Ante la visita de Mahmoud Ahmadinejad, Presidente iraní, a Venezuela

0
80

Aunque somos conscientes de la necesidad de todo gobierno de establecer y mantener buenas relaciones diplomáticas y comerciales con una gran variedad de gobiernos de todo el mundo, sin embargo, somos muy críticos de las relaciones extraordinariamente estrechas y fraternales con la República Islámica de Irán (IRI). Creemos que estas se basan en la concepción errónea de que la IRI es un régimen “revolucionario” y “antiimperialista”. Esta relación ayuda a fortalecer el régimen y debilita a los movimientmientos de masas en Irán –y en particular las luchas de los trabajadores por sus derechos sindicales básicos.

Declaración de la Liga de los Socialistas Revolucionarios de Irán

Hoy, 17 de septiembre del 2006, el presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad está haciendo su primera visita a Venezuela. Es la continuación de cinco visitas oficiales del presidente Hugo Chávez a Irán y tres de Mohammad Khatami –predecesor de Ahmadinejad– a Caracas.

Se espera que durante la visita de dos días, se firmen más de 20 tratados, incluyendo uno para la construcción de una línea de producción de vehículos en Venezuela. En una ceremonia el 18 de setiembre, Chávez y Ahmadinejad inaugurarán la operación de extracción de petróleo de Petropars, una compañía estatal iraní en la faja del Orinoco. También irán al estado Bolívar, en la zona oriental de Venezuela, dónde entregarán tractores a los campesinos. Estos tractores han sido producidos por una empresa conjunta irano-venezolana inaugurada por Khatami en marzo del 2005. Hasta la fecha el régimen iraní y los capitalistas iraníes han invertido millones de dólares en Venezuela.

Aunque somos conscientes de la necesidad de todo gobierno de establecer y mantener buenas relaciones diplomáticas y comerciales con una gran variedad de gobiernos de todo el mundo, sin embargo, somos muy críticos de las relaciones extraordinariamente estrechas y fraternales con la República Islámica de Irán (IRI). Creemos que estas se basan en la concepción errónea de que la IRI es un régimen “revolucionario” y “antiimperialista”. Esta relación, que incluye el que Chávez haya descrito a Ahmadinejad como su “hermano” en varias ocasiones, ayuda a fortalecer el régimen y debilita a los movimientos de masas en Irán –y en particular las luchas de los trabajadores por sus derechos sindicales básicos.

Por lo tanto, pedimos a todos los activistas revolucionarios, socialistas y obreros de Venezuela y América Latina, a difundir el auténtico carácter del régimen iraní entre las masas del movimiento bolivariano y los movimientos populares y de trabajadores latinoamericanos. La IRI es un régimen en el que:

-los trabajadores no tienen derecho a formar sindicatos, ni organizar huelgas ni a elegir a sus propios representantes.

-las mujeres son ciudadanas de segunda clase con la mitad de los derechos legales que los hombres

-se fuerza a los jóvenes a obedecer una ideología medieval hasta sus más mínimos detalles de sus vidas

-las minorías nacionales no tienen ningún derecho democrático

-al pueblo en general se le escamotean los derechos democráticos y las elecciones libres.

Pedimos a todos los activistas que planteen el tema de la represión en Irán, especialmente la situación de la clase obrera, en sus sindicatos de base y en las reuniones de las organizaciones bolivarianas y de trabajadores, y que le hagan llegar su preocupación a sus representantes locales y nacionales, incluyendo el Presidente Chávez y otros ministros de su gabinete.

Ayuden a los obreros iraníes a conquistar los mismos logros que sus hermanos y hermanas venezolanos.

Liga de Revolucionarios Socialistas de Irán

17 de septiembre de 2006