Assange puede ser extraditado a EEUU: La Justicia británica, cómplice

0
205

El periodista y fundador de la organización de denuncias WikiLeaks, Julian Assange, puede ahora ser extraditado a Estados Unidos para enfrentarse a cargos de espionaje, declaró el Tribunal Superior de Su Majestad el 10 de diciembre.

Esta resolución es favorable a una apelación del gobierno de Estados Unidos para revocar la decisión anterior del Tribunal de Magistrados de Westminster de enero, que denegó la extradición con el argumento de que las duras y restrictivas condiciones carcelarias a que podría enfrentarse Assange podrían empeorar su salud mental creando un riesgo real de suicidio.

Sin embargo, es evidente que el gobierno del Reino Unido no está preocupado por el bienestar de Julian Assange, quien pasó siete años aislado en la embajada ecuatoriana en Londres en condiciones parecidas a las de una prisión. Después de lo cual, en respuesta a la solicitud de extradición de Estados Unidos y como resultado de un acuerdo entre el gobierno ecuatoriano de Lenín Moreno y Estados Unidos, fue arrestado por la Policía Metropolitana de Londres y puesto en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, donde se encuentra recluido en régimen de confinamiento solitario hasta el día de hoy: un trato extremadamente duro para una persona que no representa una amenaza para el público.

Ahora es probable que lo extraditen a Estados Unidos, cuyo gobierno había planeado su secuestro y asesinato, donde se enfrentará a un juicio por cargos que conllevan una sentencia combinada que equivaldría a cadena perpetua. En todo momento, el gobierno del Reino Unido ha sido cómplice del imperialismo estadounidense.

Condiciones horribles

Las horribles condiciones a las que Assange ha estado sujeto obviamente han sido perjudiciales para su salud física y mental. Recientemente se reveló que sufrió síntomas de una embolia cerebral durante las audiencias de este mes de octubre. Sin embargo, poner el foco de la defensa en la mala salud de Assange en lugar de en los cargos injustos en su contra es un grave error. Podría proporcionar cobertura si algo malo le sucediera a Assange después de ser llevado a los EE.UU.

Y al final, todo lo que se necesitó para sortear esta defensa fue que Estados Unidos hiciera algunas promesas vagas. Por ejemplo, dijeron que no estaría sujeto a “medidas administrativas especiales” ni recluido en una instalación de máxima seguridad. Las ‘magnánimas’ autoridades estadounidenses incluso llegaron a prometer que, en caso de que Assange fuera condenado, se le permitiría postularse para cumplir la pena en una prisión australiana.

El valor de estas promesas se puede ver, por ejemplo, en el caso de David Mendoza, quien fue extraditado de España a Estados Unidos por cargos de drogas, con la condición de que se le permitiera cumplir la condena en el primero. Pero sus solicitudes fueron rechazadas durante seis años, rompiendo las garantías diplomáticas que había recibido de Estados Unidos.

Mendoza testificó sobre el duro trato que recibió incluso en una instalación de seguridad media-alta:

“No tienes nombre; tienes un número y tienes que repetirlo durante cada recuento. Los recuentos son cada tres horas en las cárceles federales de mayor seguridad. Otra cosa que harían los guardias es que, en lugar de apuntar su linterna hacia el techo, lo destellarían directamente en tu cara».

Esto puede darnos una idea del trato al que estaría sujeto Assange en una prisión de seguridad media-alta. Pero las promesas de que no terminaría en una prisión de máxima seguridad durante o después de su juicio vinieron con la condición de que no haga nada para justificarlo en el futuro. Exactamente, ¿qué justificaría volver atrás en esta promesa? Eso dependería de las autoridades estadounidenses, lo que haría que la promesa no tuviera valor.

Culpable de plantarse al imperialismo

¿Y qué hizo Assange para justificar la pesadilla a la que se enfrenta actualmente, y a la que se ha estado enfrentando durante casi 10 años? Los cargos de espionaje que se le imputan se relacionan con ayudar a Chelsea Manning a adquirir y publicar documentos e información confidenciales relacionados con la brutalidad del ejército estadounidense en las guerras imperialistas de Irak y Afganistán.

Una de las justificaciones de esta acusación fue que la divulgación de esta información puso en peligro la vida de informantes afganos y de soldados estadounidenses. ¡Debe quedar claro para cualquiera que la culpa de cualquier posible pérdida de vidas, y de las muchas vidas inocentes que realmente se han perdido, recae directamente en los pies de los belicistas imperialistas, y no en los periodistas y denunciantes que buscan desenmascararlos!

La verdadera razón del enjuiciamiento de Assange no tiene nada que ver con cómo se adquirieron estos documentos, o si se publicaron con los nombres de las personas que los redactaron. La verdadera razón detrás de la campaña contra Assange radica en que él reveló los crímenes del imperialismo y de la clase dominante estadounidense.

Irónicamente, esta resolución a favor del ataque de Estados Unidos a la libertad de expresión se produjo dos días después de que el Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, anunciara un «fondo de responsabilidad» para defender el periodismo independiente y los reporteros atacados por su trabajo. Este anuncio se realizó en la inauguración de la denominada “Cumbre por la Democracia”.

Blinken también se jactó de que el gobierno de EE.UU. «hará la mayor contribución de cualquier gobierno al Fondo Internacional para Medios de Interés Público recientemente lanzado», un fondo con los objetivos declarados de «sostener los medios independientes en países de todo el mundo» y «reforzar la libertad de prensa apoyando a periodistas y organizaciones de noticias que dicen la verdad al poder”. Es seguro asumir que no se otorgarán fondos a los periodistas que digan la verdad a la mayor potencia imperialista. La hipocresía aquí es asombrosa.

Este veredicto del Tribunal Superior representa un atentado contra la libertad periodística y la libertad de información. Como marxistas, apoyamos a Julian Assange y denunciantes como él, en defensa de la libertad de expresión y contra el acoso de los Estados capitalistas de quienes exponen sus crímenes.

¡Frenen la extradición y liberen a Julian Assange!