Colaboración de clase, compromiso y la crisis del reformismo

0
109

Publicamos aquí la transcripción de la charla que Niklas Albin Svensson, de la CMI dio en la Universidad Marxista Internacional el 26 de julio de 2020 sobre la colaboración de clase y la crisis del reformismo. 


En los últimos años, como sabrán, hemos visto el crecimiento de un nuevo o de varios nuevos fenómenos de izquierda. Hemos visto los fenómenos de Syriza, de Podemos, de Sanders y de Corbyn. También tenemos los partidos socialdemócratas y varios de ellos han entrado en una crisis parcial o profunda. Y para entender este fenómeno, creo que vale la pena considerar qué es realmente el reformismo y entender también qué papel juega en la sociedad porque en todos los errores, tergiversaciones y traiciones, más allá de ellos, hay un problema subyacente. ¿Qué es el reformismo? 

Bueno, podemos empezar con lo más obvio. Los reformistas, se oponen a una ruptura fundamental con el capitalismo. En cambio, creen que de una manera u otra, pueden resolver los problemas de la clase trabajadora introduciendo una serie de reformas. Ahora bien, los marxistas no se oponen a las reformas, pero no creemos que las reformas puedan resolver todo. De hecho, el marxismo explica por qué las reformas son insuficientes. No lograrán la necesaria transferencia de poder de la clase capitalista a la clase obrera. La economía permanecerá en manos de los capitalistas y harán todo lo que esté en su poder para sabotear estas reformas, particularmente si esas reformas van más allá de lo que es asequible para el capitalismo, si se quiere. Y el mercado mundial y la economía capitalista no se dejan someter por las leyes y regulaciones, y por lo tanto los hermosos programas de los reformistas, que prometen muchas cosas bonitas, muchas cosas con las que estaríamos de acuerdo, no se pueden llevar a cabo bajo el capitalismo.

Ahora, Rosa Luxemburgo, señaló esto hace 120 años en sus debates con Bernstein. Esto ha sido conocido por la historia a través de su libro Reforma o Revolución, pero en realidad, no es la cuestión de la reforma o la revolución, sino del reformismo o de la revolución. Uno de los puntos que ella hace acerca de Bernstein y también de todos sus partidarios en la socialdemocracia en general, es que tienen un desdén por la teoría y la pregunta es tal vez ¿por qué? 

Y aquí hay una cita del texto real: 

«¿Qué parece caracterizar esta práctica por encima de todo? Una cierta hostilidad hacia la «teoría». Esto es bastante natural, ya que nuestra «teoría», es decir, los principios del socialismo científico, imponen limitaciones claramente marcadas a la actividad práctica. Es bastante natural que las personas que corren tras resultados ‘prácticos’ inmediatos quieran liberarse de tales limitaciones y hacer que su práctica sea independiente de nuestra ‘teoría’». 

Básicamente, el marxismo impone límites a lo que se puede hacer. Y estos límites son un obstáculo para los reformistas en sus actividades prácticas – cualquier trato que quieran hacer entre bastidores, los ataques a la clase obrera que desean apoyar.

En el caso de Alemania en ese momento, querían votar los presupuestos liberales. Y así, la teoría marxista les imponía – no les permitía hacer estas cosas que querían hacer y por eso se alejaron de la teoría porque – bueno, no la entendieron en primer lugar, pero intuyeron que esta teoría era – probablemente – un obstáculo para que hicieran lo que querían hacer. Pero, ¿cuál es esta teoría? Los marxistas han sacado ciertas conclusiones basadas en la experiencia de las luchas de la clase obrera. Ahora tenemos dos siglos de experiencia para aprovechar, y esto ni siquiera menciona la experiencia de las revoluciones burguesas que vinieron antes de eso. Pero las conclusiones que los marxistas sacan de la comprensión de estos acontecimientos son directamente contrarias a lo que los reformistas quieren llevar a cabo en la práctica. Y una de las cuestiones cruciales es la naturaleza del Estado.

Y ahora, Trotsky explicó – voy a tratar de citar de nuevo:

«La cuestión de la naturaleza del Estado, antes y después de la conquista del poder, es uno de los criterios decisivos que separa al marxismo de todas las demás tendencias del movimiento obrero.» 

De la Comuna de París, Marx y Engels sacaron la conclusión de que la clase obrera no puede apoderarse de la maquinaria estatal prefabricada y utilizarla para sus propios fines. Básicamente, no pueden apoderarse del Estado burgués y utilizarlo para crear el socialismo. Y esto se demostró en la Comuna de París cuando la clase obrera llegó al poder, crearon su propio Estado. Y se ha demostrado muchas veces desde entonces. Pero eso no ha impedido que los reformistas intenten utilizar los Estados burgueses una y otra vez con resultados completamente desastrosos. A veces, sobre todo en el caso de una revolución, que plantea precisamente la cuestión del poder.

Ahora bien, como esta teoría, o esta comprensión, esta experiencia, es un obstáculo para evitar cometer este mismo error una vez más, por lo tanto también, los reformistas no querrán llegar a esta conclusión. No quieren oír nada sobre la historia de estas luchas. Por lo tanto, deben basarse en las ideas burguesas o pequeñoburguesas en la esfera de la economía, la filosofía y la historia, y cuando insistimos en que estas ideas son ajenas al movimiento obrero, no es porque no existan en el movimiento obrero, sino porque son fundamentalmente ideas burguesas, y al igual que toda la ciencia y la filosofía burguesas, los reformistas están plagados de empirismo. Es decir, el «culto esclavo» al hecho establecido, la adoración esclavizante al hecho establecido. Eso es básicamente, sólo ven lo que está frente a ellos y no pueden ver más allá de la realidad tal como existe en este mismo momento, a día de hoy. Son completamente incapaces de entender los altibajos de la lucha de clases y por lo tanto tendrán una tendencia a la euforia cuando la lucha de clases esté en alza y a la depresión cuando la lucha de clases esté en baja porque en lugar de entender el proceso histórico más amplio, sólo pueden ver lo que ha sucedido en los últimos meses, mientras que la lucha de clases es un proceso prolongado. No es el resultado de una cuestión de meses.

Son realmente capaces – los reformistas de izquierda son capaces de defender la Unión Soviética, por ejemplo, o la Revolución Cubana, pero sólo una vez que ya se ha establecido. Sólo una vez que ya es un hecho. Desprecian la revolución, pero una vez que la revolución se ha logrado, entonces pueden aceptarla. En realidad, esto se puede ver en algunos de los mencheviques, que estaban bastante contentos de oponerse – que obviamente se opusieron a la revolución en 1917, pero después de que la revolución había sido victoriosa, se mostraron entusiastas de alinearse con la burocracia estatal y la maquinaria estalinista, y muchos de ellos se hicieron prominentes en el Partido Comunista estalinista en las décadas posteriores a la revolución. Porque además, al igual que la burocracia estalinista, había una continuidad entre estar contra la revolución antes, en 1917, y estar contra la revolución en la década de 1930, que era lo que hacía el estalinismo entonces. Están defendiendo básicamente el status quo. Y preferían también, el Estado obrero deformado a un Estado obrero saludable precisamente porque la burocracia estalinista era su alma gemela y compartían los mismos – muchos de los mismos rasgos. 

En general, toda la visión de la política reformista se basa en atajos. Básicamente, quieren fijarse tareas que puedan ser alcanzadas rápidamente dentro del capitalismo, o al menos tareas que puedan – o que parezcan ser posibles de alcanzar dentro del capitalismo. Y el socialismo es una cuestión que puede dejarse para el futuro. Así que se mantendrían alejados de cualquier asunto que de alguna manera amenace al dominio capitalista en su conjunto. Y tratan de encontrar varios tipos de reformas que los capitalistas de una manera a otra puedan aceptar. Pero no hay atajos y no quieren oír hablar de esto. De hecho, están tratando de promover la idea de que no hay que cambiar la sociedad. Insisten en que se puede conseguir todo lo que se quiere sin tocar el sistema capitalista. Y esto es como un muy mal albañil que cuando le preguntas cuánto costará reparar una grieta en tu pared, dice que sería muy barato. Todo lo que necesitas es un cubo de pintura y yo pintaré encima de la grieta

Pero los marxistas, por otro lado, son como el albañil más serio que investigará el origen de esa grieta y probablemente encontrará lo que se necesita hacer – que podría tener que cavar nuevos cimientos en la casa. Así que la factura de estos – cavar los nuevos cimientos- será mucho más cara. Los reformistas son como el albañil charlatán que tratará de venderte un cubo de pintura cuando necesitas en realidad cavar nuevos cimientos. Y para la clase obrera, que está constantemente bajo la presión de la vida cotidiana bajo el capitalismo, esto podría parecer la salida fácil. La mayoría de los trabajadores intentarán el camino fácil antes que el difícil y en esto se basan los reformistas. Se basan en las capas atrasadas de la clase obrera que aún no han entendido la necesidad de cambiar la sociedad y en lugar de tratar de avanzar, tratando de elevar su nivel de conciencia, tratan de venderles soluciones fáciles. Y al final, los trabajadores tendrán que pagar el precio, si la dirección no se rectifica a tiempo.

