El colapso del SVB muestra la fragilidad de la economía capitalista

0
173

Ayer por la mañana, las acciones bancarias cayeron rápidamente, no solo en EE. UU. y no solo en los bancos regionales, sino en todo el mundo, tras el colapso de los bancos regionales de EE. UU., SVB Financial y Signature durante el fin de semana. ¿Qué causó su colapso y hay implicaciones más amplias?

Una de las cosas que desencadenó el colapso del Silicon Valley Bank (SVB) es el aumento sostenido de las tasas de interés. En el período de tasas de interés ultra bajas (una política adoptada para hacer frente a la recesión de 2008), los bancos se endeudaron masivamente mediante la compra de bonos gubernamentales seguros.

A diferencia de la compañía de criptomonedas recientemente colapsada, FTX, el SVB no estaba jugando con el dinero de sus depositantes. Estaba invirtiendo el dinero de sus depositantes de una manera que habría parecido el colmo de la responsabilidad hace 18 meses: bonos del gobierno de EE.UU. Pero cuando la Reserva Federal comenzó a subir las tasas de interés, el valor de los bonos bajó (ya que ahora se podían obtener bonos con un interés más alto en el mercado abierto).

Al mismo tiempo, el SVB era un banco especializado en préstamos a empresas de tecnología. Han recibido un golpe recientemente, lo que ha llevado a despidos masivos y retiros de sus saldos bancarios, ya que las pérdidas hicieron que las empresas devoraran las reservas. Además, las tasas de interés más altas hicieron que pedir dinero prestado fuera más difícil y menos atractivo como opción.

Algunas empresas de tecnología comenzaron a retirar dinero el año pasado, lo que obligó a bancos como el SVB a buscar el efectivo para pagarles mediante la venta de bonos del gobierno, cuyo precio ahora es más bajo. Esto llevó al SVB a intentar recaudar capital mediante la emisión de nuevas acciones, lo que puso de relieve las dificultades en la que se encontraba.

Esto desencadenó una corrida bancaria clásica. Los depositantes, particularmente aquellos que tienen depósitos por encima de la garantía federal máxima de $250.000, solicitaron retirar $42.000 millones el jueves. Los deudores no asegurados representan un porcentaje muy alto en el caso del SVB, mucho más que en el caso de un banco ‘normal’. Fue el último clavo en el ataúd.

Temiendo las consecuencias políticas, el gobierno de EE. UU. intentó evitar un rescate diciendo que no ofrecería ninguna garantía más allá de los 250.000 dólares. Sin embargo, esto rápidamente generalizó el problema, haciendo que los depositantes retiraran dinero de otros bancos pequeños. También quedó claro que esto significaría un desastre para una gran parte de la industria tecnológica en los EE. UU., en particular las nuevas empresas, que no podrían pagar salarios y facturas mientras sus cuentas permanecieran congeladas y habría forzado una ronda de cierres y despidos. Según se informa, un cuarto de millón de trabajadores están empleados en empresas que realizaron operaciones bancarias con el SVB.

Entonces, la Reserva Federal y el gobierno se vieron obligados a dar un giro en U para contener las consecuencias. Antes de que los mercados abrieran hoy, la Reserva Federal anunció que garantizaría a los depositantes en su totalidad (es decir, incluidos los depósitos por encima del umbral de 250.000 dólares) y que esto se pagaría mediante un gravamen a otros bancos (es decir, no al contribuyente).

Proporcionará efectivo barato a los bancos y las empresas tecnológicas que se enfrentan a problemas de liquidez. Por lo tanto, una vez más se han implicado en la flexibilización cuantitativa (QE) y en otro rescate, pese a que están obligando a los accionistas a asumir su parte. Irónicamente, gran parte del sector tecnológico es aficionado a las ideas ultraliberales del libre mercado, y este es realmente un paquete de rescate para ese sector. Una vez más, como lo expresó el Financial Times, están llevando a cabo efectivamente la “privatización de las ganancias y la socialización de las pérdidas”.

La sucursal británica del SVB fue rescatada por HSBC, que pagó muy generosamente 1 libra esterlina para comprar todo el banco. Otros inversores también esperaban poder intervenir y obtener una ganga con la venta forzosa de los activos del SVB que habría tenido lugar si la Fed no hubiera intervenido. Los ejecutivos del SVB, por supuesto, aprovecharon la oportunidad para vender tantas acciones del banco como les fue posible a principios de la semana pasada para asegurarse de que no quedarían atrapados. Cualquiera de las multas que Biden ha amenazado con imponerles será eclipsada, con toda probabilidad, por el dinero que se ahorraron con esas ventas.

No obstante, después del pasado fin de semana, cualquiera que tenga un gran depósito bancario en cualquier parte del mundo comenzará a preocuparse por la seguridad de su dinero. Es un duro golpe a la confianza en el sector bancario y aumenta el riesgo de nuevas crisis bancarias.

Hay otros factores más sistémicos en juego. Durante todo un período, se inyectaron enormes cantidades de dinero barato en la economía a través de la llamada flexibilización cuantitativa (QE); en esencia, imprimir dinero sin respaldo en riqueza real; dinero que en general no encontró una vía productiva para la inversión. En cambio, encontró su camino en todo tipo de inversiones especulativas, incluyendo, como dijo un analista de Rabobank: “capitalistas de riesgo que financian filtros de Instagram que hacen que los gatos parezcan perros”. Pero también, por supuesto, el sector inmobiliario, que es un problema particular en China.

Después de haber ampliado masivamente sus programas de QE y haber repartido dádivas masivas durante la pandemia, el dinero barato eventualmente emergió como inflación. Para controlarlo, los bancos centrales revirtieron drásticamente sus políticas con aumentos rápidos de las tasas de interés. Estaban, y todavía están, tratando de provocar una recesión para frenar la inflación. Sin embargo, como muestra este caso, no están realmente preparados para afrontar las consecuencias.

Existe un riesgo real de que las enormes cantidades de deuda acumuladas en todo el mundo en los últimos 30 o 40 años impliquen que las subidas de tipos de interés no solo provoquen una pequeña recesión, sino una depresión en toda regla. El Financial Times cita a un estratega de Deutsche Bank diciendo:

“Hemos aprendido dos cosas en los últimos días. Primero, que este ciclo de endurecimiento de la política monetaria está operando con retraso, como todos los demás. En segundo lugar, que este ciclo de endurecimiento ahora se amplificará debido a la tensión en el sistema bancario estadounidense”.

Tanto mejor. El domingo, un banco llamado Signature, que se había involucrado mucho en criptomonedas, se vio obligado a cerrar, y otros bancos están bajo presión para demostrar que pueden sobrevivir.

La semana pasada, la Reserva Federal (el Banco Central de EEUU) dijo que subiría las tasas de interés en al menos 0,25 puntos porcentuales en su próxima reunión, pero ahora parece que eso no sucederá. En otoño, insistieron en que no se desviarían de su camino de bajar la inflación, sin importar las consecuencias. Ahora, ante el primer impacto serio de sus subidas de tipos, parece que la Reserva Federal ha pestañeado. Esto no es un buen augurio para su capacidad de controlar la inflación.

Al mismo tiempo, la inflación es un factor principal en el resurgimiento de la lucha sindical, por ejemplo en Gran Bretaña, a niveles no vistos en 30 años. Es notable que Biden haya dicho que el contribuyente no pagará el rescate de los depositantes del SVB (principalmente empresas tecnológicas). Deben tener en cuenta la ira ardiente contra los capitalistas y los banqueros que ha persistido desde el rescate posterior a 2008.

La clase dominante está atrapada entre la espada y la pared. Hagan lo que hagan estará mal. Todo el equilibrio del sistema capitalista se ha interrumpido, y cada solución que se le ocurre a la clase dominante simplemente crea problemas iguales o mayores en otros lugares. La crisis financiera no es la causa de la crisis capitalista, sino un síntoma de ella, y le seguirán más.