Oaxaca: El látigo de la contrarrevolución

0
136

Ciento sesenta días de lucha han transformado el panorama de este país; México no volverá a ser el mismo. La Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) es un parte aguas histórico de la lucha de clases, es una avanzadilla de la revolución, unamuestra del grado de tensiones sociales, del odio de clase acumulado, del inconmensurable nivel de explotación al pueblo trabajador. Una vez que las ideas se apoderan de la mente de las masas, se convierten en una fuerza material. La APPO es una muestra dtra del combustible revolucionario de las masas mexicanas. ¡Que tiemblen los explotadores por lo que está en el horizonte! Como azotados por espíritus invisibles, los caballos del tiempo pasan arrastrando el ligero carro de nuestro destino; y no podemos hacer nada, sino sujetar valerosamente las riendas… Si tuviese que caer, que un trueno, que una tempestad o incluso un paso en falso me hagan precipitarme en las profundidades, allí yaceré junto a miles de gentes. Nunca he rehusado desafiar junto con mis buenos camaradas de guerra, la sangrienta suerte por una mísera ganancia ¿por qué habría de mostrarme avaro cuando se trata de todo el valor de mi vida? Goethe, Egmont

Ciento sesenta días de lucha han transformado el panorama de este país; México no volverá a ser el mismo. La Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) es un parte aguas histórico de la lucha de clases, es una avanzadilla de la revolución, una muestra del grado de tensiones sociales, del odio de clase acumulado, del inconmensurable nivel de explotación al pueblo trabajador. Una vez que las ideas se apoderan de la mente de las masas, se convierten en una fuerza material. La APPO es una muestra del combustible revolucionario de las masas mexicanas. ¡Que tiemblen los explotadores por lo que está en el horizonte!
Los hombres y mujeres de la APPO que han estado al frente de la lucha desde la base del movimiento, los que han ofrendado la sangre, los que sostuvieron el plantón y las barricadas hasta el último momento, son ya héroes del movimiento obrero de este país. No les ha quedado otra opción que no sea “sujetar valerosamente las riendas”. Han mantenido el movimiento a pesar del aislamiento, a pesar de los errores estratégicos y tácticos, a pesar de la calumnia vociferante de la prensa burguesa que destila odio por todos los poros, a pesar de que la dirección del PRD no ha cobijado decididamente al movimiento manteniéndose al margen de manera irresponsable y colocándose en los momentos decisivos, por activo o por pasivo, del lado de los explotadores.
El sábado a las 15:30 horas, el gobierno federal emitió un ultimátum a la APPO para que entregara de inmediato las calles, plazas, edificios públicos y bienes de propiedad privada que tenían en su poder en la capital oaxaqueña, entretanto dirigentes de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) acordaron el regreso a clases el próximo lunes 30 de octubre de 2006 tras cinco meses de paro. El líder de la Sección 22, Enrique Rueda Pacheco, hizo el anuncio en la capital mexicana tras concluir una reunión con el secretario de Gobernación, Carlos Abascal. Rueda se había venido presentando los últimos días como una especie de vocero de Abascal, y pasará a la historia como un traidor al movimiento. Aún hoy domingo, a pesar del desalojo de la APPO, sigue declarando que las clases se reanudarán mañana. Como hemos explicado, aceptar los 42 mil millones de pesos para los 70 mil trabajadores de la educación oaxaqueños, si bien era una demanda legítima del movimiento, aceptarlos en este periodo de la lucha fue un error grave que dividió al movimiento y fue un precedente claro de debilidad que anunció el momento de la represión. Si el movimiento se mantuvo firme por cinco meses con una clara demanda política, la caída de Ulises Ruiz, ¿Por qué ceder a tentaciones económicas cuando los zopilotes sobrevolaban el fin del movimiento? En vez de aceptar el dinero, se debió insistir en extender el movimiento a cada rincón del país a través de la CND y de la CNTE.

