¡La OTAN al descubierto! ¡Un ex agente habla claro!

1
179

Nota del consejo editorial: Reproducimos un par de artículos muy importantes que hacen volar por los aires toda la mentirosa propaganda occidental que ha rodeado la guerra en Ucrania desde el primer día. El autor de estos notables documentos está lejos de ser marxista. Se llama Jacques Baud, ex coronel del ejército suizo y ex miembro del Servicio de Inteligencia Estratégica de Suiza. También trabajó para la OTAN, durante y después de la crisis de Ucrania de 2014, tras la cual participó en programas relacionados con Ucrania.

No suscribimos necesariamente todo lo que se dice en estos artículos, ni lo que haya escrito Jacques Baud en otros artículos. Pero el hecho mismo de que esta crítica provenga, no de un marxista, sino de un ex funcionario de alto rango de la inteligencia occidental y de la OTAN, la hace cien veces más valiosa.

En su totalidad, estos documentos representan una refutación devastadora de las mentiras contadas en la prensa occidental sobre la guerra de Ucrania. Y proporcionan una confirmación sorprendente del análisis que desde marxist.com se ha hecho desde el comienzo del conflicto.

Pedimos a nuestros lectores que le den a este artículo la mayor difusión posible.

“La locomotora de la historia es la verdad, no la mentira”. (L. Trotsky) 

Sobre el Autor

Jacques Baud alcanzó el grado de coronel del Estado Mayor general del ejército suizo y entre 1983 y 1990 fue miembro del Servicio de Inteligencia Estratégica de Suiza. Estuvo involucrado en discusiones con funcionarios militares y de inteligencia rusos al más alto nivel, justo después de la caída de la URSS.

En 1995, dirigió misiones de las Naciones Unidas en África para ayudar a los refugiados y en 1997 organizó proyectos para luchar contra las minas antipersonas. En 2002, se incorporó al Centro de Política de Seguridad Internacional (CPSI) del Departamento Federal de Relaciones Exteriores; y en 2005, dirigió un centro de inteligencia civil-militar para la misión de la ONU en Sudán.

En 2009-2011, se desempeñó como Jefe de Política y Doctrina en la Oficina de Asuntos Militares del Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz (DPKO) en Nueva York, antes de regresar a África para dirigir el Departamento de Investigación del Centro Internacional de Capacitación para el Apoyo a la Paz (IPSTC). ) en Nairobi. A partir de 2013, trabajó para la División de Asuntos Políticos y Política de Seguridad de la OTAN en Bruselas.

Es licenciado en Seguridad Internacional y Derecho Humanitario por el Graduate Institute for International Relaciones de Ginebra y ha escrito varios libros sobre guerra, inteligencia y terrorismo.

Publicado originalmente en francés aquí y aquí , y reproducido en inglés aquí y aquí _ También reproducido en el noticiero suizo Bon Pour la Tete .

La situación militar en Ucrania

1 de abril de 2022

Primera parte: En el camino a la guerra

Durante años, desde Malí hasta Afganistán, trabajé por la paz y arriesgué mi vida por ella. No se trata, pues, de justificar la guerra, sino de comprender qué nos llevó a ella. Observo que los “expertos” que se turnan en la televisión analizan la situación sobre la base de información dudosa, la mayoría de las veces hipótesis convertidas en hechos, y por lo tanto ya no logramos entender lo que está sucediendo. Así es como creas el pánico.

El problema no es tanto saber quién tiene la razón en este conflicto, sino cómo toman sus decisiones nuestros líderes.

Tratemos de examinar las raíces del conflicto. Comienza con aquellos que durante los últimos ocho años nos han estado hablando de “separatistas” o “independencia” del Donbás. Esto no es verdad. Los referéndums realizados por las dos autoproclamadas Repúblicas de Donetsk y Lugansk en mayo de 2014 no fueron referéndums de “independencia” (независимость), como pretendían algunos periodistas sin escrúpulos, sino referéndums de “autodeterminación” o “autonomía” (самостоятельность). El término “pro-rusos” sugiere que Rusia era parte del conflicto, lo cual no fue el caso, y el término “rusoparlantes” habría sido más honesto. Además, estos referéndums se llevaron a cabo en contra del consejo de Vladimir Putin.

De hecho, estas Repúblicas no buscaban separarse de Ucrania, sino tener un estatuto de autonomía que les garantizara el uso del idioma ruso como lengua oficial. Porque el primer acto legislativo del nuevo gobierno resultante del derrocamiento del presidente Yanukovych fue la abolición, el 23 de febrero de 2014, de la ley Kivalov-Kolesnichenko de 2012 que hizo del ruso un idioma oficial. Un poco como si los golpistas decidieran que el francés y el italiano dejarían de ser idiomas oficiales en Suiza.

Esta decisión provoca una tormenta en la población de habla rusa. Esto resultó en una feroz represión contra las regiones de habla rusa (Odesa, Dnepropetrovsk, Járkov, Lugansk y Donetsk) que comenzó en febrero de 2014 y condujo a una militarización de la situación y algunas masacres (en Odesa y Mariúpol, las más notables). A finales del verano de 2014, solo quedaban las autoproclamadas Repúblicas de Donetsk y Lugansk.

En esta etapa, demasiado rígidos y estancados en un enfoque doctrinario del arte operacional, los Estados Mayores ucranianos sometieron al enemigo sin lograr imponerse. El examen del curso de los combates en 2014-2016 en Donbás muestra que el Estado Mayor ucraniano aplicó sistemática y mecánicamente los mismos planes operativos. Sin embargo, la guerra que libraban los autonomistas era entonces muy parecida a la que observamos en el Sahel: operaciones muy móviles realizadas con medios ligeros. Con un enfoque más flexible y menos doctrinario, los rebeldes pudieron explotar la inercia de las fuerzas ucranianas para “atraparlos” repetidamente.

En 2014, estoy en la OTAN, como responsable de la lucha contra la proliferación de armas pequeñas y estamos tratando de detectar las entregas de armas rusas a los rebeldes para ver si Moscú está involucrado. La información que recibimos proviene casi en su totalidad de los servicios de inteligencia polacos y no “coincide” con la información de la OSCE; a pesar de las acusaciones bastante crudas, no observamos ninguna entrega de armas y materiales militares rusos.

Los rebeldes estaban armados gracias a las deserciones de unidades ucranianas de habla rusa que se pasan al bando rebelde. A medida que avanzaban los fracasos ucranianos, batallones completos de tanques, artillería o antiaéreos engrosaban las filas de los autonomistas. Esto es lo que impulsa a los ucranianos a comprometerse con los Acuerdos de Minsk.

Pero justo después de firmar los Acuerdos de Minsk 1, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, lanzó una gran operación antiterrorista (ATO/Антитерористична операція) contra el Donbás. Bis repetita placent : mal asesorados por los oficiales de la OTAN, los ucranianos sufrieron una aplastante derrota en Debaltsevo que los obligó a comprometerse con los Acuerdos de Minsk 2…

Es fundamental recordar aquí que los Acuerdos de Minsk 1 (septiembre de 2014) y Minsk 2 (febrero de 2015) no preveían ni la separación ni la independencia de las repúblicas, sino su autonomía en el marco de Ucrania. Aquellos que hayan leído los Acuerdos (son muy, muy, muy pocos) encontrarán que está escrito en todas las cartas que el estatus de las Repúblicas debía ser negociado entre Kiev y los representantes de las Repúblicas, para una solución interna dentro de Ucrania.

Por eso, desde 2014, Rusia ha exigido sistemáticamente su aplicación negándose a ser parte de las negociaciones, porque se trataba de un asunto interno de Ucrania. Por otro lado, los occidentales, liderados por Francia, intentaron sistemáticamente sustituir los Acuerdos de Minsk por el “formato de Normandía”, que enfrentaba a rusos y ucranianos. Sin embargo, recordemos que nunca hubo tropas rusas en el Donbás antes del 23 y 24 de febrero de 2022. Además, Los observadores de la OSCE nunca han observado el más mínimo rastro de unidades rusas que operaran en el Donbás. Así, el mapa de inteligencia estadounidense publicado por el El Washington Post el 3 de diciembre de 2021 no muestra tropas rusas en el Donbás.

