Estados Unidos: El enjuiciamiento de Trump profundiza la crisis del régimen

0
177

En otra señal más de la creciente inestabilidad de la política burguesa estadounidense, se han presentado cargos penales contra un ex presidente por primera vez en la historia de Estados Unidos.

Se ha echado más leña al fuego en los basureros de la política estadounidense. Por primera vez en la historia de los Estados Unidos, se han presentado cargos penales contra un ex presidente de los Estados Unidos. El hecho de que Trump sea el actual favorito para la candidatura presidencial Republicana de 2024 hace que el país se adentre aún más en aguas “sin precedentes” e “inexploradas” a medida que se intensifica la crisis del régimen.

Después de semanas de especulaciones y mayor seguridad en las calles de la ciudad de Nueva York, un gran jurado de Manhattan acusó formalmente a Trump el 30 de marzo y fue procesado el 4 de abril. Como era de esperar, Trump se declaró inocente de los 34 cargos. Si es declarado culpable, podría enfrentar hasta a tres años de prisión, aunque la sentencia quedaría a discreción del tribunal y no se garantiza tiempo en prisión. Incluso si es condenado, podría postularse y servir como presidente, aunque estar en prisión podría complicar un poco las cosas.

Este es la última de toda una serie de primicias “sin precedentes”, desde la crisis de Covid hasta la Guerra de Ucrania, las campañas de Sanders hasta la victoria de Trump, el levantamiento de Black Lives Matter hasta el caos electoral de 2020 y los disturbios posteriores el 6 de enero en el Capitolio, esto es todavía otra señal de la creciente inestabilidad de la política burguesa estadounidense en la década de 2020.

Cargos presentados contra Trump

Los fiscales alegan que Trump trató repetida y fraudulentamente de socavar la integridad de una elección al orquestar un esquema ilegal para ocultar información dañina al público votante. Los cargos se derivan de los pagos secretos realizados a la actriz de cine para adultos Stormy Daniels, la modelo de Playboy Karen McDougal y a un portero de la Torre Trump en vísperas de las elecciones de 2016. Cada cargo se relaciona con una entrada específica en los registros comerciales de la Organización Trump.

El exabogado y apañador de Trump, Michael Cohen, pagó al abogado de Daniels 130.000 dólares de su propio bolsillo para evitar que revelara detalles sobre un romance de 2006 con el entonces candidato presidencial. Posteriormente, la Organización Trump reembolsó a Cohen $420,000 durante 12 meses, llamándolos “honorarios legales”, y Trump firmó seis de los cheques mensuales. En el caso de McDougal, recibió un pago de $150,000 en nombre de Trump de parte de American Media, Inc., mientras que el portero, que alega que Trump tuvo un hijo fuera del matrimonio, recibió $30,000 de la misma fuente.

Todos estos pagos fueron efectivamente donaciones de campaña destinadas a afectar el resultado de una elección federal. Se alega que Trump falsificó a sabiendas documentos de la empresa, un delito menor estatal, para encubrir otro delito, donaciones de campaña presidencial no registradas, convirtiéndolas así en delitos graves. Si el fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, puede o no conseguir una condena por tales cargos cuando no tiene jurisdicción a nivel federal, se probará en la corte.

Por su parte en el complot, Michael Cohen cumplió 13,5 meses en una prisión federal después de declararse culpable en 2018 de cargos federales de evasión de impuestos, fraude y violaciones de financiación de campañas. Durante su defensa, Cohen culpó directamente a Trump, y es probable que sea un testigo clave para la acusación, a pesar de ser un perjuro condenado.

Como los presidentes en ejercicio no pueden ser acusados, el gobierno federal cerró el caso de Trump durante su mandato. Sin embargo, el entonces fiscal de distrito de Manhattan, Cy Vance, abrió una investigación estatal sobre la falsificación de los registros de la empresa, que heredó el fiscal de distrito recién elegido, Alvin Bragg, también Demócrata. Bragg parecía inclinado a abandonar todo el asunto, pero después de que aumentara la presión en los círculos liberales, convocó a un gran jurado y presentó cargos.

Primera acusación contra un expresidente de EE.UU

Después de llegar al juzgado de Nueva York en el centro de Manhattan, Trump fue arrestado formalmente y se le tomaron las huellas dactilares antes de escuchar los cargos en su contra, una experiencia humillante para alguien obsesionado con no ser visto nunca como un “perdedor”, aunque políticamente útil, desde su punto de vista. La próxima audiencia en persona en Nueva York no está programada hasta el 4 de diciembre. Si los abogados de Trump no pueden detener el caso antes de esa fecha, es posible que veamos a Trump enjuiciado, un proceso que podría prolongarse hasta bien entrada la campaña presidencial de 2024.

