EEUU: Censura capitalista y tiranía de Twitter – cómo no luchar contra el trumpismo

0
150

Trump ha sido bloqueado en Twitter y en una serie de otras plataformas importantes de redes sociales después de que animara a sus partidarios a asaltar el edificio del Capitolio la semana anterior. Si bien hay una ironía gratificante en esto, los marxistas deben considerar sobriamente las implicaciones del movimiento de los capitalistas de la Gran Tecnología.

Dos días después del motín en Capitol Hill, a las once horas de Washington, los directores ejecutivos de Twitter y Facebook dieron el paso sin precedentes de desactivar las cuentas del presidente de los Estados Unidos. Como dijo el New York Times, «al final, fueron dos multimillonarios de California quienes desconectaron al presidente Trump, [proporcionando] una lección clarificadora sobre dónde reside el poder en nuestra sociedad digital». Unos días más tarde, YouTube siguió su ejemplo y suspendió la cuenta de Trump indefinidamente.

Estos actos excepcionales de censura son particularmente simbólicos para un presidente que ha pasado los últimos cuatro años menospreciando los medios de comunicación y comunicándose con su base directamente a través de Twitter. Si bien muchos sin duda se deleitarán con la ironía y celebrarán el silenciamiento del «Comandante en Tweet», los socialistas deben considerar las reales consecuencias de estas acciones de los multimillonarios de Silicon Valley, y lo que implica para la lucha de clases.

Redes sociales y polarización

En los últimos años, los liberales han culpado a los algoritmos de las redes sociales por «radicalizar» a las personas y hacer proliferar la desinformación. Sin embargo, como hemos explicado en artículos anteriores, las redes sociales no son la causa de la intensa polarización que se ha apoderado de la sociedad. El hecho de que una parte significativa de la población se haya vuelto desconfiada de instituciones como los medios de comunicación, el régimen político y el gobierno federal no es el resultado de la secuencia de artículos y publicaciones que aparecen en sus redes sociales. Más bien, es la crisis subyacente del capitalismo y el profundo descontento que está generando para decenas de millones lo que los empuja a rechazar el status quo. Debemos recordar que la polarización, la revolución y la contrarrevolución desgarraron a las sociedades humanas mucho antes del advenimiento de Internet o de las redes sociales.

Existe una sensación generalizada de que la sociedad ha entrado en un punto muerto y en declive terminal, mientras que un puñado de élites se enriquecen a expensas de la gran mayoría: ¡una evaluación precisa y un instinto saludable! Sin embargo, dada la falta de un partido de masas de la clase obrera, Trump ha aprovechado cínicamente este estado de ánimo anti régimen con su demagogia reaccionaria, que sólo se ve reforzada por el desprecio a que se ve sometido por los políticos liberales y los medios de comunicación. Lejos de socavar el trumpismo, estos ataques constantes sólo han servido para fortalecerlo, convenciendo a su base de que «su» presidente está desafiando sin ayuda a los «poderes existentes».

Esta es la razón por la que el trumpismo no se disipará al empujarlo fuera de las principales redes sociales y hacia plataformas más sombrías. Facebook y Twitter han eliminado decenas de miles de cuentas de extrema derecha. Amazon, Google y otros han tomado medidas similares. Pero mientras haya decenas de millones con una conexión a Internet y una ferviente devoción a Donald Trump, encontrarán formas alternativas de establecer redes. Los intentos de censura fracasan por completo al atacar al trumpismo en sus raíces.

Parler, una aplicación que cultivaba una base de usuarios entre los reaccionarios más marginales, se ha más que duplicado a 10 millones de usuarios desde las elecciones de noviembre. Ahora se ha eliminado de los servicios de alojamiento web de Amazon y de las dos principales tiendas de aplicaciones que tienen un control monopólico. Esto está provocando una hemorragia de anunciantes de publicidad y está encontrando muy difícil comprar alojamiento web. Aplicaciones y foros en línea similares han surgido para reemplazar a Twitter y Facebook, al igual que las nuevas plataformas de streaming han proporcionado una alternativa a YouTube, y sitios web de «noticias alternativas» como Newsmax y otros «medios trumpistas» han reemplazado a Fox News como la fuente de información elegida por gran parte de la base de Trump.

