Auge de brotes epidémicos

0
53

En lo que va del año los casos de hepatitis A en la provincia de Buenos Aires casi se triplicaron con respecto a igual período del año pasado, con 2492 casos denunciados. El brote epidémico también afecta a las provincias de Catamarca, Santiago del Estero y Río Negro. En lo que va del año los casos de hepatitis A en la provincia de Buenos Aires casi se triplicaron con respecto a igual período del año pasado, con 2492 casos denunciados. El brote epidémico también afecta a las provincias de Catamarca, Santiago del Estero y Río Negro.
Esta es una enfermedad muy ligada a la pobreza. Las zonas más afectadas por el virus tienen un pobre nivel sanitario, sin red cloacal ni agua corriente. La persona infectada elimina el virus a través de la materia fecal y ésta contamina los pozos y napas de agua y también plantaciones de verduras .Como el virus entra por la boca, el contagio es masivo cuando la población consume agua o alimentos contaminados.
El virus trae daño hepático, pero solo un 1 por mil de los casos deriva en un cuadro llamado hepatitis fulminante que es la causa más frecuente de transplante de hígado en pediatría.
Hay una vacuna preventiva (Havrix) que es muy cara. Sale 100 pesos. Solo está al alcance de quien pueda pagarla. Ahora aparecieron diez mil dosis para repartir entre los municipios del gran Buenos Aires más afectados ( Berazategui, Quilmes, Ezeiza; Moreno, José C. Paz, Tigre, Escobar, entre otros). El estado debería proceder a elaborar la vacuna a menor precio, pues cuenta con el personal y las instituciones capacitados para ello
A fines de marzo hubo en la localidad de Rojas, en el interior bonaerense, una epidemia que afectó a unas 3 mil personas, sobre una población total de 23 mil. El cuadro fue una gastroenteritis con diarrea, vómito, fiebre y dolor abdominal. La fuente de contaminación fue el tanque de agua municipal. No se limpiaba hacía 4 años. Además, se agregaba menos cloro del requerido. Esto fue un claro ejemplo de desidia de las autoridades comunales.
El capitalismo es el responsable de estos males, al obligar a las familias de trabajadores a vivir en condiciones precarias. En una nueva sociedad socialista la salud dejará de ser un privilegio de algunos para convertirse en un auténtico derecho para todos.