Balance de la jornada de lucha del 29 de septiembre

0
144

La clase obrera europea muestra sus músculos

El 29 de septiembre, la Confederación Europea de Sindicatos convocó a una jornada continental de lucha en contra de los recortes y los ajustes sociales, que incluía huelgas generales o parciales en países como España, Grecia, Irlanda, Portugal y Lituania; y marchas en los diferentes países, con una movilización central en Bruselas, capital de Bélgica y sede la Unión Europea (UE), que congregó a 100.000 trabajadores de 27 países europeos, muchos más de los previstos por los organizadores.

El 29 de septiembre, la Confederación Europea de Sindicatos convocó a una jornada continental de lucha en contra de los recortes y los ajustes sociales, que incluía huelgas generales o parciales en países como España, Grecia, Irlanda, Portugal y Lituania; y marchas en los diferentes países, con una movilización central en Bruselas, capital de Bélgica y sede la Unión Europea (UE), que congregó a 100.000 trabajadores de 27 países europeos, muchos más de los previstos por los organizadores.
Se calcula que la deuda pública de la UE pasó de 7,3 billones a 8,7 billones de euros entre 2007 y 2009 debido a los rescates multimillonarios de los bancos y grandes empresas. Sólo el dinero público destinado a rescatar a los bancos fue de 1,7 billones. Esto equivale una transferencia al podrido sistema financiero de 3.000 euros por cada ciudadano europeo.  
Ahora, se está obligando a los trabajadores a pagar este costo con ajustes brutales del gasto público y subas de impuestos; a lo que se añaden recortes salariales, despidos e incrementos de la edad jubilatoria en todos los países.
En consecuencia, el nivel de la lucha de clases está creciendo en un país tras otro. Francia es un país clave en Europa y en la lucha de clases. El 23 de marzo hubo 700,000 personas protestando en la calle, el 27 de mayo hubo 1 millón, en la huelga del sector público del 24 de junio hubo ya 1,4 millones; el 7 de septiembre 2,5 millones y en la jornada de lucha del 23 de septiembre 3 millones. Y ahora hay convocada una nueva jornada de lucha el 12 de octubre.
En Rumania hubo huelga del sector público el 29 de septiembre, y en Eslovenia (en la ex-Yugoslavia) hay huelga indefinida de los empelados públicos contra el congelamiento salarial. En la República Checa hay convocada huelga de la salud y de los trabajadores de la Seguridad Social el 15 de octubre.
 
La huelga general en España
 
Según los sindicatos españoles unos 10 millones de trabajadores salieron a la huelga general el 29 de septiembre, más del 70% de la fuerza de trabajo que dieron una clara señal al gobierno del Partido Socialista (PSOE) para exigirle que dé marcha atrás en sus ataques. La huelga paralizó completamente la industria y el transporte que solo funcionó con la aplicación de servicios mínimos. Hubo enfrentamientos importantes con la policía en Getafe (Madrid) y Barcelona y cerca de 100 detenidos.
En Grecia los empleados públicos se sumaron a la huelga contra las medidas de recortes del gobierno del Pasok (socialistas). Hubo paros totales o parciales en los hospitales, la administración pública, el transporte y los puertos.
Este día exitoso de lucha fue solo el primer disparo en una batalla amarga para defender las condiciones de vida y los empleos frente a los ataques de un sistema moribundo que pone las ganancias de los banqueros super-ricos por delante del bienestar de la gente.
Los capitalistas han declarado una guerra a la clase obrera en todas partes. Es necesario, por tanto, que la clase obrera organizada recoja el guante y prepare el contra ataque.
El mensaje del 29 de septiembre, que se cantaba en la marcha de Bruselas, fue muy claro: “Nosotros somos muchos, ustedes son pocos”. Una vez que la clase obrera esté unida, organizada y movilizada para la lucha, no habrá poder sobre la tierra capaz de detenerla.