Los marxistas tienen un enfoque diferente y decimos lo que hay. Nosotros – cuando algo no se puede hacer bajo el capitalismo, decimos que no se puede hacer bajo el capitalismo. Decimos – si los reformistas dicen que podemos resolver los problemas de la crisis imprimiendo dinero, decimos, claramente, esto no puede hacerse. Y de hecho, este enfoque ya estaba en el Manifiesto Comunista donde en los últimos párrafos, Marx y Engels, escriben, «Los comunistas desprecian ocultar sus puntos de vista y objetivos.» «Declaran abiertamente que sus fines sólo pueden alcanzarse mediante el derrocamiento forzoso de todas las condiciones sociales existentes.» Y esto es precisamente lo que los reformistas no quieren decir, sino que les gustaría decir – ofrecer cuentos de hadas sobre las posibilidades de reformas bajo el capitalismo. Y esto siempre ha sido cierto, pero es particularmente cierto ahora. Ahora bien, tras ese paso de decir que la revolución socialista es imposible o innecesaria, hay un siguiente paso lógico inevitable y es decir que la revolución socialista no sólo es imposible, sino también indeseable. Y se encuentra que el reformista siempre encuentra fallas en las revoluciones. Y en su limitada comprensión, comienza a hablar de la violencia, los disturbios, la perturbación, etc. sólo destacando aspectos negativos, reales o irreales.

“La violencia, los disturbios y la perturbación son cosas muy negativas o  desastrosas que ocurren”. “La revolución trae consigo violencia, trastornos y destrucción, dificultades económicas, etc.” y los reformistas utilizan esto y dicen: «bueno mira, todas estas revoluciones son malas porque perturban la economía capitalista». Y así ven, van desde una posición de no entenderla, de no entender las causas de la revolución y cuando llega, se oponen completamente a ella. Y así – e incluso, este es el caso cuando a veces son llevados al poder respaldados por una revolución. Y se sienten muy incómodos al ponerse a la cabeza de una revolución debido a toda la presión que reciben de la clase obrera, mientras que al mismo tiempo, están ocupados tratando de llegar a un acuerdo con la clase capitalista, porque esa es otra conclusión inevitable – que si no se acepta la toma del poder por la clase obrera, entonces inevitablemente se termina teniendo que aceptar el poder de la clase capitalista, y esto es lo que hacen. Y a partir de esa conclusión, la siguiente conclusión es que deben hacer algún tipo de arreglo o trato con la clase capitalista porque ¿cómo pueden hacerse cargo del poder en una sociedad donde la clase capitalista está en el poder y los reformistas están a la cabeza del gobierno? 

Así que, inevitablemente, tratarán de buscar algún tipo de acuerdo con los capitalistas. Y así – esto llega incluso al punto en que se establecen,  se convierten básicamente en «burgueses»,  se acercan a la burguesía también social y materialmente y la burguesía les abrirá la puerta, al menos temporalmente, para tratar de corromperlos. Y Trotsky hace su observación en ¿Adónde va Gran Bretaña? cuando los dirigentes del Partido Laborista comenzaron a socializar con la clase dominante y hubo un alboroto en los elementos del movimiento obrero cuando esto fue descubierto, y Trotsky dice: «Si se mantienen en la posición de una implacable lucha de clases, no habrá lugar para ningún tipo de relaciones amistosas». Usó otra palabra, pero lo simplifiqué. «Los dirigentes laboristas no anhelarán estar en los círculos burgueses, ni la burguesía los dejará entrar, pero los dirigentes del Partido Laborista defienden la idea de la colaboración de clases y el acercamiento de sus dirigentes a la burguesía». Así que inevitablemente,  los dirigentes reformistas tendrán una tendencia a fusionarse con la clase capitalista e incluso llegarán a intentar crear las condiciones más óptimas, las condiciones más óptimas para la explotación de la clase obrera porque el sistema capitalista en crisis no dará ningún dinero para las reformas – y también el dinero de las inversiones inevitablemente tiene que provenir de alguna manera del trabajo no remunerado a la clase obrera. 

Tiene que venir de los ingresos, así que defender el sistema capitalista también significa defender los ingresos de los capitalistas. Y como ves, los reformistas coherentes están muy interesados en asegurar la rentabilidad de las empresas capitalistas. Y así las huelgas y las demandas salariales, si son «irrazonables», serán un obstáculo para esas ganancias. Así que también los reformistas tienen una tendencia a pensar que el Estado puede resolver los problemas del sistema capitalista. Es por eso que el keynesianismo es su sabor favorito. Y no les gusta recordar a Keynes la persona, sino que les gusta recordar la parte de que gasta mucho dinero porque el objetivo del keynesianismo era precisamente impedir el socialismo. Para evitar una revolución y que los trabajadores tomaran el poder. Y si lees correctamente a Keynes, encontrarás precisamente que dice eso. Y por esto Yanis Varufakis, dio voz a este deseo cuando dijo que «el papel de Syriza es salvar a los capitalistas de sí mismos», o palabras en ese sentido. 

Los políticos burgueses son malos administradores del capitalismo pero los reformistas, y más aún los reformistas de izquierda, son buenos administradores del capitalismo. Ellos entienden que deben equilibrarse entre las demandas de los trabajadores y las demandas de los capitalistas y por lo tanto tratar de hacer básicamente una sociedad buena para los capitalistas y los trabajadores. Y no es un accidente que esto también se combine con la visión de que no hay posibilidad de una revolución hoy en día, porque eso es lo que estaba argumentando Varufakis. Dijo que «No hay ningún partido hoy en día que pueda tomar el poder. No hay ningún partido que esté listo para tomar el poder hoy. Así que vamos a tener que vivir con el capitalismo por un tiempo y debemos crear las mejores condiciones para el capitalismo para que este partido político tenga las mejores condiciones para desarrollarse.» Y así, desde su perspectiva pesimista sobre la perspectiva de la revolución y también negando su propio papel en ese proceso, es decir, negarse a desempeñar un papel de liderazgo en ese proceso en Grecia, de ir hacia la revolución. De ahí saca la conclusión de que su papel debe ser salvar el capitalismo. Y no es el primero en llegar a esa conclusión. Y es muy similar a lo que Bernstein estaba discutiendo a finales del siglo XIX. Y todos estos líderes, niegan, independientemente de las bonitas frases que utilizan, la contradicción fundamental entre el capital y el trabajo y la teoría del valor del trabajo. Es decir, la lucha por la plusvalía, que ellos niegan.

Ahora, como mencioné, en los últimos años, hemos visto un giro a la izquierda en varios partidos, en toda Europa en particular, y ha llevado al poder a un número de líderes que probablemente nunca se habían imaginado a sí mismos como líderes de un gran partido político de masas. Y de nuevo no es la primera vez que esto ocurre en la historia. Lo mismo ocurrió en los primeros días del Partido Laborista, en los años 20, cuando los líderes del Partido Laborista Independiente fueron puestos a la cabeza del Partido Laborista. Y esto, explica Trotsky, fue un giro – fue el resultado de un giro a la izquierda en la clase obrera británica. Este es el mismo período en el que el Partido Laborista adoptó su famosa Cláusula Cuatro de  sus Estatutos, que comprometía al partido a la transformación socialista de la sociedad, aunque con una redacción un poco confusa. Y Trotsky dijo lo siguiente sobre este fenómeno: «El profundo giro a la izquierda de la clase obrera británica que llevó al partido de MacDonald al poder inesperadamente rápido, facilitó el giro manifiesto de este último a la derecha. Tal es el vínculo entre el ayer y el hoy». Así que las ideas confusas de MacDonald – durante la Primera Guerra Mundial, cuando era pacifista, cuando estaba generalmente en la izquierda del Partido Laborista en ese período, una vez se convirtió en el líder político del Partido Laborista, estas ideas confusas que tenía de antemano se encontraron de repente -o los líderes del ILP en general- con tener que enfrentarse a la política real, si se quiere. Y así, formulaciones a medio terminar, ideas eclécticas, escogiendo de aquí y de allá, de repente al enfrentarse a la prueba de convertirse en el líder de un partido político de masas, toda esta confusión obligó a los líderes a girar a la derecha.