En octubre de 2015, Vasyl Hrytsak, director del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), confesó que solo se habían observado 56 combatientes rusos en el Donbás. Era incluso comparable al de los suizos que iban a luchar en Bosnia los fines de semana, en la década de 1990, o los franceses que van a combatir a Ucrania hoy.

El ejército ucraniano se encontraba entonces en un estado deplorable. En octubre de 2018, después de cuatro años de guerra, el fiscal militar jefe de Ucrania, Anatoly Matios, declaró que Ucrania había perdido 2.700 hombres en el Donbás: 891 por enfermedades, 318 por accidentes de tráfico, 177 por otros accidentes, 175 por intoxicaciones (alcohol, drogas), 172 por manejo descuidado de armas, 101 por infracciones de las normas de seguridad, 228 por asesinatos y 615 por suicidio.

De hecho, el ejército estaba minado por la corrupción de sus cuadros y ya no contaba con el apoyo de la población. De acuerdo a un Informe del Ministerio del Interior británico, cuando se convocó a los reservistas de marzo/abril de 2014, el 70 por ciento no se presentó a la primera convocatoria, el 80 por ciento a la segunda, el 90 por ciento a la tercera y el 95 por ciento a la cuarta. En octubre/noviembre de 2017, el 70% de los reclutas no se presentó durante la campaña de retiro «Otoño 2017». Esto no incluye suicidios y deserciones (muchas veces en beneficio de los autonomistas), que alcanzan hasta el 30 por ciento de la fuerza militar en la zona ATO. Los jóvenes ucranianos se niegan a ir a luchar al Donbás y prefieren la emigración, lo que también explica, al menos en parte, el déficit demográfico del país.

El Ministerio de Defensa de Ucrania recurrió entonces a la OTAN para que la ayudara a hacer que sus fuerzas armadas fueran más “atractivas”. Habiendo trabajado ya en proyectos similares en el marco de las Naciones Unidas, la OTAN me pidió que participara en un programa destinado a restaurar la imagen de las fuerzas armadas ucranianas. Pero este es un proceso largo y los ucranianos querían ir rápido.

Así, para compensar la falta de soldados, el gobierno ucraniano recurrió a las milicias paramilitares. Se componen esencialmente de mercenarios extranjeros, a menudo activistas de extrema derecha. En 2020, constituyen alrededor del 40% de las fuerzas ucranianas y suman alrededor de 102.000 hombres, según Reuters. Están armados, financiados y entrenados por Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y Francia. Había más de 19 nacionalidades, incluida la suiza.

Por lo tanto, los países occidentales han creado y apoyado claramente las Milicias de ultraderecha ucranianas. En octubre de 2021, el Jerusalén Post dio la voz de alarma denunciando el Proyecto centuria. Estas milicias han estado operando en el Donbás desde 2014, con apoyo occidental. Incluso si se puede discutir sobre el término «nazi», el hecho es que estas milicias son violentas, transmiten una ideología nauseabunda y son virulentamente antisemitas. Su antisemitismo es más cultural que político, por lo que el término “nazi” no es realmente apropiado. Su odio hacia los judíos proviene de las grandes hambrunas de los años 1920-1930 en Ucrania, como resultado de la confiscación de cultivos por parte de Stalin para financiar la modernización del Ejército Rojo. Sin embargo, este genocidio, conocido en Ucrania como el Holodomor, fue perpetrado por la NKVD (el precursor de la KGB), donde al más alto nivel de diección había una elevada composición de judíos. Por eso, hoy en día, los extremistas ucranianos están pidiendo a Israel que se disculpe por los crímenes del comunismo, como informa el Jerusalén Post. Por lo tanto, estamos muy lejos de la “reescritura de la historia” por parte de Vladimir Putin.

Estas milicias, originarias de los grupos de extrema derecha que lideraron la revolución Euromaidan en 2014, están compuestas por individuos fanáticos y brutales. El más conocido de ellos es el Regimiento Azov, cuyo emblema recuerda al de la 2ª División Panzer SS Das Reich, venerada en Ucrania por liberar Járkov de los soviéticos en 1943, antes de llevar a cabo la masacre de Oradour-sur-Glane en 1944, en Francia.

Entre las figuras célebres del regimiento Azov se encontraba el opositor Roman Protassevitch, detenido en 2021 por las autoridades bielorrusas tras el caso del vuelo FR4978 de RyanAir. El 23 de mayo de 2021, se habla del secuestro deliberado de un avión de pasajeros por parte de un MiG-29, supuestamente con el acuerdo de Putin —se mencionó como una razón para arrestar a Protassevich, aunque la información disponible en ese momento no confirma en modo alguno este escenario.

Pero entonces era necesario demostrar que el presidente Lukashenko era un matón y Protassevich un “periodista” que amaba la democracia. Sin embargo, una investigación bastante reveladora realizada por una ONG estadounidense en 2020 destacó las actividades militantes de extrema derecha de Protassevitch. La conspiración occidental se pone entonces en marcha, y los medios sin escrúpulos “preparan” su biografía. Finalmente, en enero de 2022, se publica el informe de la OACI que muestra que, a pesar de algunos errores de procedimiento, Bielorrusia actuó de acuerdo con las reglas vigentes y que el MiG-29 despegó 15 minutos después de que el piloto de RyanAir decidiera aterrizar en Minsk. Así que nada de complot bielorruso y menos de Putin. ¡Ay! … Otro detalle: Protassevitch, cruelmente torturado por la policía bielorrusa, ahora está libre. Quienes deseen mantener correspondencia con él, pueden acudir a su cuenta de Twitter.

La caracterización de los paramilitares ucranianos como “nazis” o “neonazis” es considerada propaganda rusa. Puede ser; pero esa no es la opinión de los Times of Israel, del Centro Simón Wiesenthal o del Centro de Contraterrorismo de la Academia West Point. Pero eso sigue siendo discutible, porque en 2014, la revista Newsweek pareció asociarlos con… el Estado Islámico. ¡Elige tu opción!

Así, Occidente apoya y sigue armando milicias que han sido culpables de numerosos crímenes contra la población civil desde 2014: violaciones, torturas y masacres. Pero si bien el gobierno suizo se ha apresurado a tomar sanciones contra Rusia, no ha adoptado ninguna contra Ucrania, que ha estado masacrando a su propia población desde 2014. De hecho, quienes defienden los derechos humanos en Ucrania hemos condenado durante mucho tiempo las acciones de estos grupos, pero no han sido seguidas por nuestros gobiernos. Porque, en realidad, no estamos tratando de ayudar a Ucrania, sino de luchar contra Rusia.

La integración de estos paramilitares en la Guardia Nacional no estuvo en absoluto acompañada de una “desnazificación”, como algunos afirman. Entre los muchos ejemplos, el de la insignia del Regimiento Azov es instructivo:

En 2022, muy esquemáticamente, las fuerzas armadas ucranianas que luchan contra la ofensiva rusa se estructuran como:

  • Ejército, dependiente del Ministerio de Defensa. Está organizado en 3 cuerpos de ejército y compuesto por formaciones de maniobra (tanques, artillería pesada, misiles, etc.).
  • Guardia Nacional, que depende del Ministerio del Interior y está organizada en 5 comandos territoriales.

La Guardia Nacional es, por lo tanto, una fuerza de defensa territorial que no forma parte del ejército ucraniano. Incluye milicias paramilitares, denominadas “batallones de voluntarios” (добровольчі батальйоні), también conocidas con el evocador nombre de “batallones de represalia”, y compuestas por infantería. Entrenados principalmente para el combate urbano, ahora defienden ciudades como Járkov, Mariúpol, Odesa, Kiev, etc.

