EEUU y Brasil: Elecciones en medio de la crisis

0
90

El capitalismo es responsable del dolor y el sufrimiento que se extiende por todo el mundo. Más de 1 millón de muertes oficiales por Covid-19, sin contar las sub notificaciones. Añádase a esas víctimas quienes mueren diariamente de hambre, de falta de saneamiento, de enfermedades curables y tratables que siguen matando por falta de atención sanitaria y medicamentos,  víctimas de la violencia de la delincuencia organizada, de la policía y de guerras.  Las escenas diarias de hoy parecen salir del hospital narradas por George Orwell en el ensayo «Cómo mueren los pobres». Otra tragedia es el impacto en la salud mental, con un aumento de los casos de depresión, ansiedad y suicidios, que, de hecho, habían ido en aumento desde antes de la pandemia. Vivimos en un sistema decadente, que es incapaz de llevar esperanza a los jóvenes y a los trabajadores. Por el contrario, el capitalismo sólo puede ofrecer como perspectiva más desempleo, más retirada de derechos y conquistas, más guerras y refugiados, más tristeza, más barbarie.

Con razón, el sentimiento dominante entre la gente de todo el mundo es el odio al sistema, a los políticos, a los ricos que se están enriqueciendo en medio de la crisis. Este odio, que se ha profundizado desde la crisis que estalló en 2008, alimenta la polarización social. Trump y Bolsonaro buscaron surfear este sentimiento, pero son demagogos de derecha, como sabemos. Servidores del sistema que dicen luchar. Sus máscaras están cayendo con la experiencia concreta de las masas y la profundización de la crisis.

En los EEUU, hemos visto recientemente la maravillosa explosión de luchas con el movimiento Black Lives Matter y huelgas en apoyo al movimiento. Subiendo la temperatura de la lucha de clases en los EE.UU. El 3 de noviembre se celebrarán las elecciones presidenciales, el sentimiento mayoritario anti-Trump trae ventaja al candidato demócrata, Joe Biden.

El intento de Trump de revivir el discurso de 2016, para hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande, se enfrenta con el hecho de que ha estado en el poder durante cuatro años y ahora los Estados Unidos están atravesando una crisis económica brutal, con un desempleo récord y una gestión desastrosa de la pandemia, que ya ha causado más de 215.000 muertes en el país. Podría haber usado el hecho de que estaba infectado con el coronavirus para justificar un cambio en el discurso, para aportar algo de moderación y racionalidad, pero en cambio insiste en declarar justo después de salir del hospital que la gripe común es más letal que el Covid-19.

Para Trump y los ricos en general, que tienen una atención médica de calidad, con los tratamientos más avanzados (que no incluyen ni hidroxicloroquina ni ivermectina) contraer el coronavirus puede no ser muy preocupante. Pero para la mayoría de la población, que se ve obligada a exponerse al virus para mantener la rueda de la economía girando, garantizando el beneficio de los capitalistas, el riesgo de contraer coronavirus y morir, o de tener secuelas graves, es mucho mayor.

El demócrata Biden, por otro lado, no es un «mal menor». Es el representante de un ala de la burguesía imperialista americana, aunque Trump intente atacarlo acusándolo de «socialista», lo que es una farsa como los bolsonaristas que acusan a Globo y a Folha de São Paulo de ser comunistas. Biden, el ex-vice-senador de Obama y senador  por más de 30 años, no tiene nada de izquierda. Votó a favor de la guerra de Irak y está en contra de la demanda de los miembros del movimiento Black Lives Matter de reducir los fondos públicos para la policía, aunque sea una demanda limitada. Demócratas y republicanos pueden tener diferentes tácticas, pero durante décadas se han turnado en el poder para preservar los intereses generales del imperialismo americano. La sección norteamericana del CMI, Socialist Revolution, lucha contra Trump, pero no llama a votar para Biden. Nuestra lucha es por la construcción de un partido de la clase obrera en los Estados Unidos.

Independientemente del resultado de las elecciones americanas, nada se resolverá. Es necesario construir urgentemente una alternativa de izquierda, sin ilusiones en el Partido Demócrata, para canalizar y organizar la revuelta presente en la sociedad. Si la clase obrera toma el poder en los EEUU, en poco tiempo las revoluciones derrocarían el sistema capitalista en un país tras otro.

En Brasil, también tendremos elecciones en noviembre, elecciones municipales marcadas por el sentimiento general de disgusto con los políticos tradicionales y la conclusión correcta de que estas elecciones no cambiarán nada sustancial en la vida real de los trabajadores. Aún más con la pandemia, podemos esperar el continuo crecimiento de los votos en blanco, los votos blancos y las abstenciones.

Los Bolsonaristas intentan mantener su discurso contra la corrupción, contra la izquierda y que son diferentes de todo lo demás, pero no son tan convincentes después de casi 2 años de gobierno de Bolsonaro con todo lo malo que continua como está y el resto empeorando. Como Trump, han perdido la carta de triunfo de la originalidad. Ya el PT, por otro lado, continúa en su adaptación, cerrando una alianza con PSL en unos 145 municipios. Mientras que el PSOL, en lugar de construirse como una alternativa revolucionaria de izquierda, contra la conciliación de clases, cierra alianzas electorales con el PT y el PCdoB, y también con los partidos burgueses (PSB, PDT, Rede, PV), profundizando así el amplio frente con sectores de la burguesía para supuestamente defender la democracia.

La Izquierda Marxista lanza candidatos en estas elecciones para el PSOL, sin ninguna ilusión en el proceso electoral o en el Parlamento, no defendemos la podrida democracia burguesa, un régimen de dominación de la minoría privilegiada sobre la mayoría explotada. Nuestros candidatos denuncian los crímenes del capitalismo y sus campañas tienen como objetivo central dialogar y ganar más jóvenes y trabajadores para la lucha por el socialismo.

Independientemente de las elecciones, en Brasil o en los Estados Unidos, lo que se necesita para que todo el odio que se acumula se convierta en una lucha para poner fin al régimen actual, es un partido revolucionario que gane la confianza de las masas, una Internacional Revolucionaria. El Socialismo no es una utopía, no es una palabra bonita para ser repetida formalmente por militantes de izquierda que no creen en lo que dicen. El Socialismo es una necesidad histórica para liberar a la humanidad. La Corriente Marxista Internacional, como tendencia del movimiento obrero, armada con la teoría marxista, lucha por la reconstrucción de una verdadera Internacional Revolucionaria, el Partido de la Revolución Mundial, instrumento fundamental para las grandes luchas, las grandes revoluciones, que culminen en la victoria del proletariado y no en amargas derrotas. Invitamos a todos los indignados, a todos los que quieran luchar por un futuro feliz para los explotados y oprimidos por este sistema, a que den un paso más, a que vengan a debatir con la Izquierda Marxista y la  CMI, a que entren en la lucha organizada por la revolución socialista en el Brasil y en el mundo.