Porque estaban completamente mal equipados para lidiar con los verdaderos problemas a los que se enfrentaba la clase trabajadora. Eran incapaces de enfrentarse a esos problemas en ese momento particular. Y así, de estar en la izquierda, giraron rápidamente a la derecha, porque ya no tenían margen para seguir jugando con la confusión de ideas, había que actuar de manera muy concreta, una vez se situaron a la cabeza de un partido de masas a las puertas del gobierno. Y creo que hay un vínculo muy fuerte entre lo que ha sucedido con Corbyn en el último período. Corbyn llegó a la dirección laborista como un político bastante de izquierda. Si miras la forma en que votó y las resoluciones que presentó en el parlamento y demás, hay muy poco que objetar. Pero el asunto es que no era marxista ni revolucionario. Tal vez coqueteó con esas ideas, pero desde su punto de vista, y de hecho él dijo que no era marxista. Tenemos una sesión separada en esta escuela sobre el pacifismo, y Corbyn era un pacifista. No entendía la naturaleza de la guerra y la naturaleza del Estado. No estaba preparado para enfrentarse a las realidades de la sociedad de clases como resultado. Así que cuando llegó a la dirección laborista- quiero decir, también es conocido por ser un tipo muy agradable y amigable, lo cual es muy irónico dada la forma en que los medios de comunicación lo retrataron entonces –  siguió tratando de apaciguar al ala derecha del partido. Y esto tampoco es noticia. 

De hecho, esto ha sucedido una y otra vez, que los reformistas de izquierda siempre corren detrás de los reformistas de derecha. Y los reformistas de derecha corren detrás de los liberales y los conservadores, de los partidos burgueses. Y así se tiene esto – se puede tener este flujo constante de la política hacia la derecha, que vemos en varios países en este momento, sólo mirando superficialmente, en las declaraciones de los líderes de los partidos políticos, etc.. Pero Corbyn trató de apaciguar constantemente a la derecha. No entendía que la derecha representaba fundamentalmente los intereses de la clase dominante dentro del Partido Laborista y la clase dominante no tenía ningún interés en permitir que Corbyn se convirtiera en Primer Ministro y como resultado, el ala derecha del partido se oponía totalmente a que Corbyn se convirtiera en Primer Ministro. Y eso, Corbyn era completamente incapaz de enfrentarse a ellos. No estaba dispuesto a luchar, al menos no para luchar hasta el final contra la derecha del partido. Hay que decir que tenía mucha presión sobre él y resistió esa presión más que muchos otros líderes. Pero durante sus cuatro años como líder del Partido Laborista, no pudo asestar un golpe decisivo a la derecha. Es muy diferente a lo que se ve que la derecha está haciendo ahora en el Partido Laborista, donde se sienten muy confiados porque tienen el respaldo de la clase dominante y lo saben – todo el sistema político, los medios de comunicación, incluso la Iglesia – y por lo tanto están muy confiados en tratar de dar un golpe contra la izquierda ahora. Mientras, aunque  Corbyn no parece implicado, sí algunos ahora de la izquierda que están tratando de encontrar un acuerdo con la derecha. Así que siguen tratando de encontrar un acuerdo con Keir Starmer al mismo tiempo que él, y todos lo saben, que está tratando de empujar a toda la izquierda fuera del partido. 

Diría que ese fue el principal fracaso de Corbyn, pero también se puede ver el mismo tipo de problemas políticos que surgen cuando se trata de cómo tratar con la clase capitalista y la economía capitalista. Y había en el Manifiesto Laborista para las elecciones, que aunque era muy bueno en muchos aspectos, planteaba muchas reformas, pero en los temas centrales como las nacionalizaciones y el control obrero, era muy débil. Esto se combinó con constantes intentos de acercamiento a la clase capitalista. John McDonnell, el número 2 de Corbyn, es muy teóricamente ecléctico. En un momento dado, salió en la televisión y llamó a la clase capitalista «creadores de riqueza», particularmente en Gran Bretaña, donde la clase capitalista es una de las clases capitalistas más parasitarias del mundo, y John McDonnell sale en la televisión y los llama creadores de riqueza, cuando incluso la lectura más básica del marxismose sabe que no son los capitalistas los creadores de riqueza, sino los trabajadores. Pero aún así, a John McDonnell le gusta llamarse a sí mismo, al menos parte del tiempo, un marxista. Y este tipo de contradicciones obviamente sirven para confundir en lugar de aclarar la situación. De nuevo, creo que en el caso de John McDonnell, aquí hay alguien que es muy amigable con la izquierda. A veces dice cosas muy radicales, pero también dice lo contrario en otras ocasiones. Así que en un momento, son los  capitalistas los creadores de la riqueza, y en otro momento son los trabajadores los creadores de la riqueza. Y entonces tienes esta extraña manera, aunque pienso que es una táctica deliberada suya, de tratar de apaciguar a todo el mundo. Apaciguar a los capitalistas diciendo cosas bonitas sobre ellos, y luego hacer algunos discursos radicales a los trabajadores para que sigan siendo felices.

Pero en todo esto, no reconoce que él mismo es un líder y que él – lo que dice tiene un impacto. Así que cuando básicamente apeló, en varias ocasiones, a las agrupaciones del Partido Laborista para que no destituyeran a los diputados laboristas de derecha porque estaba tratando de hacer algún trato con la derecha y no reconoce la desastrosa consecuencia que eso tiene, lo que hace es desarmar completamente al movimiento. Así que creo que estos son algunos de los principales problemas de los reformistas de izquierda, como he tratado de ilustrar con el caso de Corbyn. 

También hacen una serie de concesiones sin principios. Como, por ejemplo, en la cuestión de la Unión Europea, que concluyó en el apoyo del Partido Laborista a  permanecer en la Unión Europea. Se hizo en el primer mes del liderazgo de Corbyn. Pero ese error en ese momento, o lo que parecía un pequeño error, o un pequeño compromiso con la derecha del partido, para no tener, en el primer mes, una gran batalla sobre esta cuestión, bueno, pues ya vemos lo que pasó. El electorado no votó de la manera que Corbyn había imaginado que lo haría. Creo que todos pensaron que los británicos votarían para permanecer en la Unión Europea. Y si ese hubiera sido el caso, entonces probablemente este pequeño compromiso no habría tenido consecuencias tan desastrosas. Pero esto fue una falta de previsión, porque  no entienden el proceso que está teniendo lugar y, por lo tanto, no pueden ver el futuro y no pudieron ver que el referéndum de la Unión Europea podría resultar bastante diferente de lo que todos esperaban. Irónicamente, Corbyn, durante la mayor parte de su vida política, había estado abogando por la campaña de  abandonar la UE, pero cuando obtuvo ese resultado, por el que había estado abogando, de marcharse de la UE, no estuvo dispuesto a ello. Así que esta pequeña concesión a la derecha del partido resultó ser un gran desastre. Al final, se convirtió en el talón de Aquiles de todo el movimiento de Corbyn porque todo un sector de la izquierda del Partido Laborista, pasó a una posición pro-UE, en parte, o en gran medida, debido al cambio de la posición de Corbyn, y esto permitió a la derecha  – después del referéndum, aprovecharlo para lanzar numerosas campañas sobre la base de pro-UE, pese a que un sector de la clase trabajadora británica rechazaba a la UE.

Incluso hasta el punto en que la principal campaña por un nuevo referéndum sobre la UE, que estaba fuera de la izquierda de Corby, y que estaba financiada por los capitalistas, finalmente fue aceptada por el propio Corbyn.. Y esto fue una cuña deliberada con el fin de dividir el movimiento Corbyn, que fue organizado por la derecha, gente como Tony Blair y Alastair Campbell, etc. Y los otros fenómenos que hemos visto en la izquierda tienen obstáculos similares. Si tomas a Sanders, por ejemplo, Bernie Sanders, de nuevo estaba tratando de domar al Partido Demócrata. Trataba de convertir al Partido Demócrata en un partido de trabajadores – bueno, esa es una interpretación generosa, de todos modos – pero constantemente había hecho aperturas al establishment del Partido Demócrata. Jugó según las reglas, como se dice, lo que fue completamente distorsionado en su contra, y si las reglas eran insuficientes para detenerlo, entonces el establishment del Partido Demócrata simplemente hizo trampa. Y frente a esto, Bernie Sanders capituló y con la excusa de un mal menor apoyó primero a Hillary Clinton, y ahora apoya a Joe Biden, que no son los representantes de la clase trabajadora de ninguna forma, sino principalmente otro ala de la clase capitalista. Y esto es bastante obvio para muchos norteamericanos, particularmente hoy en día. Así que todo su movimiento, cayó de bruces, y todo el movimiento – todo el entusiasmo que se acumuló, se derrumbó. Y está claro que no hay forma de transformar al Partido Demócrata. Ya he mencionado el ejemplo de Syriza, donde Varufakis, estaba en el ala izquierda de ese partido. Bueno, tal vez izquierda es una palabra demasiado fuerte, pero en el gobierno, era una especie de izquierda. Y terminó dimitiendo por la cuestión de los memorandos. 