Segunda parte: la guerra

Como exjefe del servicio de inteligencia estratégica de Suiza sobre las fuerzas del Pacto de Varsovia, observo con tristeza, pero no con asombro, que nuestros servicios ya no están en condiciones de comprender la situación militar en Ucrania. Los autoproclamados “expertos” que desfilan por nuestras pantallas transmiten incansablemente la misma información modulada por la afirmación de que Rusia, y Vladimir Putin, son irracionales. Demos un paso atrás.

  1. El estallido de la guerra

Desde noviembre de 2021, los estadounidenses han estado amenazando constantemente con una invasión rusa contra Ucrania. Sin embargo, los ucranianos no parecían estar de acuerdo. ¿Por qué no?

Tenemos que remontarnos al 24 de marzo de 2021. Ese día, Volodímir Zelensky emitió un decreto para la reconquista de Crimea, y comenzó a desplegar sus fuerzas hacia el sur del país. Al mismo tiempo, se llevaron a cabo varios ejercicios de la OTAN entre el Mar Negro y el Mar Báltico, acompañados de un importante aumento de vuelos de reconocimiento a lo largo de la frontera rusa. Luego, Rusia realiza varios ejercicios para probar la preparación operativa de sus tropas y mostrar que estaba siguiendo la evolución de la situación.

Las cosas se calman hasta octubre-noviembre con la finalización de los ejercicios ZAPAD 21, cuyos movimientos de tropas se interpretan como un refuerzo para una ofensiva contra Ucrania. Sin embargo, incluso las autoridades ucranianas rechazan la idea de los preparativos rusos para una guerra, y Oleksiy Reznikov, ministro de Defensa ucraniano, declara que no ha habido cambios en su frontera desde la primavera.

En violación de los Acuerdos de Minsk, Ucrania estaba realizando operaciones aéreas en Donbás utilizando drones, incluyendo al menos un ataque contra un depósito de combustible en Donetsk en octubre de 2021. La prensa estadounidense lo señala, pero no los europeos; y nadie condena estas violaciones.

En febrero de 2022, los acontecimientos se precipitan. El 7 de febrero, durante su visita a Moscú, Emmanuel Macron reafirma a Vladimir Putin su compromiso con los Acuerdos de Minsk, compromiso que repetirá tras su entrevista con Volodímir Zelensky al día siguiente. Pero el 11 de febrero, en Berlín, tras nueve horas de trabajo, finaliza la reunión de los asesores políticos de los líderes del “formato de Normandía”, sin ningún resultado concreto: los ucranianos todavía se niegan a aplicar los Acuerdos de Minsk, aparentemente bajo la presión de los Estados Unidos. Vladimir Putin luego señala que Macron le ha hecho promesas vacías y que Occidente no está dispuesto a hacer cumplir los acuerdos, como lo han estado haciendo durante ocho años.

Continúan los preparativos ucranianos en la zona de contacto. El parlamento ruso se alarma y el 15 de febrero pide a Vladimir Putin que reconozca la independencia de las Repúblicas, a lo que se niega.

El 17 de febrero, el presidente Joe Biden anuncia que Rusia atacará Ucrania en los próximos días. ¿Cómo lo sabe? Es un misterio. Pero desde el día 16, el bombardeo de artillería ucraniano sobre la población del Donbás aumenta dramáticamente, como lo muestran los informes diarios de los observadores de la OSCE. Naturalmente, ni los medios de comunicación, ni la Unión Europea, ni la OTAN, ni ningún gobierno occidental reacciona o interviene. Se dirá más adelante que esto es desinformación rusa. De hecho, parece que la Unión Europea y algunos países encubrieron deliberadamente la masacre de la población del Donbás, sabiendo que esto provocaría una intervención rusa.

Al mismo tiempo, hay informes de sabotaje en el Donbás. El 18 de enero, los combatientes del Donbás interceptan saboteadores que hablan polaco y están equipados con equipo occidental, que buscan crear incidentes químicos en Gorlivka. Podrían ser mercenarios de la CIA, dirigidos o “asesorados” por estadounidenses y compuestos por combatientes ucranianos o europeos, para realizar acciones de sabotaje en las Repúblicas del Donbás.

De hecho, ya el 16 de febrero, Joe Biden sabe que los ucranianos habían comenzado a bombardear a la población civil de Donbás, poniendo a Vladimir Putin frente a una elección difícil: ayudar militarmente al Donbás y crear un problema internacional, o quedarse de brazos cruzados y observar al pueblo de habla rusa de Donbás siendo aplastado.

Si decide intervenir, Putin puede invocar la obligación internacional de “Responsabilidad de Proteger” (R2P). Pero sabe que cualquiera que sea su naturaleza o escala, la intervención desencadenará una lluvia de sanciones. Por lo tanto, ya sea que la intervención rusa se limite al Donbás o vaya más allá para presionar a Occidente por el estatus de Ucrania, el precio a pagar será el mismo. Así lo explica en su discurso del 21 de febrero.

Ese día accedió a la petición de la Duma y reconoció la independencia de las dos Repúblicas del Donbás y, de paso, firmó con ellas tratados de amistad y asistencia.

Continuaron los bombardeos de la artillería ucraniana sobre la población del Donbás y, el 23 de febrero, las dos Repúblicas solicitaron ayuda militar a Rusia. El 24 de febrero, Vladimir Putin invoca el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, que prevé la asistencia militar mutua en el marco de una alianza defensiva.

Para hacer que la intervención rusa sea totalmente ilegal a los ojos del público, ocultamos deliberadamente el hecho de que la guerra realmente comenzó el 16 de febrero. El ejército ucraniano se estaba preparando para atacar el Donbás ya en 2021, como bien sabían algunos servicios de inteligencia rusos y europeos. Los juristas juzgarán.

En su discurso del 24 de febrero, Vladimir Putin señaló los dos objetivos de su operación: “desmilitarizar” y “desnazificar” Ucrania. Por lo tanto, no se trata de apoderarse de Ucrania, ni siquiera, presumiblemente, de ocuparla; y mucho menos de destruirla.

A partir de ahí, nuestra visibilidad sobre el curso de la operación es limitada: los rusos tienen una excelente seguridad de operaciones (OPSEC) y no se conocen los detalles de su planificación. Pero con bastante rapidez, el curso de la operación nos permite comprender cómo se tradujeron los objetivos estratégicos a nivel operativo.

Desmilitarización:

  • destrucción en tierra de la aviación ucraniana, los sistemas de defensa aérea y los recursos de reconocimiento;
  • neutralización de las estructuras de mando e inteligencia (C3I), así como de las principales rutas logísticas en el interior del territorio;
  • cerco del grueso del ejército ucraniano concentrado en el sureste del país.

Desnazificación:

  • destrucción o neutralización de batallones de voluntarios que operan en las ciudades de Odesa, Járkov y Mariúpol, así como en varias instalaciones en el territorio.
  1. Desmilitarización

La ofensiva rusa se lleva a cabo de una manera muy «clásica». Al principio —como habían hecho los israelíes en 1967— con la destrucción en tierra de la fuerza aérea en las primeras horas. Luego, asistimos a una progresión simultánea a lo largo de varios ejes según el principio del “agua que fluye”: avanzar en todos los lugares donde la resistencia es débil y dejar las ciudades (muy exigentes en términos de tropas) para más adelante. Al norte, la central eléctrica de Chernobyl es ocupada de inmediato para evitar actos de sabotaje. Naturalmente, no se muestran las imágenes de los soldados ucranianos y rusos, que custodian conjuntamente la planta…

La idea de que Rusia está tratando de apoderarse de Kiev, la capital, para eliminar a Zelensky, proviene típicamente de Occidente: eso es lo que EEUU y sus aliados hicieron en Afganistán, Irak, Libia y lo que querían hacer en Siria con la ayuda del Estado Islámico. Pero Vladimir Putin nunca tuvo la intención de derribar o derrocar a Zelensky. Por el contrario, Rusia busca mantenerlo en el poder empujándolo a negociar, rodeando a Kiev. Hasta ahora, se había negado a aplicar los Acuerdos de Minsk, pero ahora los rusos quieren obtener la neutralidad de Ucrania.

