China: el estancamiento económico augura una época de inestabilidad y lucha

0
43

La noticia de que el gigante inmobiliario chino, Evergrande, ha solicitado la protección por quiebra en Estados Unidos ha sonado la sentencia de muerte definitiva para el sector inmobiliario de China. Una serie de incumplimientos corporativos, una recesión en el mercado inmobiliario, un desempleo en alza y una rápida disminución en el consumo de la gente han desacreditado las afirmaciones fraudulentas del régimen gobernante del Partido Comunista de China (PCCh) de una «fuerte recuperación económica» en China.

No importa cuánto poder esté centralizado, los burócratas del PCCh no podrán resolver la crisis del capitalismo, una realidad de la que cada vez más trabajadores y jóvenes se están dando cuenta.

[La siguiente es una versión abreviada y actualizada de un artículo publicado originalmente en chino el 28 de agosto.]

La industria inmobiliaria al final de su camino

Evergrande Group, como punto de referencia del sector inmobiliario de China, fue una vez un «imperio de un billón de dólares», y en 2017 su presidente Hui Kayin fue coronado como el hombre más rico de China. Pero desde el momento en que entró en crisis en 2021 hasta su solicitud de protección por bancarrota en los EE. UU. el 17 de agosto de este año, la agonía de Evergrande ha encapsulado el deterioro del mercado inmobiliario de China.

En la tarde del 17 de julio, Evergrande publicó un informe de rendimiento de la empresa que mostraba que su pérdida neta para los dos años 2021-2022 ascendió a 812.030 millones de yuanes (o 112.500 millones de dólares). A finales de 2022, el pasivo total de Evergrande era de aproximadamente 2,4 billones de yuanes (o 330 mil millones de dólares), mientras que sus activos estaban valorados en solo 1,8 billones de yuanes. Por lo tanto, era insolvente, y sus pasivos equivalían aproximadamente a casi el 2 por ciento del PIB de China.

Pero Evergrande no es el único. El 12 de agosto, otro gigante inmobiliario chino, Country Garden, anunció que sus 11 bonos corporativos nacionales serán suspendidos. Tampoco pagó el cupón de dos bonos en dólares estadounidenses que debería haberse pagado el 7 de agosto. Country Garden ha sido llamada la «empresa inmobiliaria número uno en China», y una vez fue considerada como una «empresa modelo» tanto por el gobierno como por la industria. Sin embargo, su vida ahora también pende de un hilo.

Una gran cantidad de empresas inmobiliarias chinas están al borde de una recesión que afecta a toda la industria. El estallido de la burbuja inmobiliaria fue un resultado completamente predecible de la lógica del capitalismo, y la pandemia de COVID-19 solo aceleró y empeoró este proceso.

La inversión inmobiliaria, que se ha disparado durante décadas, manteniendo un crecimiento del 8-10 por ciento incluso en medio de la epidemia, disminuyó más del 10 por ciento interanual en 2022. Y solo a mediados de 2023, la inversión ya ha bajado un 8,5 por ciento interanual. Más del 60 por ciento de las empresas del sector que han publicado informes de su negocio para el primer semestre de 2023 esperan tener una pérdida neta este año.

Si bien el gobierno central permanece en gran medida pasivo frente a estas crisis, y no va más allá de organizar «consultas», «sugerencias» y «llamamientos» para que otras empresas privadas rescaten a las empresas con problemas, los gobiernos regionales y locales han actuado con fuerza. El 3 de agosto, el gobierno de la ciudad de Zhengzhou de Henan presentó los «15 artículos» en un intento de salvar a las empresas inmobiliarias locales a través de recortes de impuestos, cancelación de restricciones de ventas y la implementación de políticas como «reconocer casas pero no hipotecas».

Cada vez más ciudades comenzaron a emular la experiencia de Zhengzhou, y la ciudad de Ya’an, en la provincia de Sichuan, incluso violó las regulaciones nacionales sobre los precios de venta de viviendas, lo que permitió que las propiedades se compraran fuera del rango de precios mínimos oficialmente permitido. Pero esto hizo muy poco para revertir la situación.