Pero su perspectiva general no era muy diferente de la de los dirigentes que apoyaron los memorandos, que era básicamente, que podían entrar en negociaciones y conseguir un mejor acuerdo que el que ya tenían. Básicamente, pensaban que el gobierno de derechas anterior había sido un mal negociador y que con sólo ser negociadores un poco más enérgicos, podrían asegurar un mejor acuerdo. Y eso se demostró que era completamente falso. Se enfrentaron a una hostilidad aún mayor que la anterior ronda de negociadores, y el acuerdo que terminó por adoptarse fue aún peor que el que había habido antes, por haber subestimado completamente la intransigencia de la hostilidad de la clase capitalista. E hicieron muchas propuestas. Abrieron – extendieron sus manos amigas a los capitalistas del mundo. No puedo recordar si fue Tsipras o Varufakis quienes escribieron artículos en el Financial Times donde prometían que iban a ser muy buenos administradores de la economía griega. Que se asegurarían de que todos recuperasen su dinero y pagasen todas sus deudas. Que de ninguna manera iban a amenazar el sistema capitalista o la propiedad capitalista, etc. Pero nada de esto había tenido ningún impacto, e incluso cuando tuvieron este referéndum masivo – tuvieron esta campaña masiva alrededor del referéndum – bueno, probablemente no planearon que fuera tan masivo, pero terminó convirtiéndose en masivo porque las masas griegas entraron en escena, y por lo tanto el gran «No», que se votó en ese referéndum, allí -no puedo recordar las cifras, pero fue una gran votación para rechazar el memorándum, no es de extrañar que ellos no convencieran a la Unión Europea, y cuando se reunieron de nuevo, le dieron un trato aún peor que el que habían tenido antes. 

¿Por qué? Porque necesitaban castigarlo por haber intentado básicamente movilizar a las masas contra la Unión Europea. Sentaría un muy mal precedente, básicamente, si permitiera a la clase obrera tener voz y voto sobre los memorandos. A la Unión Europea no le interesaba en absoluto tener a esta clase obrera griega, española o italiana en la mesa de negociaciones cuando estaban negociando los memorandos de recortes y austeridad. Y así, los dirigentes de Syriza, enfrentados a esta intransigencia, capitularon. Y  está ligado a la posición que tenían fundamentalmente, que es que no hay alternativa al capitalismo y que por lo tanto si se acepta el sistema capitalista, hay que aceptar los recortes capitalistas, la austeridad capitalista, y esto es lo que terminaron haciendo. No les tomó mucho tiempo. Sólo les tomó unos pocos meses. Y otro partido que ni siquiera llegó al gobierno es Podemos, que luego se unió a Izquierda Unida, que empezó haciendo ruidos muy radicales, y en determinados períodos se movió bastante a la izquierda, pero cuando se abrió la perspectiva de poder participar en el gobierno, sus dirigentes se movieron muy rápidamente a la derecha e intentaron presentarse con una buena imagen en varias cuestiones. Una de ellas era la cuestión de la independencia de Cataluña, donde básicamente abandonaron a los catalanes, lo cual era una condición para que trabajaran junto con el Partido Socialista, el cual si has leído el libro de Alan Woods sobre la Transición española, ya sabes, aceptó la unidad de España inquebrantable en un compromiso con la clase dirigente reaccionaria española. En general, el tema de la “cuestión nacional” es una gran debilidad de los reformistas, que son completamente incapaces de entender la diferencia entre las aspiraciones nacionales de un lugar como Escocia o Cataluña y el nacionalismo reaccionario del imperialismo británico. De hecho, los laboristas escoceses jugaron un papel similar, diciendo que el nacionalismo está creciendo en Escocia y en Inglaterra, y que eso es lo mismo. Así que los derechos de los escoceses a la autodeterminación es exactamente lo mismo que el programa reaccionario de Boris Johnson. Así que la aspiración nacional de los escoceses es la misma que la de los Brexit y la derecha del partido conservador, y son completamente incapaces de entender la diferencia entre ambas. En general, no ha sido un período fácil para los partidos de izquierda, y superficialmente, eso podría parecer una contradicción.

Aquí tenemos la mayor crisis del capitalismo desde hace ochenta años y todos los partidos que de una manera u otra prometen un tipo de sistema diferente, aunque sea un pequeño cambio, no un cambio fundamental, pero todos ellos de una manera u otra terminaron en crisis. Incluso hay algunos comentaristas burgueses que han comentado este hecho. ¿Dónde está este ascenso, cómo es que la izquierda está en una gran crisis al mismo tiempo que el capitalismo está en crisis? Pero en realidad  hay un vínculo entre los dos y es precisamente porque bajo una crisis, el capitalismo ya no puede permitirse reformas, y ¿qué es el reformismo sin reformas? Trotsky escribió sobre esto, y también lo comentó: 

«Visto históricamente, el reformismo ha perdido completamente sus anfitriones sociales. Sin reformas, no hay reformismo. Sin un capitalismo próspero, no hay reforma.  El ala reformista de derecha se convierte en anti-reformista en el sentido de que ayuda a la burguesía directa o indirectamente a aplastar las viejas conquistas de la clase obrera». 

Y donde fue así – muy obvio en el caso de Grecia, el PASOK fue completamente destruido por su apoyo a los memorandos anteriores. Bueno, todavía están apenas existen ahora. Se puede ver en el Partido Socialista Francés, que se ha enfrentado a un destino similar porque están haciendo el trabajo sucio de la clase capitalista y en otros países. El proceso ha comenzado, pero no ha llegado tan lejos como en esos dos. Pero, obviamente, los reformistas de izquierda en realidad no tienen nada fundamentalmente diferente que ofrecer, sino que sólo presentan una versión ligeramente de izquierda del mismo programa que los reformistas de derecha, tal vez encubierta con algunas frases más de izquierda o incluso marxistas. Pero sin poder ofrecer ninguna reforma. Y obviamente los trabajadores se probarán estos trajes. Intentarán votar a estos partidos para que lleguen al poder. Los pondrán a prueba. Verán lo que pasa cuando sean elegidos, si eso resolverá los problemas, e invariablemente, la respuesta es no. Y obviamente eso promueve – provoca una cierta desilusión en la clase y desmoralización entre toda una capa de activistas y también  confusión.

Había una buena cita en Reforma o Revolución de Marx que explica la larga y prolongada naturaleza de la revolución proletaria. Cómo atraviesa sus picos y sus puntos bajos, y cómo prueba todas las diferentes tendencias y movimientos obreros, su constante aprendizaje en el proceso y cuál debe ser nuestra actitud hacia estos fenómenos. Creo que está en lo que Ted Grant escribió. He olvidado el nombre del texto, pero decía:

«El ala marxista del Partido Laborista explicará incansablemente la posición contradictoria de la izquierda, su falta de previsión, su reacción empírica a los acontecimientos. Al mismo tiempo, apoyará críticamente cada paso adelante dado en la movilización de los trabajadores en los sindicatos y en las agrupaciones del partido.» 

Y creo que ese sigue siendo nuestro papel hoy en día. Fue en los años 60 o 70 cuando escribió esto, pero debemos continuar explicando pacientemente. Como dijo Lenin, cómo los programas son imposibles de llevar a cabo bajo el capitalismo, y también explicar la necesidad de la teoría marxista. La necesidad de entender la sociedad en la que vivimos. Entender también las lecciones del pasado. Porque todas estas cosas son las cosas que no quieren tratar los reformistas, porque si entiendes esas cuestiones, o entiendes esas cosas, significa que tienes que sacar ciertas conclusiones, y la única conclusión que puedes sacar es que el reformismo no funciona. No puede resolver los problemas del capitalismo. No los puede resolver – y por lo tanto, tampoco puede  resolver los problemas de la clase obrera.