Al salir de la corte, el abogado principal de Trump, Joe Tacopina, comenzó de inmediato la campaña de manipulación: “Me sorprende que un fiscal estatal intente procesar algo tan insignificante como esto y lo procese una violación de las leyes electorales federales cuando son de carácter fiscal, lo que realza aún más la posición que hemos defendido todo el tiempo de que se trata de una persecución política, un enjuiciamiento político y la instrumentalización del sistema de justicia que sinceramente me enferma”.

Como dice el adagio, un gran jurado acusaría a un sándwich de jamón. Todo lo que se necesita para una acusación es una mayoría simple. Pero se requiere una decisión unánime para condenar, y los miembros del jurado deben estar convencidos más allá de toda duda razonable de que se ha cometido un delito. El caso contra Trump de ninguna manera es pan comido, pero es poco probable que el establishment de Nueva York se arriesgue a presentar cargos en un caso de tan alto perfil si no pensara que tiene una base sólida.

Si Trump es exonerado, reforzaría aún más sus credenciales entre sus seguidores. Pero incluso si es condenado, sería visto por millones como un mártir, y su profecía sobre la persecución política y un sistema amañado se haría realidad. Al estilo típico de Trump, él jugó la carta de la víctima, arremetiendo contra el establishment liberal cuando se anunció la acusación por primera vez:

“Esto es persecución política e interferencia electoral al más alto nivel en la historia… Creo que esta caza de brujas resultará contraproducente para Joe Biden. El pueblo estadounidense se da cuenta exactamente de lo que los Demócratas de izquierda radical están haciendo aquí. Todo el mundo puede verlo. Entonces, nuestro Movimiento y nuestro Partido, unidos y fuertes, primero derrotaremos a Alvin Bragg, y luego derrotaremos a Joe Biden, y vamos a sacar a todos y cada uno de estos Demócratas retorcidos de sus cargos para que podamos ¡HACER AMÉRICA GRANDE OTRA VEZ! ”

Y, desviando convenientemente la atención de otro resurgimiento del debate sobre el control de armas tras el tiroteo masivo en Nashville, Tucker Carlson comentó que “probablemente no sea el mejor momento para renunciar a tu AR-15”.

Después de regresar a Mar-a-Lago de la lectura de cargos, Trump se dirigió a una pequeña multitud de simpatizantes que cantaban “EE. UU.”: “El único delito que he cometido es defender sin temor a nuestra nación de quienes buscan destruirla”. Tras referirse a las elecciones de 2020 “robadas” y al presidente Biden, agregó que “nuestro país se está yendo al carajo”.

El juez presidente, Juan Merchan, no declaró el secreto de sumario contra Trump, pero solicitó que tanto él como la fiscalía reprimieran los ataques personales. Agregó: “Absténgase de hacer comentarios o de participar en conductas que tengan el potencial de incitar a la violencia, crear disturbios civiles o poner en peligro la seguridad o el bienestar de cualquier persona”. Sin embargo, fiel a su estilo, Trump pasó directamente al modo de ataque después de la audiencia, lanzando ataques personales contra el juez Merchan y el fiscal de distrito, Bragg.

Trump ha hecho una carrera obstaculizando investigaciones de todo tipo. Nunca antes se había enfrentado a cargos penales e incluso sobrevivió a dos juicios políticos presidenciales. Después de que sus tuits de pánico sobre un arresto inminente el 21 de marzo quedaron en nada, aparentemente creyó que la acusación no llegaría después de todo e incluso bromeó sobre las “esposas de oro”.

Dado su éxito de toda la vida en evadir las consecuencias, parece haber fusionado las relaciones públicas y las redes sociales con la ley. Pero como descubrieron Al Capone, John Gotti y El Chapo, el brazo de la ley es largo, e incluso las rachas más afortunadas eventualmente se agotan.

Desafortunadamente para Trump, los cargos a los que se enfrenta en Nueva York pueden ser la menor de sus preocupaciones. Según fuentes internas, es probable que a principios de mayo se presente una acusación por interferencia electoral en Georgia. Y los posibles cargos federales relacionados con su papel en el asalto al Capitolio del 6 de enero y su retención de documentos clasificados en su residencia de Mar-a-Lago aún pueden estar pendientes.

¿Qué hay detrás de los esfuerzos para condenar a Trump?

Como hemos explicado anteriormente, las diversas causas judiciales contra Trump constituyen una respuesta orgánica de los representantes más sesudos del capitalismo para eliminar este “elemento canalla” como factor político. Contrariamente a los desvaríos de algunos en la extrema derecha, esta no es una conspiración tipo Illuminati por parte del “Estado profundo”. Pero claramente hay un impulso de los partidarios Demócratas en diferentes niveles para evitar que Trump consiga un segundo mandato en la Casa Blanca. Aunque Trump es un capitalista, su individualismo intransigente es un lastre, y la gran mayoría de su clase quiere sacarlo de la ecuación política, incluidos muchos en el Partido Republicano.

