Elecciones en Turquía: Erdogan sufre una amarga derrota mientras se intensifica la lucha de clases

0
40

El domingo 31 de marzo, las masas turcas infligieron la mayor derrota electoral al presidente Recep Tayyip Erdogan desde que llegó al poder hace más de 20 años. Fue un voto contra Erdogan y no a favor de la oposición burguesa, que inspiró muy poco entusiasmo. Sin embargo, estas elecciones municipales son sintomáticas de una acumulación de descontento que está desgastando la autoridad de Erdogan. Sus días pueden estar contados.

El Partido Republicano del Pueblo (CHP) obtuvo el 37,77% de los votos y ganó 35 de las 81 provincias. Con el 35,49% de los votos, el AKP de Erdogan ha quedado en segundo lugar por primera vez en su historia. El Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Erdogan no logró recuperar las principales ciudades metropolitanas, Estambul y Ankara, tras haberlas perdido frente a la oposición en 2019 y perdió muchos otros municipios en todo el país, incluidos los bastiones del AKP.

Las masas dicen NO a Erdogan

Aunque Erdogan no se presentaba a las elecciones, las convirtió en un referéndum sobre su presidencia. Fue un gran error, a pesar de haber recurrido a todos sus trucos habituales de fraude electoral y control de los principales medios de comunicación. Por ejemplo, en Iğdır, una provincia que el AKP había perdido en 2019, ya en enero, 4.450 personas de fuera de la ciudad se registraron como votantes en siete edificios gubernamentales . Mientras tanto, la cadena pública Corporación Turca de Radio y Televisión (TRT) cubrió a Erdoğan y a otros miembros del AKP y candidatos municipales durante 1.945 minutos, mientras que cubrió al principal dirigente de la oposición, el CHP Ozgur Özel, durante un total de 25 minutos a lo largo de 40 días.

En vídeos difundidos en las redes sociales se puede ver a soldados y policías trasladados a la ciudad votando en las provincias kurdas, en algunos lugares votando de uniforme a pesar de estar prohibido. También se produjeron incidentes de voto doble y violencia contra los funcionarios electorales que se opusieron a las irregularidades, probablemente por parte de soldados y policías vestidos de civiles. Nada de esto ha mejorado fundamentalmente la suerte de Erdogan.

Erdogan ha estado tratando desesperadamente de recuperar Estambul desde que la perdió contra el CHP en las elecciones de 2019. Durante meses, hizo campaña personalmente por Murat Kurum: el candidato a la alcaldía del AKP, y ex ministro de Medio Ambiente. Pero estaba claro que la base de Erdogan se ha reducido significativamente. En un mitin comentó: “Solíamos tener 1,5 millones de personas en esta plaza. Ahora tenemos 650.000 personas, pero no pararemos”.

Incapaz de ofrecer nada a las masas, Erdoğan intentó apelar a la religión. Dirigió oraciones en Santa Sofía, reviviendo una vieja tradición practicada por los sultanes otomanos antes de la guerra. Incluso intentó tocar la sensibilidad del electorado anunciando que éstas serían sus últimas elecciones. Pero a pesar de todos sus esfuerzos, el CHP se mantuvo el control de Estambul con el 60,43% de los votos. Erdoğan  también perdió las tres siguientes ciudades más grandes en favor del CHP: Izmir, Bursa y Antalya.

Por primera vez en su historia, el AKP perdió los bastiones de Denizli y Afyonkarahisar. En la región del Mar Negro, las provincias y ciudades mineras, tradicionalmente conservadoras y alineadas con el AKP-MHP, se pasaron al CHP. Las provincias de Amasra, Bartin y Zonguldak, y la ciudad minera de Soma, en Manisa, rechazaron rotundamente al gobierno del AKP-MHP. En Adiyaman, una de las provincias más afectadas por el terremoto del año pasado, el CHP ganó por primera vez en 47 años.