Muchos comentaristas occidentales se sorprendieron de que los rusos siguieran buscando una solución negociada mientras realizaban operaciones militares. La explicación radica en la concepción estratégica rusa, desde la era soviética. Para Occidente, la guerra comienza cuando termina la política. Sin embargo, el enfoque ruso sigue una inspiración Clausewitziana: la guerra es la continuidad de la política y se puede pasar de una a otra con fluidez, incluso durante el combate. Esto crea presión sobre el adversario y lo empuja a negociar.

Desde un punto de vista operativo, la ofensiva rusa fue un ejemplo de este tipo: en seis días, los rusos se apoderaron de un territorio tan grande como el Reino Unido, con una velocidad de avance superior a la que logró la Wehrmacht en 1940.

El grueso del ejército ucraniano se desplegó en el sur del país para una importante operación contra el Donbás. Es por eso que las fuerzas rusas pudieron rodearlo desde principios de marzo en el «caldero» entre Slovyansk, Kramatorsk y Severodonetsk, mediante un ataque proveniente del este a través de Járkov y otro proveniente del sur desde Crimea. Las tropas de las Repúblicas de Donetsk (DPR) y Lugansk (RPL) completan la acción de las fuerzas rusas con un empuje desde el Este.

En esta etapa, las fuerzas rusas están apretando lentamente la soga, pero ya no están presionadas por el tiempo. Su objetivo de desmilitarización está prácticamente logrado y las fuerzas ucranianas residuales ya no tienen una estructura de mando operativa y estratégica.

El “frenazo” que nuestros “expertos” atribuyen a una mala logística es solo consecuencia de haber conseguido sus objetivos. Rusia no parece querer participar en una ocupación de todo el territorio ucraniano. De hecho, parece que Rusia está tratando de limitar su avance a la frontera lingüística del país.

Nuestros medios hablan de bombardeos indiscriminados contra la población civil, especialmente en Járkov, y se difunden imágenes dantescas en bucle. Sin embargo, Gonzalo Lira, un latinoamericano que vive allí, nos presenta una ciudad tranquila el 10 de marzo y 11 de marzo Es cierto que es una ciudad grande y no lo vemos todo, pero esto parece indicar que no estamos en la guerra total que nos sirven continuamente en nuestras pantallas.

En cuanto a las Repúblicas del Donbás, han “liberado” sus propios territorios y luchan en la ciudad de Mariúpol.

  1. Desnazificación

En ciudades como Járkov, Mariúpol y Odesa, la defensa ucraniana corre a cargo de milicias paramilitares. Saben que el objetivo de la “desnazificación” está dirigido principalmente contra ellos.

Para un atacante en un área urbanizada, los civiles son un problema. Por eso Rusia busca crear corredores humanitarios para vaciar las ciudades de civiles y dejar solo a las milicias para poder combatirlas más fácilmente.

Por el contrario, estas milicias buscan mantener a los civiles en las ciudades para disuadir al ejército ruso de venir a combatir allí. Por eso son reacios a implementar estos corredores y hacen todo lo posible para que los esfuerzos rusos sean en vano: pueden así utilizar a la población civil como “escudos humanos”. Los videos que muestran a civiles que intentan salir de Mariúpol y son golpeados por combatientes del regimiento de Azov son, naturalmente, cuidadosamente censurados aquí.

En Facebook, el grupo Azov estaba considerado en la misma categoría que el Estado Islámico y sujeto a la “política de personas y organizaciones peligrosas” de la plataforma. Por lo tanto, estaba prohibido glorificarlo y los «mensajes» que le eran favorables eran prohibidos sistemáticamente. Pero el 24 de febrero, Facebook cambió su política y  permitió la publicación de posts favorables a la milicia. Con el mismo espíritu, en marzo, la plataforma autorizaba en los antiguos países del Este llamamientos al asesinato de soldados y líderes rusos. Hasta aquí los valores que inspiran a nuestros líderes, como veremos.

Nuestros medios propagan una imagen romántica de resistencia popular. Es esta imagen la que llevó a la Unión Europea a financiar la distribución de armas a la población civil. Este es un acto criminal. En mi calidad de jefe de doctrina de mantenimiento de la paz en la ONU, trabajé en el tema de la protección de civiles. Encontramos que la violencia contra los civiles ocurrió en contextos muy específicos. En particular, cuando abundan las armas y no existen estructuras de mando.

Estas estructuras de mando son la esencia de los ejércitos: su función es canalizar el uso de la fuerza hacia un objetivo. Al armar a los ciudadanos de manera desordenada, como ocurre actualmente, la UE los está convirtiendo en combatientes, con el consiguiente efecto de convertirlos en objetivos potenciales. Además, sin mando, sin objetivos operativos, la distribución de armas conduce inevitablemente a ajustes de cuentas, bandidajes y acciones más mortíferas que efectivas. La guerra se convierte en una cuestión de emociones. La fuerza se convierte en violencia. Es lo que sucedió en Tawarga (Libia) del 11 al 13 de agosto de 2011, donde 30.000 negros africanos fueron masacrados con armas lanzadas (ilegalmente) en paracaídas por Francia. Por cierto, el Instituto Real Británico de Estudios Estratégicos (RUSI) no ve ningún valor añadido en estas entregas de armas.

Además, al entregar armas a un país en guerra, uno se expone a ser considerado beligerante. Los ataques rusos del 13 de marzo de 2022 contra la base aérea de Mykolayev siguen las advertencias rusas de que los envíos de armas serían tratados como objetivos hostiles.

La UE está repitiendo la desastrosa experiencia del Tercer Reich en las últimas horas de la Batalla de Berlín. La guerra debe dejarse en manos de los militares y cuando un lado ha perdido, debe admitirse. Y si va a haber resistencia, debe estar dirigida y estructurada. Pero estamos haciendo exactamente lo contrario: estamos presionando a los ciudadanos para que vayan y luchen y, al mismo tiempo, Facebook está permitiendo llamamientos al asesinato de soldados y líderes rusos. Hasta aquí los valores que nos inspiran.

Algunos servicios de inteligencia ven en esta decisión irresponsable una forma de utilizar a la población ucraniana como carne de cañón para luchar contra la Rusia de Vladimir Putin. Este tipo de decisión asesina parecía como si se hubiera dejado en manos de los colegas del abuelo de Ursula von der Leyen. Hubiera sido mejor entablar negociaciones y así obtener garantías para la población civil que echar leña al fuego. Es fácil ser combativo con la sangre de los demás.

  1. El hospital de maternidad de Mariúpol

Es importante entender de antemano que no es el ejército ucraniano el que defiende Mariúpol, sino la milicia Azov, compuesta por mercenarios extranjeros.

En su resumen de la situación del 7 de marzo de 2022, la misión rusa de la ONU en Nueva York afirma que “los residentes informan que las fuerzas armadas ucranianas han expulsado al personal del hospital de maternidad No. 1 de la ciudad de Mariúpol y han instalado un puesto de tiro dentro de las instalaciones”.

El 8 de marzo, el medio independiente ruso Lenta.ru, publicó el testimonio de civiles de Mariúpol que contaron que el hospital de maternidad fue tomado por la milicia del regimiento de Azov, y que expulsó a los ocupantes civiles amenazándolos con sus armas. Confirman así las declaraciones del embajador ruso unas horas antes.

