Brasil: De las urnas a las calles ¡Se necesita una movilización de masas para derribar al gobierno de Bolsonaro!

0
318
Manifestación 15/5 en Av. Paulista - San Pablo

Los resultados de la segunda vuelta de las elecciones municipales refuerzan lo que ya hemos analizado después de la primera vuelta: el fracaso de los candidatos Bolsonaristas, el colapso del PT en los principales centros urbanos, así como el crecimiento electoral relativo del PSOL.

Por primera vez desde 1985, el PT no gobernará una capital. Se disputó la segunda vuelta en las capitales de Recife y Vitória, perdiendo en ambas. En total, de 630 alcaldes elegidos en 2012, el partido pasó a 256 en 2016, y a 183 este año. La razón política central de esta debacle son las traiciones del PT, que lo hicieron ver como un partido del sistema, al igual que los demás, en particular para la juventud.

El fracaso de los candidatos Bolsonaristas en las principales ciudades culminó con la derrota de Marcelo Crivella en Río de Janeiro en la segunda vuelta. El pobre desempeño de los candidatos apoyados por el Presidente revela la misma debilidad política de su gobierno. Después de casi dos años en el cargo, el demagógico discurso antisistema de Bolsonaro ha caído por tierra hasta para la misma base que lo eligió en 2018. 

La prensa burguesa y sus analistas enfatizan la victoria del «centro» y la «despolarización» en el escenario político. De hecho, en términos de alcaldes y concejales electos, el énfasis está en los candidatos de partidos como DEM, PSDB, MDB, PP etc. Pero esto debe ser puesto en perspectiva con otros elementos: la firme tasa alcista de blancos, la nulidad y las abstenciones, y el voto emitido por los candidatos burgueses que parecen ser anti-bolsonaristas. Es el caso de Eduardo Paes, en Río de Janeiro, y también de Bruno Covas, en São Paulo, candidato patrocinado por el Gobernador João Dória, que ha estado protagonizando la lucha con el presidente en medio de la pandemia.

El aumento de electores de negros, mujeres, transexuales, etc. también expresa una reacción a las posiciones reaccionarias de la extrema derecha. Al mismo tiempo, los partidos y los políticos, no sólo de la burguesía, sino también de la «izquierda», desatan la lucha contra la opresión, los prejuicios y el contenido de clase y, adoptando un discurso identitario, buscan ganar votos para que la candidatura sea feminista, negra, LGBT, alejándose de la discusión sobre el programa y la necesidad de una política revolucionaria, de la unidad de la clase obrera, para poner fin a toda forma de explotación y opresión.

Lo que existe y persiste como rasgo general, entre la clase obrera y la juventud, es un sentimiento contra el sistema y contra el gobierno de Bolsonaro. La capitulación de los partidos obreros y de las direcciones sindicales, la falta de un partido revolucionario con influencia de masas, capaz de canalizar este sentimiento hacia el derrocamiento del capitalismo, es lo que desvía este ímpetu de las bases a las falsas opciones burguesas.

El desempeño electoral del PSOL y las orientaciones del partido

La búsqueda de alternativas en la izquierda también se expresó en el crecimiento electoral del PSOL. El partido ganó la eleccion en una ciudad capital, Belém. También se destaca la llegada de Guilherme Boulos en la segunda vuelta en la principal ciudad del país, São Paulo. En las capitales, el PSOL ha aumentado su número de concejales de 22 a 33.

El PSOL fue utilizado como herramienta electoral por parcelas de jóvenes y trabajadores. No significa, al mismo tiempo, que se construya como un partido militante y obrero, capaz de organizar y dirigir las luchas del proletariado por sus reivindicaciones inmediatas e históricas. El PSOL de hoy es bastante diferente de lo que era el PT en sus inicios (un partido obrero independiente). El PSOL es un partido cuya dirección mayoritaria aplica una política reformista y de conciliación de clases.