Se cumplió el plazo

Hoy domingo 29 de octubre se ha cumplido un plazo anunciado por los marxistas una y otra vez, la situación de doble poder no podía mantenerse indefinidamente, antes o después un poder terminaría doblegando a otro. 4 mil elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP) han tomado ya a las 20:30 horas el zócalo de Oaxaca donde estaba asentado el poder de la APPO, con un saldo aún no definido pero que adelanta dos muertos, centenares de heridos y decenas de desaparecidos. Uno de los muertos, incluso, fue secuestrado por las bandas de asesinos de Ulises Ruiz, como una forma de profundizar el terrorismo, se llevaron el cuerpo del compañero caído para que ni siquiera pueda ser velado. El otro compañero caído este día era un trabajador del IMSS. En los últimos días previos, había ya muertos cada noche por los ataque de los matones del sátrapa Ulises Ruiz a las barricadas de la APPO, incluyendo un periodista estadounidense.
Seis horas de batalla campal costó a la PFP tomar la plaza principal de Oaxaca, miles de personas defendieron las posiciones de la APPO. Las fotos dan muestra de un escenario de guerra; mientras tanto en la Ciudad de México se llevaron a cabo manifestaciones de repudio por la represión a la APPO. Los empresarios, la Iglesia católica, la prensa burguesa, todos a una sola voz, elevaron su pletórico apoyo -lleno de gozo- a la intervención de la PFP ordenada por Vicente Fox. Pero, ¿qué va a pasar en los próximos días? ¿Todo volverá a la normalidad? ¿Los combativos luchadores de la APPO regresarán derrotados a sus casas? Lo dudamos mucho. Marx explicó que en ocasiones la revolución necesita del látigo de la contrarrevolución y es precisamente a eso a lo que asistiremos, esta derrota puede ser sólo temporal si se extiende el movimiento por lo menos al DF y a los principales focos de insurrección del país.

La intervención, debilidad

La intervención de la PFP sólo demuestra la debilidad del régimen. Demuestra precisamente el callejón sin salida del capitalismo mexicano. Hicieran lo que hicieran, hagan lo que hagan, estará mal hecho para sus intereses de clase. ¿Creen que por haber retomado el zócalo oaxaqueño se han resuelto las cosas? ¡Qué equivocados están! Si la PFP abandona Oaxaca, la APPO volverá a tomar sus posiciones, ¿acaso mantendrán indefinidamente a la PFP en Oaxaca? Señores burgueses, reprimiendo a la APPO han cometido un craso error, prepárense a lamentar amargamente las consecuencias, volteen a ver al decadente ejemplo del imperialismo norteamericano, ¿qué ha conseguido en Afganistán y en Irak? Sólo ha conseguido intensificar el terrorismo y está condenado a perder la guerra. En la mitología griega, Midas era rey de Frigia, e hijo de Gordius. Por su hospitalidad con Sileno, Dioniso le otorgó el poder de convertir en oro todo cuanto tocara. Bush es la antítesis del rey Midas, todo lo que toca, por doquier que pasa, se convierte en desastre. Lo mismo pasará en Oaxaca, tendrán que mantener una especie de dictadura local para tratar de apagar el fuego de la revolución y lograrán exactamente lo contrario. Intentarán también asesinar a los principales dirigentes, ¡cuidado! ¡No hay pacto que valga! Llamarán a una nueva “mesa de diálogo” pero todo será trampa e hipocresía. Los dirigentes de la APPO no deben confiar en el gobierno, su única salida está en extender el movimiento a todo el país. La única disyuntiva es Revolución o contrarrevolución.

Determinación de ir hasta el final

Oaxaca y la victoriosa lucha minera son sólo la punta del iceberg de la lucha de clases en México, demuestran su intensidad, su fuerza y determinación de ir hasta el final. Lo que hace falta es un cauce para su extensión y coordinación a todos los puntos del país, por eso es necesario obtener cabalmente las lecciones de la lucha de la APPO, porque habrá más experiencias, tanto en Oaxaca como en muchos otros estados de este despertado México bronco.
En un proceso revolucionario se presentan avances y retrocesos, no es una línea recta y ascendente, es por el contrario, un complejo proceso que incluye periodos contrarrevolucionarios. La lucha no ha acabado sino que, en realidad, visto como un periodo histórico, esto apenas empieza. ¡Que no se desmoralice nadie en las filas del proletariado revolucionario! Con el desalojo, la burguesía ganó apenas una batalla, pero las batallas decisivas están aun por venir. En el horizonte hay una economía devastada, una estepa muy seca y una indignación de millones que avizora el límite físico y moral a la explotación. Calderón heredará una papa ardiente, la lucha de clases será cruda y sin cuartel.