La amenaza del «terrorismo» y la amenaza para el movimiento obrero

Los socialistas se oponen a los métodos de censura capitalista, no sólo porque son totalmente ineficaces para frenar el crecimiento de la extrema derecha, sino también porque estos métodos representan una clara amenaza para la izquierda y también para la clase trabajadora en su conjunto. El precedente de bloquear las opiniones consideradas por los multimillonarios liberales como «radicales» y «extremistas» significará una represión aún más dura contra los activistas, los trabajadores y los socialistas de Black Lives Matter en el futuro.

De hecho, en los meses posteriores a la histórica rebelión de George Floyd, y poco después de que Trump se comprometiera a designar a «antifa» como una organización terrorista nacional, Facebook atacó y eliminó sistemáticamente páginas que habían estado publicando videos y actualizaciones de protestas y de violencia policial. En septiembre, Facebook anunció que habían purgado casi 1.000 grupos de este tipo y más de 500 páginas, además de restringir los hashtags. Cuentas como It’s Going Down, CrimethInc Ex-Workers Collective, el Frente de Liberación Juvenil del Noroeste del Pacífico y Enough is Enough, y muchas otras cuentas de activistas, anarquistas y antifascistas fueron eliminadas sin contemplaciones.

Simultáneamente, cientos de páginas y de grupos de extrema derecha relacionados con la conspiración Q-Anon fueron desmantelados, como parte de una campaña que metía en el mismo saco a fascistas y antifascistas, con la afirmación de que ambos tenían «seguidores con patrones de comportamiento violento». Recordando la respuesta de Trump a la respuesta de «culpar a ambos bandos» en la manifestación de extrema derecha de 2018 en Charlottesville, esta actitud equipara a anarquistas y socialistas con racistas y neonazis, condenándolos a todos como «extremistas violentos». No importa que la extrema derecha sea responsable de la gran mayoría de los incidentes de violencia política y terror en los Estados Unidos.

Después de que Joe Biden se refiriera a la turba del Capitolio como «terroristas domésticos», los Demócratas, incluidos los autodenominados socialistas, están presionando para la clasificación de los eventos del 6 de enero como un acto terrorista interno, con el fin de ir tras los implicados más fervientes e implicar a Trump por su papel en la instigación. Tienen la ilusión de que el poder del Estado puede acabar con el trumpismo para siempre.

Una vez más, sólo tenemos que mirar hacia atrás al movimiento de masas en 2020 para ver cómo el Estado puede ejercer cínicamente el «terrorismo» en cualquier dirección que desee la clase dominante. Activistas y manifestantes de BLM fueron acusados de terrorismo y amenazados con condenas a la cárcel por organizarse y participar en acciones pacíficas. Y después de los ataques del 11 de septiembre y la Ley Patriota, defendida por Biden, musulmanes inocentes y sus organizaciones fueron acusados de terrorismo y sometidos a vigilancia e intimidación por el Estado. Mientras tanto, los extremistas de extrema derecha rara vez se enfrentaron a consecuencias similares por actos descaradamente racistas de asesinato en masa, como el tiroteo de Charleston.

Mientras Biden ha prometido tomar medidas contra los «extremistas domésticos», las imágenes de agentes de policía que dejaban entrar a los manifestantes en los terrenos del Capitolio y de policías fuera de servicio que participaban en la propia turba apenas inspiran confianza en la capacidad del Estado capitalista para tomar medidas contra estos elementos. Entre las filas de las fuerzas del orden de Washington DC estaban aquellos que golpearon, gasearon y encarcelaron a los manifestantes el verano pasado; manifestantes que no mataron a nadie ni asaltaron el Capitolio.