Y todo esto es la tarea que tenemos ante nosotros. La clase obrera está compuesta por diferentes capas. Algunas sacan conclusiones revolucionarias mucho más rápido que las otras. Y no es un proceso uniforme. Primero uno, luego tienes dos trabajadores, luego tres trabajadores, pero hay una pequeña capa, un goteo durante un período y luego de repente tienes un cambio en la situación y hay toda una inundación que viene a la vez. Y puedes ver el cambio de conciencia a veces en las encuestas de opinión donde – por ejemplo, en los Estados Unidos, en este momento, donde tienes este cambio masivo – de la gente que piensa que el socialismo es algo malo a que el socialismo es algo bueno. Y en esa gran capa de gente que piensa que el socialismo es algo bueno, hay una capa que piensa que el comunismo es algo bueno. Ahora, es sólo el 5%, pero el 5% de 250 millones es bastante gente. Y entonces, desde nuestro punto de vista, nuestra meta es que sí, tenemos que explicar pacientemente, también porque es un método de  enfoque correcto para ganar a las masas, que todavía no han sacado las conclusiones revolucionarias. Pero al mismo tiempo, nuestra tarea inmediata es llegar a esos jóvenes y trabajadores que han sacado esas conclusiones revolucionarias y ganarlos y organizarlos en la tendencia marxista. Y con esto termino. 

Intervenciones

Frederick: Hola. Soy Frederick de la sección sueca de la CMI. Y creo que por un largo período, para muchos trabajadores de los países capitalistas avanzados, el reformismo y la colaboración de clases realmente parecieron funcionar. Esto se basó en el auge del capitalismo después de la Segunda Guerra Mundial. Pero ese período ya ha terminado. La crisis del capitalismo también crea una crisis del reformismo, como explicó Niklas. Y pensé en usar a Suecia como ejemplo. Mi abuela nació en 1925. Su familia eran pobres trabajadores contratados en el campo. Y recuerdo a mi abuela diciéndome que cuando tenía catorce años, la pésima casa en la que se alojaba se quemó. Pero ella no tenía ninguna posesión, excepto una pequeña fotografía que estaba triste por haber perdido. Así que eran muy pobres. Pero cuando murió hace unos años, vivía cómodamente en una gran casa adosada con un pequeño jardín, bonitos muebles, etc. Tenía todo lo que podía haber deseado. Y creo que este ejemplo no es raro, ni en Suecia ni en muchos otros países capitalistas avanzados. 

Especialmente en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, el nivel de vida aumentó masivamente. En Suecia, tenías pleno empleo, asistencia sanitaria gratuita, educación gratuita, vivienda barata, guarderías para todos, subsidios de desempleo decentes, pensiones decentes, etcétera, etcétera. Tenías una creación del llamado «estado del bienestar». Pero todo esto sólo fue posible debido a varias circunstancias específicas. La fuerza del movimiento obrero y también el hecho de que Suecia estuviera justo al lado de la Unión Soviética. Y ambas cosas actuaron como un buen látigo en la espalda de la burguesía. Estaba muy claro lo que pasaría si la burguesía no concedía reformas. Pero entonces otra cosa era igual de importante – el repunte general de la economía en la posguerra. Y también, en realidad, que Suecia colaboró con los nazis durante la guerra para no ser atacada por ellos. Y después de la Segunda Guerra Mundial, el mundo entero estaba en ruinas, pero la industria sueca estaba intacta y podía aumentar sus exportaciones masivamente. Y esto creó enormes beneficios para los capitalistas. Y para evitar las huelgas y la lucha de clases, la burguesía podía conceder reformas. Pero con la crisis internacional de los 70, se hizo evidente que este superávit se estaba acabando. Las industrias cerraron. El desempleo aumentó.

La productividad se estancó. La alta inflación se comió el crecimiento económico. Así que los capitalistas pasaron a la ofensiva para aumentar sus beneficios. Y así como Thatcher y Reagan atacaron a la clase obrera en todo el mundo en los años 80, la burguesía sueca trató de atacar de frente al movimiento obrero sueco con un cierre masivo de empresas en 1980. Pero en Suecia fueron derrotados. La clase obrera y el movimiento obrero todavía era poderoso. Así que para atacar a los trabajadores, tuvieron que apoyarse en los reformistas. Tenían que usar las cúpulas del movimiento obrero, las cúpulas de los sindicatos y la socialdemocracia. Y en los últimos treinta años, todo ha cambiado. Suecia ha sido el país con el mayor crecimiento de desigualdad en toda la OCDE. Las escuelas, los hospitales, la atención a los ancianos y todo el sistema de bienestar está en crisis ahora. Básicamente han recortado una cuarta parte de todos los empleados del sector público desde 1990. Y ahora, durante la crisis de coronavirus, Suecia tiene la quinta mayor cantidad de muertes per cápita en el mundo. Bernie Sanders llama a esto «socialismo de estilo escandinavo», pero esto no es socialismo. Esto es capitalismo en crisis. ¿Y qué ha pasado ahora con la poderosa socialdemocracia sueca? Son ellos, junto con los partidos burgueses, los que han llevado a cabo todos estos ataques. Este partido solía obtener más del 50% en las elecciones. Ahora, obtienen la mitad de eso. Solían tener cientos de miles de miembros con organizaciones activas casi en cada dificio. Ahora, la vida interna del partido está prácticamente muerta. Los ex estalinistas, el Partido de Izquierda, han apoyado a los socialdemócratas en el gobierno y correctamente no es visto como una alternativa. Así que la autoridad de los reformistas se ha derrumbado en comparación con antes. Pero desde nuestro punto de vista, creo que esto es algo bueno. Lenin llamó a esta gente los lugartenientes obreros del capital, y lo que esta situación significa es que no pueden controlar el movimiento de la clase obrera como solían hacerlo. Pero por supuesto, especialmente con los trabajadores mayores, todavía hay grandes ilusiones en el reformismo, y en un momento dado, los trabajadores van a tener que pasar por la escuela del reformismo de izquierda en Suecia, al igual que en otros países. Pero ahora aprenderán más rápido que en el pasado. Y como en el resto del mundo, la lucha de clases está llegando a Suecia. Pero la lucha de clases ahora no será como en la posguerra. En realidad será más similar a las duras y amargas luchas de hace 100 años. Pero esta vez, la clase obrera es mucho más poderosa, y en lugar de tratar de adormecer a los trabajadores, como hacen los reformistas, lo que debemos hacer es decir la verdad a los trabajadores. Para tener un futuro digno de ese nombre, no podemos limitarnos a lo que el capitalismo permita. Esto significa nada más y nada menos que la clase obrera debe asumir el poder. Gracias.

