Entrevista a José Magallanes, delegado del INTI, procesado junto al resto de la Junta Interna

0
119

La Junta Interna del INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) ha sido citada a juicio oral para comienzos del mes de junio, acusada de promover un corte en la Avenida General Paz de la Capital federal el pasado mes de octubre, cuando estaban desarrollando un plan de lucha votado en asamblea por mejoras salariales. Entrevistamos al compañero José Magallanes, delegado sindical y miembro de de la Junta Interna del INTI. En esta entrevista, el compañero nos explica cuáles son los reclamoclamosamos de los trabajadores del INTI, las medidas que piensan tomar para enfrentar el juicio, y sus impresiones sobre el movimiento sindical y el conflicto del campo.

"Es nuevo ataque contra los que luchan por sus derechos legítimos"

La Junta Interna del INTI (Instituto Nacional de Investigaciones Industriales) ha sido citada a juicio oral para comienzos del mes de junio, acusada de promover un corte en la Avenida General Paz de la Capital federal el pasado mes de octubre, cuando estaban desarrollando un plan de lucha votado en asamblea por mejoras salariales. Entrevistamos al compañero José Magallanes, delegado sindical y miembro de de la Junta Interna del INTI. En esta entrevista, el compañero nos explica cuáles son los reclamos de los trabajadores del INTI, las medidas que piensan tomar para enfrentar el juicio, y sus impresiones sobre el movimiento sindical y el conflicto del campo.

El Militante- ¿Qué labor desarrollan el INTI y sus trabajadores?

José Magallanes- El INTI hace lo que se llama I+D, es decir investigación y desarrollo, que es la investigación aplicada. Es decir, es un organismo estatal de homologación y certificación de materiales y procesos, y da apoyo a pequeños y medianos empresarios, que es la veta más importante que cumple el INTI. Tiene 1900 trabajadores. La mayoría está concentrada acá, en el Parque Tecnológico Miguelete, pero tiene centros distribuidos en el interior del país.

Cada proceso industrial, cada manufactura que se hace en el país, pasa por el INTI para ensayar la calidad del producto, del procedimiento. Quiero decir que, por ejemplo, en Río Negro está el centro de frutas, en 9 de Julio está el centro de oleaginosas y cereales. Acá están el centro de las carnes, el centro de investigación de la Industria de la Construcción, etc.

Ahora se han firmado algunos convenios con el gobierno de Venezuela sobre intercambio y transferencia de tecnología. Se van a desarrollar una serie de emprendimientos allá, y el INTI va a apoyar mucho en eso. El año pasado estuvo el compañero Chávez, justamente en el marco de la firma de esos acuerdos.

EM- ¿Cuáles son los reclamos más sentidos por los trabajadores del INTI?

JM- Bueno, justamente por todo eso que comenté casi la mitad de los trabajadores del INTI son profesionales de un nivel académico importante. El problema es que en este país, como en cualquier país dependiente, la investigación y el desarrollo independiente están muy acotados por las potencias centrales, por el imperialismo. Y eso se traduce a la corta y a la larga en los salarios que se cobran. Nosotros, el año pasado, conseguimos un convenio colectivo que establece, por primera vez en la historia del INTI, una carrera laboral y permite la movilidad dentro de esa carrera. Es decir, cada tres años uno va creciendo en el aspecto profesional, y salarial obviamente.

De todas maneras, los salarios de los trabajadores del INTI son bajos. Quizás no tanto comparados con los de otros trabajadores del país, pero acá estamos cobrando un básico de 2.000 pesos para auxiliares, 2.400 para técnicos y 3.000 para profesionales adicionales. Como verás son salarios muy bajos si tenemos en cuenta que la canasta familiar ronda hoy los 3.140 pesos.

EM- Ustedes han sido citados a un juicio oral, para principios de junio, por el corte en la Gral. Paz en el mes de octubre pasado. ¿Cómo está la causa y qué medidas se están planteando de respuesta, para frenarla o para enfrentarla?

JM- Nosotros, el año pasado, salimos a un plan de lucha fuerte en reclamo de aumento salarial y por el convenio colectivo, y fuimos redoblando la apuesta de acuerdo a lo que se iba votando en las asambleas. Al principio marchábamos sobre la calzada de la colectora de la Avenida General Paz, dejando un carril libre para no interrumpir del todo el tránsito. Y el presidente del INTI recurrió a un método muy jodido porque, justamente, en medio de las negociaciones paritarias nos mete la denuncia. Y el juzgado 26 de Primera Instancia de la Ciudad de Buenos Aires (Justicia Contravencional y de Faltas) levanta esa denuncia y lo acelera a fondo. Entonces, nos citan ahora para juicio oral – de una forma muy rápida- para el 3, 5 y 10 de junio próximos.

