Gran Bretaña: Boris Johnson se va – comienza un nuevo capítulo en la crisis del régimen

0
115

Después de meses de crisis y escándalos, ante una creciente rebelión en sus filas, Boris Johnson finalmente ha caído sobre su espada. Pero la partida del líder tory no resolverá ningún problema para la clase dominante. En cambio, se avecinan acontecimientos explosivos.

El primer ministro laborista, Harold Wilson, comentó una vez que una semana es mucho tiempo en política. Sin embargo, dado el ritmo actual de los acontecimientos en una Gran Bretaña asolada por la crisis, parece que los acontecimientos políticos ahora se pueden medir por horas.

Marx hizo una observación similar, pero más profunda, cuando afirmó que había períodos de calma y quietud donde las décadas pasaban sin apenas cambios como si fueran solo días; y otros periodos de tormenta y tensión, en los que la experiencia de décadas se concentraba en el espacio de apenas unos días.

Gran Bretaña, no hace mucho era considerada uno de los países capitalistas más estables, ahora está viviendo claramente uno de los más inestables. Hemos entrado en una nueva época: una de giros bruscos y cambios repentinos.

Desde los referéndums sobre la independencia escocesa y el Brexit, hasta el auge del movimiento Corbyn y el caos interminable en el Partido Tory: el panorama político del país se ha visto sacudido por un terremoto tras otro.

La dimisión de Boris Johnson, sin embargo, lejos de poner fin a esta inestabilidad y turbulencia, está destinada a intensificarla. Se abre un nuevo capítulo en la crisis del capitalismo británico.

Desastre Conservador

Tras un torrente de sordidez y escándalo en los últimos meses, desde la debacle de Patterson hasta la saga del partygate, el dique finalmente comenzó a reventar el martes de esta semana.

La renuncia de dos miembros prominentes del gabinete, Rishi Sunak y Sajid Javid, ex canciller y secretario de salud, respectivamente, desencadenó una avalancha de salidas de la bancada de Johnson, lo que llevó al colapso dentro del Partido Tory.

Los ministros renunciaban a velocidades récord. Solo dos días después de haber sido nombrados secretario de educación y canciller, por ejemplo, los parlamentarios conservadores Michelle Donelan y Nadhim Zahawi, respectivamente, renunciaron y pidieron al primer ministro que se fuera.

El 6 de julio por la noche, incluso los leales acérrimos, como la jefa de la ministra del Interior, Priti Patel, estaban presionando a Johnson para que renunciara. El magnate conservador Michael Gove incluso fue despedido por el primer ministro por su insubordinación.

Barco hundiéndose

El catalizador nominal de esta rebelión masiva fue el caso Pincher (un caso de acoso homosexual), después de que se revelara que Johnson había fingido ignorar la grave mala conducta de uno de sus látigos parlamentarios.

En verdad, sin embargo, está claro que los parlamentarios simplemente buscaban una excusa, un casus belli, para lanzar su golpe palaciego, luego de la humillante derrota del partido en las elecciones parciales de Tiverton y Wakefield, y al no haber logrado expulsar a su rancio líder en el voto de confianza del mes pasado.

Siempre ajeno a la realidad, Johnson parecía decidido a aferrarse en todo momento. El 6 de julio por la noche, con su gabinete abandonándolo, como ratas de un barco que se hunde, Boris estaba sugiriendo que caería peleando.

Pero en la mañana del jueves 7 de julio, el Primer Ministro caído en desgracia finalmente admitió la derrota. Sin embargo, la advertencia es que tiene la intención de permanecer como primer ministro «interino» hasta el otoño, mientras se elige un nuevo líder tory.

Sin embargo, en una señal de lo poco que valen sus promesas, y temiendo el daño que su líder cojo podría infligir mientras tanto, sus propios parlamentarios exigen una transición de poder más inmediata.

En cualquier caso, con los parlamentarios conservadores boicoteando el gabinete de Johnson, negándose a asumir ningún cargo ministerial para no ser contaminados y empañados por la asociación, el gobierno está efectivamente paralizado.

Coro ensordecedor

El concurso para suceder a Boris comienza ahora. Algunos contendientes, como la fiscal general Suella Braverman, ya se han lanzado al ruedo. Y una larga lista de otras figuras de alto perfil se unirán a ella.

Los probables aspirantes al liderazgo incluyen a la secretaria de Relaciones Exteriores Liz Truss, el canciller recién nombrado Nadhim Zahawi y al secretario de defensa Ben Wallace. También se rumorea que Sunak y Javid están haciendo una oferta para el puesto principal, al igual que los posibles candidatos en la sombra, Penny Mordaunt y Tom Tugendhat.