Roberto: Buenas noches camaradas de todo el mundo. Después del excelente adelanto de Niklas y la muy buena contribución de Frederick, una pequeña muestra de la contribución del sur de Europa. Niklas, en su introducción, citó correctamente a Bernstein. Hay una cita muy famosa que también está en el libro de Rosa Luxemburgo «Reforma o Revolución», una cita de Bernstein que decía: «El objetivo final no es nada, el movimiento lo es todo». Así que esta es la esencia del reformismo. Lo que significa es el gradualismo. El hecho de que te muevas, que conquistes poco a poco, pieza a pieza, un diputado tras otro, una cuenta tras otra, podemos lograr una sociedad mejor, y para alguien, en última instancia, incluso el socialismo. Este es el centro de esta teoría, es la principal diferencia, como dice Frederick en su contribución, entre nosotros y los reformistas. Entre el marxismo y el reformismo. La necesidad de una ruptura revolucionaria. Este fue también el eje, no sólo del programa del partido socialista socialdemócrata, sino también de los partidos comunistas y en particular del Partido Comunista Italiano después de la Segunda Guerra Mundial. Como sabrán, era el mayor partido comunista del mundo occidental. La idea de que la clase obrera debería convertirse en la clase dominante, pero la clase dominante dentro del capitalismo, lo implicaba una situación de compromiso con la burguesía, gobernando junto con la burguesía. Y durante varios años – décadas – esto parecía funcionar debido a esta situación – tras la Segunda Guerra Mundial – que dio una posición muy fuerte al reformismo. Por ejemplo, en Italia, había un número de regiones donde el Partido Comunista tenía más del 60% de los votos. Conquistaron ciudades y regiones. Hicieron muchas reformas. Vivir en esas regiones era un poco como vivir en Suecia, en lo que respecta a las reformas. Y había un sector construido por el Partido Comunista, como las cooperativas, construidas por los socialistas antes y después por los comunistas que realmente se convirtieron en parte de la clase dominante. Por ejemplo, controlando una gran parte de los supermercados y todos esos sectores. Piensan que pueden cambiar desde dentro el sistema. Pero no es posible. No se puede cambiar el sistema desde el interior. Es el sistema el que te cambiará a ti en su lugar. Y en 1989, después de un colapso del estalinismo, incluso el Partido Comunista se disolvió en Italia. Un partido de dos millones de personas en los años 70 fue reducido a la nada. Pero como Niklas dijo, y también Frederick, estamos viviendo ahora en una situación completamente diferente. Estamos en una etapa en la que los días del reformismo se han ido. Esto no significa que los partidos reformistas no puedan volver a levantarse, pero estos partidos reformistas tendrán un carácter muy, muy débil porque se levantarán, a veces llegan al poder, no pueden conceder nada y caerán en crisis. Este es un ejemplo que vemos claramente en varios países de Europa. Vimos el ejemplo de Podemos, Syriza, La Francia Insumisa en Francia. Todos se levantan y luego caen, o siguen vivos, pero quedaron muy reducidos. Así que ya no vivimos en una época de partidos socialdemócratas o comunistas que sean realmente partidos estalinistas, de un tipo de partidos que podían vivir durante décadas y levantarse gradual y pacíficamente y tener una esperanza de conseguir una posición, una posición fuerte en la sociedad. Habrá partidos de crisis. Por un lado, la burguesía necesitará los partidos reformistas – necesitará partidos reformistas para frenar a la clase obrera. Esto está claro. Pero no podrán controlar a la clase a través de los partidos reformistas como lo hacían antes, como lo hicieron hasta los años 80. Así que estamos viviendo en una época mucho más parecida a los años 30 del siglo XX, cuando los partidos reformistas que surgen se desplazarán muy rápidamente hacia una dirección reformista o centrista de izquierda. Y en el espacio de muy poco tiempo, se derrumbarán. Y podemos recordar que en los años 30, las fuerzas revolucionarias, los sectores comunistas que siguieron las ideas de Trotsky, fueron capaces de hacer importantes avances en estos partidos, en estas formaciones centristas o reformistas de izquierda. Así que estamos entrando en un período en el que la enseñanza de Trotsky de los años 30 será cada vez más relevante para nuestro mundo y el mito de trabajar entre estos partidos reformistas, dentro de estos partidos reformistas. Y así esta es la enseñanza que tenemos que hacer vivir de nuevo en nuestro trabajo diario para tener éxito en la intervención en los tormentosos acontecimientos del próximo período – de revolución y contrarrevolución a los que nos enfrentaremos y con la crisis del reformismo en la época que estamos entrando. Gracias.

Jonathan: Buenas noches a todos. Saludos a todos los camaradas del mundo. Este es un evento muy hermoso e importante. Y gracias a los camaradas Niklas, Frederick y Roberto. Es muy importante para nosotros aquí en Sudamérica tener este acercamiento a sus experiencias en Europa. Así que ahora la situación en Colombia estamos bajo un caso muy particular. Estamos bajo el régimen de Duque, Ivan Duque, y este es un caso muy particular porque es parte de esta ola bonapartista que estamos viendo en el mundo. Podemos ver esto en los casos como Boris Johnson o Donald Trump y es como volver al bonapartismo pero de una manera absurda. Si recordamos una cita marxista, si hablamos de la farsa como un género teatral, Duque es como un bufón, o tal vez una marioneta. El pueblo lo llama marioneta porque los trabajadores entienden que no es el verdadero presidente. El verdadero gobierno – el verdadero gobernante en Colombia es Álvaro Uribe, un ex presidente y ex empleado de Pablo Escobar. Eso significa básicamente que estamos gobernados por la versión más atrasada del capitalismo. Bueno, estamos gobernados por gángsteres. Y, bueno, esto es muy malo para los trabajadores porque eso significa que estamos gobernados por asesinos. Y ha habido muchos asesinatos en la historia de Colombia, y especialmente en la historia reciente de sesenta años, desde hace sesenta años hasta ahora. Y el origen de esta violencia y la explicación de esto es que es una clase dominante muy atrasada que tuvo muchas dificultades para plantar el capitalismo aquí en Colombia. Y porque no pudieron tener éxito con el capitalismo, no pudieron tener éxito en el desarrollo de soluciones a los problemas cotidianos de la gente y eso crea un vacío en la política, y este espacio, este vacío, se llena de violencia. Mucha violencia. 

Cualquier tipo de violencia en la que puedas pensar. Entonces, ¿qué tenemos para enfrentar esta violencia? No mucho – lo único que tenemos ahora para luchar contra esto es Gustavo Petro y no es una muy buena opción porque ni siquiera es una opción reformista. Si analizamos su discurso, es en realidad un liberal. Él tiene una raíz común con Chávez, y es Simón Bolívar. En ambos casos, reconocen a Bolívar como una opción para las masas en Sudamérica, pero mientras que Chávez entendió las lecciones de la historia, Petro no. Chávez declaró que la forma de actualizar el pensamiento de Bolívar era el socialismo. La intención de Petro es desarrollar algo que él llama «capitalismo humano». Como marxistas, entendemos que tal cosa no existe. Entendemos que el capitalismo humano es lo mismo que un tigre vegetariano. ¿Pero por qué es tan popular si dice cosas tan estúpidas? La principal explicación es la falta de opciones. Y esta falta de opciones es el resultado de dos procesos. Primero, la violencia de las clases dominantes. El resultado es el asesinato de los principales líderes del movimiento obrero y campesino, y esto está sucediendo incluso ahora, con el asesinato de líderes sociales. Y el segundo proceso es una enorme falta de teoría, una enorme tradición de falta de teoría en la izquierda. Esta falta de trabajo teórico ha hecho que este tipo de proyecto se desarrolle, aunque no funcione. Entonces, ¿tiene Petro alguna posibilidad de éxito? Bueno, tal vez, porque nos enfrentamos a una crisis política muy grande en la clase dirigente. Uribe está bajo una gran presión, principalmente porque primero, estamos bajo una crisis económica ahora. Eso significa que el apoyo de EE.UU. no es tan grande como solía ser hace diez o quince años cuando él era el presidente oficial. Y las clases dominantes también tienen una crisis de liderazgo. Y la explicación es la misma: bajo una crisis económica, no pueden ofrecer otra solución que la violencia. Así que en ese sentido Petro tiene una oportunidad de éxito, ¿pero es una solución para los trabajadores? Ciertamente no lo es. ¿Por qué? Porque no tenemos las condiciones que necesitamos para desarrollar ni siquiera el reformismo ni ese capitalismo humano, bueno, ya sabes. ¿Qué hay de las otras opciones que tenemos en Colombia, en el movimiento obrero? Las otras versiones son el sectarismo, como el maoísmo; y el resto del estalinismo, que está apoyando a Petro. Por eso insistimos aquí en Colombia en construir una organización de cuadros basada en el trabajo teórico y en las ideas del marxismo. Muchas gracias, camaradas. 

Lautaro García: Bueno, mi nombre es Lautaro García de la sección argentina de la CMI, de la Corriente Socialista Militante. Y quería en primer lugar enviar un saludo a las marxistas y los marxistas de los 5 continentes que nos están escuchando. Como se discutió ayer en la sesión de «Un mundo en llamas» el mundo ha entrado en una nueva etapa. El derrotero comenzado por el sistema en el 2008, agravado ahora por la pandemia de covid, es un punto de inflexión que configura la nueva era a la que hemos entrado, la era de la revolución y la contrarrevolución a nivel mundial.

En este sentido Argentina expresa las particularidades locales de esta crisis mundial y toda su política se desarrolla en este marco. La crisis del reformismo se expresa en que, este, mas allá o independientemente de sus intenciones no puede dar una respuesta que no sea el ajuste o una economía de subsistencia a la crisis del capitalismo argentino. Ya que no se puede controlar lo que no se posee.

Pareciera ser que estos gobiernos reformistas quieren girar la rueda de la historia hacia atrás, desconociendo al imperialismo, desconociendo la fase superior del capitalismo, intentando sortear el desarrollo de los monopolios, los trust o los carteles en la idea de volver a un capitalismo productivo. En épocas de auge económico como la que vimos en América Latina, en el periodo 2003-2014/15, fue más fácil para las opciones policlasistas llevar adelante una política de garantizar las ganancias de los empresarios, banqueros y terratenientes y a su vez, al mismo tiempo, atender las demandas de los trabajadores. Pero en épocas como esta de crisis profunda esto es imposible, no hay base material para el reformismo como explicaron ya en esta misma charla.