Incluso en las provincias que el AKP conservó, su declive fue estrepitoso. En Kayseri, conocida como la “cuna” del AKP, su porcentaje de votos cayó del 63,3% en 2019 al 38,63%. En Konya, el apoyo cayó del 73 al 49,43 por ciento, y el AKP perdió el distrito de Seydişehir, donde han arreciado las huelgas y protestas de trabajadores y agricultores. En Kahramanmaras, otro bastión del AKP y epicentro del terremoto, los votos al AKP cayeron del 67 al 42,1%. En Gaziantep, que se ha convertido en escenario de huelgas salvajes y campañas de organización sindical, el porcentaje de votos del AKP cayó del 53,97% al 38,82%.

Mientras tanto, el socio de alianza del AKP, el MHP de extrema derecha, vio caer su porcentaje de votos del 7,44 por ciento en 2019 al 4,99 por ciento en las elecciones del 31 de marzo. Estos resultados empeoraron por el hecho de que el AKP perdió algunas provincias a manos del Nuevo Partido del Bienestar (YRP): una formación islamista de extrema derecha que se unió a la alianza de Erdogan en las elecciones parlamentarias y presidenciales de mayo de 2023. El YRP se presentó de forma independiente tras el fracaso de las conversaciones para una alianza con el AKP, duplicando su porcentaje de votos de las elecciones de mayo de 2023, alcanzando el 6,19 por ciento .

El AKP perdió Urfa, la segunda provincia kurda más grande, a manos del YRP después de que la cuota de votos del primero cayera del 60,81% en 2019 al 33,63%. El YRP también ganó la provincia anatolia de Yozgat después de que el voto del AKP cayera del 40,8 al 26,8 por ciento. En total, el YRP arrebató 65 municipios y distritos al AKP y al MHP.

Ante estos humillantes resultados, Erdogan se mostró notablemente desmoralizado en su discurso postelectoral, declarando tímidamente que el AKP “no obtuvo el resultado que queríamos y esperábamos”, y prometiendo “tomar las medidas necesarias sopesando los mensajes dados por la nación en las urnas de la manera más precisa y objetiva”.

Al mismo tiempo, comparó el resultado con la derrota islámica en la batalla de Uhud a manos de los clanes politeístas Quraysh en el siglo VII, tras la cual los musulmanes salieron fortalecidos y se anotaron una victoria en la batalla de la Trinchera. Erdogan no engañaba a nadie con esta última puñalada de demagogia religiosa: su posición había recibido un duro golpe, del que podría no recuperarse.

Los intentos de represión tampoco funcionan. La victoria de Abdullah Zeydan en las elecciones a la alcaldía de la provincia kurda de Van fue anulada y entregada al candidato del AKP. Esto desencadenó protestas, que el gobierno prohibió y a las que respondió con el uso de gases lacrimógenos y cañones de agua por parte de la policía antidisturbios. Pero las protestas se extendieron rápidamente a otras provincias kurdas y a ciudades turcas del oeste. El jueves siguiente, Zeydan fue restituido como ganador, ya que Erdogan dio marcha atrás por miedo a desencadenar un movimiento mayor. Aunque ha impuesto prohibiciones de protesta y toques de queda en varias provincias kurdas en las que se han dado protestas por el fraude electoral, y es probable que intente anular otros resultados, esto también podría ser contraproducente.

Crisis económica brutal

Hace tiempo que se amenaza con una derrota así, pero Erdogan siempre ha sabido escabullirse, ¿qué ha cambiado en esta ocasión? Turquía lleva mucho tiempo sumida en una profunda crisis económica, cuya intensificación ha sido un factor decisivo. Durante años, Erdogan permitió que la inflación se disparara, manteniendo la economía a flote mediante el crédito y bajando los tipos de interés. La inflación oficial es del 68,8% (se espera que alcance un máximo del 80% en el verano), aunque se dice que la inflación real es del 124,63%. La lira turca ha perdido el 83% de su valor frente al dólar en los últimos cinco años y se depreciará aún más.

La mayoría de la población se ha visto sumida en la pobreza, ya que los ingresos de los hogares van muy por detrás de la inflación. Según un informe de la Asociación para las Necesidades Básicas (TIDER), el número de personas necesitadas de alimentos básicos ha aumentado un 5% en el último año debido a la elevada inflación y al terremoto de 2023. Casi un millón de personas se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria.

Hace menos de 10 meses, Erdogan y su partido en el poder, el AKP, se aseguraron un nuevo mandato tras vencer a la oposición en unas elecciones al filo de la navaja en la segunda vuelta. En el periodo previo a esas elecciones, Erdogan puso en marcha una oleada de gastos para aislar -y sobornar- al electorado del impacto de la crisis económica. Ya ha realizado esta maniobra muchas veces.

Sin embargo, la disparada de la inflación hizo que, una vez asegurado su escaño, su gobierno diera un giro y pusiera en marcha medidas de ajuste. El nuevo equipo de Erdogan subió los tipos de interés del 8,5 por ciento al asombroso 50 por ciento en 10 meses. Este programa de austeridad ralentizó el crecimiento económico y elevó los costes de los préstamos (cuando la mayoría de la población vive del crédito), todo ello mientras los precios de los productos de primera necesidad, como los alimentos y el combustible, siguen disparándose.

La profundidad de la crisis capitalista está obligando a Erdogan a mantener el rumbo, lo que significa que no hubo limosnas antes de las elecciones del 31 de marzo. Las graves dificultades están provocando una epidemia de suicidios entre los trabajadores y los estudiantes. Los suicidios públicos se han convertido en algo habitual.

A todo esto hay que añadir la continuación de los efectos del terremoto de febrero de 2023, que sacudió el sur y el sureste y dejó a millones de personas sin hogar. Las promesas de reconstrucción no se han cumplido, y más de 800.000 personas siguen viviendo en tiendas de campaña. Además, nadie ha rendido cuentas oficialmente por el desastre, lo que no es sorprendente dadas las estrechas conexiones entre Erdogan y los especuladores del sector de la construcción.

La cólera y el odio de clase de las masas eran visibles en todo el país el 31 de marzo. En Beyoglu, un distrito de Estambul y ciudad natal de Erdogan, un pensionista enfadado y antiguo partidario del AKP dijo a Al Jazeera: “He votado al CHP por primera vez en mi vida. Y si la inflación no se detiene, desbancaremos al presidente”.

Un trabajador de Uskudar, otro distrito de Estambul, declaró a Medyascope: “Llevo 21 años votando al AKP, pero por primera vez no les he votado en estas elecciones. ¿Sabes por qué? ¿Conoces la procesión de coches, en la que un político es seguido por sus ayudantes por otros 15 coches, como las estrellas de Hollywood? Es por eso. Conozco a gente que se muere de hambre en la República de Turquía. ¿Puede haber tal absurdo? Si el pueblo te eligió, entonces debes ver al pueblo. Si no lo haces, serás castigado así”.

El Evrensel Daily habló con un grupo de trabajadores que dijeron ser antiguos partidarios del AKP. Un trabajador dijo que su “cuerpo estaba harto de luchar para llegar a fin de mes”, por lo que había convencido a 20 miembros de su familia para que votaran al CHP. Otro trabajador añadió que nunca en su vida había votado a otro partido que no fuera el AKP “pero estamos hartos. No han dejado nada de la economía ni de nada. Ahora no soporto ni ver los folletos del AKP”.

Erdogan derrotado a pesar de la oposición

A pesar de la derrota de Erdogan, no hay ningún partido en la escena política turca capaz de resolver esta miseria. La participación electoral es generalmente alta en las elecciones turcas, pero el período previo a las elecciones locales estuvo marcado por la apatía de los votantes, con algunas estimaciones de participación tan bajas como el 72,37 por ciento, en comparación con el 84,67 por ciento en 2019. Esto es un reflejo del hecho de que muchas personas no vieron una alternativa al AKP y optaron por votar por “ninguno de los anteriores”.

La campaña del CHP se aseguró de no llamar la atención sobre la crisis económica, y en su lugar se centró exclusivamente en el “gobierno de un solo hombre” de Erdogan. La campaña también se vio empañada por el chovinismo antikurdo, ya que Burcu Köksal, la candidata del CHP a la alcaldía de la provincia de Afyonkarahisar, en el oeste de Turquía, declaró que si salía elegida “las puertas del municipio estarán abiertas a todos los partidos excepto al Partido [kurdo] por la Igualdad y la Democracia del Pueblo DEM”. A pesar de los intentos del partido nacional de esconder estas declaraciones bajo la alfombra como un mero “lapsus linguae” (¡!), en parte porque estaban preocupados por el voto kurdo, no debemos hacernos ilusiones sobre el verdadero carácter del CHP.

En las elecciones parlamentarias y presidenciales, el CHP se negó a permitir que el DEM entrara en su alianza tras las objeciones de los nacionalistas de su alianza y también se quedó callado mientras el DEM y los kurdos eran atacados por matones racistas. Además, en Hatay, la provincia más afectada por el terremoto de febrero de 2023, el CHP reeligió al odiado alcalde del CHP Lutfu Savas, previamente miembro del AKP y alcalde de Antakya en Hatay, que es una figura ampliamente odiada en Turquía por su conocida corrupción.

Fue Savas quien concedió permisos para la construcción de edificios que no cumplían el código de edificación del país y quien no supervisó los proyectos de construcción. Hubo cientos de denuncias contra él antes del terremoto, que tanto el CHP como el AKP ignoraron. En un acto conmemorativo del primer aniversario del terremoto, Savas, junto con Fahrettin Koca, ministra de Sanidad del AKP, y Ozgur Ozel, dirigente del CHP, fueron abucheados y expulsados del escenario por los familiares de las víctimas del seísmo. A pesar de tener las manos manchadas con la sangre de miles de personas, el CHP se negó a presentar un nuevo candidato y apoyó a Savas.

Tras las peticiones de elecciones presidenciales anticipadas, Ozgur Ozel se negó, ¡diciendo que esto sería “injusto” para los que votaron al AKP y al MHP el año pasado! Dado el carácter patético del CHP y la ausencia de una alternativa de clase, las agrupaciones reaccionarias pudieron ganar terreno. 

Como se ha señalado, el YRP fue capaz de robar algunos escaños a Erdogan. El partido está dirigido por Fatih Erbakan, hijo del ex primer ministro Necmettein Erbakan, que fue mentor de Erdogan. En estas elecciones, un sector de la base de Erdogan se orientó hacia el YRP.

El PRY se presentó con una plataforma reaccionaria contra el colectivo LGBT y las mujeres, pero Erbakan también sacó partido de la crisis económica. Arremetió contra Erdogan por las pensiones de hambre que se concedían a los jubilados, el pésimo salario mínimo y la crisis del coste de la vida, además de utilizar puntos de vista contrarios a la OTAN para aprovechar la desconfianza hacia el imperialismo dentro de la sociedad turca.

La guerra en Gaza y las relaciones comerciales del régimen de Erdogan con Israel presentan otra oportunidad que Erbakan puede explotar. Existe un apoyo masivo a Palestina en Turquía, incluso en la propia base de Erdogan. Erdogan ha sido noticia internacionalmente por atacar a Israel y a Netanyahu, pero en realidad, las relaciones comerciales de Turquía con Israel se han multiplicado por seis bajo su régimen en los últimos 20 años. Turquía se ha convertido en el tercer socio comercial de Israel, empatado con Alemania después de Estados Unidos y China.

Desde el 7 de octubre, el comercio de Turquía con Israel no ha hecho más que aumentar. Turquía envía a Israel una larga lista de mercancías, entre ellas acero y pólvora, que se utilizan para fabricar armas con las que matar palestinos. El petróleo azerí también se transfiere a Israel a través de Turquía, proporcionando a Israel el 41 por ciento de sus necesidades de petróleo.

