Todo el apoyo a los trabajadores del Subte

0
92

Los trabajadores del Subte vuelven a estar en la vanguardia de las luchas peleando simultáneamente contra la empresa y contra la burocracia sindical de la UTA. No es la primera vez que la conducción de la UTA impone un acuerdo a los trabajadores. La diferencia es que esta vez lo firmado refleja menos que nunca las aspiraciones de los trabajadores que reclamaban un aumento de bolsillo del 20%, el 2% de antigüedad, y la jubilación móvil con el 82% del salario.

No al acuerdo salarial impuesto a los trabajadores

Los trabajadores del Subte vuelven a estar en la vanguardia de las luchas peleando simultáneamente contra la empresa y contra la burocracia sindical de la UTA.
No es la primera vez que la conducción de la UTA impone un acuerdo a los trabajadores. La diferencia es que esta vez lo firmado no refleja en absoluto las aspiraciones de los trabajadores que reclamaban un aumento de bolsillo del 20%, el 2% de antigüedad, y la jubilación móvil con el 82% del salario.
Aunque formalmente el acuerdo contempla una suba del 21% se incluyen algunos adicionales blanqueados que estaban en negro, siendo la suba real del 8%, menos de la mitad de lo que suben anualmente los productos de la canasta básica.
Además, los matones de la burocracia llegaron a agredir físicamente a uno de los delegados del Subte, el compañero Néstor Segovia; lo que propició un paro de 24hs de los trabajadores del Subte.
Es evidente que los compañeros del Subte enfrentan enemigos muy poderosos: la patronal de Metrovías (subsidiada escandalosamente por el gobierno con decenas de millones de pesos cada año para que ofrezca un servicio lamentable), la burocracia sindical de la UTA, el propio gobierno de Kirchner y, por supuesto, los medios de comunicación burgueses, que intentan crucificar a los trabajadores del subterráneo cada vez que hacen un paro.
Ante esta situación, los trabajadores han probado una gran flexibilidad táctica planteando la apertura de los molinetes para que los pasajeros viajen gratis en el Subte.
No obstante, para evitar una derrota de la lucha y conseguir la satisfacción de los reclamos, los trabajadores del Subte deben hacer todos los esfuerzos para evitar el aislamiento, confluyendo con otros sectores en lucha y ganando el apoyo y la simpatía de la población trabajadora.
Un paso adelante a dar en este sentido, sería coordinar, como están planteando los trabajadores de FATE y el Encuentro Sindical de Base, todas las luchas en curso, golpeando todos el mismo día y al mismo tiempo, con una movilización común en las calles. Habría que organizar mítines y actos públicos en los barrios para buscar la solidaridad de los usuarios y trabajadores, y así combatir la ofensiva reaccionaria de los medios burgueses.
Por último, creemos que los compañeros del Cuerpo de Delegados del Subte deberían reflexionar acerca de una propuesta que desde El Militante venimos planteando desde hace 3 años; y es que con la autoridad que conquistaron los trabajadores del Subte hubiese sido necesario la organización de una corriente sindical opositora dentro de la UTA para agrupar todo el descontento acumulado en los colectiveros. Esos puntos de apoyo en la UTA, después de tres años, habrían sido muy útiles para socavar la posición de la burocracia y obstaculizar sus intentos de imponer acuerdos a espaldas de los trabajadores. Ese malestar en el conjunto de los trabajadores de la UTA está presente, como queda manifestado en el hecho de que la UTA se haya visto obligada a anunciar paros de colectiveros por aumentos salariales en estas semanas. Si ese fuera el caso, los trabajadores del Subte deberían unir sus fuerzas a los colectiveros y organizar un paro común con ellos. Eso aumentaría la simpatía y la autoridad de los obreros del Subte en el conjunto de los afiliados de la UTA, debilitando al mismo tiempo a la burocracia sindical.