Acción, no sólo declaraciones

Las masas esperaron pacientemente el proceso electoral del 2 de julio de este año y la burguesía respondió con un fraude electoral contra el cual se luchó y se ha luchado tibiamente por parte de la dirección del PRD, pues aún dudan, aún creen que la conciliación de clases es la salida. ¡No es así! El PRD y en particular AMLO no han tomado en serio a la lucha de la APPO, no han entendido su profundidad y significado histórico, lo ven como algo ajeno, algo “demasiado radical”, lo ven en términos de votos, solo de votos, no actúan, sólo declaran. De declaraciones está lleno el camino al infierno. Para muestra basta la declaración de hoy de AMLO, titulada “Alto a la barbarie contra el pueblo de Oaxaca”, que dice:
“Nada bueno se logrará con la toma de la ciudad de Oaxaca por parte de la Policía Federal Preventiva. El punto de partida para la búsqueda de una solución de fondo al conflicto en Oaxaca pasa, necesariamente, por la renuncia del gobernador Ulises Ruiz. Es inaceptable e indignante que, por mantener los acuerdos políticos nacionales entre el PAN y las cúpulas del PRI -que se reafirmaron con el fraude electoral del 2 de julio pasado y con la imposición de Felipe Calderón-, se siga sosteniendo a un gobernador antipopular, siniestro y represor, a costa del sufrimiento de los oaxaqueños.
“Es evidente que la mayoría de los oaxaqueños no quiere al gobernador Ulises Ruiz. Baste recordar que, en las pasadas elecciones del 2 de julio, nosotros obtuvimos en ese estado 191.719 votos de ventaja con relación al PRI y 391.820 votos más que el candidato presidencial de la derecha. Esta votación no sólo expresó la adhesión de la mayoría de los oaxaqueños al proyecto alternativo de nación que postulamos sino que significó, en la práctica, una especie de plebiscito en contra del gobernador Ulises Ruiz. Por lo anterior, es a todas luces una barbaridad querer mantener, con el uso de la fuerza y la opresión, y con el dolor que ello implica, a un gobernador repudiado por los oaxaqueños. Ni en la tierra de Juárez ni en ninguna otra parte debe tolerarse semejante atrocidad”.
Muy bien compañero AMLO, pero, ¿Qué vamos a hacer como movimiento, como CND? Un llamamiento consistente por su parte habría evitado la represión en Oaxaca, millones habríamos acudido a su llamado. ¡Aún es posible! Mañana lunes 30 de octubre se puede orquestar la contraofensiva por parte de la CND y acuerpar total y plenamente a la APPO, con una enorme manifestación y una huelga general. Lejos de reprimirlos como hoy hiciera el Secretario de Seguridad Pública del gobierno perredista, Joel Ortega Cuevas, enviando a los granaderos a reprimir las manifestaciones de la APPO en el DF, lejos de eso, lo que se requiere es dejar de lado de una vez y parea siempre, la política de conciliación de clases, ¿o qué no sacaron lecciones tras la represión a los activistas de la huelga de la UNAM?
Mañana la PFP intentará hacer realidad el regreso a clases, los medios alardearán victoria y como perros ladrarán pidiendo venganza contra la APPO. ¿Qué se le dirá a la base de la CND? ¿Con qué cara AMLO se asumirá presidente alterno el 20 de noviembre si no hizo lo que millones esperaban, es decir, acción? El pueblo quiere acción, no solo declaraciones bien intencionadas. ¡Es urgente una huelga general de 24 horas! El PRD debe asumir como suya la lucha de la APPO, debe darle cobertura y correr su misma suerte. O la dirección del PRD se pone al frente o seguirá siendo rebasada. Las masas buscan cauces a sus aspiraciones revolucionarias a partir de aproximaciones sucesivas, usan y desechan dirigentes buscando a los más consecuentes y dispuestos a llevar la lucha hasta el final.

Lo que se necesita es una política socialista

Es urgente que las direcciones sindicales y el PRD convoquen a una huelga general, mientras más tarden en hacerlo, más tensiones se acumularán y la lucha de clases se expresará de forma más ruda y contundente, el caso de Oaxaca es un claro ejemplo. Lo que se necesita es una política socialista y no una política reformista que en los momentos decisivos duda, titubea y no actúa, sólo declara. Mientras Calderón se esconde del pueblo y anda a salto de mata, vituperado incluso en el extranjero, las masas confían en su dirigente, AMLO, y tienen que atravesar la prueba de la realidad, saber cómo les responde su dirigente, si es consecuente o se trata de una caricatura, como lo es Cuauhtémoc Cárdenas.
El régimen es débil, de forma organizada se podría evitar la asunción de Calderón o se podría derribarlo antes de terminar su sexenio, sólo falta una política consecuente hasta el final con y para los trabajadores y dejar de jugar a las medias tintas. O se está con los trabajadores o se está contra los trabajadores. AMLO está obligado a ponerse al frente de la lucha de la APPO. O lo hace o su alcance histórico como dirigente de masas se verá afectado de una forma u otra. Debemos rescatar al PRD desde abajo, necesitamos un auténtico instrumento de lucha de transformación social, no sólo una herramienta electoral.
Una APPO incluida en el PRD a través de un amplio debate político e ideológico desde la base de ambas organizaciones, permitiría la extensión del movimiento a cada rincón del país, echaría por tierra la amenaza de represión y daría un enorme impulso a la lucha contra la imposición de Calderón. La APPO debe entrar sin aspavientos a la CND, ¡debe romper el aislamiento ya! Es la única forma de evitar el derramamiento de sangre a un nivel superior.

¡Por los compañeros caídos, a coordinar y extender la lucha!

¡AMLO está obligado a ponerse al frente de la lucha de la APPO!

¡Es urgente una huelga general de 24 horas!

México D. F. 29 de octubre de 2006