Todos estos réprobos, pícaros y reaccionarios intentarán cuadrar un círculo: presentándose a sí mismos como un ‘par de manos seguras’, ofreciendo una ruptura con el caos de la era de Boris, al mismo tiempo que apelan a las rabiosas filas de los conservadores: aquellos que en última instancia deciden quién liderará su grupo a continuación.

Al hacerlo, esta pandilla de degenerados se entregarán a sí mismos para demostrar cuán duros serán: contra los sindicatos; contra Bruselas; contra Escocia; contra Putin; contra el movimiento antirracista; y contra refugiados y migrantes.

Las llamadas voces «moderadas», a su vez, serán ahogadas por un coro ensordecedor de chovinismo, ultraliberalismo y racismo.

Mientras tanto, quienes en el establishment esperan un reinicio, un regreso a la ‘normalidad’, pronto se darán cuenta de que el Partido Tory tiene una nueva normalidad, en la que las personas ‘sensatas’ han sido encerradas en la Torre de Londres, mientras que la payasos, ladrones y charlatanes se apoderan de la corte.

Guerra civil

Mientras tanto, el propio partido será consumido por una guerra civil abierta. A pesar de toda su imprudencia y egoísmo, Johnson fue, al menos inicialmente, una figura unificadora. Pero con él fuera, todo el infierno se desatará, con facciones rivales alineándose detrás de sus campeones mientras se destrozan unos a otros.

Al principio, Boris unió a todas las diversas alas de los Tories detrás de él: los nuevos parlamentarios del «Muro Rojo» del norte y los de las fortalezas y condados tradicionales del sur; a los thatcheristas que quieren impuestos más bajos y «disciplina fiscal», y a una nueva generación que exige «nivelación» y gasto estatal en infraestructura y servicios públicos.

Ahora, lo único que une a estas damas y caballeros heterogéneos es su odio unánime por el exlíder tory.

Por lo tanto, el Partido Conservador está destinado a ser desgarrado por sus propias contradicciones internas y fuerzas centrífugas. Y eso es antes de que un tsunami de estanflación, huelgas y agitación social los golpee de arriba hacia abajo.

Gobierno de crisis

En tales condiciones, la clase dominante puede comenzar a considerar seriamente la idea de unas elecciones generales anticipadas, con la esperanza de traer una coalición capitalista formada por los laboristas de ‘Sir’ Keir Starmer y los Demócratas-Liberales resurgentes, que probablemente obtendrán ganancias a costa de los tories en plazas rurales y suburbanas.

Sin embargo, tal gobierno sería un gobierno de crisis desde el primer día, con una inflación prevista que alcanzará el 11% este otoño, a medida que se eleva aún más el límite del precio de la energía, y con la economía del Reino Unido encaminándose a una nueva recesión.

Al ingresar al Número 10 de Downing Street, por lo tanto, el nuevo primer ministro Starmer sería recibido de inmediato con golpes en la puerta de los trabajadores que exigirán un aumento salarial adecuado y de los hogares de la gente común que exigirán medidas de emergencia para enfrentar la catástrofe de un costo de vida cada vez peor.

Al mismo tiempo, el líder laborista ha dejado claro de qué lado está: oponerse a las huelgas; apoyar el imperialismo occidental; y superar a los Conservadores cuando se trata de ondear banderas y adular a los grandes negocios.

Un gobierno de Starmer, en definitiva, estaría al servicio de la clase dominante. Y dentro de los confines del capitalismo, sería incapaz de ofrecer ninguna solución real a los problemas a que se enfrenta la clase trabajadora. En cambio, después de la más breve de las lunas de miel, si es que hay alguna, llevaría a cabo más austeridad y ataques, lo que significaría más luchas explosivas en el frente industrial y en las calles.

Las fuerzas del marxismo

Por lo tanto, los trabajadores y la juventud deben organizarse y movilizarse para hacer campaña por unas elecciones generales desde su propia posición de clase, con el fin de expulsar a todos los Conservadores: no solo para derrocar a este gobierno decrépito, sino para derrocar todo el sistema podrido que representan.

Ahora más que nunca, en este sentido, los sindicatos deben coordinar su acción y unir todas sus batallas en un diluvio de lucha combativa, ligada a la lucha por el socialismo.

Hemos entrado en aguas desconocidas. El capitalismo británico navega hacia una tormenta perfecta. Solo las ideas del marxismo pueden proporcionar una brújula a través de esta vorágine.

Únete a nosotros, por lo tanto, para ayudarnos en las tareas más urgentes y apremiantes: construir las fuerzas del marxismo, en Gran Bretaña e internacionalmente, y prepararse para los acontecimientos revolucionarios que se avecinan. Nunca ha habido una causa mayor.


Ver también: https://www.marxist.com/video-los-motivos-reales-de-la-dimision-de-boris-johnson.htm