Como locomotora del desarrollo económico de China, el sector inmobiliario tiene el mayor volumen industrial y la mayor contribución directa al crecimiento del PIB de cualquier sector, y está conectado a más industrias subsidiarias y dependientes (por ejemplo, construcción, finanzas, marketing, etc.) que cualquier otro sector. El sector inmobiliario representa el 76,4 por ciento de los activos deudores de los bancos cotizados con hipotecas que superan los 10 billones de yuanes.

El sector inmobiliario es el principal conducto a través del cual se fusionan los intereses de la burocracia del régimen y la clase capitalista. Los datos del Ministerio de Finanzas mostraron que la magnitud de las primas de transferencia de tierras del país (es decir, los ingresos recaudados por las ventas de tierras por parte de los gobiernos locales, etc.) creció a 6,5 billones de yuanes en 2018, y que estas ventas ahora representan el 66,5 por ciento de los ingresos de los gobiernos locales. El sector inmobiliario es un barómetro sensible de la economía de China, y una caída imparable del sector inmobiliario representa un deslizamiento imparable hacia la crisis para toda la economía de China.

Zhongzhi, la banca en la sombra y la inevitabilidad de la propagación de la crisis

A finales de julio de este año, se rumoreaba que la mayor empresa privada de gestión de activos de China, Zhongzhi Group (que gestiona casi un billón de yuanes en activos y emplea a más de 10.000 personas), estaba teniendo dificultades de liquidez y había contratado a la firma de contabilidad de renombre internacional KPMG para auditar su balance. La noticia atrajo inmediatamente una atención generalizada.

Apenas unas semanas después, Zhongrong Trust, una empresa dentro del grupo Zhongzhi, comenzó a incumplir con los pagos. Varias empresas que habían comprado productos de inversión emitidos por Zhongrong Trust anunciaron, una tras otra, que habían «pisado minas» y que no se les había pagado el capital y los rendimientos de la inversión. Un pequeño grupo de manifestantes incluso fue a Zhongrong para exigir el reembolso de sus inversiones.

La importancia de la crisis de Zhongzhi es de gran alcance: se sabe que Zhongzhi es el «banco en la sombra» más grande de China. Esta es una característica particularmente destacada del sistema económico chino. Estos «bancos en la sombra» surgieron a medida que ciertas empresas industriales crecían en tamaño, y luego comenzaron a desviar una parte cada vez mayor de sus ganancias a través préstamos y engaños financieros: en efecto, comenzaron a desempeñar el papel de capital financiero. En cierto momento, muchos de estos «bancos en la sombra» comenzaron a ganar más dinero con sus transacciones financieras que con su propia actividad industrial original.

Explicamos las causas y consecuencias de este fenómeno aquí en marxist.com hace dos años, cuando surgieron las primeras noticias de los problemas de Evergrande:

«Como explicó Marx, el crédito permite que el capital se expanda más allá de sus límites naturales y supere temporalmente su crisis, pero al costo de una crisis aún mayor cuando esas deudas tienen que ser pagadas.

«A medida que se emite más deuda, se vuelve menos efectiva. Ahora se necesitan alrededor de $4 de deuda para producir un dólar extra de crecimiento en la economía china, mientras que antes del estímulo se necesitaban alrededor de $1,40. Esto se debe a que la deuda adicional se adquiere en gran medida para pagar las deudas existentes e insostenibles, en lugar de gastar en la creación de nueva capacidad productiva».

Si bien Zhongzhi ha estado en problemas desde 2021, la profundidad de la crisis que enfrenta hoy sugiere que la era de las «crisis mayores» ya ha llegado. Es difícil estimar el alcance y las consecuencias de la crisis de Zhongzhi debido a la naturaleza opaca de la banca en la sombra, pero es probable que sea inesperadamente amplia y mucho más allá de los límites de lo que el régimen del PCCh es capaz de enfrentar.

El «misterio» del aumento del desempleo

Mientras que las grandes empresas capitalistas están en apuros, la clase obrera china se enfrenta simultáneamente a otra contradicción social. Como explicó Marx en El Capital, en una sociedad capitalista, como consecuencia de las necesidades de acumulación de capital, se requiere en todo momento un gran número de personas desempleadas para servir como ejército de reserva de trabajo para la industria. Por lo tanto, el desempleo es una necesidad en la sociedad capitalista.