En Argentina luego de 4 años de ataques constantes a los derechos de la clase obrera por parte del nefasto gobierno de Macri, que representaba a los intereses mas rancios de la burguesía y del imperialismo, a finales de 2019 ha vuelto al poder político del Estado el peronismo, en un frente denominado “Frente de Todos”. El peronismo es un movimiento policlasista con una dirección burguesa, pero con una base obrera y popular, y sus limites han quedado claros en esta pandemia, ya que a pesar de intentar tomar medidas para paliar la crisis el retroceso de las condiciones de vida es una realidad para todos los jóvenes y los trabajadores en Argentina. Despidos, recortes, rebajas salariales, aumento de la pobreza. Con esto vemos que independientemente de quien gobierne, o de que medidas tome, independientemente de si es un gobierno neoliberal o si es un gobierno reformista nacional y popular, existe una misma realidad: el capitalismo en el marco de la profundización de esta crisis solo puede imponer retrocesos a nuestras condiciones de vida. Con esto no decimos, como suelen hacer los ultraizquierdistas, que todos los gobiernos son iguales, sino que todos sucumben ante la misma lógica del capitalismo porque no tienen otra alternativa que ofrecer. Pero también es verdad que el peronismo como movimiento mantiene una tutela política e ideológica sobre los trabajadores. Y esto nos lleva al debate con la izquierda en Argentina. Sabemos que la formación de un partido revolucionario tiene dos fases. Por un lado, la formación de los cuadros, el programa, la teoría y por otro lado el acceso a las masas, ganar a las masas, porque sin las masas no vamos a ningún lado. La pregunta entonces es ¿cómo ayudamos a una ruptura definitiva con el policlasismo a enormes sectores de la clase trabajadora y la juventud que ven al peronismo como una alternativa válida? y para esto sostenemos que la izquierda debe ubicarse en la trinchera junto a los explotados, aplicando la teoría del frente único para demostrar el papel de las direcciones reformistas. El nacionalismo burgués solo va a ser superado a condición de que exista un poderoso partido revolucionario de masas y para que esto suceda la táctica del frente único es indispensable. Táctica que se resume en la consigna “golpear juntos, marchar separados”. La independencia de clase no se debe confundir con independencia política en relación a las masas. Actualmente la dirigencia de la izquierda argentina que se expresa en el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) ha diluido su programa revolucionario, incluido su programa votado en 2011, que se expresa en una combinación de sectarismo, parlamentarismo y economicismo, quitándole jerarquía a la lucha política por la construcción de un partido revolucionario. Creemos que el movimiento revolucionario en la izquierda en argentina necesita un debate fraterno sobre estas cuestiones, ya que la necesidad de construir un partido revolucionario está implícita en la necesidad de este partido para vencer. Necesitamos una izquierda que se construya bajo la solida roca de la teoría marxista, una dirección revolucionaria que pueda hacer avanzar a la clase trabajadora hacia la toma del poder, derrocando políticamente a la burguesía y liquidando a su Estado, avanzando hacia la construcción de un Estado obrero.

Pandemia y crisis capitalista avanzan juntas y se abre un escenario en el que veremos levantamientos e insurrecciones populares, el octubre rojo latinoamericano no fue un hecho aislado sino una muestra de lo que se viene, no hay tiempo que perder, debemos preparar el futuro.

Así que invito a todos los que nos están escuchando desde argentina a sumarse a la Corriente Socialista Militante y construir las fuerzas del marxismo en Argentina. Muchas gracias camaradas.

Hans: Hola, camaradas. Saludos de nuevo desde Alemania, desde la sección alemana de la Corriente Marxista Internacional al resto del mundo. Algunos camaradas ya han hecho declaraciones muy importantes sobre la cuestión del reformismo y no tengo que repetir todo lo que han dicho. Es muy importante que veamos que hay diferentes matices de reformismo y centrismo y a medida que la crisis se profundice, habrá también formas más radicales de reformismo, de reformismo de izquierda, presentes en el movimiento obrero, de escuelas a la que los trabajadores tendrán que ir.

Y como en los años setenta y ochenta, nos enfrentaremos de nuevo a matices de reformismo de izquierda que reivindican el socialismo como su destino, pero entonces dirán que tenemos que conseguirlo paso a paso y dirán que tenemos que ser realistas y la excusa será la aparente o supuesta falta de conciencia y el supuesto atraso de las masas, que ven como algo estático. Ahora, en nuestras demandas transitorias y en nuestro programa, la cuestión clave de la propiedad privada es aplastar la propiedad privada de los capitalistas y el Estado capitalista. Y llamamos ahora más que nunca, en la situación actual, a la nacionalización de las palancas clave de la economía y el control de los trabajadores. Al mismo tiempo, oiremos a los reformistas presentar consignas como la democratización, la democracia industrial, la participación de los trabajadores y la cogestión. Aquí en Alemania, después de dos guerras mundiales perdidas por la clase dominante en Alemania en 1918 y 1945, había un deseo de la clase obrera de nacionalizar los monopolios y romper con el capitalismo. Y este movimiento, esta presión, se descarriló dos veces con la ayuda de los reformistas cuando dijeron no, no podemos tener una nacionalización completa. Puedes tener la participación de los trabajadores. Se puede tener la cogestión de los trabajadores en la gestión y esto ha sido una fuente de corrupción, de soborno a los delegados sindicales y a los altos dirigentes sindicales, que en muchos casos, se han convertido en miembros de la junta de supervisión de las empresas capitalistas y adoptan el pensamiento capitalista. El mayor sindicato de Alemania, que es IG Metall, un sindicato muy poderoso hasta ahora, tiene estatutos y hay una especie de cláusula cuatro en los estatutos de IG Metall, como el Partido Laborista, en Alemania, es el capítulo dos de sus estatutos que piden la nacionalización de industrias clave. Así que a la hora de la verdad, cuando se trata, ya sabes, de aplicar este capítulo dos, incluso los reformistas de izquierda dirían «Bueno, este no es el momento de pedir la nacionalización. No hay ánimo para ello. Las masas no lo entenderían y no lo exigen». Y también hemos hecho una intervención en Lufthansa más recientemente exigiendo la nacionalización y el control obrero, el control de los trabajadores, pero algunos líderes sindicales nos dijeron que bajáramos la pancarta exigiendo el control de los trabajadores e incluso amenazaron con pedir a las fuerzas de seguridad que nos alejaran de la manifestación si seguíamos presentando esta demanda de nacionalización. Y en una manifestación similar, quisimos leer en voz alta un mensaje de solidaridad con un camarada que trabajaba en un aeropuerto y esto fue prohibido por la burocracia sindical porque dijeron «No queremos asustar a los accionistas pidiendo la nacionalización». Así que vemos lo que Trotsky dijo en uno de sus últimos escritos – que en el período de declive imperialista, las burocracias sindicales de todas las formas, y hay todas las formas de sindicatos en las industrias aéreas en Alemania – las burocracias sindicales se fusionan con el Estado burgués y se acercan a la clase dominante. Y también otra cuestión importante, cuando se trata de reformismo, es su culto al Estado burgués y su adoración por el Estado burgués. Lo que es aún peor que la adoración al Estado burgués es que los reformistas del Partido de Izquierda y los reformistas de la burocracia sindical adoren a la Unión Europea como producto de la Ilustración. Hay reformistas en el ala derecha del Partido de Izquierda, Die Linke, diciendo que la Unión Europea era un proyecto internacionalista, de izquierda, progresista y pacifista que había aprendido las lecciones de la Primera y Segunda Guerra Mundial. Y este es un punto de vista completamente sentimental y realmente, llevará a enormes desilusiones y derrotas en el futuro. Y también los reformistas, lo que hacen en lugar de la movilización de masas, se dirigen a las posiciones de gobierno. Saben, al escuchar a Roberto, recuerdo que Fausto Bertinotti, líder del Partido Comunista Italiano, en 2004, vino a Alemania antes de las elecciones europeas y dijo: «Nosotros, en Italia, tenemos que unirnos al próximo gobierno para sacar a Berlusconi, Berlusconi fuera. De lo contrario, seremos apedreados por los trabajadores». Unos años más tarde, Bertinotti y su partido fueron apedreados por los trabajadores por estar en el gobierno llevando a cabo recortes, privatizaciones y la guerra en Afganistán en nombre del derrocamiento de Berlusconi. Y por lo tanto, debemos estar preparados, ya sabes, para los reformistas de todas las formas, que están buscando puestos en el gobierno y que esto será una enorme derrota implícita y por lo tanto es aún más importante construir secciones fuertes de la Corriente Marxista Internacional para prepararse para las futuras batallas. Gracias.

