Cachemira: las medidas draconianas de Modi serán combatidas por la clase trabajadora de toda la región

0
13

Las medidas draconianas del gobierno de Modi con respecto a Cachemira han provocado una conmoción en toda la región. El 5 de agosto, el estatus de 70 años del disputado Estado indio de Jammu y Cachemira fue revocado por una orden presidencial. El acuerdo constitucional existente también fue revocado repentinamente sin ningún proceso democrático.

El acuerdo constitucional, referido a los artículos 370 y 35A de la Constitución India, fue derogado por el decreto presidencial sin ninguna discusión en el parlamento indio. Además, el parlamento presentó y aprobó un nuevo proyecto de ley en un solo día con respecto a la bifurcación del Estado, dividiéndolo en dos partes: Jammu y Cachemira, y Ladaj. Según el nuevo acuerdo, estas dos áreas no tienen el estatus de un Estado dentro de la India, sino que han sido relegadas a territorios de la unión, lo que significa que están bajo el control directo del gobierno central de Nueva Delhi.

Las medidas imperialistas de Modi no solo han pisoteado los derechos básicos de 13 millones de personas que viven en este Estado, sino que también han expuesto el verdadero carácter de la tan promocionada democracia india y su constitución, enviando ondas de choque a todas las personas oprimidas que viven en la India. Junto con eso, también ha puesto en peligro la estabilidad de toda la región y ha allanado el camino no solo para otra guerra imperialista con Pakistán sobre Cachemira, sino también más represión y baños de sangre que afectan a las nacionalidades oprimidas de toda la región por las clases dominantes de la India, Pakistán y de otros países del sur de Asia. Esto seguramente dará lugar a enormes movimientos de masas de las nacionalidades oprimidas, especialmente las de los cachemires, que a pesar de la división les generará una gran solidaridad de la clase trabajadora de la India y Pakistán. Una respuesta adecuada de la clase trabajadora de India y Pakistán, que conduzca a una huelga general, podría eventualmente llevar al derrocamiento, no solo del régimen de Modi en la India y al régimen represivo de Imran Jan en Pakistán, sino que también desafiará a los draconianos aparatos de Estado que oprimen a cientos de millones en todo el sur de Asia.

El Estado indio de Jammu y Cachemira ya era el área más militarizada del mundo, con la presencia de medio millón de personal armado. Pero solo para hacer cumplir estas medidas draconianas, se llevaron a cabo nuevos despliegues de las fuerzas de seguridad en grandes cantidades en los días previos a esta acción y todo el Estado se encontraba en un bloqueo total. Todos los turistas, peregrinos indios y trabajadores de fuera del Estado se vieron obligados a irse abruptamente con muy poca antelación. Más tarde, se impuso un estricto toque de queda en todo el Estado: se cortaron todas las líneas telefónicas, incluidos los teléfonos fijos, se bloqueó Internet, se detuvo a más de 300 líderes políticos y se prohibió todo tipo de movimiento. Estas medidas aún continúan, una semana después, y toda la población se enfrenta a una grave escasez de artículos de necesidad básica. Los pacientes sufren mientras la comida se vuelve escasa para la mayoría. Estas medidas también han continuado durante los días festivos de Eid, dejando a miles de estudiantes y trabajadores de Cachemira fuera del Estado que no pueden regresar a sus hogares ni comunicarse con sus familias.

