75 años desde la Nakba: ¡Palestina libre! ¡Intifada hasta la victoria!

0
67

Este fin de semana, se llevarán a cabo protestas en todo el mundo para conmemorar el 75 aniversario de la Nakba, el desastre que sufrió el pueblo palestino como parte de la creación de Israel. Decimos: ¡Luchar por una Federación Socialista del Medio Oriente!

El 15 de mayo marca el aniversario de la Nakba para los palestinos, que significa “catástrofe” en árabe. Cada año, es un día de conmemoración y protesta contra la campaña de terror liderada por los paramilitares sionistas como parte de la proclamación de Israel en 1948.

Esto dio lugar a que más de 700.000 palestinos fueran expulsados de sus tierras. Y allanó el camino para el caos que ha envuelto a Israel-Palestina desde entonces.

La creación de Israel fue el producto de negocios turbios entre las potencias imperialistas. Estos abrieron una Caja de Pandora de violencia y degradación que se siente hasta hoy.

75 años después, el horror continúa. Dondequiera que mires, hay claros ecos de los métodos brutales utilizados por las fuerzas sionistas para establecer el Estado israelí: desde la lucha contra los desalojos forzosos en Sheij Yarrah, hasta los pogromos en Huwara.

Los palestinos actuales están teniendo que revivir las experiencias traumáticas de sus ancestros. Mientras que a millones de refugiados se les niega el derecho a regresar, a los palestinos dentro de los Territorios Ocupados y de la ‘Línea Verde’ israelí se les niega cualquier esperanza bajo el talón de hierro del Estado imperialista israelí.

Sin embargo, estas terribles condiciones no han intimidado a las masas palestinas. La brutal represión en la que se basa cada ala de la clase dominante israelí solo ha consolidado la determinación de las masas palestinas.

A lo largo de los años, la ira acumulada entre el pueblo palestino ha explotado a la superficie repetidamente. Y ha surgido un movimiento de masas. Aunque esto ha disminuido por ahora, el material combustible continúa acumulándose debajo de la superficie.

Se está preparando una conflagración mucho mayor, que sin duda se extenderá como un incendio salvaje por toda la región.

Una nueva intifada (levantamiento) se está convirtiendo en una seria preocupación para la clase dominante israelí. Y con razón. Es sólo a través de la lucha revolucionaria de masas que el Estado israelí puede ser derrocado, y que el sionismo puede ser desarraigado.

Tal movimiento debe apuntar a deshacer Israel en líneas de clase, sobre la base de un llamamiento revolucionario a los trabajadores y jóvenes en todo el Medio Oriente para acabar con el capitalismo y el imperialismo.

No habrá progreso hacia la paz sobre la base del capitalismo, este sistema podrido es responsable de crear y mantener la división entre israelíes y palestinos.

Sólo un programa revolucionario puede proporcionar un verdadero antídoto contra el veneno de la opresión nacional, abriendo una brecha entre los explotados y oprimidos y su enemigo común: el Estado sionista.

Toda la historia de la región demuestra que las luchas revolucionarias son capaces de derrocar regímenes, transformar la sociedad y sacudir los cimientos sobre los que descansan los imperialistas.

El torbellino de la reacción que está destruyendo la vida de millones de personas sólo puede ser llevado a su fin por nuevos levantamientos revolucionarios.

Así que pongamos estas palabras en nuestra bandera: ¡Palestina libre! ¡Intifada hasta la victoria! ¡Por la Federación Socialista del Medio Oriente!


75 años de la Nakba: Israel se enfrenta a una crisis sin precedentes

El 14 de mayo de 1948 fue proclamado el Estado de Israel. Esto siguió tras una prolongada campaña de terror del ejército sionista contra la población civil palestina, matando a miles y expulsando a 750.000 de sus aldeas y hogares.

Este día marca la Nakba (catástrofe) para los palestinos.

Desde entonces, Israel ha sufrido muchas guerras, combinadas con una supresión constante de la resistencia palestina, con el fin de consolidar su poder.

La reforma judicial de Netanyahu

Israel está cumpliendo 75 años en un estado de crisis sin precedentes.

En los últimos meses, el gobierno de Netanyahu, el más derechista en la historia de Israel, ha desencadenado la ola de protestas más grande, persistente y polarizada en décadas. Durante semanas, cientos de miles de judíos israelíes han salido a las calles contra la reforma judicial del gobierno.

