Venezuela: Velorio a los asesinados tras el ataque fascista contra los trabajadores de Mitsubishi

0
233
cartel_tiko.jpg
cartel_tiko.jpg

cartel_tiko.jpgLa Masacre de Barcelona forma parte de la ofensiva de la oposición contra la enmienda y contra el PSUV.

 “!!Malditos fascistas, malditos¡¡” .“!!Justicia¡¡”. Mas de 2000 trabajadores de la zona industrial Los Montones de Barcelona,  se apostaron  frente a la entrada de la ensambladora de MMC Automotriz de Anzoátegui,  el sábado 31 de enero y  rendían homenaje a los 2 trabajadores  asesinados a tiros  -Javier  Marcano Hurtado de MMC Automotriz y Pedro Suárez de Macusa (al que se añadiría el sábado 31  Alexander García)- , por la policía de Anzoátegui el pasado 29 de enero de 2009. Tras el mismo acompañaron sus restos hasta el cementerio.

cartel_tiko.jpgHomenaje a los obreros caidos.

“!!Malditos fascistas, malditos¡¡” .“!!Justicia¡¡”. Mas de 2000 trabajadores de la zona industrial Los Montones de Barcelona,  se apostaron  frente a la entrada de la ensambladora de MMC Automotriz de Anzoátegui,  el sábado 31 de enero y  rendían homenaje a los 2 trabajadores  asesinados a tiros  -Javier  Marcano Hurtado de MMC Automotriz y Pedro Suárez de Macusa (al que se añadiría el sábado 31  Alexander García)- , por la policía de Anzoátegui el pasado 29 de enero de 2009. Tras el mismo acompañaron sus restos hasta el cementerio.

Los trabajadores, con lágrimas en los ojos despedían y rendían  tributo al féretro del Javier Marcano, Tico-Tico, muerto por herida de bala el jueves 29 de enero a manos de elementos fascistas de la policía de Anzoátegui. Decenas de trabajadores y sindicatos de la zona, Sindicato de Jubilados de la Gobernación de Anzoátegui, Setrasalud, Unicasa, Sindicato de la Educación del Estado Anzoátegui, Polar, Macusa Central Madeirense, Tiendas Éxito, Sindicato de la Contraloría y Procuraduría del CLEA, , Colegio de Enfermeras, Alcaldías de la Zona Norte de Anzoátegui, Helvesa entre muchos otras fábricas ,  dirigentes sindicales de UNT como Stalin Pérez y Marcela Maspero asistieron al sepelio, así una delegación de la dirección de la  CMR también se hizo presente y mostró su condolencia y apoyo a familiares , amigos y compañeros de los fallecidos . Un cartelón con fotos señalaba a los responsables del asalto, policías , jueces y directivos de la planta. Los trabajadores en los discursos de despedida mezclaban el dolor con la voluntad de seguir combatiendo.  
Las mujeres trabajadores, las más bravas en estos momentos  hablaban de continuar la lucha. ¡¡Javier Marcano,¡¡Presente¡¡ gritaban al unísono. Otro obrero agarró el micrófono y dirigiéndose al féretro gritó:  “Nos acribillaron hermano” “Vamos a dar la batalla hasta el final”.
feretro.jpgsaludo_camarada.jpg
Efectivamente, los acribillaron. La tarde del jueves 29 los trabajadores se apostaban para impedir las órdenes de desalojo de la juez Diana Vásquez, esta  juez escuálida semanas antes había intentado infructuosamente desalojar a los trabajadores de Vivex a un centenar de metros de la planta de MMC automotriz y les amenazó de que iba a desalojarlos “vivos o muertos”. Los trabajadores no creían que fuera capaz de llevar a la práctica esas amenazas, cómo así fue.

Sin mediar palabra tras una breve discusión  el grupo de la policía encabezados por la juez y directivos de la planta empezó a disparar indiscriminadamente sobre los trabajadores y a lanzar gases.  La  batalla era completamente desigual, los trabajadores desarmados frente a las balas de los 60 policías apostados. Ni siquiera respetaban a los muertos y los heridos. Cuando los trabajadores sacaban a los heridos al hospital, la policía golpeaba y rompía los vidrios de los carros de los trabajadores. La jueza Diana Vásquez tras dos horas de masacre por parte de la policía aun se obstinaba en entrar en la fábrica y hacer cumplir la orden de desalojo. Se trataba de intentar dar una lección a los trabajadores, no tan solo del sector automotriz, sino a los venezolanos de que no se pueden tomar fábricas. La multinacional MMC y la derecha intentaban  aplastar la lucha de los trabajadores de Mitsubishi , Macusa y Vivex.

cartel_fotos_2.jpgLa Masacre de Barcelona forma parte de la ofensiva de la oposición contra la enmienda y contra el PSUV.