El hospital de Mariúpol ocupa una posición dominante, perfectamente adecuado para la instalación de armas antitanque y para la observación. El 9 de marzo, las fuerzas rusas atacaron el edificio. Según CNN, 17 personas resultaron heridas, pero las imágenes no muestran víctimas en el edificio y no hay evidencia de que las víctimas mencionadas estén relacionadas con este ataque. Se habla de niños, pero en realidad no hay nada. Puede ser cierto, pero puede ser falso. Esto no impide que los líderes de la UE lo vean como un crimen de guerra. Y esto le permite a Zelensky reclamar una zona de exclusión aérea sobre Ucrania.

En realidad, no sabemos exactamente qué pasó. Pero la secuencia de acontecimientos tiende a confirmar que las fuerzas rusas atacaron una posición del regimiento Azov y que la sala de maternidad estaba entonces libre de civiles.

El problema es que las milicias paramilitares que defienden las ciudades son incitadas por la comunidad internacional a no respetar las costumbres de la guerra. Parece que los ucranianos han repetido el escenario del hospital de maternidad de la ciudad de Kuwait en 1990, que fue totalmente escenificado por la firma Hill & Knowlton por 10,7 millones de dólares con el fin de convencer al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que interviniera en Irak para la Operación Tormenta del Desierto.

Los políticos occidentales han aceptado ataques civiles en el Donbás durante ocho años, sin adoptar ninguna sanción contra el gobierno ucraniano. Hace mucho que entramos en una dinámica en la que los políticos occidentales acordaron sacrificar el derecho internacional a su objetivo de debilitar a Rusia .

Tercera parte: Conclusiones

Como antiguo profesional de inteligencia, lo primero que me llama la atención es la ausencia total de los servicios de inteligencia occidentales en la representación de la situación durante el último año. En Suiza, los servicios han sido criticados por no haber proporcionado una imagen correcta de la situación. De hecho, parece que en todo el mundo occidental, los servicios de inteligencia se han visto abrumados por los políticos. El problema es que son los políticos quienes deciden, de nada sirve el mejor servicio de inteligencia del mundo si quien toma las decisiones no escucha. Esto es lo que sucedió durante esta crisis.

Dicho esto, mientras algunos servicios de inteligencia tenían una imagen muy precisa y racional de la situación, otros claramente tenían la misma imagen que la propagada por nuestros medios. En esta crisis, los servicios de los países de la “nueva Europa” jugaron un papel importante. El problema es que, por experiencia, los he encontrado extremadamente malos a nivel analítico, doctrinarios, carecen de la independencia intelectual y política necesaria para evaluar una situación con “calidad” militar. Es mejor tenerlos como enemigos que como amigos.

En segundo lugar, parece que en algunos países europeos, los políticos han ignorado deliberadamente sus servicios para responder ideológicamente a la situación. Por eso esta crisis ha sido irracional desde el principio. Cabe señalar que todos los documentos que se presentaron al público durante esta crisis fueron presentados por políticos sobre la base de fuentes comerciales.

Algunos políticos occidentales obviamente querían que hubiera un conflicto. En Estados Unidos, los escenarios de ataque presentados por Anthony Blinken al Consejo de Seguridad fueron solo producto de la imaginación de un Tiger Team que trabajaba para él—hizo exactamente lo mismo que Donald Rumsfeld en 2002, quien “pasó por alto” sobre la CIA y otros servicios de inteligencia que eran mucho menos asertivos acerca de las armas químicas iraquíes.

Los desarrollos dramáticos que estamos presenciando hoy tienen causas que conocíamos, pero nos negamos a ver:

  • en el plano estratégico, la expansión de la OTAN (que no hemos tratado aquí);
  • en el plano político, la negativa occidental a implementar los Acuerdos de Minsk;
  • y operativamente, los ataques continuos y repetidos contra la población civil del Donbás durante los últimos años y su aumento dramático a fines de febrero de 2022.

En otras palabras, naturalmente podemos deplorar y condenar el ataque ruso. Pero NOSOTROS (es decir: Estados Unidos, Francia y la Unión Europea a la cabeza) hemos creado las condiciones para que estalle un conflicto. Mostramos compasión por el pueblo ucraniano y los dos millones de refugiados. Está bien. Pero si hubiéramos tenido un mínimo de compasión por el mismo número de refugiados de las poblaciones ucranianas del Donbás masacradas por su propio gobierno y que buscaron refugio en Rusia durante ocho años, probablemente nada de esto habría sucedido.

Como podemos ver, más del 80% de las víctimas en Donbás fueron el resultado de los bombardeos del ejército ucraniano. Durante años, Occidente guardó silencio sobre la masacre de ucranianos de habla rusa por parte del gobierno de Kiev, sin ni siquiera intentar presionar a Kiev. Es este silencio lo que obligó a la parte rusa a actuar. [Fuente: “Víctimas civiles relacionadas con el conflicto”, Misión de Vigilancia de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ucrania]

Si el término “genocidio” se aplica a los abusos sufridos por la gente del Donbás es una pregunta abierta. El término generalmente se reserva para casos de mayor magnitud (Holocausto, etc.). Pero la definición dada por la Convención de Genocidio es probablemente lo suficientemente amplia como para aplicarse a este caso. Los estudiosos del derecho entenderán esto.

Claramente, este conflicto nos ha llevado a la histeria. Las sanciones parecen haberse convertido en la herramienta preferida de nuestra política exterior. Si hubiéramos insistido en que Ucrania cumpliera con los Acuerdos de Minsk, que negociamos y respaldamos, nada de esto habría sucedido. La condena de Vladimir Putin también es nuestra. No tiene sentido quejarse después del hecho, deberíamos haber actuado antes. Sin embargo, ni Emmanuel Macron (como garante y miembro del Consejo de Seguridad de la ONU), ni Olaf Scholz, ni Volodímir Zelensky han respetado sus compromisos. Al final, la verdadera derrota es la de los que no tienen voz.

La Unión Europea fue incapaz de impulsar la implementación de los acuerdos de Minsk; al contrario, no reaccionó cuando Ucrania bombardeaba a su propia población en el Donbás. De haberlo hecho, Vladimir Putin no habría necesitado reaccionar. Ausente de la fase diplomática, la UE se distinguió por alimentar el conflicto. El 27 de febrero, el gobierno ucraniano acordó entrar en negociaciones con Rusia. Pero unas horas más tarde, la Unión Europea votó un presupuesto de 450 millones de euros para suministrar armas a Ucrania, echando leña al fuego. A partir de entonces, los ucranianos sintieron que no necesitaban llegar a un acuerdo. La resistencia de la milicia de Azov en Mariúpol provocará incluso un impulso de 500 millones de euros para armas.

En Ucrania, con la bendición de los países occidentales, los que están a favor de una negociación han sido eliminados. Este es el caso de Denis Kireyev, uno de los negociadores ucranianos, asesinado el 5 de marzo por el servicio secreto ucraniano (SBU) por ser demasiado favorable a Rusia y considerado un traidor. El mismo destino corrió Dmitry Demyanenko, exdirector adjunto de la dirección principal de la SBU para Kiev y su región, quien fue asesinado el 10 de marzo porque era demasiado favorable a un acuerdo con Rusia: fue asesinado por la milicia Mirotvorets («pacificador»). Esta milicia está asociada con la página web Mirotvorets, que enumera a los “enemigos de Ucrania”, con sus datos personales, direcciones y teléfonos, para que puedan ser hostigados o incluso eliminados; una práctica que es punible en muchos países, pero no en Ucrania. La ONU y algunos países europeos han exigido el cierre de esta web, lo que ha sido rechazado por el parlamento ucraniano.

Al final, el precio será alto, pero es probable que Vladimir Putin logre los objetivos que se propuso. Sus lazos con Beijing se han solidificado. China se perfila como mediador en el conflicto, mientras que Suiza se suma a la lista de enemigos de Rusia. Los estadounidenses tienen que pedir petróleo a Venezuela e Irán para salir del estancamiento energético en el que se han metido: Juan Guaidó sale de la escena para siempre y Estados Unidos tiene que dar marcha atrás lastimosamente en las sanciones impuestas a sus enemigos.