El movimiento ha sido apoyado y promovido por sectores decisivos de la clase dominante, el ejército, el poder judicial y las empresas. Esta es la profundidad de la crisis. Incluso la poderosa confederación sindical sionista, la Histadrut, se ha unido a las manifestaciones.

El 27 de marzo, una huelga general, apoyada por el cierre patronal, inclinó la balanza, y Netanyahu tuvo que dar marcha atrás. Anunció la “suspensión” de la reforma judicial, y también se vio obligado a dar el paso humillante de revertir el cese de Yoav Gallant, el ministro de defensa.

En una entrevista, Gallant dio voz a la creciente alarma del establishment israelí:

“La creciente brecha en nuestra sociedad está penetrando en las FDI y las agencias de seguridad. Esto representa una amenaza clara, inmediata y tangible para la seguridad del Estado. No voy a echarle una mano”.

Su cese agitó un nido de avispas en el corazón mismo del Estado sionista, y entre los partidarios sionistas de Israel en los Estados Unidos e internacionalmente.

Aquí vemos cómo un individuo, Netanyahu, puede desempeñar un papel tan importante para alterar un equilibrio inestable y dar un giro particular a la crisis a medida que se desarrolla.

Lo que vemos en Israel tiene algunos paralelismos con el fenómeno del trumpismo en los Estados Unidos. Eventualmente podría crear las condiciones para su propia versión de los disturbios del Capitolio de enero de 2021.

Benjamin Netanyahu no es una figura nueva en la política israelí. Ha sido el primer ministro que más tiempo ha servido desde que se creó Israel.

Durante décadas ha estado navegando por aguas turbulentas y múltiples escándalos, pero hasta ahora siempre ha logrado superar a sus enemigos. Sin embargo, ahora está inextricablemente envuelto en numerosos escándalos de corrupción. Pero está decidido a sobrevivir o derribar a sus enemigos con él.

El problema para la clase dominante israelí es que han perdido el control sobre el partido tradicional del sionismo de derecha, el Likud liderado por Netanyahu.

Esto es equivalente a una bomba de relojería colocada en el corazón del sistema. Por estas razones, el conflicto resultante de la reforma judicial tiene ramificaciones complejas y no puede resolverse fácilmente.

Extrema derecha supremacista judía

El ascenso meteórico de Itamar Ben-Gvir y Bezalel Smotrich en la política israelí popular está lejos de ser insignificante.

Ben-Gvir, que ganó su escaño en la Knéset (parlamento) en 2021, es el líder del Frente Nacional Judío, el sucesor del partido supremacista judío Kach.

El Kach fue prohibido como organización terrorista en 1994 después de que Baruch Goldstein, un activista del Kach, abriera fuego contra 800 musulmanes palestinos que estaban rezando, matando a 29 e hiriendo a 125.

Fue golpeado hasta la muerte por los sobrevivientes, pero sigue siendo un héroe personal de Ben-Gvir. Ben-Gvir fue retirado de su servicio militar de las FDI debido al extremismo de sus puntos de vista racistas, y asistió regularmente a las manifestaciones de colonos armados en Jerusalén Este.

Su rival, Bezalel Smotrich, lidera el Partido Sionista Religioso (Tkuma). Smotrich es un colono y siempre ha expresado públicamente sus puntos de vista racistas, oponiéndose a los matrimonios mixtos y argumentando a favor de la segregación de las mujeres árabes y judías en las salas de maternidad.

En octubre de 2021, le dijo a los legisladores árabes: “Estás aquí por error, es un error que Ben-Gurion no terminara el trabajo y no os echara en 1948”.

Este es, de hecho, el verdadero programa de los supremacistas judíos: provocar una nueva Nakba y expulsar a los palestinos de toda la Palestina histórica.

Una posición peligrosa

Hasta octubre, Netanyahu (como todos los sionistas de la corriente principal) no se habría acercado a figuras como Ben-Gvir o Smotrich por ningún motivo, ni habría compartido una plataforma con ellos.

Ahora son piezas claves en sostener a Netanyahu al poder. Ben-Gvir es el ministro de seguridad nacional, y Smotrich es el ministro de finanzas, encargado de la administración de la Cisjordania ocupada por Israel.

Entonces, ¿por qué el papel prominente de los supremacistas judíos en el gobierno y sus raíces entre los colonos representan un problema tan grande para la seguridad de Israel y la clase dominante?

Diferentes marcas de sionismo pueden no estar de acuerdo con los métodos de la extrema derecha, pero están de acuerdo con el objetivo de un mayor Israel. La opresión y la represión palestinas siempre han estado en el corazón del movimiento sionista.