Al principio de la guerra, un periodista en el exilio reveló que la mayor parte de ese comercio lo lleva a cabo la Asociación de Industriales y Empresarios Independientes (MUSIAD), alineada con el AKP. La empresa del propio hijo de Erdogan, Bilal Erdogan, también participa en el comercio con Israel. Y recientemente se informó de que el propio Erdogan está personalmente implicado en el comercio con Israel, a través del Fondo de la Riqueza de Turquía (TWF), que recientemente envió 21 toneladas de boro, un valioso mineral, de Turquía a Israel.

En las últimas semanas, decenas de personas han sido detenidas por protestar y pedir el fin de estas relaciones comerciales. Incluso en los mítines del AKP se han levantado pancartas en las que se leía “Acabemos con la vergüenza del comercio con Israel”, que la policía ha retirado rápidamente, tras lo cual se han producido detenciones. En el contexto de la crisis interna, la represión se suma al odio hacia el AKP y se convierte en un catalizador de la ira de las masas.

Colaboración de clases y oportunismo en la “izquierda”

Uno puede imaginar fácilmente lo que un verdadero partido socialista o comunista podría lograr en esta situación febril atacando la crisis del capitalismo turco y los hipócritas lazos de Erdogan con el imperialismo y los carniceros de Israel. Desgraciadamente, se carece lamentablemente de dirección de izquierda seria.

Los partidos de izquierda colaboraron de facto con el CHP en lugar de proporcionar una oposición verdaderamente independiente de clase. El partido de izquierdas de base kurda DEM Parti (antes conocido como HDP) presentó sus propios candidatos en algunas provincias y apoyó al CHP en otras, aunque de manera no oficial. En Estambul, el partido presentó sus propios candidatos, pero animó a sus seguidores a votar al CHP. El partido DEM no abordó la grave crisis económica a la que se enfrentaban las masas. En su lugar, se limitó a luchar contra el “gobierno de un solo hombre”.

A pesar de sus limitaciones, el partido DEM fue capaz de recuperar todas las provincias que había ganado anteriormente en las elecciones de 2019: Diyarbakir, Mardin, Batman, Siirt, Hakkari, Van e Igdir. También ganaron Agri y Mus al AKP y ganaron un distrito en Tunceli. En Batman, el candidato del DEM, Gülistan Sönük, se convirtió en alcalde de la provincia, con un margen de casi 50 puntos sobre el HUDA-PAR. De nuevo, todo esto fue más un reflejo de la debilidad de Erdogan que de la fortaleza del DEM.

Mientras tanto, el Partido de los Trabajadores Turcos (TİP) está plagado de oportunismo. Erkan Bas, dirigente del TIP, se presentó como candidato a la alcaldía de la ciudad industrial de Gebze. El CHP apoyó su candidatura allí y, a cambio, el TIP no presentó candidatos en zonas que el CHP corría el riesgo de perder.

El partido también presentó a Gökhan Zan, un futbolista retirado que fue candidato del partido de extrema derecha IYI en las elecciones parlamentarias, para alcalde de Hatay. Zan, natural de Hatay, ganó popularidad tras el terremoto de 2023, cuando publicó un vídeo pidiendo ayuda para las víctimas. El TIP pensó que podría sacar provecho de ello. Sin embargo, menos de dos semanas antes de las elecciones, el TİP anunció la retirada de la candidatura de Zab tras las acusaciones de soborno. Además, el TIP presentó como candidato a Suleyman Şencan, antiguo presidente de distrito del partido DEVA (una escisión del AKP).

Este oportunismo y la falta de un programa socialista impiden que ni el DEM ni el TIP surjan como puntos de expresión convincentes de la rabia de las masas.

¡La lucha de clases se intensifica!

Sin embargo, bajo la presión de la crisis del coste de la vida, la lucha de clases está empezando a aumentar. Las elecciones se celebraron en un contexto de nuevo aumento de las huelgas. Desde los años sesenta y setenta, Turquía no había conocido un nivel semejante de huelgas y de organización sindical. La profundidad de la crisis económica empuja a la lucha a todas las capas sociales: pensionistas, agricultores y estudiantes.

