Río Turbio: A defender la Comisión Previsora

0
65

Los mineros conocen bien el resultado de la complicidad patronal-burocrática: la dolorosa muerte de catorce compañeros. A partir de ese hecho lamentable que tiene culpables bien definidos, la Comisión Previsora surgió directamente de la numerosa Asamblea, sacándose de encima a la burocracia verde y permitiendo la expresión del verdadero sentir de los mineros en un hecho histórico Los mineros conocen bien el resultado de la complicidad patronal-burocrática: la dolorosa muerte de catorce compañeros. A partir de ese hecho lamentable que tiene culpables bien definidos, la Comisión Previsora surgió directamente de la numerosa Asamblea, sacándose de encima a la burocracia verde y permitiendo la expresión del verdadero sentir de los mineros en un hecho histórico. Lo que está claro es que nada se puede esperar del gobierno ni de la justicia para nombrar a los responsables políticos patronales y sindicales de las muertes de los compañeros. Por eso hay que fortalecer e impulsar la Comisión Provisora, que lamentablemente es desconocida por las direcciones provinciales y nacionales de ATE. Si ahora la burocracia especula con elecciones es por el temor que la experiencia minera se extienda más allá del Turbio. Los únicos que pueden decidir cómo y cuando habrá elecciones son los mineros que pusieron en pie la Comisión Previsora. Y la mejor forma de lograr el reconocimiento y legalidad "oficial" de la Comisión elegida en Asamblea es luchando en el Turbio y llevando esta valiosa lucha al conjunto de los trabajadores argentinos: haciendo actos, movilizaciones, luchando en unidad con los sectores clasistas y combativos del movimiento. Pero no acaba aquí: como muestra la tragedia del Turbio, es necesario levantar una corriente de oposición nacional en ATE que englobe a todos los luchadores, porque sólo los que ponemos el cuerpo en la mina, en los astilleros, en los lugares de trabajo podemos asegurar y supervisar las condiciones laborales, luchar contra la patronal privatizadora y vaciadora, velando por los intereses obreros.