Nosotros, lo que estamos haciendo ahora es llamar a todos los luchadores, a todo el que se quiera sumar, a plegarse en el repudio contra este nuevo ataque hacia los que luchan por sus derechos legítimos. Yo creo que no deberíamos dejar pasar la oportunidad porque, además de eso, habría que levantar el reclamo del desprocesamiento de los más de cinco mil luchadores que hay en el país, todos por luchar por sus derechos. Los abogados de ATE, que son los que nos están llevando el caso, recusaron al juez. Y hoy me dijeron los compañeros que es probable que la fecha del juicio se postergue o se modifique. De todas maneras, como es tan poco el plazo que tenemos y eso no es seguro, en principio mantenemos como probable la fecha de juicio el 3, 5 y 10 de junio, a las diez de la mañana. Por eso queremos darle una difusión amplia, e invitar a todos los compañeros.

A nosotros, obviamente, nos interesa que los compañeros del INTI se movilicen masivamente. De todas maneras es importante que todas las organizaciones sociales tomen este reclamo, no para hacer una movilización impresionante, pero sí mandar una comisión, adhesiones, todo eso suma. Porque el gobierno pulsea siempre en este tipo de casos, en un tira y afloja, si ve que los trabajadores no reaccionan o no resisten, después avanzan sobre otros casos que tienen pendientes. Entonces, para evitar que no llegue a eso, es importante que cada vez que citan a un compañero por luchar, ir a dar una respuesta.

EM- ¿Cómo ves el panorama sindical acá en el país? En tu opinión ¿cuáles son las tareas que debería afrontar el activismo clasista?

JM- Mirá, es una pregunta que demandaría una hora de charla, pero yo te la voy a simplificar. Los militantes, los activistas responsables, sobre todo, deben apelar a la más amplia unidad de criterios. Dejar de lado un poquito el sectarismo, llamar a participar a todos, admitir que uno puede estar equivocado, que comete errores, y sobre esa base amplia, convocar a todos los compañeros a que salgan a luchar por sus derechos.

Yo creo que la situación del país está pronta a cambiar, por lo menos en el sujeto social que es el movimiento obrero. Está pronta a cambiar y van a salir masivamente a la lucha por recomposiciones salariales y otros derechos.

Por otra parte, el conflicto del campo lo que dejó al desnudo fue que el gobierno de Cristina no es tan fuerte como por ahí muchos de nosotros creíamos. Sino que es un gobierno bastante débil al que se le pueden arrancar conquistas. Y, de hecho, le vamos a arrancar conquistas. Porque hay un excedente importante, hay recaudación récord, existe un encaje bancario importante, y bueno… Y para cristalizar lo que dice este gobierno del reparto de la riqueza, la medida básica elemental es un aumento de sueldo generalizado. Vayamos por él entonces. Vayamos por él en unidad, repito, sin sectarismo. Sin decirle al compañero: no, vos votaste a aquél, vos hiciste esto…si le vamos a reclamar el carné rojo al compañero vamos a ser muy poquitos los que salgamos. Dejemos el terreno de la división para la patronal. A nosotros lo que nos queda es llamar a la unidad más amplia posible dentro del campo popular y de los trabajadores.

EM- ¿Querés agregar algo más, o completar…?

JM- Sí, yo quería hacer una observación con respecto al tema del campo. Porque si bien yo estoy vinculado al MST sin ser militante, acá en la junta interna donde se hizo un frente entre el MST e Independientes y la Verde. Y la posición que tuvo el MST con respecto a este conflicto no la comparto. Yo lo expreso así y quiero que se comprenda que los militantes debemos empezar a decir lo que pensamos y a no estructurarnos rígidamente en los esquemas burocratizantes.

Yo creo que el conflicto del campo desnudó evidentemente la lucha por un excedente que había. Acá los principales perjudicados con las retenciones móviles eran aquellos grandes especuladores financieros que trabajan a futuro en las bolsas de cereales. Ellos ya habían comprado la cosecha y el gobierno se las venía a recortar con esta medida. De todas maneras, la medida que tomó el gobierno de Cristina no es porque represente a los trabajadores ni al campo popular, sino porque se veía que se venía la inflación, porque se iban a trasladar los precios internacionales al mercado interno, y eso iba a acelerar la lucha de los trabajadores por aumento de salarios. Por eso el gobierno de Cristina, presionado por esa circunstancia, se vio obligado a meter esa medida.

De todas maneras, para nosotros, los militantes populares y de izquierda, ¿qué haríamos nosotros si fuéramos gobierno? Efectivamente, no solamente mantendríamos las retenciones sino es muy probable que las subiríamos inclusive, porque para nosotros lo más importante, es que en un país tan rico como Argentina, que produce alilmentos para cinco Argentinas por año, haya pibes que se caguen de hambre. Entonces, es una inmoralidad que haya pibes que para comer tengan que revolver un tacho de basura. Para nosotros lo más importante es eso. Entonces, acá debe haber responsables de que ese pibe esté revolviendo el tacho de la basura. Lo metemos en cana al funcionario, al responsable, y le damos de comer a los pibes.

Mientras tanto, te puedo asegurar de que este nuevo acuerdo entre el gobierno y los productores del campo tampoco se va a volcar a los trabajadores, ni siquiera al pequeño producto. Para nosotros, como trabajadores y militantes del campo popular, lo que corresponde ahora, en este momento, es intentar llamar a la organización de los trabajadores por la lucha por la recomposición salarial, que es disputar ese excedente que existe, que por otra parte lo produjeron los propios trabajadores.