuando consiguen mucho más mediante la lucha, la huelga, la movilización.
La cuestión es cuánto tiempo más la burocracia podrá seguir enchalecando las luchas obreras, sin que antes se conformen tendencias clasistas en una corriente sindical antiburocrática con autoridad, experiencia y acumulación suficientes para disputarle la dirección de los sindicatos, si es que esta lucha puede darla de manera unitaria, cosa que estará por verse.
Además, todo este cuadro de "dique de contención” será dificil de lograr si la tendencia económica, favorable al gobierno, se transforma de crecimiento a su contrario, de estancamiento y recesión, caso en que las luchas obreras tendrán una efervescencia tal que lo que hoy vemos en las actuales luchas económicas parecerá insignificante a su lado.
La Corriente Sindical, trabajará en este contexto, que es sumamente favorable, y por eso desde El Militante sumamos estos aportes, para ayudar a elaborar el trabajo por delante que sabemos será arduo.