Desde hace varias semanas,  los trabajadores de Vivex, Mtisubishi y Macusa mantenían sus empresas bajo control obrero. Y el conflicto amenaza con extenderse, sirva de ejemplo que los trabajadores de los peajes  estaban también en lucha demandando el control obrero.  En particular  los trabajadores de MMC automotriz  tomaron las instalaciones de la planta con el propósito de pedir la instalación de una mesa de diálogo, con la intervención del Ministerio del  Trabajo, para la incorporación en la nómina de MMC Automotriz de 135 trabajadores  de mantenimiento despedidos por la contratista Indusservi para finalizar la toma. Este conflicto del sector automotriz en Anzoátegui es el inicio de la lucha en este sector fuertemente golpeado por la crisis internacional. Estas multinacionales intentan destruir la organización sindical que es la única que defiende a los trabajadores de sus planes de cierres masivos y reestructuraciones para introducir cooperativas en las empresas automotrices venezolanas para poder explotar más y mejor a los trabajadores.  

guardia.jpgEste ataque forma parte de la escalada de violencia de la derecha, la oposición y el imperialismo contra la revolución y particularmente para impedir la victoria en el referéndum del próximo 15 de febrero por la enmienda constitucional.  Esa escalada de violencia que trata de tumbar al presidente Chávez y destruir la organización del pueblo y los trabajadores amedrentándolos ha tenido varios escenarios. El asesinato de 8 estudiantes en Mérida, la detención de un grupo de más de 30 paramilitares colombianos en el Hatillo, en Caracas, así como los actos de violencia e intimidación en los estados gobernados por la oposición.

El sindicato de la Mitsubishi forma parte del Frente de Trabajadores del PSUV del que es impulsor en el estado Anzoátegui. La mayor parte de los trabajadores de la planta son afiliados del PSUV. En el acto del pasado 23 de enero en la concentración del Frente de Trabajadores por el SI con el presidente Chávez en Caracas, los obreros de Mitsubishi, Vivex y Macusa  hicieron acto de presencia para mostrar su apoyo a la reforma. Félix Martínez secretario general forma parte de la comisión por el Sí, estuvo en la tribuna  junto al Presidente Chávez, al que saludo.

El heroísmo de los trabajadores y el apoyo de las comunidades salvan la toma de la fábrica. Amenazas a la vida de Félix Martínez

La lucha de los trabajadores de Barcelona es un ejemplo muy peligroso para el conjunto del sector automotriz y para el conjunto del movimiento obrero tanto de Anzoátegui cómo de toda Venezuela. Por eso había que aplastar la lucha  asesinando trabajadores.

felix_en_acto_por_el_si.jpgLa derecha y la oposición andan detrás de esta masacre. ¿Cómo es posible que minutos después de empezar a matanza policial, un equipo de RCTV apareciera embutido en chalecos antibalas para cubrir el evento?. Sin embargo los medios de la derecha (Globovision, El universal, etc) apenas dieron cobertura a este crimen en cuando se dieron cuenta que la dirección del sindicato y los trabajadores apoyaban decididamente el Si, y que además esta lucha podría ser un punto de referencia para los trabajadores de todo Venezuela.

Uno de los objetivos del ataque policial era la vida de Félix Martínez secretario general del Sindicato de Mitsubishi (Singetram). Horas antes del asalto y de la masacre, desconocidos estuvieron preguntado en los alrededores de la planta, y uno de los trabajadores asesinados , estaba justo delante de Félix cuando cayó herido de bala. El segundo objetivo de la empresa multinacional conchabada con la policía de Anzoátegui consistía en sacar a los trabajadores de la planta. Heroicamente durante más de dos horas los trabajadores resistieron a los disparos de la policía, que lanzaban ráfagas contra la muchedumbre de obreros que resistían a base de piedras. Era una lucha desigual y tan  heroica cómo la de la población palestina que resiste a pedradas la violencia del ejército israelí armado hasta los dientes. Como señalaban los trabajadores de Mitsubishi “teníamos que resistir a toda costa, porque si entraban nos podían sembrar armas y acusarnos de cualquier cosa”, y resistieron a costa  perder la vida de tres compañeros y de decenas de heridos. Estos trabajadores si llevan en el pecho la consigna, Patria socialismo o muerte.

  Aún así sólo hubiera sido muy difícil que hubieran resistido, al igual que el 13 de abril, las comunidades, los consejos porton.jpgcomunales de  los barrios aledaños, cientos de personas salieron en defensa de los trabajadores rodeando a la policía . “Había cientos de  hombres, mujeres y niños de los barrios aledaños, que se apostaron cerca de la fábrica. La policía les ordeno marcharse. Y ellos les dijeron que no se iban a ir y que la única manera es matándolos” señalaba un trabajador de la Mitsubishi. Esto no cae del cielo puesto que los trabajadores llevan haciendo un trabajo conjunto con las comunidades los últimos años ayudándolas y coordinándose con los consejos comunales.

 El Estado venezolano sigue siendo un estado burgués infiltrado por la derecha.

