Salud: Un ataque escandaloso al derecho de huelga

0
146

La Comisión de Garantías dependiente del Ministerio de Trabajo, conformada por la Unión Industrial, la CGT, la CTA, la Federación de Abogados y el Consejo Interuniversitario, cuya tarea es regular las medidas de fuerza en los llamados "servicios esenciales" reglamentó, para el conflicto de los trabajadores de la salud de Mendoza, que "las medidas de acción directa de los trabajadores del sector no podrán exceder los dos días a la semana y deberá ser anunciada con una antelación de 5 días corridos, entre otras disposiciones".

La Comisión de Garantías dependiente del Ministerio de Trabajo, conformada por la Unión Industrial, la CGT, la CTA, la Federación de Abogados y el Consejo Interuniversitario, cuya tarea es regular las medidas de fuerza en los llamados "servicios esenciales" reglamentó, para el conflicto de los trabajadores de la salud de Mendoza, que "las medidas de acción directa de los trabajadores del sector no podrán exceder los dos días a la semana y deberá ser anunciada con una antelación de 5 días corridos, entre otras disposiciones".

Este dictamen que no es vinculante intenta erigirse como doctrina -contraria a la Constitución- para reglamentar el derecho a huelga, en primer lugar, de los trabajadores de la salud. En realidad, pretende ser el corolario del cercenamiento de los derechos de todos los trabajadores cuando por organizarnos para luchar por nuestras reivindicaciones, sufrimos persecuciones, descuentos de salarios, despidos arbitrarios, etc.

El 2 de diciembre se realizaron acciones tanto en Mendoza como en Buenos Aires repudiando este dictamen. Principalmente, se expresaron los trabajadores de la salud, hoy directamente afectados.

Pero los trabajadores, jóvenes, jubilados, etc. no podemos permitir que este dictamen sea siquiera firmado. Es un ataque directo a las libertades democráticas y un ataque directo a la posibilidad de organización, de por sí hoy limitadas, para resistir los embates de los capitalistas. Este dictamen, es un dictamen que se corresponde al pánico que padece la burguesía a nivel nacional e internacional ante la crisis capitalista. Su carácter antiobrero, reaccionario y pro patronal se sintetiza en las declaraciones  del representante de la UIA Horacio Martínez, quien dijo que "sienta precedentes" (Clarín 26/11/10).

El derecho a la organización y a la lucha de los trabajadores es inclaudicable. Es el arma que tenemos para limitar la explotación capitalista y el robo de lo que producimos. Es el arma que nos permite luchar para arrancar mejoras en nuestras condiciones laborales y salariales. Si esta arma se limita, quedamos a merced del apetito caníbal de los patrones.

La Comisión de Garantías, junto al Gobierno Nacional y los gobiernos provinciales, son los vehiculizadores y garantes de este interés tan caro a la rancia burguesía argentina.

Por ello, necesitamos aún  más terminar con la precarización labora y la tercerización; elegir delegados de base en todos los lugares de trabajo; garantizar la libertad y democracia sindical. Sólo así, los trabajadores organizados y en unidad podremos frenar cualquier intento de embate de nuestros enemigos de clase.