Continúa el debate sobre la revolución cubana y la vigencia de Trotsky

0
72

El artículo de Celia Hart publicado hace unas semanas por nuestros compañeros españoles (Ver «El socialismo en un solo país» y la Revolución Cubana) ha generado una saludable polémica en diferentes foros. A los pocos días aparecieron en rebelion.org dos textos, uno favorable (Ver Carta abierta a Celia Hart, de César Augusto Sención) y otro críticoítico, que reproducimos a continuación, seguido por la respuesta de Celia Hart

Cuba

El artículo de Celia Hart publicado hace unas semanas por nuestros compañeros españoles (Ver "El socialismo en un solo país" y la Revolución Cubana) ha generado una saludable polémica en diferentes foros. A los pocos días aparecieron en rebelion.org dos textos, uno favorable (Ver Carta abierta a Celia Hart, de César Augusto Sención) y otro crítico, que reproducimos a continuación, seguido por la respuesta de Celia Hart

Sobre “El Socialismo en un solo país y la Revolución Cubana” de Celia Hart,
Estimada Celia:
Aplaudo su hermoso ensayo y comparto su fe en la vitalidad de la Revolución Cubana. Sin embargo, su fervor anti-stalinista parece estar fuera de lugar, un residuo de la destalinización de Jrushov. "Stalinista" es jerga trotskista para decir comunista, la palabra que utilizan para tratar de congraciarse con los anticomunistas. Aun si te gusta León Trotsky no tienes que estar contra José Stalin. Años y décadas han pasado, y deberías poder aceptar a los adversarios de antaño, como Marx y Proudhon, o Stalin y Trotsky. Gran parte de lo que dices se basa en malentendidos. Escribiste sobre internacionalismo, pero todos tus ejemplos provienen de la escena inter-latina. Hay ayuda mutua de cubanos, dominicanos, argentinos, incluso angoleños o españoles – pero todos pertenecen a una misma civilización ibérica. Es una especie de internacionalismo, pero dudo que las naciones mencionadas sean realmente tan diferentes las unas de las otras en sus tradiciones. Todas son católicas, ibéricas (castellana, gallega, o española o portuguesa) por lenguaje y unidas por la sangre y la historia.

José Stalin gobernó un país que es por sí mismo una civilización, un vasto continente con muchas naciones y lenguajes, cuyas interrelaciones con Europa Occidental, fueron, en el mejor de los casos, problemáticas. También fue un internacionalista, y los rusos, bajo Stalin, apoyaron a la República Española y al Ejército Rojo de Mao. Pero fue un internacionalista ruso, y su primer deber fue hacia el pueblo de la URSS. León Trotsky no comprendió la continuidad de la historia rusa. Estuvo implicado en una terrible persecución de la Iglesia, en robos y la destrucción de iglesias. Estuvo implicado en ejecuciones masivas de campesinos y trabajadores, de oficiales e intelectuales. Perdió la guerra con Polonia y no pudo hacer la paz con Alemania. Alienó a los intelectuales y a los trabajadores rusos. En su impulso hacia la revolución permanente no prestó suficiente atención a Rusia; fue su perdición.
José Stalin convirtió a la Unión Soviética en un poderoso estado moderno, aseguró el pleno empleo, los derechos de los trabajadores, la educación y la atención sanitaria gratuitas. Creó la base industrial y una ciencia adelantada. Libró y ganó la más dura de las guerras jamás vividas por Rusia. Bajo su régimen, Rusia socialista sobrevivió interminables ataques del imperialismo de EEUU. No dejó levantar la cabeza a las fuerzas pro-occidentales y pro-capitalistas del país.
Ahora la gente en Rusia se acuerda de los días de Stalin -no, no con nostalgia, sino con comprensión para lo que fue el período heroico de la vida de sus padres.
Todas las fuerzas comunistas en Rusia y en Europa son descritas como "stalinistas" si no aceptan la Pax Americana. Los trotskistas en Rusia constituyen una fuerza pro- occidental y pro-estadounidense, y son incluso más anti-rusos de lo que era León Trotsky. Lo mismo vale para muchos (aunque no todos) grupos trotskos en Europa.
Por supuesto, interésate por el legado de Trotsky, pero no desdeñes el auténtico comunismo soviético, el que ayudó a Cuba y al que ahora calificas de "stalinismo".
Israel Shamir