Los ministros occidentales que buscan colapsar la economía rusa y hacer sufrir al pueblo ruso, o incluso piden el asesinato de Putin, muestran (incluso si han invertido parcialmente la forma de sus palabras, ¡pero no la sustancia!) que nuestros líderes no son mejores que aquellos que odiamos—porque sancionar a los atletas rusos en los Juegos Paralímpicos o a los artistas rusos no tiene nada que ver con la lucha contra Putin.

Así, reconocemos que Rusia es una democracia ya que consideramos que el pueblo ruso es el responsable de la guerra. Si no, ¿por qué buscamos castigar a toda una población por la culpa de una sola persona? Recordemos que el castigo colectivo está prohibido por los Convenios de Ginebra.

La lección que se debe aprender de este conflicto es nuestro sentido de humanidad de geometría variable. Si nos importaba tanto la paz y Ucrania, ¿por qué no alentamos a Ucrania a respetar los acuerdos que había firmado y que los miembros del Consejo de Seguridad habían aprobado?

La integridad de los medios se mide por su voluntad de trabajar dentro de los términos de la Carta de Munich. Lograron propagar el odio a los chinos durante la crisis del Covid y su mensaje polarizado conduce a los mismos efectos contra los rusos. El periodismo se despoja cada vez más del profesionalismo para volverse militante.

Como dijo Goethe: “Cuanto mayor es la luz, más oscura es la sombra”. Cuanto más desproporcionadas son las sanciones contra Rusia, más resaltan nuestro racismo y servilismo en los casos en los que no hemos hecho nada. ¿Por qué ningún político occidental ha reaccionado a los ataques contra la población civil del Donbás durante ocho años?

Después de todo, ¿qué hace que el conflicto de Ucrania sea más reprochable que la guerra de Irak, Afganistán o Libia? ¿Qué sanciones hemos adoptado contra quienes mintieron deliberadamente a la comunidad internacional para librar guerras injustas, injustificadas y asesinas? ¿Hemos buscado “hacer sufrir” al pueblo estadounidense por mentirnos (¡porque es una democracia!) antes de la guerra en Irak? ¿Hemos adoptado siquiera una sola sanción contra los países, empresas o políticos que están suministrando armas al conflicto de Yemen, considerado el “peor desastre humanitario del mundo”? ¿Hemos sancionado a los países de la Unión Europea que practican las torturas más abyectas en su territorio en beneficio de Estados Unidos?

Hacer la pregunta es responderla… y la respuesta no es bonita.

La situación militar en Ucrania: una actualización

11 abril 2022

La situación operativa

A 25 de marzo de 2022, nuestro análisis de la situación confirma la observaciones y conclusiones formuladas a mediados de marzo .

La ofensiva lanzada el 24 de febrero se articula en dos líneas de esfuerzo, de acuerdo con la doctrina operativa rusa:

1) Un esfuerzo principal dirigido hacia el sur del país, en la región del Donbás y a lo largo de la costa del Mar de Azov. Como establece la doctrina, los objetivos principales son: la neutralización de las fuerzas armadas ucranianas (el objetivo de la «desmilitarización») y la neutralización de las milicias paramilitares ultranacionalistas en las ciudades de Járkov y Mariúpol (el objetivo de la «desnazificación«). Este impulso principal está siendo liderado por una coalición de fuerzas: a través de Járkov y Crimea están las fuerzas rusas del Distrito Militar del Sur; en el centro están las milicias de las repúblicas de Donetsk y Lugansk; la Guardia Nacional de Chechenia está contribuyendo con la participación en el área urbana de Mariúpol;

2) Un esfuerzo secundario en Kiev, destinado a “acorralar” a las fuerzas ucranianas (y occidentales), para evitar que lleven a cabo operaciones contra el avance principal o incluso que tomen a las fuerzas de la coalición rusa por la retaguardia.

Esta ofensiva sigue, al pie de la letra, los objetivos definidos por Vladimir Putin el 24 de febrero. Pero, escuchando solo su propio sesgo, los «expertos» y políticos occidentales se han metido en la cabeza que el objetivo de Rusia es apoderarse de Ucrania y derrocar su gobierno. Aplicando una lógica muy occidental, ven a Kiev como el “centro de gravedad” (Schwerpunkt) de las fuerzas ucranianas. Según Clausewitz, el “centro de gravedad” es el elemento del que un beligerante deriva su fuerza y capacidad de acción, y es por tanto el objetivo principal de la estrategia del adversario. Por eso los occidentales han tratado sistemáticamente de tomar el control de las capitales en las guerras que han librado. Entrenado y asesorado por expertos de la OTAN, el Estado Mayor ucraniano ha aplicado, como era de esperar, la misma lógica, centrándose en fortalecer la defensa de Kiev y sus alrededores, dejando a sus tropas indefensas en el Donbás, a lo largo del eje del principal esfuerzo ruso.

Si uno hubiera escuchado atentamente a Vladimir Putin, se habría dado cuenta de que el objetivo estratégico de la coalición rusa no es apoderarse de Ucrania, sino eliminar cualquier amenaza para la población de habla rusa del Donbás. Según este objetivo general, el centro de gravedad “real” al que la coalición rusa intenta apuntar es el grueso de las fuerzas armadas ucranianas concentradas en el sur-sureste del país (desde finales de 2021), y no Kiev.

¿Éxito o fracaso ruso?

Convencidos de que la ofensiva rusa está dirigida a Kiev, los expertos occidentales han llegado a la conclusión lógica de que los rusos se están estancando y que su ofensiva está condenada al fracaso porque no podrán mantener la ocupación del país a largo plazo. Los generales que se han sucedido en la televisión francesa parecen haber olvidado lo que hasta un subteniente comprende bien: “¡Conoce a tu enemigo!”, no como a uno le gustaría que fuera, sino como es. Con generales así, ya no necesitamos un enemigo.

Dicho esto, la narrativa occidental sobre una ofensiva rusa que está empantanada y cuyos éxitos son escasos, también es parte de la guerra de propaganda librada por ambos bandos. Por ejemplo, la secuencia de mapas de operaciones, publicado porLiberación desde finales de febrero, casi no muestra diferencia de un día para otro, hasta el 18 de marzo (cuando los medios dejaron de actualizarlo). Así, el 23 de febrero, en France 5 [canal de televisión], la periodista Élise Vincent evaluó el territorio tomado por la coalición rusa como el equivalente a Suiza o Holanda. En realidad, sería más correcto hablar de una zona del tamaño de Gran Bretaña.

A modo de ejemplo, observemos la diferencia entre el mapa de situación a 25 de marzo de 2022 publicado por Ouest-France:

… y según lo publicado por los franceses Ministerio de las Fuerzas Armadas:

Además, cabe señalar que las fuerzas ucranianas no aparecen en ningún mapa (presentado en nuestros medios) de la situación del conflicto. Así, si bien el mapa del Ministerio de las Fuerzas Armadas de Francia ofrece una imagen un poco más honesta de la realidad, también evita cuidadosamente mencionar a las fuerzas ucranianas rodeadas en la zona de Kramatorsk.

De hecho, el mapa situacional, a partir del 25 de marzo, debería parecerse más a esto:

La Situación a 25 de marzo de 2022. [“Poussée principale”= eje principal; “poussée secondaire”= empuje secundario]. El área azul con forma de hueso marca la ubicación de la masa del ejército ucraniano (en realidad, este ejército ucraniano «masificado» se divide en varias zonas más pequeñas). Las flechas con líneas rojas muestran la ofensiva general del ejército ruso. Las flechas con líneas naranjas muestran el empuje de las fuerzas de Donbás. La línea de puntos roja muestra el avance máximo de las fuerzas de la coalición rusa.