Las autoridades afirman que la tasa de desempleo de China en la primera mitad de 2023 será de solo el 5,3 por ciento. Pero, ¿cómo llegaron a esta cifra mágica del 5 por ciento? Su veracidad es dudosa, por decir lo menos, cuando sabemos que un gran número de recién graduados están desempleados; más del 10 por ciento de la fuerza laboral actual ha experimentado desempleo durante los tres años de la epidemia; y el número absoluto de personas desempleadas de 16 y 40 años ha aumentado en un 6,2-7,5 por ciento en comparación con los niveles anteriores a la pandemia.

La tasa de desempleo para los jóvenes de 16 a 24 años fue del 21,4 por ciento en julio, lo que significa que (oficialmente) dos de cada 10 jóvenes en el grupo de edad de 16 a 24 años estaban desempleados, y la tasa real de desempleo probablemente supera con creces esa cifra. Ante el impacto de la ola de graduación de julio, la Oficina de Estadísticas del régimen simplemente suspendió la publicación de datos en agosto, alegando que había encontrado «dificultades técnicas». ¡Qué momento tan conveniente para encontrar tales dificultades!

El régimen del PCCh es incapaz de resolver el problema del desempleo y, en última instancia, también lo es el sistema capitalista que defienden. No hay duda de que, cuando la recesión realmente golpee, el empleo juvenil se volverá aún más severo.

Recesión económica y caída del consumo

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo: «¡La economía de China continúa recuperándose, generalmente se está recuperando y mejorando, y sigue siendo un importante motor del crecimiento económico mundial!» A pesar de los fuertes golpes de pecho de los burócratas, las cifras cuentan una historia diferente.

La inversión, las exportaciones y el consumo son conocidos como la ‘troika’ de la economía china. Ahora, la inversión y las exportaciones, dos de las tres, ya están agotadas.

El crecimiento acumulado de la inversión en activos fijos en julio fue del 3,4 por ciento, una fuerte desaceleración desde el 5 por ciento en marzo. El PMI manufacturero (índice de gestores de compras, que está por encima del 50 por ciento para la expansión industrial y por debajo del 50 por ciento para la contracción) fue del 49,3 por ciento, y ha estado por debajo del 50 por ciento desde abril.

Según las estadísticas publicadas por la Administración General de Aduanas de China, el valor total de las importaciones y exportaciones de bienes cayó un 8,3 por ciento interanual en julio. El valor total de las importaciones y exportaciones de China en los primeros siete meses del año fue de 3,4 billones de dólares, un 6,1 por ciento menos.

Estados Unidos y Europa continúan presionando para desvincularse de la economía china, y el comercio entre Estados Unidos y China cayó un 15,4 por ciento en los primeros siete meses de este año. La reducción del comercio exterior es un duro golpe para una economía que todavía depende bastante de las exportaciones.

¿Qué pasa con el consumo, el tercer motor de la economía china? Desde el levantamiento del confinamiento por COVID-19 este año, el consumo residencial experimentó un repunte en los primeros cuatro meses de 2023. La tasa de crecimiento alcanzó un máximo del 18,4 por ciento en abril, y luego inmediatamente comenzó a disminuir exponencialmente, con un crecimiento del consumo de solo el 2,5 por ciento en julio.

Las estadísticas de ese mes para las ventas totales de bienes de consumo reflejan directamente una desaceleración en el consumo de la gente común, y solo los elementos esenciales de la vida, como alimentos, cigarrillos, alcohol y medicamentos, muestran un crecimiento. Mientras tanto, el consumo de la gran mayoría de otros productos básicos estaba disminuyendo, y los bienes y servicios que podían consumirse normalmente en el pasado se están convirtiendo en lujos para los que se requiere un presupuesto cuidadoso para acceder a ellos.

Este espectáculo de horror económico, de recesión y débil consumo, ha asustado al régimen, que no perdió tiempo en emitir un Aviso de Expansión del Consumo (coloquialmente conocido como ‘Veinte Artículos’). Este aviso está lleno de recomendaciones poco inspiradoras y poco prácticas salpicadas de consignas triunfalistas.