Nota para el compañero Israel Shamir
Estimado compañero:
Ante todo debo agradecerle su opinión sobre mi trabajo, y haber tenido la paciencia de leerlo. En definitiva tengo fe en que de estas discusiones abiertas lograremos entre todos llegar a un propósito común, por el bienestar de nuestros pueblos que es a la larga lo que nos convoca. La discusión teórica sobre cosas del pasado y el futuro abren puertas y nunca las cierran, viene siendo como un psicoanálisis histórico donde de alguna manera todos estamos involucrados. Claro que debemos cuidar que esto no ocupe toda nuestras acciones. Cuando un analista nos trata invertimos un porcentaje adecuado de nuestro tiempo y recursos. Eso propongo.
“Estalinista” es jerga Trotskista. Dice Ud….. Muy bien…. Trotskista puede ser “jerga estalinista” definida incluso por el propio Stalin al satanizar a Trotsky y llamarlo imperialista y terrorista. Pero eso no cuenta. Creo que todas las definiciones tienen cierto origen “pecaminoso”. De ahí incluso que muchos compañeros actualmente…y con razón griten el fin de los istas y los ismos. Sin embargo, si no contamos con un mínimo de definiciones sería improbable conversar amén de su origen. Es lo primero que quiero establecer en esta réplica. Aceptemos ambos las definiciones trotskista y estalinista con todo… lo bueno y lo malo que ambas acarrean.
“Poder aceptar los adversarios de antaño” No sé exactamente a qué se refiere, pero para nada acepto a Hitler, ni a Napoleón, ni a Herodes siquiera… aunque no los haya conocido moriré luchando contra ellos. No creo que mis hermanos mexicanos acepten a Cortés ni los chilenos a Pinochet. Y no es venganza: No sé si tuvo oportunidad de ver por 1990 una película ucraniana (creo) que se llamaba Arrepentimiento o Penitencia. Versaba sobre una mujer que desenterraba continuamente a un supuesto dictador y su excusa era que había que saber quien era el muerto, pues sino su fantasma nos perseguiría, Y es una magnífica metáfora. Imagínese usted si nos olvidamos de Hitler!!! Estamos abocados al más clásico fascismo por parte de la administración de la Casa Blanca y con un poder inusitado. La comedia a que se refería Carlos Marx que vendría detrás de una tragedia… en este caso sería por los argumentos estúpidos y la incultura casi infantil del actual Presidente de Estados Unidos. El fascismo se cierne sobre nosotros y creo que de algo deben servirnos las decenas de millones de muertos durante el III Reich!!!
Pero sí le admito las diferencias entre Stalin y Hitler. Según Isacs Deutsher uno era un dictador de derecha y el otro de izquierda…. A mí en lo personal no me gusta llamar a Stalin de izquierda. Será que falta menos de un mes para el 215º Aniversario de la Toma de la Bastilla, que en verano la palabra izquierda me huele a barricada, lucha, igualdad, inteligencia. Stalin fue el reverso de esto.
Volver atrás no es pecado, todo lo contrario, no tema, no nos convertiremos en estatuas de sal. Perdimos el rumbo hace esas mismas décadas que me propone olvidar y si bien se han abierto nuevos caminos, no es perder el tiempo saber que había y que nos queda de lo que fue una teoría. La más hermosa sin dudas, la que con nuevos bríos y bien asumida nos podrá salvar de la barbarie…. ¿Recuerda usted? Engels lo dijo, creo en el Manifiesto Comunista. La humanidad está entre la barbarie y el socialismo. Todavía, a pesar de muchas más décadas que las contradicciones de Moscú, Engels conserva un poco de razón.