26f4d88fbe214aea65e2c9c529a716f6 w720 h720

Según algunos informes, las protestas y manifestaciones ya comenzaron a pesar del fuerte bloqueo y la gente está saliendo a las calles en contra de estas medidas draconianas, enfrentándose a gases lacrimógenos, pistolas de perdigones y balas por parte de las fuerzas de seguridad. El movimiento de masas por la libertad que estalló hace tres años aún continúa con pleno vigor y el Estado hindú no pudo aplastarlo a pesar de utilizar todo tipo de represión, asesinatos y maniobras políticas. Pero esta nueva medida no solo atraerá a capas más amplias de la sociedad a este movimiento, sino que también radicalizará el movimiento existente a nuevas alturas. El movimiento anterior estaba generalmente restringido al Valle y no podía extenderse a las áreas de mayoría india de Jammu, ni a las áreas de mayoría budista de Ladaj. Pero las protestas ya se han desatado en Ladaj, donde la gente cuestiona estas medidas represivas, a pesar del fuerte cierre. También en Jammu, el sentimiento es en contra de la decisión, que le ha quitado los derechos básicos a las personas que viven allí. Incluso los partidarios del BJP de Modi en Jammu están en estado de shock total.

Fuera del Estado, los cachemires están recibiendo un gran apoyo de los partidos de izquierda y los estudiantes de toda la India. Ha habido numerosas protestas contra la decisión de Modi en toda la India. Los partidos comunistas han condenado enérgicamente esta medida y han realizado protestas en muchas ciudades. Ha habido grandes protestas de estudiantes en todo el país en muchas universidades, oponiéndose firmemente a esta medida, especialmente en el Punjab indio. El Partido del Congreso también ha condenado este paso, pero con mucha timidez. Todos los seculares y liberales que se oponen a Modi también han salido en fuerte condena, aunque su argumento básico se basa en la humillación de la constitución, y están preocupados por el futuro del Estado indio, cuyos cimientos se ven sacudidos por este paso. En su mayoría, están preocupados por la difícil situación de otras nacionalidades oprimidas y Estados donde están ocurriendo movimientos separatistas, principalmente en la parte oriental del país. En su opinión, Modi aplastará estos movimientos en el próximo período y aplicará una agenda reaccionaria de Hindutva, promovida por la organización de cuadros fascistas RSS, detrás del BJP. Los liberales quieren que Modi defienda el espíritu de la constitución secular de la India y respete las leyes y reglamentos consagrados en la constitución y protegidos por el poder judicial indio. La posición de los partidos comunistas no es diferente y también están tratando de defender las tradiciones seculares de la India y evitar que la constitución sea eliminada por completo.

Modi en su discurso después de esta decisión ha respondido a los liberales del mismo modo. En su discurso, atacó la incapacidad de los liberales y los gobiernos del pasado para desarrollar Cachemira, manteniéndola subdesarrollada. En una muestra de burla y engaño, Modi se presentó como el salvador de los derechos de las mujeres, los derechos laborales, los derechos de las minorías y otros derechos democráticos de Jammu y Cachemira, y anunció una era de desarrollo y prosperidad para la región. Afirmó que traería la industria moderna a Cachemira, lo que no sería posible sin estos pasos, y que pondrá fin a la difícil situación de las personas que viven allí. Hablando bajo la apariencia de un reformador burgués, trató de convencer a todo el país de que este paso pondrá fin al terrorismo y al derramamiento de sangre en Cachemira.

Sin embargo, la situación en el terreno es lo contrario. Modi, con esta decisión, ha desatado todo un período de inestabilidad en toda la región del sur de Asia que podría llevar a guerras, guerras civiles, derramamiento de sangre, ataques terroristas y mucho más. Esta decisión, que es un punto de inflexión histórico para toda la región, no solo dará lugar a la represión estatal, la opresión de las nacionalidades y las minorías y los ataques a la clase trabajadora en su conjunto a ambos lados de la frontera que separa las Cachemiras india y pakistaní, sino que también dará un gran impulso a la resistencia contra estos ataques y llevará a los movimientos de masas contra todos los regímenes opresivos. Una situación completamente nueva ha surgido en la escena, tanto estratégica como políticamente, que tendrá implicaciones tanto revolucionarias como contrarrevolucionarias.