Algunas de las políticas parecen ridículas desde el punto de vista de los trabajadores, como alentar a los ciudadanos a pedir más crédito y a endeudarse para expandir el consumo. En lugar de optar por emitir subsidios y vales de consumo a los trabajadores, el Estado solo ha emitido un trozo de papel. El tiempo pronto nos dará una respuesta sobre si este trozo de papel estimulará el consumo.

La prosperidad capitalista ha pasado, la crisis y la revolución son el futuro

La economía china se enfrenta a una recesión sin precedentes. Esto es diferente a la crisis de 2008, cuando China era una economía emergente con baja deuda estatal y personal, y su industria se expandía rápidamente. La crisis económica actual es la primera crisis en toda regla que China ha experimentado desde que se afianzó en el sistema capitalista mundial, y el PCCh es impotente para impedir que se desarrolle.

La reciente serie de crisis ha desacreditado el argumento central de la teoría del «socialismo con características chinas»: es decir, que las contradicciones del capitalismo pueden manejarse de manera efectiva a través de la intervención enérgica de un Estado poderoso (lo que llaman «la dirección ilustrada del Partido»).

La intervención del PCCh no solo no ha logrado resolver la crisis de Evergrande, sino que también será impotente para evitar nuevas implosiones. Country Garden y Zhongzhi no serán los últimos de su tipo, y seguirán crisis corporativas de mayor alcance.

En la mayoría de estas crisis, las autoridades del PCCh han evitado rescates directos o nacionalizaciones, y en su lugar han utilizado una serie de tácticas entre bastidores, incitando a otras empresas privadas a rescatar a estos gigantes en apuros.

Este enfoque no resolverá el problema, ni es probable que evite la necesidad de algún tipo de rescate de estas empresas con el dinero de los contribuyentes mas adelante. Los llamamientos directos para que sean rescatadas por el gobierno están aumentando. Sin embargo, una vez que se establezca un precedente, más empresas en crisis pedirán ayuda del gobierno.

La crisis de la sobreproducción es una enfermedad capitalista incurable: el caos económico que crea desgarra a la sociedad de arriba abajo y agudiza los antagonismos de clase. Por mucho que la burguesía y los burócratas valoren la «estabilidad» y el «orden», el PCCh es incapaz de resolver la crisis del capitalismo. Si juegas con el toro, te corneará.

Sin embargo, están preparados para blandir la represión férrea del Estado en un intento de contrarrestar la creciente ira de la clase trabajadora. Incidentes pasados como las luchas de Jasic, las protestas de los depositantes bancarios de Henany y las huelgas de Foxconn nos han enseñado una lección sangrienta: la «estabilidad» bajo las porras y las armas del partido no significa más que el sufrimiento de millones de proletarios.

Una de las principales razones por las que el «Partido Comunista» chino pudo salirse con la suya desmantelando las conquistas de la Revolución China de 1949 y restaurando el capitalismo se debió a la gran mentira que le dijo a la clase trabajadora. Es decir, que todos en la China capitalista se harían indefinidamente más ricos bajo el liderazgo del Partido.

Durante algún tiempo después de la transición de China al capitalismo, tipificada por su adhesión a la Organización Mundial del Comercio, el PCCh pareció cumplir esta promesa. Veinte años después, la crisis que ahora ha llegado está mostrando a la clase trabajadora que la «edad de oro» del «crecimiento estable» ha terminado. Lo que seguirá será una gran intensificación de la lucha de clases.

Los recursos existen en la sociedad para permitir que todas las personas vivan decentemente. La base material ya es amplia, y la ciencia y la tecnología ya están lo suficientemente avanzadas. Solo la clase trabajadora puede derrocar al PCCh y al sistema capitalista detrás de él a través de la revolución, y establecer una economía planificada democrática para reemplazar la economía de mercado caótica y anárquica del capitalismo.

Solo entonces será posible liberar a China y al mundo del bárbaro abismo del capitalismo y liberar el potencial de las fuerzas productivas para crear una sociedad comunista, libre de explotación y opresión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí