La rivalidad imperialista condena al fracaso la “transición verde”

0
54

La división del mundo en Estados-nación, y la lucha que engendra entre bandas de ladrones capitalistas de cada país, está convirtiendo en una burla la batalla contra el cambio climático. Los políticos y comentaristas capitalistas rara vez admiten esta verdad obvia, pero a veces es posible leer un artículo de los representantes más astutos del capital que sugiere un atisbo de comprensión. Uno de estos artículos, publicado recientemente en el Financial Times (FT), se titula «Cómo China acaparó el mercado de las tecnologías limpias«.

Los autores empiezan con un repaso del ascenso de China en el sector de las tecnologías limpias. Los políticos occidentales, para consumo público, castigan regularmente a China por hacer demasiado poco para reducir las emisiones de carbono. Pero el FT llega precisamente a la conclusión contraria: China está haciendo demasiado. ¿Por qué? Porque su ascenso en el ámbito de la tecnología verde «supone una enorme amenaza competitiva para las industrias manufactureras occidentales».

Y así, concluye este portavoz del capital, nos enfrentamos a una disyuntiva. «Por un lado, realmente quieres proteger estas industrias [en Occidente]», explica el FT, citando a un analista de energía con sede en Hong Kong. «Por otro lado, hay incendios forestales en el Mediterráneo. ¿Qué hacer?”

Es un verdadero enigma: «¿Qué hacer?»

Puedes proteger las industrias, los beneficios y la cuota de mercado occidentales de la competencia china. Pero al hacerlo, en lugar de poner en común tecnología y recursos para luchar contra el cambio climático, la industria occidental debe desmarcarse de la tecnología limpia china, apoyándose durante más tiempo en industrias nacionales contaminantes, mientras se esfuerza por aplastar al sector «verde» chino.

Pero, por otro lado, «hay incendios forestales en el Mediterráneo», como dice alegremente el FT. O mejor dicho, hay incendios forestales en todas partes, y millones, quizá miles de millones de vidas y medios de subsistencia amenazados, junto con ecosistemas enteros.

Esto es lo que dicen, simple y llanamente, los estrategas del capital: o protegemos nuestros intereses capitalistas nacionales o luchamos contra el cambio climático. No podemos hacer ambas cosas. Y, de hecho, sobre la base del capitalismo, no hay elección en absoluto. Cada banda de capitalistas nacionales está obligada a seguir la línea que conduce a su mayor beneficio a corto plazo, persiguiendo sus estrechos «intereses nacionales» a expensas de sus competidores.

Sus «promesas» se evaporan en aire caliente. En su lucha proteccionista por los mercados y las esferas de influencia, la clase dominante marcha, con los ojos bien abiertos, por un camino que garantiza las consecuencias más desastrosas para la humanidad.

El ascenso chino

En pocas palabras, el problema, tal y como lo ve el FT, es el siguiente: La industria china ha desarrollado una posición dominante en el mercado mundial en partes importantes del sector de las tecnologías limpias. Según las cifras del artículo, China produce el 90% de los elementos de tierras raras del mundo, el 80% de la producción de paneles solares y el 60% de las turbinas eólicas y baterías de coches eléctricos.

Controla el 70% del mercado del cobalto refinado, casi el 60% del litio refinado y más del 40% del cobre refinado: todos ellos elementos vitales para las tecnologías «limpias». En algunos sectores, el dominio chino se acerca al 100%.

La competencia china es un problema creado, por supuesto, por la búsqueda de beneficios a corto plazo de los propios capitalistas occidentales. Durante décadas, estos últimos han deslocalizado la fabricación allí donde la mano de obra es más barata y la legislación medioambiental y de otro tipo es más escasa. Ampliaron las cadenas de suministro en busca de márgenes muy estrechos.

La ascendente clase capitalista china actuó de otro modo. Han estudiado cuidadosamente los métodos de los capitalistas occidentales, han adoptado sus tecnologías y han volcado enormes subvenciones estatales (125.000 millones de dólares sólo en el sector de los vehículos eléctricos) en el desarrollo de monopolios nacionales que integran verticalmente toda la cadena de suministro, desde la materia prima hasta el producto acabado. En comparación, en los últimos siete años el gobierno estadounidense subvencionó todo su sector de energías renovables con sólo 15.600 millones de dólares.

«El resto del mundo no estaba preparado para eso», se queja uno de los expertos del FT. «Si trabajas sobre la base del libre mercado, no puedes ir tan rápido». Se trata de una confesión significativa: incluso un órgano capitalista como el FT no cree que el libre mercado pueda actuar con la rapidez necesaria para resolver el cambio climático.

Justo o injusto, el hecho es que ahora los monopolios occidentales se enfrentan a la dura competencia de gigantes chinos como el gigante de los vehículos eléctricos BYD, y al mayor fabricante mundial de baterías de litio CATL.

Esto plantea un doble problema a los capitalistas occidentales. Por un lado, compiten directamente con los capitalistas chinos por los mercados de estas tecnologías limpias emergentes. Como los mercados no son infinitos, la industria occidental sólo puede crecer tratando de aplastar a la competencia china y exprimirla. La industria ecológica de Occidente sólo puede crecer a costa de las industrias ecológicas de otros lugares.

La otra cara del problema no es menos complicada: las economías occidentales y la economía china son completamente interdependientes. La economía mundial está más integrada que nunca. A medida que se recrudece la lucha por las esferas de influencia y los mercados entre China y Occidente, este conjunto interconectado amenaza con dividirse en bloques hostiles en competencia, con consecuencias devastadoras para la economía mundial en general y para el sector de las tecnologías limpias en particular.

Tal es el papel absolutamente reaccionario del Estado nación, cuya perpetuación es incompatible no sólo con el progreso humano, sino con la propia existencia de la civilización humana.

Agua, agua por todas partes

Podríamos preguntarnos ingenuamente: sea cual sea su procedencia, ¿no es bueno que la industria (¡incluso la china!) produzca enormes cantidades de paneles solares? Al fin y al cabo, estamos inmersos en una carrera contrarreloj para detener el cambio climático, y cuanta más tecnología limpia, mejor, ¿no?

Pero al hacernos esa pregunta, estaríamos olvidando que los capitalistas no producen paneles solares para crear energía verde. No, los capitalistas que producen paneles solares lo hacen por la misma razón que otros capitalistas producen barriles de petróleo, bombas de racimo, cigarrillos o cualquier otra cosa: para venderlos y obtener beneficios. Y la demanda de paneles solares no depende en absoluto de la escala de la necesidad de la humanidad de estos dispositivos, sino del tamaño del mercado.

El problema es que ninguno de los capitalistas conoce el tamaño de este mercado, por lo que inevitablemente llega un punto en el que la producción supera a la demanda, y el capitalismo se ve sumido en una crisis de sobreproducción. Al igual que el avance galopante de la industria china saturó los mercados mundiales de acero y aluminio, ahora ha saturado el mercado de los paneles solares. El problema de la sobreproducción se agrava aún más en la medida en que la mayoría de las energías renovables tienen una baja tasa de sustitución una vez instaladas y, por lo tanto, aunque la demanda puede experimentar un auge durante un tiempo durante la «transición verde», rápidamente cae, lo que conduce a una enorme sobreproducción que hunde al sector en la crisis.

Según el FT, «unos 7.000 millones de euros en paneles solares chinos están actualmente en los almacenes europeos… ya que la oferta supera a la demanda… Las existencias son casi suficientes para abastecer de energía a todos los hogares de Londres y París, juntos, durante un año».

Cuando nos sentamos a considerar esta cifra –lanzada a la ligera por el FT– a la luz de la magnitud del reto al que se enfrenta la humanidad, el efecto es sobrecogedor.

En los almacenes europeos hay suficientes paneles solares como para abastecer a todos los hogares de París y Londres. Podrían instalarse mañana mismo. Y sin embargo, no se instalan ni se instalarán porque los mercados de paneles solares están saturados y no es rentable hacerlo.

Como el marinero perdido en el mar, no nos queda más que llorar de desesperación: «¡Agua, agua por todas partes, ni una gota para beber!».

¿Luchar contra China o contra el cambio climático?

En lugar de la cooperación internacional para decidir cómo desplegar este enorme potencial, esta sobreproducción no hace más que exacerbar la amarga competencia por unos escasos mercados. «A medida que la industria china de tecnologías limpias se expande», continúa el FT, «los analistas observan claros ecos de las perturbaciones geopolíticas y económicas causadas por años de acero, cemento y aluminio chinos baratos inundando los mercados internacionales…»

En esta lucha entre bloques imperialistas, Estados Unidos está flexionando su músculo económico. Pero cuando Estados Unidos impuso restricciones a la exportación de microchips a China, pronto aprendió que también tiene vulnerabilidades económicas que China puede atacar como si fueran puntos de presión en el cuerpo humano.

China respondió restringiendo las exportaciones de galio y germanio. El valor del mercado mundial de galio es de apenas 2.000 millones de dólares, una cifra insignificante en comparación con la economía mundial. Sin embargo, se trata de uno de los elementos raros sobre los que China ha establecido un monopolio de casi el 100%, y que es vital para ciertas industrias de alta tecnología, especialmente en el sector aeroespacial y de defensa.

Las restricciones fueron un «tiro en la proa», en palabras del centro de estudios estadounidense, CSIS. Y la conmoción que provocó ha obligado a los estrategas del capitalismo estadounidense a sentarse y prestar atención.

Por un lado, la clase dominante estadounidense está intentando «desvincularse» de China, empezando por las industrias más estrechamente relacionadas con la defensa y la seguridad nacional. Por otro lado, a medida que las industrias occidentales siguen apostando por las energías limpias, inevitablemente se vuelven más dependientes y se entrelazan más con aquellas industrias en las que actualmente predomina China. Es decir, quedan más expuestas que nunca a su gran rival.

En opinión del FT, Occidente puede desplegar todas las medidas proteccionistas que quiera, pero tendrá dificultades para romper esta interdependencia:

«La mayoría cree que será imposible para Europa cumplir sus ambiciosos objetivos en materia de cambio climático sin mantener una relación muy profunda con Pekín. Incluso EE.UU. –que cuenta con bolsillos más llenos y un apoyo político más fuerte para desvincularse de China– se enfrentará a una tarea colosal para crear una nueva cadena de suministro de tecnología limpia que excluya a China.»

¿Cuál es el resultado? Según algunos de los expertos con los que ha hablado el FT: «en última instancia, los responsables políticos occidentales tendrán que elegir entre las prioridades estratégicas enfrentadas de intentar desvincularse de China para alcanzar sus objetivos de seguridad nacional, o cooperar para alcanzar sus objetivos climáticos y económicos».

En un lenguaje menos eufemístico: pueden perseguir sus intereses imperialistas o los intereses de la humanidad, pero no ambos. Y, de hecho, EEUU, la UE y China ya están inmersos en una encarnizada lucha proteccionista para defender sus mutuos intereses imperialistas. Deberíamos añadir que estos hipócritas incluso disfrazan estas medidas proteccionistas con un barniz «verde». Basta con observar la Ley de Reducción de la Inflación de Biden, y el Mecanismo de Ajuste Fronterizo del Carbono de la UE.

Todo esto es una locura, pero una locura que se deriva totalmente de la lógica del capitalismo, con su afán de lucro y su división del mundo en Estados-nación competidores. Lo que se necesita es una revolución socialista para barrer el capitalismo, y con él todas estas divisiones, integrando los recursos técnicos de todo el mundo en un único y gigantesco plan económico destinado a resolver esta crisis.

Sobre esa base, donde la producción deja de funcionar con fines de lucro, podríamos instalar inmediatamente todos esos paneles solares que actualmente están ociosos en los almacenes de Europa, y podríamos hacer mucho más.

Podríamos generalizar en poco tiempo todas las buenas prácticas y conocimientos en los sectores de las tecnologías limpias, la energía y la agricultura. Podríamos establecer nuevas instalaciones y nuevas infraestructuras en todos los continentes casi de la noche a la mañana. Y podríamos crear un mundo en el que exista una superabundancia sostenible de todas las necesidades vitales.

Pero para que este mundo se haga realidad, el sol debe ponerse sobre el capitalismo.