De hecho, este paso extremo de la clase dominante india ha expuesto completamente su impotencia para resolver la cuestión nacional a través de otros medios. El movimiento heroico de las masas de Cachemira ha obligado a estos gobernantes a arriesgarse a poner en peligro todo su aparato estatal para aplastar este levantamiento revolucionario. El movimiento ha continuado durante las últimas tres décadas, con flujos y reflujos, desafiando a los poderes más poderosos. A través del sacrificio de miles de mártires, ha crecido su influencia por todas partes. Tanto India como Pakistán han tratado de aplastar este movimiento a su manera y han tratado de usar la sangre de los mártires para perpetuar su gobierno. La India ha utilizado el peor tipo de represión y tortura a lo largo de los años para someter al pueblo de Cachemira a la esclavitud, pero ha fallado miserablemente una y otra vez. El movimiento reciente, que comenzó hace tres años, ha continuado sin cesar a pesar de la presencia de más de 500.000 agentes armados en Cachemira y con amenazas de guerra. Pakistán ha tratado de descarrilar este movimiento utilizando el fundamentalismo religioso y el terrorismo. Estos métodos también le dieron al Estado indio la excusa para más represión y para aislar este Estado del resto del país al etiquetar a todos los cachemires como terroristas. En la década de 1990, esta estrategia de ambos Estados tuvo bastante éxito, pero ahora el movimiento reciente ha rechazado la intervención del Estado pakistaní y está luchando contra el método del terrorismo individual utilizado por unas pocas docenas de jóvenes radicalizados locales.

2a9a9505c1dbc11104b065536bef6095 w720 h501

El reciente movimiento espontáneo, dirigido principalmente por adolescentes, también ha expuesto la podredumbre y el carácter obsoleto de todos los partidos políticos de Cachemira. Desde los partidos pro indios como la Conferencia Nacional (NC), el Partido Popular Democrático PDP (por sus siglas en inglés), el Partido del Congreso y otros; hasta los partidos pro paquistaníes como Jamat e Islami y la Conferencia Hurriyat, todos han quedado completamente desacreditados por este movimiento y no han podido tomar parte en él. El Estado indio ha intentado varias veces controlar este movimiento de independencia a través de estos partidos y descarrilarlo a través de negociaciones absurdas con los llamados líderes de Cachemira, pero no ha tenido éxito. Todos estos partidos políticos y sus líderes estaban tan lejos de la realidad que nunca pudieron predecir la decisión de Modi de derogar el artículo 370 de la constitución. Faruk Abdullah, el líder de NC y el actual jefe de la dinastía Abdullah, que ha gobernado este Estado durante las últimas siete décadas, con tres generaciones sirviendo como el primer ministro del Estado, no tenía idea de la decisión de Modi justo el día antes de que tomara lugar. Él y su partido han traicionado al movimiento una y otra vez y han colaborado con la clase dominante hindú para aplastar al pueblo de Jammu y Cachemira. En las recientes elecciones de Lok Sabha, celebradas en mayo de este año, hubo un boicot completo a las elecciones en el Valle como protesta contra la represión. Pero Faruk Abdullah no solo impugnó las elecciones, sino que ganó su escaño ancestral de la ciudad capital de Srinagar con una participación vergonzosa de menos del 10 por ciento. No es diferente la situación de Mehbuba Mufti, del PDP, quien fue primer ministro del Estado hace solo un año, en coalición con el BJP de Modi, y tenía relaciones muy fraternas con él. Otros partidos políticos en la asamblea estatal de Cachemira también perdieron su atractivo y no pudieron controlar el levantamiento masivo por sus propios intereses creados.

La decisión de Modi ha llevado a estos partidos pro indios al cementerio, pero fue el maravilloso movimiento de las masas lo que los hizo inútiles para la burguesía y el Estado indios. Después de esta decisión, el Estado indio será aún menos capaz de recuperar cualquier control sobre las masas. No solo el deseo de Modi de reprimir este movimiento a través de medidas opresivas será contraproducente, sino que las maniobras para cortarlo del resto del país tampoco serán fructíferas, ya que este movimiento está más vinculado ahora más que nunca con el destino de la clase trabajadora india.

La mayoría de los analistas predicen un intento de cambiar la demografía del Estado como el siguiente paso de Modi siguiendo el ejemplo de los asentamientos israelíes en Palestina, y la inmigración china Han patrocinada por el Estado chino hacia Xinjiang. Con la eliminación del 35A de la constitución, cualquier ciudadano indio puede comprar y vender propiedades en Jammu y Cachemira, lo que no estaba permitido antes debido al estatus especial de este Estado en la constitución india. Esto ha abierto toda una avalancha de debates reaccionarios en toda la India, donde los líderes del BJP están hablando públicamente sobre la posibilidad de que personas de otros Estados se casen con «muchachas de Cachemira de piel clara». Esto también ha indignado a muchos indios, y hay una gran ola de condena por estos comentarios. Pero toda esta situación se desarrollará a gran escala en el próximo período, ya que cualquier intento por parte del Estado indio de cambiar la demografía de la región con colonos de diferentes partes del país y otras medidas reaccionarias se enfrentará a una feroz resistencia por parte de las masas cachemires y la clase trabajadora india en su conjunto. Esto eventualmente vinculará este movimiento revolucionario de Cachemira con el movimiento de la clase trabajadora de la India contra Modi, y tendrá consecuencias revolucionarias para toda la región.

La retórica de la «Libertad de Cachemira» de Pakistán queda desacreditada

La situación en Pakistán es mucho más frágil que en India. Pakistán llama a Cachemira su vena yugular y siempre dice que pretende apoyar el movimiento de las masas de la Cachemira ocupada por la India, aunque las partes de Cachemira, incluida Gilgit Baltistán bajo control pakistaní, también están oprimidas y tienen derechos limitados. La clase dominante pakistaní siempre ha utilizado este tema para justificar su explotación y subyugación de las masas de todo el país. La única justificación para el enorme aparato militar de Pakistán y los enormes recursos invertidos en armas nucleares en un país pobre y subdesarrollado se basa en el problema de Cachemira y la enemistad con la India. Pero ahora la decisión de Modi los ha puesto en una posición muy difícil. La derecha en Pakistán exige atacar a India y garantizar la libertad de Cachemira en este momento histórico, pero la clase dominante está haciendo todo lo posible para evitar cualquier conflicto, exponiendo su debilidad total. De hecho, la pretensión de apoyar la «Libertad de Cachemira» está incrustada en los cimientos del Estado pakistaní desde su inicio hace 73 años. Pakistán peleó tres guerras con India sobre este tema (en 1948, 1965 y 1999) y una reciente escaramuza aérea con India en febrero de este año también fue sobre esta cuestión. Los planes de estudio de educación están diseñados para propagar la idea de que algún día Cachemira obtendrá su libertad y se convertirá en parte de Pakistán. Los medios estatales y otras instituciones realizan propaganda constante en torno a esta idea y, de hecho, es una parte importante del cemento ideológico que mantiene unidos al ejército y al aparato de seguridad. Sin embargo, cuando finalmente ha llegado el momento de la liberación, lo que la gente ve es completa inacción e indecisión. La situación puede cambiar en los próximos días y meses, pero esta primera respuesta revela la debilidad de la clase dominante.