Respuesta

Niklas: Bueno, había un par de preguntas en el chat también, pensé en tomarlas tal como las vi. Una era «¿Qué son los memorandos?». Ahora.. para aquellos que no estaban políticamente activos en ese momento, puede que te lo hayas perdido pero la Unión Europea, como parte del rescate de Grecia, que en realidad, fue un rescate de los bancos alemanes y franceses, pero como parte de eso, le pidieron al gobierno griego que aceptara un memorándum. Básicamente, una serie de ataques y contrarreformas, recortes – un programa de austeridad, básicamente. Y fue un programa salvaje. No hubo sólo uno. Creo que al final hubo tres o cuatro. De todos modos, con cada rescate sucesivo, tenían que firmar un nuevo memorándum. Así que no fue sólo la Unión Europea la que pidió a los griegos que devolvieran el dinero que les prestaba o que tuvieran un plan de reembolso. Les pidieron que llevaran a cabo medidas específicas, ataques específicos a la clase obrera para conseguir este dinero de rescate que, al final, redujo el nivel de vida de los trabajadores griegos a más de la mitad. Así que el acuerdo de estos paquetes de “rescate” es uno de los crímenes de Syriza. Y es la razón por la que los echaron del gobierno recientemente. Alguien en el chat señaló que Podemos ha cambiado sus políticas no sólo en la cuestión nacional, sino en un montón de otras cosas, y ese es obviamente el caso. Eliminó una serie de puntos del programa que serían inconvenientes para entrar en un gobierno, también cortejando a un gobierno socialista. Sí, un gobierno del Partido Socialista, no un gobierno socialista. Frederick habló sobre Suecia y aparentemente hubo cierta confusión entre Suecia y Suiza. Esto es algo a lo que hay que enfrentarse mucho. Suecia no es el país del queso y los relojes. Es el de IKEA y los arenques. Pero sí, Suiza tampoco es el país del queso y los relojes, como descubrí cuando hablé con ellos. De todos modos, pero el punto sobre los trabajadores suecos es que parece funcionar – el reformismo parece funcionar para todos los períodos históricos. Bueno, al menos durante dos décadas, tal vez tres. Y este fue el caso también en varios otros países europeos. Se pueden escuchar historias muy similares sobre Gran Bretaña. Y este fue el período en el que el reformismo parecía funcionar. Hay un dicho sobre el gobierno laborista de 1945 – es el único que llevó a cabo el programa por el que fue elegido. Y eso probablemente es cierto también de un número de gobiernos suecos en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial. Y parecía que poco a poco, reforma por reforma, se podría lograr el socialismo. 

Bueno, si fuiste a la huelga, recibiste un poco más de sueldo y así sucesivamente. Parecía que el reformismo funcionaba, incluso en los países donde los reformistas no estaban en el gobierno. Así que tienes este fenómeno también por los gobiernos conservadores introdujeron reformas bajo la presión de la clase trabajadora. A veces, también la presión de la Unión Soviética, al estar en las fronteras. La clase dominante y también el masivo auge económico. Y los capitalistas hicieron una serie de reformas con el fin de comprar la paz social, pero no fue en todo el mundo. Esto sólo ocurrió en los países capitalistas avanzados, que también tienen otro nombre, países imperialistas. Y hay un vínculo entre el reformismo y el imperialismo. El reformismo sólo es posible sobre la base de la superexplotación de las masas del Tercer Mundo, no porque los trabajadores del Oeste estén explotando a los trabajadores del sur o algo por el estilo. Es porque se pueden dar algunas reformas a algunos trabajadores algunas veces, para parafrasear a Bob Marley, pero no se puede dar a todos los trabajadores todas las reformas todo el tiempo. Así que los enormes beneficios que estaban haciendo en los países ex-coloniales les permitieron entonces hacer no tan grandes beneficios en el Oeste, y así comprarse la paz social en los países capitalistas avanzados para evitar la revolución de los trabajadores allí. Pero este fue el período de la revolución colonial cuando los países de África, Oriente Medio, América Latina, etc. se levantaron contra el imperialismo – la Revolución Cubana, la Revolución China, etc. etc. Así que las dos cosas están vinculadas. Y sí, Ted Grant hizo este punto en – he olvidado el nombre del documento – «Preparándose para el poder», creo. «Debido a la súper explotación de las masas coloniales» – en realidad esta cita es de ¿Adónde va Inglaterra? de Trotsky:

«Debido a la súper explotación de las masas coloniales, los imperialistas británicos fueron habilitados para otorgar concesiones a un estrato privilegiado de la clase obrera británica e incluso hasta cierto punto para elevar el nivel del conjunto de los trabajadores británicos por encima del de los trabajadores europeos». 

Y es también por eso que tienes la fuerza del reformismo en los países capitalistas avanzados pero no tienes realmente a los reformistas en los países ex-coloniales. Pueden aparecer como fenómenos temporales, pero no hay… la base económica y social del reformismo no existe, como señaló Jonathan.

También está este partido en Argentina, que tampoco tiene una tradición de organizaciones reformistas de masas, sino que tiene esta extraña tradición del peronismo. Así que a veces, cuando los camaradas salen y viajan fuera de los países capitalistas avanzados y van a otra parte del mundo y buscan al Partido Laborista o al Partido Socialdemócrata,  no existe. De hecho, los partidos de la Internacional Socialista, lo cual es una broma, pero de todos modos, la llamada Internacional Socialista, eran los partidos de Ben Alí en Túnez y de Mubarak en Egipto. Así que este particular fenómeno de reformismo en este tipo de largo sentido histórico, es un fenómeno de los países capitalistas avanzados. Pero entonces, como señaló Roberto, el reformismo es una cosa del pasado. De hecho, hace ya bastante tiempo que los reformistas podían hacer cualquier cosa. No han sido capaces de dar ningún tipo de reforma desde la década de 1980. Pero la dirección del movimiento obrero siempre va a la zaga de la situación objetiva y a menudo se encuentra la situación en la que la masa de trabajadores se mueve hacia la izquierda, pero debido a que la conciencia de los dirigentes de la clase obrera se forma en el pasado, al mismo tiempo, ellos se están moviendo hacia la derecha. Y en la superficie de las cosas, parece que la política se está moviendo a la derecha, lo que entonces en las mentes de los reformistas, justifica un mayor movimiento hacia la derecha y lo único que rompe ese ciclo es la entrada de las masas en la escena. Y creo que eso es parte del fenómeno que estamos viendo ahora. Y realmente, vemos cómo una conciencia que va a la zaga de los eventos, y la dirección va a la zaga de la conciencia, y luego la conciencia se pone al día de manera explosiva. Así, tanto la conciencia de la clase obrera como de sus líderes sufre «giros bruscos». Así que, por ejemplo, tenemos el fenómeno que aparentemente vino de la nada, de Corbyn y Sanders. Pero también la muy rápida desorganización y desmoralización que siguió a su derrota, que luego prepara el camino para otro movimiento a un nivel superior, porque los jóvenes y los trabajadores habrán aprendido la lección y no entrarán en la siguiente ola del movimiento con la misma ingenuidad con la que entraron en la primera. Y en ese sentido, nada se pierde en la historia. Pero obviamente, esta aproximación gradual, y esta es una aproximación hacia una posición revolucionaria que se está produciendo, los trabajadores están buscando gradualmente alternativas y se están moviendo cada vez más a la izquierda pero no hay nada entre el capitalismo y el socialismo. Y de la misma manera, no hay solución, no hay nada entre una revolución y la austeridad. Y entonces estos – todos estos grupos o partidos o tendencias que tratan de ocupar el espacio entre la reforma y la revolución, o aún más entre la austeridad y la revolución – todos estos – bueno, yo diría que todos se convertirán en polvo y lo harán – tan pronto como tengan la oportunidad, fracasarán. Pero ese movimiento de aproximación, de aproximación a una posición revolucionaria, no puede continuar indefinidamente. Y la clase obrera cuando esté lista para sacar conclusiones revolucionarias en masa, no tiene tiempo para construir un partido revolucionario desde cero. Así que nuestro papel debe ser construir ese partido y esa organización ahora. Y debemos basarnos en esa construcción en esa capa de la clase que saca conclusiones más rápido que el resto. Así que y en este período, esa capa es bastante grande. Así que debemos mantener nuestra paciente crítica a los reformistas, a los reformistas de izquierda, e incluso a los centristas cuando esas corrientes surjan, pero nuestra tarea es prepararnos construyendo la organización hoy. 

DEJE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here