Los capitalistas israelíes, sin embargo, son conscientes de la fragilidad estratégica de Israel.

Su poder y seguridad dependen del apoyo del imperialismo estadounidense. También cuenta con el firme apoyo de la población judía israelí y la red internacional sionista. Todos están siendo socavados por los alborotos del movimiento de los colonos y las provocaciones de la extrema derecha, que están escapando a todo control.

Por razones obvias, Netanyahu no puede darse el lujo de enemistarse con la extrema derecha, que ha estado denunciando la reforma judicial como traición.

En uno de sus habituales trucos teatrales, sacó un conejo de su sombrero: el establecimiento de la guardia nacional, un sueño largamente codiciado de la extrema derecha.

La guardia tendrá la tarea de vigilar a los palestinos dentro de la Línea Verde (las fronteras de 1948). Ben-Gvir está exigiendo que se coloque bajo su mando personal.

Provocaciones

La forma de Netanyahu de salir de una crisis está preparando el terreno para otra aún mayor.

El jefe de la policía, Kobi Shabtai, ha dejado constancia de que “una guardia nacional separada de la policía llevará a las fuerzas a disparar contra otras fuerzas”.

La guardia nacional proporciona una cobertura legal a la violencia de la extrema derecha y podría tener consecuencias muy graves, entre ellas la de provocar un nuevo levantamiento palestino.

Ya a principios de abril casi ocurrió, cuando el Ramadán, la Pascua y la Pascua judía se superpusieron, y las provocaciones de la extrema derecha, Ben-Gvir y los numerosos grupos fanáticos del Monte del Templo se intensificaron.

Durante dos noches consecutivas a la medianoche, la policía israelí irrumpió en la mezquita de Al-Aqsa, lanzando granadas de aturdimiento, empuñando porras y usando balas de goma para arrestar a los palestinos que, según ellos, se atrincheraron detrás de las puertas de la mezquita.

Como de costumbre, los medios internacionales se unieron al coro invitando a “ambas partes” a detener la escalada de violencia. Los vídeos muestran una historia diferente.

Una cosa está muy clara. La clase dominante israelí está profundamente dividida. Los acontecimientos están cobrando un impulso que hace que sea más difícil para los capitalistas cubrir las grietas como lo harían en el pasado.

Estas divisiones están repercutiendo internacionalmente y socavando seriamente la unidad de la red mundial vital de apoyo sionista. Varios sionistas de la corriente principal de los Estados Unidos han salido con fuertes críticas al gobierno, incluso organizando boicots a la visita de Smotrich a los Estados Unidos.

La juventud judía a nivel internacional también es cada vez más repelida por las acciones de Israel. Se está produciendo un gran cambio en la comprensión de la naturaleza de Israel como un régimen opresivo.

El elefante en la habitación para el sionismo “liberal”

Engels escribió en 1874 que: “Un pueblo que oprime a otro no puede emanciparse. La fuerza que necesita para la opresión de los demás se vuelve, al fin y al cabo, contra él mismo”.

Estas impresionantes palabras eran ciertas cuando se aplicaron a la opresión rusa del pueblo polaco hace ciento cincuenta años; y son aún más adecuadas para Israel hoy.

El elefante en la habitación para el sionismo liberal es, por supuesto, la ocupación y la opresión de los palestinos. Tuvo un impacto visible incluso en un movimiento de masas significativo como el que está en contra de las reformas judiciales.

Los palestinos israelíes no veían ningún sentido en defender una “democracia” que sistemáticamente los discrimina. El pequeño número de los que intentaron unirse a las manifestaciones, al tiempo que presentaban sus propias demandas, fueron firmemente desalentados y empujados a un lado por los organizadores sionistas.

El carácter racista y opresivo del Estado israelí está oficialmente sancionado por la Ley del Estado-Nación Judío aprobada por Netanyahu en julio de 2018, que abandonó la pretensión de que Israel es secular.

El principio democrático burgués de igualdad ante la ley se viola constantemente para reprimir a los palestinos, lo que hace cada vez más difícil defender el Estado israelí mientras se mantiene la pretensión de no tener nada que ver con los supremacistas judíos.

El otro elefante en la habitación es que la ocupación afecta no solo a los palestinos, sino también a las condiciones de la clase trabajadora israelí. En los últimos 30 años, Israel ha experimentado un enorme aumento de la desigualdad.

En 1992, el 10% más rico de la población se embolsó el 27% del ingreso nacional, mientras que el 10% más pobre tenía el 2,8%. Desde entonces, la desigualdad ha aumentado dramáticamente.