Está claro que los Demócratas en el poder utilizarán el asalto del Capitolio por una turba reaccionaria como excusa para aprobar una nueva legislación contra el «terrorismo interno», dando al Estado capitalista y a sus fuerzas de seguridad poderes adicionales de vigilancia y restringiendo los derechos democráticos básicos. Hay un precedente para esto. Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, la administración Bush introdujo la Ley de Seguridad Nacional, que abrió el camino para la vigilancia masiva de particulares que no habían cometido ningún delito. El Departamento de Seguridad Nacional, bajo la excusa de hacer que el país estuvuera a salvo del terrorismo, ha sido utilizado para supervisar y reprimir las actividades de activistas antibélicos y más recientemente contra activistas de Black Lives Matter.

La clase capitalista posee y controla los medios de comunicación

A pesar de que las ondas hertzianas y el aire son «libres», el capitalismo los ha convertido en propiedad privada. Desde las grandes cadenas, los sistemas de televisión por cable y las estaciones de radio, hasta los monopolios de Big Tech como Google, Twitter y Facebook, los medios de comunicación en todas sus formas están firmemente en manos de la clase capitalista. Al censurar a Trump, la cuestión de quién es el propietario y controla los medios de comunicación está ahora claro a la vista de todos.

El auge del capitalismo se caracterizó por una producción cada vez más social junto con la apropiación privada de la riqueza excedente creada por la clase trabajadora. La historia reciente de las redes sociales lleva esta contradicción a un nuevo nivel. Nunca antes la humanidad había estado tan conectada globalmente —se estima que al menos la mitad de la población mundial tiene una cuenta de redes sociales— y, sin embargo, estas plataformas increíblemente sociales siguen siendo de propiedad y control privado.

A pesar de su ubicuidad en la vida cotidiana, las grandes empresas tecnológicas son empresas capitalistas, impulsadas por los beneficios y responsables sólo ante sus accionistas. Dado que son empresas privadas, los usuarios de las redes sociales no están protegidos por los derechos de la primera enmienda, supuestamente una libertad de expresión irrestricta. ¡De hecho, todo lo contrario! La Constitución, documento que defiende la propiedad privada de los medios de producción por encima de todo, protege los derechos de libertad de expresión de las empresas, así como su derecho a no estar asociados con el discurso de ciertos usuarios si así lo prefieren, incluso si el usuario en cuestión es el propio presidente.

En la era de las «noticias falsas», esto también significa que los capitalistas de Silicon Valley se han convertido en los jueces todopoderosos y responsables ante nadie que determinan lo que constituye «desinformación», incluidas las perspectivas políticas que desafían al capitalismo, y las críticas a los cuentos de hadas de la política exterior del imperialismo estadounidense. En los últimos años, miles de cuentas de Twitter que apoyan al gobierno venezolano han sido suspendidas sin previo aviso, incluyendo numerosas cuentas de funcionarios del gobierno. En enero pasado, Twitter también suspendió la cuenta de los camaradas de las CMI en Venezuela, Lucha de Clases, que habían estado defendiendo un programa socialista consistente a favor de expropiar las industrias clave y de la democracia obrera.

No es difícil ver las implicaciones de este patrón para las futuras batallas de la lucha de clases. Hoy son Trump y sus partidarios reaccionarios los que están siendo atacados, no por las demandas o presiones de la clase trabajadora, sino porque Trump ha llegado a ser percibido como una amenaza intolerable para la estabilidad del sistema y sus instituciones. Pero mañana, los multimillonarios de Silicon Valley podrían decidir fácilmente eliminar las cuentas de trabajadores en huelga, activistas que coordinan protestas o páginas que proporcionan noticias e información sobre los movimientos de la clase trabajadora a nivel internacional.

A medida que la lucha de clases se intensifique, la amplia etiqueta de «desinformación» puede utilizarse y se hará también contra las ideas socialistas revolucionarias. De hecho, activistas han informado de la supresión de publicaciones en las redes sociales que condenan el sistema capitalista por la devastación provocada por la crisis COVID-19, con el argumento de que estas opiniones constituían noticias falsas.

¡Por una auténtica libertad de expresión y un medio de comunicación democratizado!

El hipócrita mito burgués de la «libertad de expresión» suena especialmente hueco en un sistema mediático tan libremente monopolizado por un puñado de multimillonarios. Para la clase capitalista, la «libertad de expresión» se sostiene como un principio eterno y abstracto, en realidad una fachada para ocultar la dictadura de la clase dominante detrás de una cortina de humo de valores de «objetividad» y «democráticos».

Los marxistas están a favor de una auténtica libertad de expresión, que, como todos los derechos democráticos básicos, deben defenderse a través de la lucha de clases. Sin embargo, esto no significa que estemos a favor de que los fascistas puedan organizarse libremente y presentar sus puntos de vista. ¿Pero de quién es la responsabilidad de desmantelar esta basura humana? ¿De una gran empresa? ¿Del Estado capitalista? No se puede confiar en que estas entidades corten este veneno en su nacimiento. Por el contrario, la historia muestra que, lejos de frenar a la extrema derecha, los capitalistas utilizarán grupos reaccionarios como ariete contra la clase obrera. Como último recurso, en el contexto de una amenaza existencial para su sistema y tras una grave derrota de una lucha revolucionaria por el poder, la clase dominante siempre favorecerá una dictadura militar de alguna forma antes que entregar el poder a la clase obrera.

En un artículo sobre la situación en México en 1938, Trotsky escribió sobre la cuestión de la lucha contra la prensa reaccionaria y advirtió que esta cuestión no podía ser manejada exigiendo la intervención del Estado capitalista, ya que tales poderes serían utilizados contra las organizaciones obreras:

“Es esencial emprender una incansable lucha contra la prensa reaccionaria. Pero los obreros no pueden permitir que el puño represivo del Estado burgués sustituya la lucha que ellos libran por medio de sus propias organizaciones y de su propia prensa. Hoy, el Estado puede aparecer como bondadosamente dispuesto hacia las organizaciones obreras; mañana el gobierno puede caer y caerá inevitablemente en manos de los elementos más reaccionarios de la burguesía. En ese caso, cualquier legislación restrictiva que exista será lanzada contra los obreros. Sólo aventureros que no piensan más que en las necesidades del momento serían incapaces de tener en cuenta este peligro.” (Leon Trotsky – La libertad de prensa y la clase obrera, 21 de Agosto 1938)

Proponemos métodos de clase para luchar contra la extrema derecha: movilizaciones masivas y obreras para contrarrestar las reuniones de la extrema derecha para evitar que arrojen su veneno. En lugar del Estado burgués y las leyes selectivas de «guerra contra el terrorismo», proponemos la autodefensa de los trabajadores contra la violencia de la derecha y el terror estatal de la policía racista. Los ejemplos embrionarios de patrullas vecinales como las que se desarrollaron orgánicamente el verano pasado en Minneapolis podrían haberse extendido a todas las ciudades y haberse coordinado democráticamente por la base del movimiento obrero. Los trabajadores de las empresas tecnológicas, como los de Google que han comenzado a sindicalizarse, pueden tomar cartas en el asunto para cerrarle el camino a la extrema derecha, sin apelar a los patrones.

En última instancia, Amazon, Google, Twitter, Facebook y otros servicios relacionados deben nacionalizarse y estar bajo el control democrático de la mayoría de la clase trabajadora. Bajo un gobierno de los trabajadores, habría mucha más diversidad en los medios de comunicación de la que existe bajo la censura capitalista. Los caprichos de los beneficios y de la publicidad son una mala manera de servir a las necesidades sociales indispensables, o de decidir quién tiene acceso a ellas. Bajo un gobierno obrero, la sociedad podrá decidir democráticamente cómo asignar el acceso a los medios de comunicación y cómo manejar la propaganda violenta y reaccionaria. Sólo de esta manera la “libertad de expresión” puede ser algo más que la frase hipócrita y vacía que conocemos ahora, pero con pleno significado en la vida real.

Esto fue explicado claramente en el programa de 1919 del Partido Comunista Ruso, justo después de que los trabajadores tomaran el poder:

“La democracia burguesa se limitó a la extensión formal de los derechos políticos y las libertades, como el derecho de reunión, el derecho de asociación y la libertad de prensa, a todos los ciudadanos por igual. Pero en realidad, la práctica administrativa y, sobre todo, la esclavitud económica de los necesitados bajo la democracia burguesa, siempre ha hecho imposible que los necesitados hagan un uso amplio de estos derechos y libertades.