Y no amigo, no es excusa siquiera el país pobre que tuvo que hacer crecer Stalin. No a esos precios. El costo para el desarrollo de la URSS, para que se convirtiera en otro imperio es impagable. La colonia ideológica en que convirtió al brillante movimiento comunista internacional y sus versiones medievales en relación a la ciencia y el arte atrasaron a la URSS en lugar de adelantarla. No creerá que Gorbachov y su pandilla fueron suficientemente astutos para vender ese país. La revolución Socialista de Octubre fue traicionada mucho antes. Por esto no es ocioso ver esos acontecimientos, por eso me detengo a pensar y a ver si es posible que mi revolución caiga en esos derroteros y busco sin apasionarme demasiado dónde están los resortes y eso fue lo que encontré. Mi revolución NO es estalinista precisamente por esos resortes. Pero eso no es consuelo. Amo al mundo. Creo de verdad que todos nuestros pueblos, incluyendo los Estados Unidos se merecen un destino mejor.
Y mire usted, las diferencias culturales son NADA frente a nuestra igualdad. No creo que no pueda entenderme con un chino. De hecho creo que tengo mucho más que ver con un palestino de la Intifada que con Aznar o cualquier miembro cubano de la Fundación Cubano Americana de Miami. Las costumbres ni el idioma superan la comunión en el amor y la justicia. Muchos cubanos se irían para defender Palestina con gusto. Muchos paisanos míos de hecho están en África, donde por cierto estuvo el Che antes de ir a Suramérica. Las brigadas internacionales de la república española eran de muchos países.
El Socialismo en un solo país es un fracaso consumado. No es: “Soy internacionalista, pero debo primero ayudar a mi Patria”. NO!!!. “Patria es Humanidad” dijo Martí Y lo que más me enardece es que no fue por equivocación o por negligencia, lo que sucedió en Moscú, fue una propuesta concreta para voltear la construcción o la lucha por el Socialismo en un Imperio a su mando.
Sí, no puedo ser malagradecida. La URSS ayudo a mi Patria. Quiero pensar que esa ayuda fue la ayuda de tanto y tanto soviético honesto y valiente. Pero por otra parte hay una Película de Cantinflas, un cómico mexicano titulada “No me defiendas compadre” Ese mismo régimen nos dejó sin una mano adelante después de su desmerengamiento…como dice Fidel. ¿Y sabe una cosa? Hemos sobrevivido y lo seguiremos haciendo mientras nos mantengamos fieles a los principios. Los países del Este de Europa saltaron al unísono… Estaba hecho su merengue con los mismos huevos… Aquellos que traicionaron a Marx y a Lenin.
Es una pena que en Rusia los trotskistas sean enemigos de la revolución. No tenemos que regalar banderas. Si eso es así, no tengo que renunciar al Jefe del Ejercito Rojo ,ni al Presidente del Soviet de Petrogrado, ni a la Revolución Permanente si sus compatriotas lo hacen!! Las ideas son como el aire; de todos y para todos. Por más que adore a Martí o al Che no pensaré por un instante que son patrimonio de Cuba. Sería la última de las revolucionarias, el émulo de una noble de París a esas que le volaron sus bellas cabezas en un julio francés. Esas ideas TODAS son propiedad de la humanidad de todos los tiempos!!! No creo que la electricidad sea sólo del uso de Francia porque Ampere fuese francés!!
¡Pero de las persecuciones sí le propongo no hablar! Digamos que del Politburo que dejó Lenin a su muerte no quedó ni el que servía el samovar!!!!!!!!!!!! Y no fue Trotsky tampoco quien asesinó a un compatriota exiliado en México de manera ruin y cobarde, ni fue Trotsky el que propuso la colectivización forzada. Más sabe usted?? Esto sí es anecdótico.
Además no es el primero ni será el último que plantee que esos temas están agotados. PARA NADA. A pesar que la Teoría Especial de la Relatividad y la Mecánica Cuántica son quienes mejor explican el movimiento de los cuerpos muy pequeños o que viajan a gran velocidad respectivamente …la manzana de Newton siempre está lista para caernos en la cabeza si dejamos de pensar que Newton tuvo razón.
Le doy las gracias nuevamente y ojala que podamos intercambiar de muchos otros temas. Para nada esta controversia ocupa todo mi tiempo y mi pasión. Le envío mi correo con mucho gusto: chart@enet.cu
Celia Hart