En 2022, el 50% inferior de la población obtuvo el 13% del ingreso nacional total, mientras que el 10% superior obtuvo un asombroso 49%.

La opresión de los palestinos ha proporcionado las condiciones más favorables para que los capitalistas exploten a una clase obrera dividida.

30 años después de Oslo

Vale la pena señalar que este año también es el 30 aniversario de los acuerdos de Oslo de 1993, entre el líder de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), Yasser Arafat, y el primer ministro israelí, Yitzak Rabin.

Su apretón de manos para las cámaras en la Casa Blanca, y el premio Nobel de la paz que compartieron, fueron la guinda del pastel del “Nuevo Orden Mundial” de “paz” y “prosperidad” introducido por el imperialismo estadounidense después del colapso de la URSS.

En el improbable caso de que alguien quisiera celebrar los treinta años de los acuerdos de Oslo, no sería muy alegre.

Estos acuerdos dieron origen a la Autoridad Palestina (AP). A cambio, la OLP garantizó el fin de la resistencia y se comprometió a hacer cumplir un régimen capaz de vigilar a su propio pueblo en nombre de Israel.

Como los marxistas habían advertido en ese momento, los acuerdos de Oslo eran una trampa viciosa hacia la que los líderes palestinos caminaban voluntariamente.

La AP no tiene ninguna continuidad territorial. Se divide en 165 ‘islas‘ palestinas que están bajo administración civil total o parcial por la Autoridad Palestina, y un área contigua (que representa el 60% del territorio) que está bajo la ocupación israelí directa.

Israel decide cuánta electricidad, agua y suministros médicos están disponibles, y está constantemente estrangulando cualquier posible desarrollo. Israel incluso está recaudando ingresos aduaneros en nombre de la Autoridad Palestina, pero se niegan a transferir estos fondos.

La situación de la sitiada Gaza es aún peor. En lo que es efectivamente una enorme prisión al aire libre bajo el control de Israel y Egipto, el 53% de la población vive por debajo de la línea de pobreza. Las incursiones y bombardeos israelíes destruyen periódicamente la escasa infraestructura e impiden las reparaciones.

Y la AP está en bancarrota. Los trabajadores en huelga, incluidos 20.000 maestros, que exigen salarios impagos están paralizando los ya escasos servicios públicos, mientras que la escasez exacerba la corrupción y el abuso en la distribución de los pocos recursos disponibles.

Movimiento de los colonos desenfrenado

Hoy en día, la Autoridad Palestina está reducida a un grupo moribundo, bajo la constante expansión de los asentamientos judíos ilegales en Cisjordania y Jerusalén Este.

En el momento de los acuerdos de Oslo, el número de colonos era aproximadamente 250.000, incluyendo Jerusalén Este. En febrero de 2023, el total es de más de 500.000 colonos en Cisjordania, más 220.000 en Jerusalén Este.

Cada nuevo asentamiento trae consigo más soldados israelíes desplegados para proteger a los colonos, mientras que cientos de puestos de control hacen que la vida de los palestinos sea un infierno.

La infraestructura se crea para apoyar a los colonos, dándoles acceso a veinte veces más agua, a un precio más bajo, mientras que los palestinos sufren recortes. Se erigen muros para “defender” estos asentamientos. Propiedades palestinas adyacentes son arrasadas por “razones de seguridad”. Y los colonos están intensificando sus ataques, sintiéndose empoderados por el gobierno.

El movimiento de los colonos, como el monstruo de Frankenstein, ha adquirido una vida propia, acumulando dinamita en los cimientos de Israel.

El 26 de febrero, cientos de colonos irrumpieron en la aldea palestina de Huwara, en la Cisjordania, a altas horas de la noche, matando a uno, hiriendo a 100 y dejando el pueblo en llamas. Smotrich, el “gobernador” de facto de Cisjordania, aplaudió el ataque.

Las FDI también están intensificando la campaña de ejecuciones extrajudiciales de jóvenes palestinos que luchan contra la ocupación. Esto incluye incursiones, francotiradores, ejecuciones por parte de comandos israelíes vestidos de civil e incluso la colocación de dispositivos explosivos en vehículos.

En mayo de 2022, una destacada reportera estadounidense-palestina de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, fue asesinada con un disparo en la cabeza por francotiradores israelíes mientras cubría los sucesos en el campamento de refugiados de Jenin.