Todo esto se expresó en la candidatura del partido en São Paulo. Vale la pena recordar que Boulos fue uno de los que bloqueó la adopción de la consigna «Fuera Bolsonaro » durante todo el año pasado. En el primer semestre de este año firmó el manifiesto «Estamos juntos» con políticos burgueses, cuyo texto decía «Izquierda, centro y derecha unidos para defender la ley, el orden…». Durante la campaña, trató de deshacerse de la imagen de radical. Celebró reuniones a puerta cerrada con los inversores del mercado financiero para tranquilizarlos. Aún en la primera vuelta declaró: «no esperen de mí que demonice al sector privado». En la segunda vuelta formó un Frente Democrático con la presencia de los partidos burgueses, PDT y Rede. En los debates no se opuso a la Ley de Responsabilidad Fiscal y declaró que tiene la intención de mantener el contrato con las Organizaciones Sociales, es decir, la privatización de los servicios públicos y la precarización de los trabajadores subcontratados. Boulos no es un revolucionario, es un reformista, y por eso explicamos el papel de los reformistas en la nota después de la primera vuelta:

«Mientras tanto, no se debe tener ninguna ilusión en estos candidatos y sus partidos. Luchamos contra estas ilusiones públicamente. La historia de los reformistas es demasiado evidente para permitir que cualquier revolucionario consciente albergue ilusiones. La historia reciente muestra que las masas han puesto sus esperanzas, votos y apoyo militante masivo en manos de «reformistas de izquierda» como Tsipras, Pablo Iglesias y Corbyn.  El resultado es claramente conocido. Cada vez que se enfrentan a la cuestión del Estado y el Capital, capitulan vergonzosamente. Y esto es lo mismo cuando son alcaldes, gobernadores o presidente de la república o cualquier tipo de parlamentario. Debemos ser conscientes de que estos reformistas, una vez elegidos, se convierten en nuestros peores enemigos, como siempre ha sido el caso. Ellos temen y odian la revolución y a los revolucionarios más que al Capital y a los capitalistas a los que se adaptaron hace mucho tiempo.

Llamamos a votar a Boulos en São Paulo, así como a todos los candidatos del PSOL para la municipalidad. El PSOL, a pesar de ser un partido reformista de izquierda, ha logrado, con algunas de sus candidaturas, expresar el descontento de importantes sectores de la juventud trabajadora contra el sistema. También llamamos a la votación en el PT y el PCdoB donde no había candidatura del PSOL, siguiendo una posición de clase: el voto en los partidos obreros (incluso los que defienden al capital) para derrotar a los candidatos directos de la burguesía. Sin embargo, nuestra crítica a la política y el programa de estas candidaturas de «izquierda» se hizo públicamente, antes y después de las elecciones. Los revolucionarios luchan contra las ilusiones en el campo de las ilusiones, de ninguna manera son ellos los que difunden las ilusiones.

Lo que vendrá después de las elecciones

Los datos sobre la pandemia muestran un aumento de casos y muertes en el Brasil, los expertos ya hablan de una segunda ola y de un repunte. Los UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) nuevamente se encuentra a pleno funcionando y vuelve a llenarse.  Los gobernantes se ven forzados a retroceder en las medidas de flexibilización del distanciamiento. Todo esto arrojará más combustible a la crisis económica y política, con menos espacio para que el gobierno contenga los impactos económicos. La deuda pública de Brasil superó el 100% del PIB en 2020.

Bolsonaro y Guedes celebran el crecimiento del 7,7% del PIB en el 3º trimestre de 2020, pero esto ocurrió después de una caída del 9,6% en el 2º trimestre y, en comparación con el 3º trimestre de 2019, hubo una caída del 3,9%. El desempleo sigue creciendo, incluso la distorsionada tasa del IBGE (Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística) cuenta con el récord del 14,6% de desempleados en el 3º trimestre, además de estos, hay 13 millones más que han dejado de buscar trabajo. La inflación también está aumentando, generando disminución en los salarios de los trabajadores.

La búsqueda de una vacuna contra el Covid-19 se ha convertido en una disputa entre las principales industrias farmacéuticas del mundo, en lugar de la cooperación internacional para investigar y crear una vacuna eficaz y segura en el menor tiempo posible, y la producción a gran escala para permitir la rápida vacunación de toda la población. Todo esto, sabemos, el capitalismo es incapaz de proveer. Necesita una economía planificada y controlada por los trabajadores.