Además, las fuerzas ucranianas nunca se indican en nuestros mapas, ya que esto mostraría que no se desplegaron en la frontera rusa en febrero de 2022, sino que se reagruparon en el sur del país, en preparación para su ofensiva, cuya fase inicial comenzó el 16 de febrero. Esto confirma que Rusia solo estaba reaccionando a una situación iniciada por Occidente, a través de Ucrania, como veremos. En la actualidad, son estas fuerzas las que están encerradas en la zona de Kramatorsk y están siendo metódicamente fragmentadas y neutralizadas, poco a poco, de manera incremental, por la coalición rusa.

La vaguedad mantenida en Occidente sobre la situación de las fuerzas ucranianas, tiene otros efectos. Primero, mantiene la ilusión de una posible victoria ucraniana. Así, en lugar de alentar un proceso de negociación, Occidente busca prolongar la guerra. Es por eso que la Unión Europea y algunos de sus países miembros han enviado armas y están animando a la población civil y voluntarios de todo tipo a ir a luchar, a menudo sin entrenamiento y sin ninguna estructura de mando real, con consecuencias mortales.

Sabemos que en un conflicto, cada parte tiende a informar para dar una imagen favorable de sus actuaciones. Sin embargo, la imagen que tenemos de la situación y de las fuerzas ucranianas se basa exclusivamente en datos proporcionados por Kiev. Enmascara las profundas deficiencias de los mandos ucranianos, a pesar de que fueron entrenados y asesorados por militares de la OTAN.

Por lo tanto, la lógica militar haría que las fuerzas atrapadas en la zona de Kramatorsk se retiraran a una línea en el Dniéper, por ejemplo, para reagruparse y realizar una contraofensiva. Pero el presidente Zelensky les prohibió retirarse. Incluso en 2014 y 2015, un examen minucioso de las operaciones mostró que los ucranianos estaban aplicando esquemas de «estilo occidental», totalmente inadecuados para las circunstancias, y frente a un oponente más imaginativo y flexible que poseía estructuras de liderazgo más ligeras. Es el mismo fenómeno hoy.

Al final, la visión parcial del campo de batalla que nos brindan nuestros medios ha hecho imposible que Occidente ayude al Estado Mayor ucraniano a tomar las decisiones correctas. Y ha llevado a Occidente a creer que el objetivo estratégico obvio es Kiev; que la “desmilitarización” tiene como objetivo la entrada de Ucrania en la OTAN; y que esa “desnazificación” tiene como objetivo derrocar a Zelensky. Esta leyenda fue alimentada por el llamamiento de Vladimir Putin a los militares ucranianos para que desobedecieran, lo que se interpretó (con gran imaginación y parcialidad) como un llamamiento para derrocar al gobierno. Sin embargo, estaba dirigido a que las fuerzas ucranianas desplegadas en el Donbás se rindieran sin luchar. La interpretación occidental hizo que el gobierno ucraniano juzgara mal los objetivos rusos y abusara de su potencial para ganar.

No ganas una guerra con prejuicios, la pierdes. Y eso es lo que está pasando. Por lo tanto, la coalición rusa nunca estuvo «en fuga» o «detenida» por una resistencia heroica, simplemente no atacó donde se esperaba. No quisieron escuchar lo que Vladimir Putin había explicado muy claramente. Por eso, Occidente se ha convertido así —voluntariamente o a la fuerza— en el principal artífice de la derrota ucraniana que se está gestando. Paradójicamente, es probablemente debido a nuestros autoproclamados «expertos» y estrategas recreativos en nuestros platós de TV que Ucrania se encuentra hoy en esta situación.

La conducta de la batalla

En cuanto al curso de las operaciones, los análisis presentados en nuestros medios provienen con mayor frecuencia de políticos o de los llamados expertos militares, que transmiten propaganda ucraniana.

Seamos claros. Una guerra, sea la que sea, es algo dramático. El problema aquí es que nuestros estrategas encorbatados están tratando claramente de dramatizar la situación para excluir cualquier solución negociada. Este desarrollo, sin embargo, está impulsando a algunos militares occidentales a hablar y ofrecer un juicio más matizado. Así, en Newsweek, un analista de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), el equivalente estadounidense de la Direction du Renseignement Militaire (DRM) en Francia, señaló que “en 24 días de conflicto, Rusia ha llevado a cabo unos 1.400 ataques y ha lanzado cerca de 1.000 misiles (a modo de comparación, Estados Unidos llevó a cabo más ataques y lanzó más misiles el primer día de la guerra de Irak en 2003)”.

Mientras que a Occidente le gusta «suavizar» el campo de batalla con ataques intensivos y prolongados, antes de enviar tropas terrestres, los rusos prefieren un enfoque menos destructivo, pero más intensivo en tropas. En France 5, la periodista Mélanie Tarvant presentó la muerte de generales rusos en el campo de batalla como prueba de la desestabilización del ejército ruso. Pero este es un profundo malentendido de las tradiciones y modos de operación del ejército ruso. Mientras que en Occidente, los comandantes tienden a dar su órdenes desde la retaguardia, sus homólogos rusos tienden a hacerlo desde el frente; en Occidente dicen: «¡Adelante!» En Rusia, dicen: “¡Seguidme Esto explica las altas pérdidas en los niveles superiores de mando, ya observadas en Afganistán, pero también habla de la selección mucho más rigurosa del personal que en Occidente.

Además, el analista de la DIA señaló que “la gran mayoría de los ataques aéreos se realizan sobre el campo de batalla, y los aviones rusos brindan ‘apoyo aéreo cercano’ a las fuerzas terrestres. El resto, menos del 20 por ciento, según expertos estadounidenses, se ha destinado a aeródromos militares, cuarteles y depósitos de apoyo”. Así, la frase “bombardeo indiscriminado [que] está devastando ciudades y matando a todos”, de la que se hacen eco los medios occidentales, parece contradecir al experto de inteligencia de EE.UU., quien señaló, “si creemos que Rusia está bombardeando indiscriminadamente, o que está fracasando en su intento de infligir más daño porque su personal no está a la altura de la tarea o porque es técnicamente inepto, entonces no estamos viendo el conflicto real”.

De hecho, las operaciones rusas difieren fundamentalmente del concepto occidental de las mismas. La obsesión de Occidente por no tener víctimas mortales en sus propias fuerzas los lleva a operaciones que son principalmente en forma de ataques aéreos muy letales. Las tropas terrestres solo intervienen cuando todo ha sido destruido. Por eso, en Afganistán o en el Sahel, los occidentales mataron a más civiles que los terroristas. Por eso, los países occidentales comprometidos en Afganistán, Oriente Medio y el norte de África ya no publican el número de víctimas civiles causadas por sus ataques. De hecho, los europeos que participan en regiones que solo afectan marginalmente su seguridad nacional, como los estonios en el Sahel, van allí solo para “mojarse los pies”.

En Ucrania, la situación es muy diferente. Uno solo tiene que mirar un mapa de zonas lingüísticas para ver que la coalición rusa opera casi exclusivamente en la zona de habla rusa; es decir, entre poblaciones que en general le son favorables. Esto también explica las afirmaciones de un oficial de la Fuerza Aérea de EE. UU.: “Sé que las noticias siguen repitiendo que Putin está atacando a civiles, pero no hay evidencia de que Rusia lo esté haciendo intencionadamente”.

A la inversa, es por la misma razón, pero de una manera diferente, por la que Ucrania ha desplegado a sus combatientes paramilitares ultranacionalistas en las principales ciudades, como Mariúpol Járkov: sin lazos emocionales o culturales con la población local, estas milicias pueden luchar incluso a costa de numerosas bajas civiles. Las atrocidades que actualmente están saliendo a la luz permanecen ocultas por los medios de comunicación francófonos, por temor a perder el apoyo a Ucrania, como señalan los medios cercanos a los Republicanos en los Estados Unidos.