En el funeral, al que asistieron miles de palestinos, agentes de la policía israelí atacaron a los que llevaban su ataúd desde el hospital en Jerusalén Este. El hospital en sí fue asaltado, con la policía pisoteando a los pacientes y lanzando granadas de aturdimiento, hiriendo al personal médico.

Estos son solo ejemplos de un patrón mucho más amplio de la brutal represión sistémica por parte de las fuerzas israelíes.

Esto ni siquiera araña la superficie de las humillaciones diarias: confiscación de documentos de identidad en los puestos de control; detenciones y registros; matanza de amigos y familiares de combatientes palestinos; y detención indefinida y colectiva que puede durar años sin juicio.

Pero lo único que Israel está logrando con todo esto es aumentar la determinación de los jóvenes para luchar contra una ocupación interminable.

Resurgimiento de la resistencia palestina

Los fanáticos de los colonos están decididos a conquistar, pulgada por pulgada, lo que ven como su tierra otorgada a ellos por el derecho de Dios. Se han convertido en las tropas de choque de la extrema derecha sionista.

Por otro lado, los jóvenes palestinos no tienen nada que perder y están decididos a no dejarse intimidar. Algunos están dispuestos a pagar con sus vidas, y a menudo lo hacen. Trágicamente, se han quedado sin alternativa, ya que la dirección de la Autoridad Palestina está del lado de los ocupantes.

De hecho, la Autoridad Palestina está redoblando la represión contra la resistencia, con funcionarios de la Autoridad Palestina impulsando la cooperación de vigilancia con Israel y capacitando a 5.000 oficiales de seguridad de la Autoridad Palestina en Jordania.

El cinismo hacia la Autoridad Palestina se ha generalizado tanto que en una encuesta reciente el 52% de los palestinos declaró que el colapso o la disolución de la Autoridad Palestina sería de su interés.

El fracaso de los líderes de la OLP y Fatah fue expuesto por el movimiento masivo contra el bombardeo de Gaza en 2021, que llevó a la huelga general palestina del 18 de mayo.

El Levantamiento de la Unidad vio una lucha palestina unificada a través de Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este, incluidos los palestinos israelíes.

Desde entonces, Israel ha desatado una ola de represión contra los jóvenes, con 7.000 arrestos solo en 2022. En Jenin, de los 136 palestinos asesinados en la última década, 106 fueron asesinados en los últimos 27 meses.

A partir de los campamentos de refugiados, los jóvenes han establecido grupos de defensa armada unificados, independientemente de sus lealtades políticas, para resistir la ocupación y defender los campamentos de refugiados.

La OLP no ha jugado ningún papel en todo esto. Ha sido liderado por la juventud.

Lucha por la revolución

Estos son solo los primeros disparos de una crisis mucho más grande, la más severa a la que Israel se ha enfrentado en décadas.

Las divisiones agudas se están abriendo en la clase dominante sionista, socavando su apoyo internacional. Las prioridades del imperialismo estadounidense están cambiando, distraídas por Ucrania y la creciente fricción con China.

El papel de China en la negociación de un acuerdo entre los archienemigos Arabia Saudita e Irán también tendrá un impacto en la relación de fuerzas en la región, doblando el pulso a Israel.

El aumento de la desigualdad y la inflación están erosionando los niveles de vida de los trabajadores israelíes, revelando el abismo entre ellos y los capitalistas.

Las crisis y los movimientos revolucionarios se están gestando en todo el Medio Oriente, mientras que una nueva intifada expondrá y sacudirá los cimientos de la ocupación.

Hoy en día, el Estado israelí es un aliado confiable de los Estados Unidos; un pilar clave de la reacción imperialista en el Medio Oriente, aunque las políticas incendiarias de Netanyahu están socavando esto.

Es un poderoso Estado capitalista, donde el gobierno de la burguesía sionista se basa en la opresión de los palestinos, respaldado por los administradores pequeñoburgueses de la desmoronada Autoridad Palestina.

Es esta cadena de opresión la que debe romperse. Esto sólo puede suceder como parte de un movimiento más amplio para derrocar al capitalismo en la región.

Sólo el establecimiento de una Federación Socialista del Oriente Medio –como primer paso hacia una Federación Socialista Mundial– puede superar la opresión de los palestinos.

Una economía planificada democráticamente podría proporcionar los recursos para garantizar una vida mejor a todos los pueblos de la región, y sentar las bases materiales para la emancipación real de los palestinos, los judíos y todos los pueblos de Oriente Medio, poniendo fin a la actual pesadilla imperialista.