Incluso con la aprobación de la vacuna, el propio Ministerio de Salud afirma que no podrá vacunar a toda la población en 2021, la perspectiva es vacunar sólo a la mitad hasta finales del próximo año. Incluso faltan jeringas para aplicar las vacunas. Esto, en medio de una situación ya convulsa, tiene el potencial de generar una explosión de revuelta contra el gobierno. En la línea de la defensa de las vidas proletarias, a partir de la confirmación de una vacuna eficaz y segura contra el Covid-19, debemos impulsar la campaña para la disponibilidad inmediata de una vacuna gratuita para toda la población.

El mundo está en ebullición, incluso en medio de la pandemia hemos visto surgir manifestaciones masivas en diferentes países (EE.UU., Bielorrusia, Colombia, Chile, Polonia, Perú, Guatemala, etc.). Como ya hemos dicho, una gota de agua puede hacer que el vaso se desborde también en Brasil. Un caso de violencia policial, un ataque del gobierno, puede llevar a las masas a las calles. Para eso debemos estar preparados.

El «Fora Bolsonaro» capturado y distorsionado por las direcciones conciliadoras 

Nos enorgullece de ya en marzo de 2019 haber lanzado la designación «Fora Bolsonaro» contra prácticamente todas las tendencias, partidos, líderes y organizaciones de izquierda. Los «Comités de Acción de Fora Bolsonaro» nos permitieron entrar en contacto con una capa más amplia de activistas y construir la organización durante el año.

Sin embargo, hay que señalar que, bajo la presión de la base, las direcciones conciliadoras, que lucharon durante mucho tiempo contra no «Fora Bolsonaro», se vieron obligadas a adoptarlos y, con ello, también a distorsionar, no sólo el sentido que la Esquerda Marxista presentaba esta consigna cuando la lanzaba, sino el sentimiento que las masas expresan cuando gritan «Fora Bolsonaro» en las calles.

El PT, el PCdoB y la dirección del PSOL, al adoptar «Fora Bolsonaro», buscan dar el sentido de «Fora Bolsonaro en 2022», en las próximas elecciones, con la posibilidad de aliarse incluso con sectores de la burguesía para derrotar al candidato Bolsonaro. Nosotros cuando lanzamos «Fora Bolsonaro», dijimos que ya era necesario derrocar al gobierno, a través de la movilización de las masas, lo que podría abrir una situación revolucionaria en el país. 

Ante esto, el Comité Central de la Esquerda Marxista decide elaborar un manifiesto explicando y denunciando esta maniobra de los dirigentes, afirmando que este gobierno debe ahora ser derribado para interrumpir la catástrofe existente y que no puede sino empeorar con su permanencia hasta el 2022. Y para derribar al gobierno, la necesidad es construir la movilización de la juventud y los trabajadores, con manifestaciones masivas, una huelga general para derrocar al gobierno, a todas sus tropas e instituir un gobierno de trabajadores, sin jefes ni generales. Con este significado, sin abandonar la palabra de orden “Fora Bolsonaro”, debemos incluir cada vez más a partir del manifiesto, la línea de abajo al gobierno de Bolsonaro.

Al mismo tiempo, ante la desmoralización del PT, del  PSOL que está dominado por la línea pequeñoburguesa, reformista y de conciliación con la burguesía, profundizando su adaptación electoral y parlamentaria, el CC decide presentar al movimiento obrero, a la base de la CUT y a los sindicatos, en sus Congresos y Asambleas, la necesidad de la construcción/reconstrucción de un partido de la clase obrera en el Brasil, siguiendo el ejemplo de lo que fue el manifiesto del Congreso de Lins y del PT en su origen.

Lanzando estas perspectivas políticas y tomando las campañas nacionales ya decididas: «Ser negro no es un crimen», contra el regreso de las clases presenciales sin vacuna y contra el presupuesto de guerra del Bolsonaro para 2021, la organización debe intensificar la lucha por la construcción, con el reclutamiento de nuevos militantes y el cumplimiento de los objetivos financieros establecidos. Estas son las tareas centrales para cerrar con éxito el año 2020 y reanudar la lucha en 2021 con aún más fuerza.

¡Fora Bolsonaro !
¡Abajo el gobierno de Bolsonaro!
¡Por un gobierno de trabajadores, sin jefes ni generales!