Desde el punto de vista de la mayor parte de la clase dominante, el mandato de Trump fue un peligroso ejemplo de la locura de la presidencia estadounidense. Una y otra vez rompió “las normas” y puso sus propios intereses por encima de los intereses del sistema en su conjunto. Esto fue particularmente cierto con respecto a la transferencia de poder. La clase dominante necesita mostrarle a Trump y a otros que pudieran considerar este camino que no tolerarán tal comportamiento.

El sistema de “justicia” suele hacer la vista gorda ante los delitos de cuello blanco como los que se acusa a Trump. De hecho, durante su carrera de medio siglo en el sector inmobiliario, Trump sin duda cometió muchos de esos delitos sin enfrentarse a ninguna consecuencia legal. Pero ahora, se debe hacer de él un ejemplo, como una advertencia para aquellos que quieren entrar en el juego pero insisten en desafiar las reglas colectivas de los capitalistas. No se trata de “igualdad ante la ley”, ya que no existe tal cosa en una sociedad dividida en clases. Se trata de recordar a los políticos, incluso a un ex presidente, quién dirige realmente el país.

Como es bien sabido, Trump tiene un núcleo duro de partidarios de vida o muerte que lo respaldarán pase lo que pase. Pero 15 años después de 2008, la mayoría de los estadounidenses están cansados de la inestabilidad constante de la vida bajo el capitalismo. Trump es sinónimo de caos y, para muchos, los últimos problemas legales de Trump pueden haber sido un punto de inflexión. Como dijo CNN, esto es simplemente lo último de “una saga agotadora… [empujando] a la nación hasta el punto del agotamiento y profundizando su polarización”.

Una encuesta realizada por CNN antes de su comparecencia encontró que el 60 % de los estadounidenses aprueba la acusación, aunque las tres cuartas partes dijeron que la política jugó al menos algún papel, y el 52 % dijo que jugó un papel importante.

En el período previo a la acusación, Trump advirtió sobre “muerte y destrucción potenciales” si fuera acusado. Después del levantamiento masivo de George Floyd y de las travesuras de los trumpistas el 6 de enero, cuando asaltaron el Capitolio, el Estado esta vez no quiso tomar riesgos y la policía de Nueva York de 35.000 efectivos se movilizó fuertemente.

Sin embargo, aparte de las amenazas dispersas de violencia contra Alvin Bragg y otras personas estrechamente involucradas en la acusación, las autoridades no encontraron nada que se aproxime a la coordinación abierta de las protestas observadas en las semanas previas al 6 de enero. Más de 1.000 personas que participaron en el asalto del Capitolio han sido acusadas de delitos hasta el momento, lo que ha tenido un efecto disuasorio. Como resultado, algunos de los antiguos partidarios más virulentos de Trump no tenían interés en apoyarlo esta vez.

Según el New York Times: “Una persona cercana al Sr. Trump, que pidió no ser identificada por el deseo de no enfadarlo, dijo que el expresidente probablemente estaría decepcionado por el verdadero resultado de su llamamiento a protestar. La mayoría de las personas, dijo la persona, se sintieron ‘mordidas’ por los arrestos después de los disturbios del 6 de enero y la falta de ayuda financiera del Sr. Trump”.

Como resultado, Jesse Kelly, un reputado locutor de radio derechista, instó a los partidarios a mantenerse alejados de las protestas y declaró que el abandono de los manifestantes del 6 de enero por parte de Trump “es un abuso contra sus seguidores y lo desprecio”. Ali Alexander, un organizador clave de las manifestaciones “Stop the Steal” que precedieron a los eventos del Capitolio, también desalentó a los partidarios de ir a Nueva York y tuiteó que “la prudencia es una virtud”. Incluso el fanático teórico de la conspiración Alex Jones se negó a presentarse para apoyar a Donald.

La clase dominante entre la espada y la pared

Sin embargo, aunque las capas más entusiastas de su base no se movilizaron, Trump todavía tiene un control férreo sobre sectores significativos de las bases Republicanas. Entonces, mientras lucha por restablecer el control sobre el partido, el establishment partidario debe ponderar cuidadosamente, y les guste o no Trump, deben prestar atención y elegir un bando.

El senador Ted Cruz calificó la acusación como “una escalada catastrófica en la militarización del sistema de justicia”. El presidente de la Cámara, Kevin McCarthy, dice que investigará a Alvin Bragg. Y el gobernador de Florida, Ron DeSantis, calificó los cargos de “antiestadounidenses” y prometió que su Estado no ayudaría en los procedimientos de extradición contra su rival. El hecho de que la ventaja de ocho puntos de Trump sobre DeSantis aumentara a 26 puntos después de la acusación podría haber influido en sus cálculos.