En febrero, los trabajadores de Eti Aluminyum (en el distrito de Seydişehir de Konya, que el AKP acabó perdiendo), una fábrica de aluminio, abandonaron el trabajo y protestaron contra la dirección burocrática del sindicato por no luchar por unos salarios más altos. Tan pronto como se difundió la noticia de la huelga salvaje, los agricultores de Konya empezaron a protestar, conduciendo sus tractores hasta el centro de la ciudad para protestar contra el aumento de los costes.

Los trabajadores de una fábrica textil, Ozak Tekstil, en Urfa, abandonaron el sindicato Hak-is, vinculado al Estado, por los salarios de miseria y el acoso de los dirigentes sindicales, y empezaron a organizarse en Birtek-sen, un sindicato independiente. La patronal respondió despidiendo a más de 500 trabajadores de una fábrica de 700, lo que desencadenó una amarga huelga, con protestas de solidaridad de los trabajadores en varias ciudades del país.

La huelga fue derrotada, pero en palabras de un trabajador de Ozak Tekstil: “la huelga fue como una escuela… nuestra visión del mundo ha cambiado. Mi visión política también ha cambiado. Yo era miembro del partido AKP. Pero vi que estaban del lado del capital”. ¡Esto es un signo de los tiempos!

A medida que se desarrolla el movimiento obrero, la patronal y el Estado se movilizan para aplastarlo. Los dirigentes sindicales independientes son detenidos regularmente y reciben amenazas de muerte. La policía allanó el domicilio de Kanber Saygili, presidente de la confederación sindical independiente Limter İş (DİSK), y lo detuvo. En el proceso, la policía le rompió una pierna. Deniz Gider, organizador del sindicato independiente de la construcción İnşaat-İş fue puesto bajo arresto domiciliario con un dispositivo electrónico alrededor del tobillo. Mehmet Turkmen, dirigente de Birtek-Sen, ha sido detenido varias veces este año y multado con 1,5 millones de liras turcas por encabezar la huelga de Ozak Tekstil. El enfrentamiento entre la patronal y el Estado turcos (quienquiera que dirija el gobierno) y la clase obrera organizada no hará sino intensificarse.

Los marxistas han argumentado durante mucho tiempo que la posición aparentemente inexpugnable de Erdogan no podría resistir la crisis del capitalismo turco para siempre. Explicamos que, tarde o temprano, surgirían grietas en los cimientos de su régimen, precipitando el colapso. Ese momento es ahora. Erdogan sale de estas elecciones cojeando. La falta de una alternativa política seria ha llevado a las masas turcas a utilizar a regañadientes a la oposición burguesa para golpear al AKP.

Pero mientras el CHP está de celebración, su estrecha victoria (en términos de participación en el voto nacional) oculta su propia impopularidad. Ellos mismos han declarado que continuarán con la “ortodoxia económica” (es decir, recortes y austeridad para reducir la inflación) que ha erosionado la base de apoyo de Erdogan. Si Erdogan es derrocado, heredarán un gobierno en crisis, en medio de un desastre económico histórico. En este contexto, veremos todo tipo de agrupaciones -incluidas las reaccionarias- puestas a prueba por las masas, mientras buscan desesperadamente una salida.

Pero a pesar de la falta total de cualquier punto de expresión política, la creciente lucha de clases seguirá estallando fuera del parlamento en una oleada de huelgas y protestas. En este contexto, nuestras ideas pueden encontrar un terreno fértil. Los comunistas de la CMI (que pronto será la Internacional Comunista Revolucionaria) ofrecemos una mano abierta a los trabajadores y jóvenes de Turquía que arden de odio contra el podrido sistema capitalista, los crímenes y la mala gestión de sus representantes, y los horrores del imperialismo que ayudan e instigan.

A esta capa de revolucionarios les decimos: ¡Abajo Erdogan! ¡Abajo todos los partidos burgueses reaccionarios! ¡Por una solución revolucionaria! ¡Unite a la Internacional Comunista Revolucionaria!