A las pocas horas la reacción desde el gobierno regional fue suspender a los policías  implicados y deteniendo a 6 de los agentes implicados, acusándolos del asesinato de los trabajadores. El gobernador de Anzoátegui  Tarek William Saab se desmarca de los hechos y señala “ que este gobierno no puede repetir la cultura de la represión”. "Yo no voy permitir, actuaciones represivas que atenten contra los derechos humanos por lo cual todavía luchamos en nuestra policía". El viernes 30 asiste a una asamblea con los trabajadores, ( es la primera vez que el gobierno regional muestra interés por un conflicto de trabajadores), los trabajadores ponen cómo requisito que Tarek  Saab entre en la fábrica sin ningún escolta. El gobernador en la asamblea promete apoyo a las familias y castigo a los culpables.

Según un decreto del estado Anzoátegui la policía no puede llevar encima armas de fuego cuando hace acto de presencia en manifestaciones. Sin embargo aquel día los policías iban armados hasta los dientes, frente a los trabajadores indefensos. Una vez más se pone de manifiesto como el aparato del estado burgués no se puede reformar y esta infiltrado por la derecha. ¿Cómo es posible que tras 4 años de gobierno revolucionario, la policía de anzoategui siga anidando elementos fascistas? ¿Cómo es posible que jueces fascistas como Diana Vasquez sigan en sus puestos tras 10 años de revolución?. Es evidente además que este ataque no hubiera sido posible con la complicidad de altos miembros de la burocracia del estado Anzoategui. Cada vez más se pone de manifiesto como los intereses de los burócratas reformistas y de la derecha coinciden. Estos sectores burocráticos son la derecha dentro del PSUV, los trabajadores los de Macusa ,  Vivex y el resto de la zona industrial junto a las comunidades y el pueblo son la izquierda del partido. Desde estos sectores derecha se ha intentado silenciar la lucha y hacer responsables de la intervención policial a los trabajadores.

disparo.jpgA las pocas horas el Presidente Chávez, en el marco de la revisión de estructura política del PSUV en el estado Bolívar, hizo referencia al asesinato de los 2 trabajadores de Mitsubishi en Anzoátegui y llamó a castigar a los culpables y a combatir las mafias infiltradas en las fuerzas policiales.

Continuar la lucha extendiéndola al resto del sector automotriz. Frente a los ataques de las multinacionales, por la nacionalización de todo el sector automotriz bajo control obrero. Por la constitución de una empresa nacional publica automotriz.

Los trabajadores de Mitsubishi reclaman  la destitución de todos los gerentes de la planta, así como del comandante de Polianzoátegui, Ulises Flores Peña; del secretario general de Gobierno del estado Anzoátegui, Rafael Vegas que hizo declaraciones en TVO (televisora de Anzoategui), criminalizando a los trabajadores y haciéndoles responsables de los enfrentamientos; de la juez rectora Mirna Mass y Rubí Spósito , del juez que dictó la medida cautelar Henry Agobian Viettri y de las dos jueces ejecutoras Lourdes Villarroel y Diana Vásquez.

También exigen que se  investigue y se condene a los autores materiales e intelectuales de las tres muertes y que el gobernador Saab cumpla con su compromiso de indemnizar a los familiares de los fallecidos. Además insistió en que los 135 trabajadores de Induservis deben ser absorbidos por MMC.

El próximo jueves 5 los trabajadores del sector automotriz van a realizar un paro nacional en solidaridad con los trabajadores asesinados en Anzoátegui. Al mismo tiempo la UNT de Anzoátegui en el Frente de Trabajadores del PSUV van a realizar  movilizaciones en el estado. Este es el primer paso de toda una serie de movilizaciones en defensa de los puestos de trabajo, contra los planes de las multinacionales del sector automotriz, en defensa de la revolución, por el Sí a la enmienda y por el juicio y castigo de los asesinos de los trabajadores de Anzoátegui.

peajes_control_obrero.jpgPese al drama de este horrible crimen  con el asesinato de tres trabajadores, la multinacional y la derecha  fracasó. No consiguió descabezar el sindicato ni desalojar la planta. Es hora de pasar a la contraofensiva. La ocupación de MMC automotriz, de Vivex y Macusa es ahora un punto de referencia del movimiento de los trabajadores Venezolanos: en vez de aplastar la lucha,  la burguesía y los fascistas han conseguido darla  una proyección nacional que no tenía. Los ojos de todos los trabajadores de Venezuela están puestos en Anzoátegui.

La CMR va a llevar a cabo una campaña en defensa de los sindicatos de los en Venezuela y en Anzoátegui  particularmente  para que el gobierno regional de Tarek William Saab y el Gobierno nacional del Presidente Chávez tome las medidas necesarias para proteger la vida de los sindicalistas Venezolanos  y  en particular de la vida del  presidente del sindicato de Mitsubishi ( Singetram ) el camarada  Félix Martínez que era uno de los objetivos fallidos de la intervención policial.