Sin embargo, otros, en particular el senador Republicano Mitch McConnell, dejaron que Trump “girara en el viento” el día que fue procesado y comentaron en cambio sobre el ingreso de Finlandia a la OTAN.

No siempre toda prensa es buena, pero la acusación ha puesto a Trump de lleno en los titulares después de un comienzo de relativamente baja visibilidad para su campaña de 2024, y lo ayudó a recaudar $ 4 millones en 24 horas. Como dijo Maggie Haberman del New York Times, la acusación se ha convertido en la compañera de fórmula de Trump. Y como opinó un experto Republicano, los Demócratas simplemente lograron darle a Trump las primarias Republicanas.

Algunos especulan que los Demócratas quieren realmente que Trump gane la nominación. Creen que Trump sería más fácil de vencer en 2024 que un candidato de “trumpismo sin Trump” como DeSantis, que tiene un bagaje personal menos manifiesto. Las primarias y los caucus republicanos siempre viran más hacia la derecha, por lo que los candidatos deben apelar a los elementos más rabiosos que se necesita para ganar la nominación mientras buscan ganar votantes indecisos en el llamado “centro” en las elecciones generales.

Y si Trump gana la nominación a pesar de las fuerzas dispuestas en su contra, los Demócratas esperan que la distracción y la prensa negativa sobre este y otros casos potenciales le restarían los suficientes votos para asegurarles un margen de victoria en el antidemocrático Colegio Electoral (la asamblea conjunta de los delegados de ambos partidos elegidos en cada Estado y que nombran en última instancia al presidente de EEUU).

Tales son los salvajes y maravillosos giros y vueltas del capitalismo estadounidense en su época de decadencia podrida y madura, con acontecimientos sin precedentes y crisis políticas al acecho en cada esquina. Los procedimientos contra Trump servirán como un acelerador de las “guerras culturales”, intensificando aún más la polarización distorsionada en la sociedad estadounidense. Será utilizado por ambos partidos para atravesar la polarización de clases que está surgiendo orgánicamente sobre la base de la crisis económica.

Muchas corrientes peligrosas están convergiendo a medida que nos acercamos a las elecciones de 2024, y con otra crisis económica que se avecina, la clase dominante está entre la espada y la pared. Cualquier cosa que hagan para restablecer el equilibrio económico alterará el equilibrio político y social, y viceversa. En este contexto, tener un sociópata narcisista como candidato presidencial viable no ayuda al régimen, por decir lo menos. Y si esta es su respuesta a un multimillonario derechista defensor del capitalismo, imagínense lo que harán en el futuro a un candidato independiente de clase que movilice a la clase trabajadora para luchar por el socialismo.

¡Solo el socialismo puede vencer al trumpismo!

Todo esto exacerba aún más la crisis de confianza en las instituciones del dominio burgués. De hecho, solo tres de cada diez encuestados sienten que la acusación “fortalece la democracia estadounidense”. Pero sacar a Trump de la escena será más fácil decirlo que hacerlo. Incluso si tienen éxito, podría desencadenar consecuencias imprevistas y potencialmente aún más desastrosas. O, si Trump es despreciado por su partido actual, ¿quién puede decir que no lanzaría una campaña independiente, desviando enjambres de votantes descontentos y destripando al Partido Republicano en el proceso?

Trump es totalmente reaccionario y enemigo de la clase trabajadora, pero los marxistas no deben tener ninguna confianza en la justicia burguesa ni en los Demócratas. El trumpismo y el liberalismo son dos caras de la misma moneda capitalista. No debemos caer en las porras liberales de quienes proclaman esto como una victoria de la “justicia” y del “Estado de derecho”. Sobre el papel, “nadie está por encima de la ley”. Pero como toda persona pobre sabe, este dictamen se aplica de manera muy diferente a quienes tienen riqueza y poder y a quienes no.

Es el declive orgánico del capitalismo estadounidense lo que ha producido el trumpismo en primer lugar. A menos que y hasta que ese mismo sistema sea derrocado, la polarización y el caos que actualmente representa este fenómeno solo continuarán y se profundizarán.

La razón por la que los problemas de la clase trabajadora no están al frente y en el centro del debate político actual se basa en gran medida en los líderes sindicales colaboracionistas de clase y la llamada “izquierda”. Si hubieran roto de manera decisiva con los Demócratas y lanzado un partido de trabajadores independiente en 2016 o antes, el panorama político y el debate nacional serían completamente diferentes. El atractivo demagógico de Trump para un gran número de votantes enojados de la clase trabajadora se vería profundamente socavado, y ambos partidos capitalistas tendrían la espalda contra la pared.

Por eso decimos una vez más: ¡solo el socialismo vence a Trump y al trumpismo! Solo la revolución socialista y la llegada al poder de un gobierno obrero pueden sentar las bases de un mundo de verdadera igualdad y justicia para todos.