Por el contrario, la democracia proletaria, en lugar de reclamar formalmente derechos y libertades, en realidad los concede primaria y principalmente a las clases de la población que han sido oprimidas por el capitalismo, a saber, el proletariado y el campesinado. Para ello, el gobierno soviético expropia a la burguesía edificios, imprentas, almacenes de papel, etc., y los pone a disposición completa de los trabajadores y de sus organizaciones.

La tarea del Partido Comunista de la Unión Soviética es atraer a las masas cada vez más amplias de la población al disfrute de los derechos y libertades democráticas y ampliar las posibilidades materiales para ello.»

Las «plantas de impresión y tiendas de papel» de hoy en día son los servidores web, las plataformas de redes sociales y las aplicaciones, pero las ideas básicas de este programa siguen siendo válidas.

¡Luchemos contra el trumpismo con la lucha de clases, no con la censura burguesa y el legalismo!

El descontento a fuego lento en la sociedad, en última instancia, una consecuencia del agotamiento histórico del sistema capitalista, está alimentando la polarización tanto a la derecha como a la izquierda. Mientras que los liberales y los portavoces mediáticos de la hegemonía burguesa denuncian el colapso del «centro moderado» y el fin de la «civilidad» política y del consenso bipartidista, explicamos que el mismo proceso está llevando a muchas más personas al socialismo, con la generación obrera joven de trabajadores en la primera fila. Al mismo tiempo, la falta de una oposición visible, independiente, de clase y de izquierdas al status quo, da temporalmente a la derecha un eco desproporcionado como punto de atracción para la ira en la sociedad. Esta situación puede resumirse como una crisis de dirección en la clase trabajadora.

La tarea urgente de los socialistas es combatir este vacío de dos maneras. La primera es exigir una ruptura inmediata e inequívoca con el Partido Demócrata, que representa más claramente que nunca al partido de Wall Street y es intrínsecamente incapaz de servir como vehículo de la lucha de la clase trabajadora contra el trumpismo. La estrategia de presentar candidatos «socialistas» en las listas del Partido Demócrata, sólo para verlos capitular ante el régimen uno a uno, ha fracasado clara y absolutamente. El camino a seguir es luchar contra ambos partidos de la clase capitalista trabajando con el movimiento obrero organizado para construir un partido socialista de masas, empezando por postular candidatos socialistas independientes en las principales ciudades.

Los socialistas deben cortar la retórica de ambos partidos y presentar el argumento paciente y sistemático de la nacionalización de los grandes bancos y monopolios a fin de elevar inmediatamente el nivel de vida de la clase trabajadora. Al poner la Lista 500 de los más ricos bajo el control democrático de la clase trabajadora y planificar conscientemente la economía, podríamos garantizar un salario mínimo de $1.000/semana, eliminar el sinhogarismo, resolver las crisis de vivienda, de salud y la deuda estudiantil, atacar las raíces de la desigualdad y la opresión, y tomar medidas transformadoras para hacer frente a la crisis climática mientras protegemos los medios de vida de los trabajadores.

El segundo elemento igualmente indispensable en la lucha contra el trumpismo es que tal partido debe estar armado con un programa audaz de políticas revolucionarias que aborden las necesidades ardientes de los trabajadores desde una base de clase. Esta es la única manera de socavar la alianza profana de una parte significativa de la clase trabajadora con Trump y sus sicofantes en el Partido Republicano. Estos reaccionarios se han presentado cínicamente como anti elitistas «amigos del trabajador», en contraste con los Demócratas respaldados por las empresas.

En lugar de celebrar la censura digital de Trump y de sus seguidores de las principales redes sociales, por reaccionarios que sean esos elementos, los socialistas deben explicar que la clase capitalista y sus instituciones no son una defensa contra la amenaza de la extrema derecha. Sólo la clase trabajadora organizada puede librar una lucha exitosa contra esta amenaza.