Después de los ataques de “decapitación” en los primeros minutos de la ofensiva, la estrategia operativa rusa fue pasar por alto los centros urbanos y cercar al ejército ucraniano, “atrapado” por las fuerzas de las repúblicas del Donbás. Es importante recordar que la “decapitación” no pretende aniquilar al Estado Mayor o al gobierno (como tienden a entenderlo nuestros “expertos”), sino romper las estructuras de mando para impedir la maniobra coordinada de las fuerzas. Por el contrario, el objetivo es preservar las propias estructuras de mando para poder negociar una salida a la crisis.

El 25 de marzo de 2022, después de haber sellado la zona de Kramatorsk que negaba cualquier posibilidad de retirada a los ucranianos y de haber tomado la mayor parte de las ciudades de Járkov y Mariúpol, Rusia prácticamente ha cumplido sus objetivos, sólo le queda concentrar sus esfuerzos en reducir los focos de resistencia. Así, contrariamente a lo que ha afirmado la prensa occidental, no se trata de una reorientación o un redimensionamiento de su ofensiva, sino de la implementación metódica de los objetivos anunciados el 24 de febrero.

El papel de los voluntarios

Un aspecto particularmente inquietante de este conflicto es la actitud de los gobiernos europeos que permiten o alientan a sus ciudadanos a ir a luchar a Ucrania. El llamamiento de Volodímir Zelensky para unirse a la Legión Internacional para la Defensa Territorial de Ucrania, que creó recientemente, ha sido recibida con entusiasmo por los países europeos.

Alentados por los medios que presentan un ejército ruso derrotado, muchos de estos jóvenes parten, imaginando que van, literalmente, a un viaje de caza. Sin embargo, una vez allí, se topan con una gran desilusión. Los testimonios muestran que estos “aficionados” a menudo terminan como “carne de cañón”, sin tener un impacto real en el resultado del conflicto. La experiencia de los conflictos recientes muestra que la llegada de combatientes extranjeros no aporta nada a un conflicto, excepto aumentar su duración y letalidad .

Además, la llegada de varios cientos de combatientes islamistas de la región de Idlib, un área bajo control y protección de la coalición occidental en Siria (y también el área en la que dos líderes del Estado Islámico fueron asesinados por los estadounidenses) debería despertar nuestra preocupación. De hecho, las armas que estamos suministrando generosamente a Ucrania ya están en parte en manos de individuos y organizaciones criminales y ya comienzan a plantear un problema de seguridad para las autoridades de Kiev. Sin mencionar el hecho de que las armas que se promocionan como efectivas contra los aviones rusos podrían eventualmente amenazar a nuestros aviones militares y civiles.

El voluntario orgullosamente presentado por la RTBF en las noticias de las 7:30 pm del 8 de marzo de 2022 era un admirador del “Cuerpo Franc Wallonie”, voluntarios belgas que sirvieron al Tercer Reich; e ilustra el tipo de personas atraídas por Ucrania. Al final, tendremos que preguntarnos, ¿quién ganó más, [en este caso] Bélgica o Ucrania?

La distribución indiscriminada de armas bien podría convertir a la UE por o a pesar de ella— en una partidaria del extremismo e incluso del terrorismo internacional. El resultado: estamos sumando miseria sobre miseria, para satisfacer a la élites europeas más que a la propia Ucrania.

Tres puntos merecen ser destacados a modo de conclusión

  1. La inteligencia occidental, ignorada por los políticos

Documentos militares encontrados en la sede de Ucrania en el sur del país confirman que Ucrania se estaba preparando para atacar el Donbás; y que los disparos observados por los observadores de la OSCE el 16 de febrero presagiaban un brote inminente en días o semanas.

Aquí, es necesaria cierta introspección por parte de Occidente: o sus servicios de inteligencia no vieron lo que estaba sucediendo y, por lo tanto, son muy malos, o los que toman las decisiones políticas optaron por no escucharlos. Sabemos que los servicios de inteligencia rusos tienen capacidades analíticas muy superiores a las de sus contrapartes occidentales. También sabemos que los servicios de inteligencia estadounidenses y alemanes habían entendido muy bien la situación, desde finales de 2021, y sabían que Ucrania se estaba preparando para atacar el Donbás.

Esto nos permite deducir que los líderes políticos estadounidenses y europeos empujaron deliberadamente a Ucrania a un conflicto que sabían perdido de antemano, con el único propósito de asestar un golpe político a Rusia.

La razón por la que Zelensky no desplegó sus fuerzas en la frontera rusa, y declaró repetidamente que su gran vecino no lo atacaría, fue presumiblemente porque pensó que confiaba en la disuasión occidental. Esto es lo que le dijo a CNN el 20 de marzo, le dijeron claramente que Ucrania no sería parte de la OTAN, pero que públicamente dirían lo contrario. Ucrania fue así instrumentalizada para afectar a Rusia. El objetivo era el cierre del gasoducto North Stream 2, anunciado el 8 de febrero por Joe Biden, durante la visita de Olaf Scholz; y que fue seguido por un aluvión de sanciones.

  1. Diplomacia rota

Claramente, desde finales de 2021, Occidente no ha hecho ningún esfuerzo por reactivar los acuerdos de Minsk, como lo demuestran los informes de visitas y conversaciones telefónicas, en particular entre Emmanuel Macron y Vladimir Putin. Sin embargo, Francia, como garante de los Acuerdos de Minsk, y como miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, no ha respetado sus compromisos, lo que ha llevado a la situación que vive hoy Ucrania. Incluso existe la sensación de que Occidente ha tratado de echar leña al fuego desde 2014.

Así, la puesta en alerta de las fuerzas nucleares por parte de Vladimir Putin el 27 de febrero fue presentada por nuestros medios y políticos como un acto irracional o un chantaje. Lo que se olvida es que siguió a la amenaza apenas velada de Jean-Yves Le Drian, tres días antes, de que la OTAN podría usar armas nucleares. Es muy probable que Putin no se tomara en serio esta “amenaza”, sino que quisiera presionar a los países occidentales —y a Francia en particular— para que abandonaran el uso excesivo del lenguaje.

  1. La vulnerabilidad de los europeos ante la manipulación está aumentando

Hoy, la percepción que propagan nuestros medios es que la ofensiva rusa se ha resquebrajado; que Vladimir Putin es un locoirracional y por lo tanto está dispuesto a hacer cualquier cosa para romper el punto muerto en el que supuestamente se encuentra. En este contexto totalmente emotivo, la pregunta hecha por el senador republicano, Marco Rubio, durante la audiencia de Victoria Nuland ante el Congreso fue extraña, por decir poco: “Si hay un incidente o ataque con armas biológicas o químicas dentro de Ucrania, ¿tiene alguna duda de que serían los rusos los que estarían detrás del ataque?» Naturalmente, respondió ella que no hay duda. Sin embargo, no hay absolutamente ninguna indicación de que los rusos estén usando tales armas. Los rusos terminaron de destruir sus reservas en 2017, mientras que los estadounidenses aún no han destruido las suyas.

Quizás esto no signifique nada. Pero en la atmósfera actual, se cumplen todas las condiciones para que ocurra un incidente que empujaría a Occidente a involucrarse más, de alguna forma, en el conflicto ucraniano (un incidente de “falsa bandera”).

1 Comentario

  1. Buenas noches compañeros, excelente nota, es impresionante la hipocresía del imperialismo y de ciertos sectores de izquierda que con tal de ser políticamente correctos se ponen del lado de EEUU y sus lacayos de la OTAN, al parecer se confunde la invasión Rusa a Ucrania con la lucha de Vietnam o la Guerra Civil Española, es llamativo que no se dan marchas en todo el mundo como fue durante Vietnam o previo a la guerra de Irak, les dejo un fuerte abrazo desde Buenos Aires y gracias por el material que nos hacen llegar, el cual me leo apasionadamente.
    Revolucionarios saludos Pablo

Comments are closed.