Libertad y Democracia Sindical: Un golpe de knockout a la Barrick Gold

0
146

El Juzgado Nacional de Primera Instancia de Trabajo Nº 25 ordenó la reincorporación de José Leiva, secretario general de Organización Sindical de Mineros Argentinos (OSMA-CTA), quien fue despedido arbitrariamente por la multinacional de capitales canadienses. Horacio Meguira, director del Departamento Jurídico de la CTA, calificó al fallo “como histórico e inédito”.

El Juzgado Nacional de Primera Instancia de Trabajo Nº 25 ordenó la reincorporación de José Leiva, secretario general de Organización Sindical de Mineros Argentinos (OSMA-CTA), quien fue despedido arbitrariamente por la multinacional de capitales canadienses. Horacio Meguira, director del Departamento Jurídico de la CTA, calificó al fallo “como histórico e inédito”. 

La multinacional Barrick Gold, dueña de la explotación de oro y plata en territorio de Veladero y Pascua Lama en San Juan, debió dar marcha atrás en el despido discriminatorio y arbitrario de José Leiva, secretario general de la flamante Organización Sindical de Mineros Argentinos (OSMA-CTA). Es que con fecha 9 de septiembre, la jueza nacional Liliana Tarbuch, del Juzgado Nacional de Primera Instancia de Trabajo Nº 25, determinó “la reincorporación preventiva del actor en su mismo lugar de trabajo, con idéntica categoría laboral y cumplimiento de horario”.

La OSMA viene organizándose gremialmente para luchar contra la explotación laboral en un trabajo que se realiza a 4600 metros de altura en condiciones absolutamente desfavorables, donde falta el oxígeno y los desprendimientos que se producen de las excavaciones, generan en el ambiente partículas llamadas silisis que provocan una enfermedad incurable llamada silicosis que consiste en la adhesión de dichas partículas en las paredes pulmonares.

Tarbuch también dio cuenta de los pasos realizadas por Leiva y sus pares para organizar un nuevo sindicato, que “así juntaron 209 firmas que los avalaron yendo a distintos lugares de trabajo en la mina, a la vista de todos los trabajadores y supervisores”, que “las copias certificadas de las promoción del expediente ante el Ministerio de Trabajo de la solicitud de inscripción gremial de la entidad de primer grado demuestra, también, la activa participación del actor (José Leiva) en el trámite”, y que estos antecedentes “fueron puestos en conocimiento de la empresa por el señor Leiva”.

A conciencia

En diálogo exclusivo con ACTA, José Leiva explicó sus sensaciones ante este acto de justicia: “Cuando el 24 de julio estábamos firmando ante escribano público el acta de constitución del sindicato que habíamos formado me llama por teléfono mi esposa diciéndome que me había llegado el telegrama de despido, que no fundamentaba causa. Ese fue realmente un golpe bastante duro pero decidimos seguir adelante con todo el papeleo de conformación del sindicato”.

Para el secretario general de OSMA “allí empezó nuestra lucha y la de los compañeros de la CTA por la reincorporación”, al respecto remarcó que “hoy estoy muy feliz por este fallo” y al tiempo que subrayó que el despido “era totalmente injustificado” pero que no es “nuevo”, ya que Barrick Gold “anteriormente había usado estos métodos cada vez que nos habíamos querido organizar, ya habían sido despedidos otros compañeros, lo que son actos de discriminación como forma de amedrentar para que no sigan con esto de organizar sindicalmente”.

“Nosotros –recordó- jamás nos hemos sentido representados por los delegados de AOMA, que es el sindicato establecido de la CGT y que no nos representaba, nosotros sabíamos que queríamos ir por CTA y, obviamente, a la empresa, cuando nos organizamos y empezamos a reclamar por nuestros derechos no le gustó nada. Ellos eran concientes de lo que estábamos haciendo, no es un trabajo de un día para otro, fue un período bastante largo y que lo hicimos como creíamos que era conveniente y soy un agradecido de haber hecho las cosas a conciencia con el apoyo de los compañeros de CTA”.

El despido de Leiva tuvo mucha repercusión, y no sólo en el país, en América Latina e incluso en Canadá, sede de la minera, se dieron acciones de protesta: “El caso tuvo una repercusión internacional con un apoyo muy grande”, agradeció Leiva. “Mi reincorporación en la empresa tuvo mucho que ver con ese apoyo”.

En referencia a los desafíos que se avecinan sostuvo: “Esta batalla no se termina hoy con mi reincorporación, es apenas la continuidad de la lucha porque sabemos lo que queremos. Por eso hoy tenemos más de 600 afiliados en la Barrick, que tiene 860 trabajadores, y después están las empresas contratadas con lo que se hace un número de 1500 personas”. Y enfatizó: “Tenemos adhesiones de las caleras (canteras de minas de cal) y la idea es extender la organización más allá de San Juan y llegar a todo el país porque la situación de no respeto a nuestros derechos laborales es un problemas generalizado”.

Fallo inédito

En relación a la importancia de esta decisión judicial Horacio Meguira acentuó que “esta medida cautelar es sobre un sindicato que se está organizando y por eso tiene un significado jurídico muy importante”.

El letrado de la CTA aseguró que esta decisión “muestra la descomposición del modelo sindical antiguo” y consideró que “el Poder Judicial absorbe las prédicas de la CTA sobre la libertad y la democracia sindical ya que esto es consecuencia del `Fallo ATE´ de la Corte Suprema de Justicia que sentó un precedente bisagra”.

“Implica también un mensaje de que no es imposible para los compañeros organizarse y que existe un Poder Judicial que tutela. Es importante remarcar esta noticia porque da fe y esperanza de que se puede seguir organizando. Este fallo, al ser en una organización en formación, es inédito”, concluyó Meguira.