Imran Jan, el primer ministro de Pakistán, ha declarado claramente que, debido a la grave crisis económica en el país, Pakistán no puede permitirse el lujo de ir a la guerra con la India en este momento. Además, los esfuerzos del gobierno para obtener el apoyo de otros países en todo el mundo no han dado frutos. Hay un completo aislamiento de Pakistán a nivel internacional, principalmente debido a la falta de interés por parte del imperialismo estadounidense. Pakistán siempre ha servido a los intereses estadounidenses en la región y ha sido su aliado clave desde la llamada Independencia en 1947. Durante la Guerra Fría, India estuvo en el campo rival, aliado con la Unión Soviética. Pakistán se convirtió en un candidato ideal para los imperialistas estadounidenses, para contrarrestar la influencia de la China de Mao. En la guerra imperialista impuesta a Afganistán desde 2001, Pakistán volvió a ser bastante útil para los intereses de la clase dominante estadounidense. Pero ahora planean abandonar Afganistán y entregarlo descaradamente a los talibanes, mientras que India también ha desarrollado relaciones muy estrechas con Estados Unidos. El mercado indio es 10 veces más grande que el de Pakistán, cuya economía se está reduciendo a gran velocidad. En estas circunstancias, el papel de Pakistán en la región ha sido relegado a un nivel mucho más bajo del que había disfrutado anteriormente. De hecho, la decisión de Modi sobre Cachemira también refleja el nuevo equilibrio de fuerzas en la región, con la burguesía india expresando su arrogancia y superioridad debido al crecimiento económico en los últimos años, facilitado por las políticas anti laborales de Modi. Pero este nuevo equilibrio de fuerzas es bastante frágil, al igual que la burbuja de crecimiento en la economía india, que ahora se dirige hacia una crisis. Los inminentes eventos tormentosos en toda la región en los frentes económico, político y estratégico destruirán este equilibrio y darán lugar a nuevos e imprevistos desarrollos.

Pakistán intentó cubrir su debilidad estratégica a través de una mayor dependencia de China, pero esto solo ha complicado su situación y aumenta su agonía. La crisis económica ahora es mucho más profunda de lo que era antes de ir a China en busca de ayuda, mientras que también se enfrenta a la ira de los estadounidenses por sus estrechas relaciones con el imperialismo chino rival. La economía débil y la crisis del Estado opresivo han dado lugar a muchos otros movimientos de nacionalidades oprimidas, mientras que la guerra que se avecina entre Estados Unidos e Irán también es perjudicial para la estabilidad del Estado pakistaní. Pakistán ha hecho todo lo posible para evitar tomar partido en el conflicto entre Arabia Saudita e Irán, pero finalmente tuvo que ceder ante Arabia Saudita. Pero en este momento importante, los sauditas, junto con otros países islámicos, no han brindado ningún apoyo a Pakistán, y su ministro de Relaciones Exteriores ahora está expresando públicamente su ira sobre los países islámicos «hermanos» por primera vez. Para empeorar las cosas, China también ha expresado su preocupación por los nuevos compromisos de Pakistán con el FMI, en los cuales los préstamos chinos fueron sometidos a un intenso escrutinio y pidieron que se reprogramaran. Las inversiones chinas se han agotado desde que el nuevo gobierno de Imran jan asumió el cargo el año pasado, y también lo hizo el apoyo chino contra India en esta coyuntura crucial.

Todo esto ha generado una crisis política en Pakistán, en la que ningún partido político desde la extrema derecha a la izquierda del espectro político existente, tiene conocimiento de toda esta situación y, por lo tanto, no puede ofrecer una solución. Es por eso que han perdido todo su apoyo en sus respectivas circunscripciones y no pueden ofrecer una salida a las masas en este abismo. La impotencia para abordar la cuestión nacional por parte del Estado y los partidos políticos está ahora mucho más expuesta, justo en el momento en que la opresión nacional ha alcanzado nuevas cotas en toda la región.

Pakistán ha utilizado efectivamente el fundamentalismo religioso como una herramienta importante para cumplir sus objetivos en Afganistán, así como en Cachemira, durante las últimas cuatro décadas. Pero debido al giro de la política estadounidense, con la invasión de Afganistán y la reciente presión de instituciones internacionales como el GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional), amenazando la inclusión en la lista negra de las instituciones financieras de Pakistán, esta herramienta se ha convertido en una desventaja. El Estado indio todavía está usando esta amenaza como una herramienta de propaganda contra Pakistán y dice que existe la posibilidad de un ataque terrorista en Cachemira. De hecho, tal ataque ayudaría al Estado indio a reprimir aún más el movimiento en Cachemira y a aislarlo de la clase trabajadora del resto del país. Del mismo modo, para Pakistán, tal ataque ayudaría a calmar la presión de la derecha a favor de acciones duras contra Modi. Pero, por otro lado, Pakistán no puede pagar las consecuencias de patrocinar algo como esto. Como Imran Jan confesó abiertamente a los medios, dicha política presentaría más desventajas que ventajas. Esto no solo aislaría aún más a Pakistán internacionalmente, sino que podría provocar la revelación de las listas negras del GAFI. En el caso de aparecer en una lista negra, Pakistán tendrá que enfrentarse a sanciones económicas en todo el mundo, al igual que Corea del Norte e Irán. Un ataque terrorista también podría conducir a una guerra a gran escala entre dos vecinos con armas nucleares. En febrero, un ataque suicida en Pulwama, en la Cachemira ocupada por los indios, desencadenó un ataque aéreo de India dentro de Pakistán en el que se arrojaron bombas. En respuesta, Pakistán derribó un avión de combate indio, arrestando a su piloto, que fue eyectado del avión. El incidente llevó a los dos países al borde de la guerra y la escalada continuó durante meses. Ahora, una vez más, ha comenzado la escalada en las fronteras y se está llevando a cabo un gran despliegue del ejército en ambos lados. Un pequeño incidente puede provocar una guerra, aunque la clase dominante de Pakistán está haciendo todo lo posible para evitarlo.

c6f495d443029464a79b4e08d356839f w642 h712

Pakistán también ha pedido a Trump que intervenga en esta situación, pero hasta ahora ha estado inusualmente y significativamente en silencio, lo que significa que está apoyando a Modi. En la reunión con Imran Jan en la Casa Blanca el mes pasado, Trump ofreció mediar entre India y Pakistán sobre el tema de Cachemira. Pakistán acogió con beneplácito esta oferta de todo corazón, pero la India la rechazó porque era un problema bilateral entre India y Pakistán y no era necesaria la participación de terceros. Ahora, muchos en Pakistán critican a Imran Jan por vender a Cachemira durante su reunión con Trump. Pakistán ahora está tratando de abordar este problema en el Consejo de Seguridad de la ONU, pero nadie en Pakistán tiene ninguna esperanza al respecto.

China ha criticado a India, pero solo por el tema de Ladaj con el que comparte frontera. Tanto China como la India forman parte de muchos foros, como los BRICS, la Organización de Cooperación de Shanghai y otros, y tienen un comercio anual mutuo cercano a los $ 100 mil millones. En una guerra comercial en curso con Trump, China no tiene interés en intensificar las tensiones con India. China siempre ha enfatizado la necesidad de resolver este problema y cualquier escalada en un conflicto dañaría seriamente sus intereses. Una razón detrás de esto son sus fuertes inversiones en Pakistán en el marco del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC), que comienza desde el área en disputa de Gilgit Baltistan. Esto deja a Pakistán con muchas menos opciones, o más bien, con solo una opción: la de aceptar esto como un hecho consumado.

Pero esto no será aceptable para las masas en Pakistán y se manifestarán contra la impotencia del Estado de una forma u otra. La situación en Cachemira ocupada por Pakistán (oficialmente llamada AJK) y especialmente Gilgit Baltistan es mucho más volátil y se está gestando un nuevo movimiento sobre este tema. Ya ha habido muchas protestas en todo AJK y las masas están buscando una manera de expresar su solidaridad con sus hermanos del otro lado de la frontera en estos tiempos difíciles. Los partidos políticos también han quedado desacreditados y todos los partidos pro Pakistán han perdido su apoyo en los últimos años. Los fundamentalistas religiosos también están en grave crisis. Han perdido fuerza y sin el apoyo del aparato estatal no pueden moverse ni una pulgada más.

La nueva situación también ha causado estragos en los partidos nacionalistas y separatistas de ambos lados de la frontera divisoria y no tienen ni idea de esta nueva situación. Los marxistas siempre han argumentado que el problema de Cachemira no puede resolverse sobre una base nacionalista. Sin el apoyo de la clase trabajadora de India y Pakistán, esta lucha por la libertad no puede lograr su objetivo. Esta situación ahora es mucho más clara y los acontecimientos han vinculado la causa de los cachemires con el destino de la clase trabajadora de toda la región. La impotencia de instituciones como la ONU, la UE, organizaciones de derechos humanos, etc. también ha quedado expuesta. Ninguna de estas instituciones ha condenado a Modi por esta acción y exigido libertad para los cachemires. En un mundo dominado por el capital, los intereses de todas estas instituciones, así como los intereses de las clases dominantes de todos los países, están dictados por el equilibrio de fuerzas y sus intereses materiales. Los gritos de los oprimidos no tienen valor para ellos.

La unidad de clase el único camino a seguir

El único camino a seguir para la lucha por la libertad de Cachemira es a través de la unidad de la clase trabajadora de toda la región, que puede expresarse mediante una huelga general. Una huelga general en todas las partes de Cachemira puede ser el comienzo de tal movimiento. Las discusiones ya están en marcha en AJK para avanzar hacia una huelga para expresar solidaridad con el movimiento del otro lado. Esta acción no solo enviará un fuerte mensaje de condena a Modi, sino también al Estado pakistaní, que ha oprimido a las masas de Cachemira durante tantos años. Las demandas para evitar el desplazamiento forzado, poner fin a la amenaza de colonización y retirar el ejército son válidas para todas las partes de Cachemira, incluida Gilgit Baltistán. Una huelga en AJK sobre estas demandas, junto con demandas económicas contra aumentos de precios, desempleo y los recientes despidos de los líderes sindicales en las instituciones del sector público por su militancia pueden obtener un gran apoyo de las masas y pueden convertirse en un punto de partida para el nuevo movimiento. La solidaridad de Gilgit Baltistan y luego de la clase trabajadora de Pakistán será un paso decisivo para lograr el objetivo final de la tan ansiada libertad.

7c33a8511a84f819e8b201f0e784b3f7 w720 h476

Los partidos comunistas indios siempre han negado la lucha de las masas de Cachemira por su libertad y han tratado de limitarla a los límites estrechos de la constitución india. De hecho, han traicionado la posición leninista sobre la cuestión nacional, que apoya la lucha de las masas oprimidas por la liberación y la vincula con la lucha de la clase trabajadora. Ahora es el momento de avanzar hacia esta posición. Especialmente la juventud revolucionaria puede movilizarse en torno a esta cuestión y luchar por una huelga general en India en solidaridad con las masas de Cachemira. Esto no solo dará una respuesta adecuada a Modi y sus matones reaccionarios, sino que también allanará el camino para el éxito de las futuras luchas contra el gobierno de Modi y sus medidas antiobreras.

Al final, la única fuerza en la tierra que puede garantizar la libertad de las masas oprimidas en todas partes es la clase trabajadora del mundo entero. La única solidaridad y apoyo que puede llevar esta lucha por la libertad a su eventual éxito. Las masas de Cachemira deben recurrir a ellas, en lugar de ser humilladas por instituciones imperialistas como la ONU o la UE, una y otra vez. En última instancia, las clases dominantes en este mundo capitalista apoyarán a su clase en todos los países. Solo derrocando el capitalismo a través de una revolución socialista en India y Pakistán se puede lograr una libertad genuina: libertad no solo de la opresión nacional sino también de la explotación capitalista.